Follow by Email

domingo, 1 de enero de 2012

LLANTO POR EL CAMARADA KIM (I)



         El reciente fallecimiento del jefe del Partido de los Trabajadores de Corea, Kim Jong-IL, el “Querido Líder”, ha tenido repercusiones por estos pagos. La Juventud Comunista de Andalucía ha hecho pública una nota necrológica, y “Gara”, portavoz de la hoy amansada izquierda abertzale, insertó otra.
         Podría ser una chifladura de minorías casposas y anacrónicas, y tal vez se trate de eso, pero existen otras posibilidades más inquietantes.
        Aunque procura disimularlo por el momento, el Partido Comunista de España (PCE), matriz de IU (Izquierda Unida), es “partido hermano” del PT de Corea, de manera que la iniciativa de los jóvenes comunistas andaluces probablemente cuente con la callada anuencia de sus mayores, Cayo Lara y demás. Así éstos pueden jugar a dos barajas.
         El orden político y social de Corea del Norte es estremecedor, y sólo comparable con el franquismo de los años 40 del siglo pasado. Las todopoderosas elites políticas, militares, policiales, aleccionadoras y la burguesía de Estado, que tienen el poder absoluto en el país, someten a las clases trabajadoras a un régimen de terror, deshumanización y hambre.
         Todo el poder lo ejerce el Partido, sin ninguna posibilidad de autogobierno popular por medio de asambleas, las decisiones económicas las toma la burguesía estatal, íntimamente fusionada con el Partido y la policía política vigilia a la población, con decenas de miles de prisioneros políticos y de conciencia. Además, un sistema de adoctrinamiento de un poder descomunal homogeneíza a las mentes, o a lo que quede de ellas.
         En el norte de Corea sólo cuenta el Partido, el ejército, la policía y la clase empresarial estatal. El pueblo y el individuo están totalmente anulados, y la persona allí es nada. La destrucción medioambiental es colosal, lo mismo que la incultura y el embrutecimiento de las masas.
         El PCE es hoy parlamentarista y socialdemócrata, tácticamente, pero en el fondo de su programa está la idea de un “socialismo” como el de Corea del Norte, con él ejerciendo un poder total sobre el pueblo. Si se le presentase una coyuntura histórica favorable crearía un régimen fascista como el del camarada Kim y su oronda dinastía.
         El rechazo del capitalismo por su parte se ha de comprender como paso previo a la construcción de un super-capitalismo despiadadamente explotador con el cual el PCE sería el propietario total y absoluto de todos los medios de producción y cambio de lo que llaman España, convirtiéndose así en burguesía de Estado, al mismo tiempo que en aparato estatal, en primer lugar ejército y policía. Sería una concentración de poder descomunal, justamente la que hoy existe en Corea del Norte.
         Eso exigiría realizar detenciones masivas, abrir campos de concentración y ejecutar a un gran número de disidentes, de manera similar a como se ha hecho y hace en Corea del Norte.
         Basta con leer sus publicaciones internas para captar esos hechos. Además, en la guerra civil hizo todo lo que pudo a fin de hegemonizar absolutamente el bando republicano, para lo cual acudió a los asesinatos de masas, igual que el régimen de los Kim en Corea. Mató a católicos, a anarquistas, al desventurado Andreu Nin (después de torturarle de una manera despiadada) y a otros muchos militantes del POUM, a disidentes de sus propias filas y a todo el que discrepaba. Hizo la mayor matanza de la guerra civil, la que tuvo lugar en el otoño de 1936 en pueblos al noreste de Madrid, con miles de cadáveres, peor que la peor de las ejecutadas por Franco, y no fue aún más grave porque CNT detuvo la carnicería.
         Su entusiasmo ha estado y está, aunque ahora soterrado por razones tácticas, con ese “socialismo” al estilo del PT de Corea. Dicen que sólo los borrachos, los locos y los niños dicen la verdad, pues ahora han sido los “niños”, andaluces por más señas, del PCE quienes han hecho honor al proverbio.
         Los Partidos Comunistas que se enfrentaron al nazismo, al fascismo y al franquismo no lo hicieron por defender un ideal de emancipación y libertad. Su retórica a favor del proletariado era y es sólo eso, retórica. Lo que preconizaban era un fascismo opuesto a aquéllos por propio y peculiar. Del mismo modo que Stalin luchó contra Hitler en 1941-45 en defensa de sus propios campos de concentración, asesinatos en masa y sobreexplotación de los trabajadores, el PCE se opuso al franquismo en defensa de un sistema político igual que el de Franco en esencia, si bien con cháchara y banderas diferentes.
         Si juzgamos a los Partidos Comunistas por lo que han hecho y hacen, y no por su doctrina y fraseología, sólo podemos concluir una cuestión, que son formaciones fascistas.
         El PCE se enfrentó contra Franco para imponer su particular concepción del fascismo, de tal modo que entre fascistas de uno y otro tipo andaba el juego, aunque, dadas las circunstancias, cuando llegó el final del régimen del generalito de El Ferrol, tuvo que admitir tácticamente la defensa del parlamentarismo, como una etapa intermedia, o de transición, hacia su verdadera meta estratégica, un orden como el de Corea del Norte aquí realizado, con todo el poder de prohibir y ordenar monopolizado por él.
                                                                                   (Continuará)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.