Follow by Email

viernes, 28 de febrero de 2020

LA LIBRERIA TRAFICANTES DE SUEÑOS DEBE HACER PÚBLICO SU ÍNDICE DE LIBROS PROHIBIDOS

Una de las editoriales que trabaja mis libros me comunica que Traficantes de Sueños se niega a admitirlos. La cosa tiene su lógica, pues esa librería madrileña está vinculada al primer partido fascista de nuestro país, Unidas Podemos, ahora en el gobierno español.
Se da por supuesto que la función social de una librería es ponerse al servicio de la libertad de conciencia, la libertad de pensamiento y la libertad de expresión. No es el caso, y puesto que aquélla practica la censura lo mismo que el régimen de Franco, debe manifestar a la opinión pública que está en contra de la libertad de expresión y que, en consecuencia, posee una lista de libros prohibidos, igual que la elaborada durante siglos por la Inquisición, y hacerla pública. Eso sería lo honrado, lo decente.
Traficantes de Sueños es una expresión del estalinismo, del fascismo de izquierdas. En ella encuentran apoyo todas las manifestaciones del neo-falangismo propio del siglo XXI, el marxismo-fascismo, el culto enfermizo por el Estado, el feminazismo de la nueva Sección Femenina, el lebianofascismo, el “anticapitalismo” financiado por el Banco de Santander, el ecofascismo, el islamofascismo, el entusiasmo por el Estado policial, el militarismo del generalito Julio Rodríguez y otras variantes más de terrorismo de Estado.
La gran mayoría de los libros que difunde están editados por alguna agencia estatal o gubernamental, como sucede siempre o casi siempre con las publicaciones de la derecha o de la izquierda fascista y, por lo general, son libros-basura. Ahora, con la reciente designación de una feminazi, Paz Esteban López, para directora del CNI (Centro Nacional de Inteligencia, la CIA española), y con el caudillo del fascio-estalinismo español del siglo XXI, Pablo Iglesias, elevado a jefe del CNI, el futuro de Traficantes de Sueños va a ser esplendoroso.
En efecto, es la librería del gobierno, la librería del Banco de Santander, la librería del feminismo neo-nazi, la librería de la patronal española y la librería de los servicios secretos del Estado español, la librería de la policíala librería del ejército, de manera que ¡lo tiene todo! Y eso significa que está recibiendo dinero, mucho dinero, por múltiples canales…
En esta situación de fuerza, opulencia y poderío, ¿por qué se niega a hacer público su Índice de Libros Prohibidos? Será estupendo saber qué autores, además de Félix Rodrigo Mora, son considerados indeseables por el CNI. Así pues, ruego a la dirección de Traficantes de Sueños que, en un ejercicio de transparencia, publique su Índice de Libros Prohibidos, sin temor a que sea tildada de nueva inquisición, de nueva policía política, de nuevo aparato de censura, de nueva forma de nazismo… Eso son pequeñeces para quien lo tiene todo, comenzando por el apoyo del gobierno, el Estado y la gran empresa transnacional.
Por lo demás, pido a los cientos de personas que han sido y siguen siendo víctimas de la violencia de Podemos y sus organizaciones generadas, que es multi-violencia dirigida desde el CNI y el ejército español, que se vayan sacudiendo el miedo y pasen a denunciarlo y a combatirlo, igual que hago yo. El terror fascista sólo cede si se le replica golpe por golpe.
Al mismo tiempo hago ya desde ahora responsable al CNI-Podemos, es decir, al partido-policía, de cualquier incidencia física que pueda sucederme. Llevan persiguiéndome desde 2012, con 2014 como el año de un máximo de agresiones, no casualmente, el año que Podemos es formalmente creado y aupado al estrellato por la gran industria televisiva estatal-capitalista. Intuyo que, fracasado todo ello, están preparando nuevas embestidascontra mí. Son unos matones fascistas que ahora ya operan abiertamente a las órdenes del CNI, sin ni siquiera ocultarlo, y continuarán ejerciendo la violencia hasta que la revolución popular comunal integral les desarticule con mano de hierro y les lleve ante los tribunales populares.
Mientras tanto, golpe por golpe.
                                                                      Félix Rodrigo Mora
                                                                                 28-2-2020

lunes, 10 de febrero de 2020

Vox, la última eterna reencarnación del caudillo como unidad de destino en lo casposo-universal

La aparición de este partido, responde de la misma manera a la de su presunto contrincante Podemos, a una jugada de las elites del poder de eliminación del sempiterno bipartidismo fútil tendente a una renovación pretendidamente ilusionante del espectro partitocrático que busca mantener la fe y la adhesión inquebrantable de la sociedad al régimen parlamentarista. Operación que no constituye nada más que una ordinaria intervención política por parte de las alturas, como tantas otras.

Si Podemos surgió como respuesta del poder constituido a la angustia vital de la gente común expresada durante el 15M, fruto de la atroz crisis iniciada en 2008, que derivó en buena medida en cierta crisis de gobernabilidad y legitimación institucional, Vox emerge como banderín de enganche en forma de esperpéntica respuesta a la consolidación muy real del neofascismo izquierdista racista anti blanco, nazi feminista, neobancario y supuestamente anti patriota. Esta criatura parida por la sección correspondiente de las cloacas del estado (tal como el engendro neoestalinista) responde al estado de creciente descomposición del PP reducida a “derechita cobarde”, y por tanto, a la necesidad acuciante del poder real de evitar a toda costa que tanto simples adeptos, como agredidos directos por el citado régimen neofascista abandonen intelectivamente el gulag parlamentario y partitocrático.

Pero no es necesario realizar un sesudo trabajo de investigación para averiguar de qué mimbres se compone. De sus cabecillas y fundadores, Santiago Abascal, sin oficio anterior conocido, es hijo de Santiago Abascal Escuza, nada menos que diputado a las cortes franquistas por Álava. Ignacio Camuñas integrante entre otros, de la UCD en los años 70. El abogado Ortega Smith se sabe que es primo de Juan Chicharro Ortega, general de división en reserva y miembro destacado de de la Fundación Nacional Francisco Franco. Por lo tanto y como en el caso de Podemos, sus principales cargos en absoluto lo constituyen gente trabajadora común y activistas de buena fe organizando formaciones políticas en pro del bien común. Al contrario, es un juego de élite a élite en el que no hay cabida para los no señalados.

Señalemos sus principales objetivos y medidas que aseguran redunda en la defensa de “España, la familia, la vida…”. No hacen sino una burda demagogia planeando sobre las graves e irresolubles contradicciones del proyecto españolista neoimperial y vendiéndolas al público como producto de su ingeniería. Veámoslo, su ideario lo constituye una esperpéntica combinación de falangismo cuartelero y liberalismo españolista isabelino decimonónico y vulgar; pretenden homologar en todo el estado la identidad españolista sin matices a fuer de suprimir las diputaciones forales que, en aquellos territorios en que subsisten, no son más que meras remanencias de sistemas de autogobierno comarcal que funcionaron hasta el desenlace de la contrarrevolución liberal de 1812. Instituciones que a los requetés de levita les parecen por lo visto abusivas. Quieren así mismo criminalizar y encarcelar a independentistas catalanes, vascos y los que surjan destruyendo el arriesgado y frágil equilibrio que el neoimperialismo español ha logrado a base de una cierta legitimación de naciones periféricas y su centralismo unificador desde la transición de dictadura parlamentaria. Nos cuentan que es para eliminar “duplicidades” institucionales y de gastos presupuestarios, pero callan que buscan reforzar el poder omnímodo de Madrid y del aparato policial y militar que para ellos es clave y la matriz social de donde surgen. Y por supuesto, ninguna objeción de su parte para existir en Europa como vulgares lacayos del IV Reich alemán.

Vox, la última eterna reencarnación del caudillo como unidad de destino en lo casposo-universal

Todo por el idioma español braman, pero en contra de todas las lenguas y dialectos “autonómicos”, y por supuesto, priorizando al inglés como pseudolengua de herramienta de dominación y homologación cultural tal y como lo imponen los intereses continentales neonazis de Alemania.

La familia, aseguran –obviamos añadir que la nuclear solamente- es la primera institución a defender, simultáneamente de la presunta derogación de las políticas exterminacionistas de género, cuando saben perfectamente que la primera se está agotando, en un marco de desintegración y caotización creciente que ellos y sus colegas los fascistas de la otra acera están impulsando en pro de alcanzar el poder absoluto. Y por tanto resulta poco creíble que pongan a las feminazis en su lugar, el cadalso, pues cumplen perfectamente el fin de Vox, de dividir y enfrentar a la sociedad entre sí. Lo más innovador que ofrecen es ese patético invento del “pin parental”, que debe ser el último grito de control policial directo sobre los infantes escolarizados bajo pretexto de que son los progenitores los que los protegen frente a los pedófilos con nómina a cargo del erario estatal.

Su propuesta económica resulta fácil de prever; expropiación a las haciendas nacionalistasespañolas para fortalecer más aún al ministerio de la guerra, expropiación popular más intensa si cabe para el mismo fin exonerando de paso a la burguesía adepta a la causa. Y añaden una retórica verbosa de querer reindustrializar el país, misión arto improbable por el archimencionado veto hitleriano alemán en vigor. Nada de expropiar y suprimir a la banca, sino nacionalizarla, que no pierda su control omnímodo mano a mano con el estado. Con todo no escatiman en representaciones demagógicas y oportunistas “en pro” de sectores económicos canibalizados, como el agrícola, que en este instante se halla en pié de guerra en contra de su inminente ejecución, habiendo salido representantes del gremio que han tenido la deferencia de pedir al Sr. Abascal que cese sus incordios con su presencia.

Éstas, junto con otras docenas del mismo jaez, son las joyas que exhibe la agrupación neofranquista y neoisabelina en su escaparate. Lo que le diferencia de sus colegas neoestalinistas y neolerrouxistas es la oferta a la persona común de la calle de otro método de exterminio diferente. El café para todos del GALsocialismo se queda hoy en cicuta…
Es por todo ello que se insiste con premura desde este manifiesto, al igual que lo hace la página que lo aloja, a que el común de la gente no se alinee tras los cantos de esta sirena –ni de las de otros colores-, que adopte sistemas personales de resistencia individual, al más puro estilo estoico, y simultáneamente haga acopio de ánimo para tejer redes sociales con su entorno próximo. Los escenarios que se nos vienen encima pueden ser realmente aterradores; ya lo están siendo, y la respuesta del poder constituido se reduce a ofrecer demagogia de una ideología o de la contraria, así sea la coyuntura vigente. Contamos al menos, con el desenmascaramiento parcial pero creciente de las argucias y engaños del sistema dictatorial y van asomando las condiciones objetivas para alcanzar una transformación integral y consciente. ¡Adelante pues!

Iñaki Estremera
10 de febrero de 2020

viernes, 7 de febrero de 2020

16 de Febrero: EL FRENTE POPULAR VERDUGO DE LOS TRABAJADORES

El 16 de febrero de 2020 hace 84 años que el Frente Popular “ganó” las elecciones y constituyó gobierno en Madrid. Su criminal trayectoria, que se sustanció en al menos una matanza cada día de trabajadores, principalmente en pueblos y aldeas, entre el 17-2-1936 y el 18-7-1936, ha sido y sigue siendo ocultada por la historiografía académica marxista-fascista que domina las universidades. Para ésta el problema era “el peligro fascista (de derechas)” cuando el gobierno republicano del Frente Popular (apoyado por todos los partidos de la izquierda fascista, PSOE, PCE y POUM, además de por CNT, el sindicato-partido estatolátrico), lanzaba una y otra vez a los cuerpos represivos contra los trabajadores, causando numerosos muertos y heridos por los disparos policiales, y llenaba cuartelillos y comisarias de detenidos, casi todos ellos atrozmente torturados, de tal modo que muchos cientos fallecieron por esa causa posteriormente.

A ese país de las matanzas diarias, o casi, de trabajadores y de las torturas a escala nunca antes alcanzada, por su extensión e intensidad, se le conoce como la España del Frente Popular.

En el pacto entre el fascismo franquista y en fascismo marxista suscrito en la Transición (1974-1978), del cual salió en régimen actual, una mezcla entre el fascismo de derechas y el fascismo de izquierdas con apariencia parlamentarista, este último se quedó con el aparato universitario, muy particularmente en las facultades de humanidades e historia, lo que ha sido utilizado para, entre otras muchas tropelías y maldades[1], falsear la historia del Frente Popular, que en esencia es la historia de una matanza continuada, efectuada en defensa de la gran propiedad privada capitalista y de los intereses más esenciales del Estado. Ni siquiera hoy, cuarenta años después, está permitido decir la verdad, tampoco inquirirla, sobre está determinante cuestión. Por eso mi libro “Investigación sobre la II república española, 1931-1936”, continua siendo, tres años después de ser publicado, una obra excepcional, por desgracia[2].

Esa es la naturaleza del marxismo-fascismo: 1) asesina a los trabajadores de la ciudad y sobre todo del campo que se levantaron contra el capitalismo, en particular para defender el comunal, esto es: los bienes comunales, el estilo de vida comunal, la cosmovisión comunal y la concepción comunal de la persona[3], 2) impide y prohíbe investigar objetivamente lo que sucedió, lanzándose con furor contra quienes afirmamos y demostramos que el Frente Popular fue una máquina de matar trabajadores, igual que lo había sido el gobierno republicano-socialista de 1931-1933. Igual que lo es cualquier gobierno marxista-fascista en cualquier país del planeta y en cualquier tiempo.

Su truco es presentar la matanza de Yeste (Albacete), perpetrada a finales de mayo de 1936, como algo excepcional, un suceso “desgraciado” aunque aislado, meramente casual. Este encubrimiento de la carnicería tapa que la policía y la guarda civil comenzaron a asesinar obreros y trabajadores por orden del gobierno del Frente Popular al día siguiente de que éste llegase al gobierno, y que la matanza continuó no sólo hasta el inicio de la guerra civil, en julio de 1936, sino mucho después, pues en la zona republicana se reprimió, persiguió y exterminó tanto al pueblo trabajador como en la zona franquista. En particular, y esto conviene decirlo una vez más, la violencia frentepopulista contra las gente trabajadoras del mundo rural fue algo atroz, espeluznante, un verdadero baño de sangre.

Ciertamente, los siervos del capitalismo-Estado que se dicen historiadores de izquierda cada día tienen más difícil ocultar la verdad. Mi libro ha abierto una brecha por la cual se van filtrando diversos estudios que, aunque parciales, lograrán, en unos pocos años, ofrecer un cuadro completo y veraz de lo que sucedió. En aquél no he podido confeccionar y ofrecer la lista completa de las matanzas y sus circunstancias, día a día, porque hacerla demanda un trabajo tan colosal que excedía con mucho mis posibilidades económicas, físicas, temporales y vitales. Pero sí que muestra un cierto número de ellas y, sobre todo, desafía al marxismo-fascismo tal como es hoy, la ideología por excelencia del capitalismo español transnacional y del aparato estatal español en su actual fase de hipertrofia fascistizante. Por eso los historiadores de izquierda se llenan los bolsillos con sus mentiras y ocultaciones, a la vez que se permiten denostar, discriminar y censurar mi libro.

Pero estamos cerca ya de obtener y ofrecer la lista completa de las matanzas de trabajadores perpetradas por el Frente Popular. Mucho más ardua de hacer es la lista de los torturados y con ello (en bastantes ocasiones) asesinados, en especial, en los cuartelillos de la guardia civil, muchos miles de personas. Primero porque a menudo ni siquiera eran registradas burocráticamente tales detenciones, al ser tantísimas; segundo, porque las bestiales “palizas” propinadas no solían matar en el momento a la persona que las recibía sino días o semanas después, y el parte de defunción, firmado en general por médicos cobardes y reaccionarios, no establecía la verdadera causa de la muerte…

Pero cuando tengamos la lista completa o casi completa de las carnicerías realizadas por el gobierno de la izquierda frentepopulista, más un cierto número de referencias al gigantesco sistema de torturas masivas de proletarios que instaura el Frente Popular, habremos propinado un golpe demoledor a la teoría y a la práctica del marxismo como fascismo primigenio, como generador de un orden ultra-capitalista y mega-estatal de naturaleza terrorista anti-popular. Ello tendrá un significado teórico y estratégico colosal, pues ayudará de manera notable a cambiar el paradigma sobre la naturaleza y procedimientos de las revoluciones auténticas.

Queda pendiente otra gran tarea, que es hacer una segunda lista de las matanzas, atrocidades y crímenes contra trabajadores efectuados por el régimen del Frente Popular y la dictadura fascista de izquierda de los partidos y sindicatos tras el inicio de la guerra civil en el territorio republicano, en 1936-1939. Y una tercera, efectuar la relación de los crímenes, traiciones y colaboración con la guardia civil de las fuerzas de la izquierda, en particular del Partido Comunista, en el maquis (1939-1952), fuerzas que han pretendido apropiarse de los méritos y logros de la guerrilla antifranquista, obra señera del campesinado, de la rural gente, y no de la escoria reaccionaria marxista-fascista.





[1] Marx consideraba con simpatía a la obra de Maquiavelo, cuyo sistema de gobierno se reduce a cinco principios: 1) uso de la mentira y la propaganda sin limitaciones, 2) recursos a la violencia contra el pueblo, aún más sin limitaciones, 3) creación un aparato fiscal poderosísimo para fortalecer al Príncipe-Estado, 4) ampliar más y más el poder y aparato estatal, 5) renunciar y hacer mofa de cualquier regla o norma moral, pues sólo el poder cuenta, en la forma de razón de Estado. Eso es el marxismo, la teoría en pro de la peor tiranía de la historia y del peor sistema de explotación de los trabajadores. Así, el monstruo Maquiavelo parió al monstruo Marx… y el monstruo Marx parió al monstruo izquierda fascista actual.

[2] Este libro muestra que una buena epistemología, o teoría del conocimiento, no es única, ni a menudo principalmente, un asunto intelectivo, un problema de pensar correctamente, porque sin valentía, sin voluntad de afrontar riesgos, la verdad no puede ser expuesta y ni siquiera investigada. Más aún: ni siquiera pensada. Por eso un país de cobardes y gallináceas como el nuestro es una sociedad dominada por la mentira. Los cobardes y hedonistas son unos pobres tipos tan aterrorizados por cualquier peligro, incluso si es exclusivamente imaginario, y por cualquier displacer, aún el más pequeño, que se dejan tratar como esclavos por el poder. Sin coraje personal, sin una cosmovisión anti-placerista y de combate, sin la cosmovisión del combate, la verdad no tiene ninguna oportunidad. Particularmente funesta y burguesa es la apología del hedonismo que hace la escuela anarquista, hermana de la marxista, asunto por el cual alguno de sus jerarcas, auténticos anarcofascistas y FAI-langistas, se desencadenan de vez en cuando contra mí. Por eso en el congreso anarquista de Zaragoza de la primavera de 1936 ni siquiera se enteraron de que el país estaba entrando en una situación revolucionaria y que la tarea del momento era impulsar la revolución comunal popular en desarrollo. Pero los anarquistas allí congregados estaban mucho más atentos a gozar y disfrutar en plan pequeño-burgués que a hacer la revolución, y prestaron más atención a los campamentos lúdicos a organizar para el verano próximo, el de 1936, que a las luchas campesinas que estallaban por doquier…

[3] Nada ha sido más decisivo para el desarrollo del capitalismo español que la aniquilación del comunal. Nada. Por eso la izquierda que con el Frente Popular, y ya antes con la II República, se opuso con las armas de la guardia civil y guardia de asalto (e incluso en varias ocasiones con las del ejército) a los trabajadores rurales y pequeños campesinos que exigían con luchas la devolución de los bienes comunales expoliados a las comunidades rurales, es la defensora sustantiva y esencial del capitalismo. Por eso esa izquierda, que ahora hace gorgoritos verbales con su “anticapitalismo” de juguete, es la quintaesencia del capital, el capital hecho ideología, proyecto, programa y personas. Por ejemplo, la matanza de Yeste aconteció porque el Estado, esa Deidad Suprema Siempre Benéfica y Salvífica, conforme nos lo presente la izquierda, había expropiado el comunal de esa remota población albaceteña y se lo había vendido, en realidad semi-regalado, a una familia de terratenientes progresistas y anticlericales. Cuando la comunidad popular de Yeste dijo ¡No! y se lanzó a recuperar sus tierras, la guardia civil enviada por el gobierno de Frente Popular con el respaldo absoluto de la izquierda marxista-fascista, mató a tiros a casi dos docenas de vecinos y dejó heridos de bala a unos cien. Como era una operación de castigo, para meter miedo a todo el país, la censura de prensa frentepopulista, permitió e incluso alentó la difusión del evento. Pero cuando constataron que eran docenas e incluso cientos los casos similares, en un sinnúmero de poblaciones, entonces la vil censura del Frente Popular cerró el grifó y prohibió se hablase y escribiese de ello, de ahí que resulte tan laborioso reconstruir lo que sucedió en aquella épica y magnifica primavera del combate por el comunal, entendido no sólo ni principalmente como bienes económicos sino como sublime cosmovisión civilizatoria.

sábado, 1 de febrero de 2020

¿Salir de la UE? ¡DEMOLER LA UE!

La salida de Inglaterra de la UE (Unión Europea) es una muestra de lo que ésta es, el territorio de dominio del imperialismo alemán, su espacio neo-colonial en el Viejo Continente. Inglaterra desea conservar su independencia política y soberanía económica y, en consecuencia, se ha ido. Busca aproximarse a la otra gran potencia EEUU, vivir a su sombra.

Alemania ha intentado apoderarse de Europa en dos ocasiones anteriores (eso sin mencionar la invasión de Occidente por los pueblos germánicos, en el siglo V), con la I guerra mundial, 1914-1918, y la segunda guerra mundial, 1939-1945, dirigida por Hitler y los nazis. Esas dos criminales intentonas fracasaron pero ahora lo está logrando, por desgracia, valiéndose de procedimientos políticos, económicos, mediático y de otra naturaleza. Dirige formalmente la operación una mujer, Ángela Merkel, lo que, dicho sea de paso, muestra el papel pavoroso que están desempeñando más y más mujeres, que se han hecho guardianas de las esencias del capitalismo, del neo-colonialismo, del militarismo y el imperialismo. En eso ha terminado la “liberación de la mujer”, en la feminización del Mal, más en concreto, del Mal Supremo Global.

Alemania se queda con todo en lo económico. La juventud de los pueblos ibéricos no encuentra trabajo porque el imperialismo alemán nos trata como a una neo-colonia. Fue la izquierda española en el gobierno, siempre a sueldo de alguien y en este caso del gran capitalismo estatista germano, la que desmanteló la industria aquí, la que manipula ruinosamente la agricultura a través de la PCA (Política Agraria Común), la que nos ha hecho un país de camareros, en semi-ruina y desintegración. La consecuencia es que en los últimos 10 años unos 2,5 millones de jóvenes han tenido que emigrar, dejándonos sin juventud, convertidos en un lastimoso geriátrico.

La extrema derecha “super-patriota” española nada dice en contra de todo esto. Como son lacayos por naturaleza aplauden a la UE, esto es, loan al imperialismo alemán. Dado que admiran tanto al franquismo, hace lo que ya hizo Franco, traicionar a su país y arrodillarse ante una potencia foránea, la brutal Germania de los siglos XX-XXI. Esa es la línea que sigue Vox, a quien en esto del patriotismo hay que aplicar el refrán de “dime de qué presumes y…”

El proyecto de la UE, formalmente dirigido desde Bruselas pero realmente desde Berlín, se propone destruir Europa, porque sólo una Europa prostituida, triturada, desnaturalizada, del todo adulterada, convertida en una no-Europa, puede admitir la tiranía neo-colonial que la quieren imponer los y las seguidoras y continuadoras de Hitler, es decir, Merkel y compañía. Su proyecto consiste en instaurar “los Estados Unidos de Europa”, crear a viva fuerza “la nación europea”, y ante tamaña monstruosidad se comprende que Inglaterra haya salido por pies…

La UE-Alemania ya ha destruida la cultura clásica europea, y muchas más aún las culturas populares de los pueblos europeos. Se proponen aniquilar todas las lenguas europeas, sustituyéndolas por una no-lengua, el inglés funcionarias fabricado en Bruselas, que es una parla patética que no sirve para ninguna de las funciones que cumplen las lenguas auténticas, materno-vecinales-populares. Esta operación de ingeniería social, además, nos está convirtiendo en subhumanos inhábiles para las funciones decisivas del pensamiento, la emoción, la intuición, la convivencia, el erotismo y el amor: esa es la espeluznante meta que, de facto, busca la sustitución lingüística, aniquilarnos en tanto que seres humanos para confinarnos en el infierno categorial de los seres-nada completos construidos en serie desde fuera, desde el poder constituido.

Alemania es al mismo tiempo el gran centro (oculto y semi-oculto, son muy cucos) del racismo antiblanco, de las teorías neo-nazis sobre la multiculturalidad y el mestizaje, de las horripilantes cantinelas en pro de “la ideología de género”, del feminazismo, el fascismo LGTBI y el lesbianofascismo, de la persecución de los varones y la aniquilación de las mujeres, de la negación de la libertad erótica y sexual al 90% de la población, es decir, a los y sobre todo a las heterosexuales. Alemania, junto con sus siervos españoles, es quien ha impuesto la Ley de Violencia de Género en nuestro país, para aniquilarnos como suma plural de los pueblos de Iberia por medio de la política genocida de no-nacimientos con emigración masiva[1]… Saben que tienen que extinguir a los pueblos europeos, extinguirles étnicamente, para sustituirles por gentes foráneas, ajenas a la herencia cultural europea, cuyo centro son dos cuestiones decisivas, que el imperialismo alemán aborrece a muerte (con motivos y razón), la idea de libertad holística y la categoría de persona autodeterminada. Y las odia porque con ellas, mientras sean, mientras estén dentro de nosotros los europeos, no puede culminar su proyecto mega-imperialista. Designio dirigido contra toda la humanidad, pues su meta última es convertir a Alemania-UE en la dueña del mundo…

Parodiando a un franquista esperpéntico podemos, en consecuencia, exclamar “¡Alemania es culpable!”. Sí, lo es, y la lucha contra el imperialismo teutón y sus cipayos españoles tiene que ser tajante en el momento presente, hasta la destrucción de la UE, a sustituir por una comunidad de pueblos libres y soberanos, con sus culturas y lenguas restauradas al ciento por ciento, con una economía de base local, comunal y popular, construida sobre la destrucción por expropiación de la gran empresa transnacional europea y del sanguinario régimen fiscal que nos impone Bruselas-Berlín. Una Europa del saber y la filosofía, de la virtud cívica y de la virtud personal, del entusiasmo, la belleza y la alegría, de la libertad y la pluralidad, de la prosperidad económica razonable, que vuelva a estar a la vanguardia de la humanidad.

Si nuestros antepasados se alzaron heroica y épicamente contra Napoleón I, el tirano absoluto, el Hitler del siglo XIX (esto es, contra el imperialismo francés) en 1808, alterando el destino del mundo, ahora toca hacerlo contra el imperialismo alemán, para construir una Europa de la revolución comunal integral, una Europa de la libertad, una Europa de los pueblos. Si entonces hubo que ajustarles las cuentas a los traidores, a los afrancesados, ahora tenemos que hacer lo mismo con los neo-traidores, los “super-patriotas” de Vox y los “anti-patriotas” del progresismo y el izquierdismo.


[1] Los modernillos y progres que creen en todas esas majaderías deberían reflexionar sobre que su promotora e impulsora número uno en la UE es Ángela Merkel, presidenta de un partido demócrata cristiano. Es decir, que quienes se tienen por el no-va-más de lo “transgresor” y “vanguardista” se reducen a repetir las sucias, cavernícolas y carcas consignas de una señora jefa de un partido clerical que da continuidad hoy a la política de Hitler… De risa.