Follow by Email

jueves, 31 de diciembre de 2020

CONSPIRACIONISMO: SERVICIO AL ESTADO Y AL CAPITALISMO, IGNORANCIA, SUPERSTICIONES Y FASCISMO

 

A medida que la descomposición estructural del actual modelo de sociedad se agrava, al irse profundizando y generalizando sus nocividades y contradicciones internas[1], la acción del movimiento conspiracionista se torna más reaccionaria, más irracional y más fascista. Veámoslo por partes.

                  Servicios concretos al Estado y al capitalismo

En la pandemia del covid-19, el conspiracionismo ha sido fiel a su línea, ocultar el significado del ente estatal y del gran capitalismo, desviando la atención y la ira popular hacia algunas personas “malas”, en particular judíos, jesuitas y masones, y hacia algunas organizaciones supuesta o realmente conspirativas. Su lema central, las instituciones estatales son muy buenas, el capitalismo es fabuloso[2], y todos los problemas vienen de ciertos elementos malvados, personas o grupos, (enfoque tomado de los nazis), lo que hace innecesaria y perniciosa la revolución, ha sido finalmente concretado, ante la pandemia, en la línea de actuación que ahora critico.

Cuando los jefes del conspiracionismo observaron, hacia los meses de junio y julio de 2020, que la resistencia y oposición populares al estado de alarma estaba a punto de estallar espontáneamente, se lanzaron a abortar el movimiento, por medio de: 1) “críticas” confusionistas, vacías de contenido a la política del gobierno de izquierda, mera cháchara embustera copiada de Vox y los demás grupos neofalangistas y neonazis, 2) la negativa imperiosa a ofrecer un programa completo para eliminar la medicina estatal yatrogénica y sustituirla por la medicina popular sanativa, 3) la negativa pendenciera a organizar a las gentes en la base, pues para ellos el pueblo es “masa”, a manejar como ganado por los caudillos conspiracionistas, “masa” que se tiene que limitar a consumir sus casposos productos audiovisuales y a obedecerles, 4) algunos de sus prebostes comenzaron a hacer circular la idea de que el asunto se resolvería con un nuevo partido político, que lograse “cambios en la legislación”, de manera que el pueblo tenía que ser gran rebaño de votantes aborregados, no comunidad popular consciente, organizada y combatiente, 5) cuando ya la desesperación de muchas y muchos era máxima, convocaron una manifestación que luego desconvocaron, para desmoralizar y hundir al movimiento, 6) finalmente se enzarzaron, como hacen siempre, en una pelea pública entre ellos[3], con horribles acusaciones mutuas, 7) una vez que han culminado su labor liquidacionista, se han retirado a sus asuntos privados, aunque, algunos, siguen produciendo videos para convertir a la gente en consumidores desmovilizados, depresivos y entontecidos de sus videos-basura, cuyo centro en la demagogia, la ignorancia y la negativa a admitir que la pandemia es en primer lugar un problema político y social, no médico y sanitario. Un problema que, a fin de cuentas, requiere poner fin a la medicina yatrogénica[4] del Estado de bienestar con la revolución. La “medicalización” de la pandemia que hacen los conspiracionistas y fascista es un enorme servicio al Estado. Uno más.

Así han logrado, por el momento, aniquilar (hay que resucitarlo, y resucitará) un movimiento de respuesta en la calle a la política “anti-pandemia” institucional, que en septiembre de 2020 aparecía como prometedor y con futuro. El Estado, el CNI, la OMS, el Ministerio de Sanidad y las multinacionales farmacéuticas capitalistas les están agradeciendo los servicios prestados…

                  Ignorancia

El desconocimiento de la realidad, más allá de los raquíticos y poco fiables trabajitos que se pueden mirar en internet, la completa falta de lecturas y reflexiones, el gusto por el exabrupto populachero, el no-saber arrogante y presuntuoso, la paranoia conspiracionista, la cara dura ilimitada que les permite hablar sin tasa sobre lo que no saben y no quiere estudiar (ello lleva trabajo y exige invertir tiempo) y la inmoralidad descarada, es lo propio del conspiracionismo, y en lo que coincide con todos los fascismos.

Pondré un ejemplo. Al menos un sector del conspiracionismo afirma “estar interesado” (¡sic!) en el comunal, nada menos. Y se lanza a verbosear sobre él sin saber nada del asunto, y sin que le importe realmente, pues tal es meramente un ejercicio más de demagogia y fullería. Aducen que la privatización del comunal por el Estado (las desamortizaciones así llamadas civiles) es causado por la masonería, y que ahí está todo el problema, pues si no hubiera existido la masonería no las habría habido…

Veamos los hechos. El comunal comienza a ser privatizado en la segunda mitad del siglo XIV, por el ente estatal. En el siglo XV se dan apropiaciones y privatizaciones de mucha importancia, véase el excelente libro que estudia el caso de la provincia de Sevilla, pero también las hay muy importantes en la actual provincia de Madrid, con interesantes estudios, y en todas partes. La Revolución Comunera en Castilla, 1520-1522, es un alzamiento popular que culmina en guerra civil porque se dirige, entre otros asuntos, contra la aniquilación del comunal y de la vida comunal por el ente estatal, de ahí su nombre, comunera, defensora del comunal, lo que ha sido ocultado y tergiversado por los historiadores académicos, meros perros guardianes del sistema, al que sirven con la mentira. Dado que no hay masonería hasta la primera mitad del siglo XVIII, según unos, o hasta la entrada de las tropas de Napoleón a comienzos del siglo XIX, según otros, ¿cómo es posible que fueran los masones los que realizaran la destrucción el comunal? O, ¿quizá fueron los jesuitas?, ¿tal vez los judíos?, o ¿los extraterrestres reptilianos?, ¿o culpamos a los exopolíticos?  La Compañía de Jesús no fue fundada hasta 1534, o sea, que tampoco. ¿Los judíos? Habían sido expulsados en 1492… Por tanto, el mayor movimiento popular de nuestra historia, dejando a un lado el de la primavera de 1936, en defensa del comunal, el de los Comuneros de Castilla, que tuvo lugar para salvaguardar un comunal que estaba siendo privatizado desde hacía siglo y medio con determinación y ferocidad, acontece en un país sin masones, sin judíos, sin jesuitas… Tal es el nivel de análisis y de conocimientos históricos de los conspiracionistas: cero. Ellos no estudian la realidad, simplemente repiten los dogmas nazis y falangistas.

Pero también bajo el franquismo, 1939-1976, con un régimen fascista que combatía con ferocidad, fusilando a miles de masones, la “conspiración judeo-masónica”, fue privatizado mucho comunal. ¿Cuánto? Mi cálculo, provisional hasta que tengamos estudios fiables, es entre un millón y millón y medio de hectáreas directamente expropiadas, aproximadamente el 20% del total. La usurpación por falangistas, franquistas y capitalista afines de este comunal se dirigió hacia las tierras más valiosas, por fértiles, bien forestadas, etc., es decir, que tenía un significado cualitativo mucho más que cuantitativo. En esta gran expropiación de comunal no estuvieron detrás los masones ni los judíos, ¿quizá los jesuitas? Como el fanatismo y la irracionalidad conspiracionistas son ilimitados, no voy a responder a esta majadería, sólo diré que el proceso privatizador lo hicieron sobre todo alcaldes falangistas, que ponían a su nombre y registraban como suyas porciones decisivas del comunal de sus localidades, sin que casi nadie se atreviera a protestar. quien lo hacía recibía la visita de los matones falangistas, porra, ricino[5] y pistola en mano. En algunas provincias, Navarra, Albacete, etc., la privatización de tierras, con la consiguiente desforestación y desplome de la biodiversidad, fue enorme bajo el franquismo. Otro procedimiento, más común, era catalogar las tierras comunales como fincas municipales, o sea, propiedad del Ayuntamiento, las cuales luego eran arrendadas por cantidades irrisorias a familiares o testaferros de los alcaldes franquistas. La cosa fue tan tremenda que si en esos fundos alguien, para calmar el hambre de su familia, recogía un saco de bellotas furtivamente, según le autorizaba el derecho consuetudinario, podía ser multado y apaleado hasta la muerte por la guardia civil. No faltaba en todo eso la intervención de los gobernadores civiles falangistas, que demandaban para ellos un buen pico del negocio.

Me llena de indignación rememorar otro asunto ligado al comunal, la matanza de Badajoz en agosto de 1936, en los inicios de la guerra civil, perpetrada por el general falangista Yagüe, unas 4.000 personas asesinadas. Sin duda, los “historiadores” de la izquierda han falseado el asunto, presentado a los matados como meras víctimas genéricas de los franquistas, pero en realidad fueron ejecutadas las buenas gentes de los pueblos, aldeas y chozos de la provincia que habían luchado, en la épica y gloriosa primavera comunalista de 1936, por el comunal[6]. De los miles de fusilados, ellos fueron, probablemente, el 90%[7]. Primero les atacó a tiros y a golpes el Frente Popular y luego el franquismo: las fascistas de izquierda y derecha van siempre al alimón contra el pueblo.

Así pues, ¿cómo voy a responder a mis críticos conspiracionistas, si son unos iletrados, si no saben de qué hablan? Además de que yo no polemizo con fascistas: a los fascistas simplemente les denuncio y combato.

El conspiracionismo, al negar que lo decisivo es lo estructural e institucional, y que las conspiraciones son un componente secundario que acontece sobre la base de la gran trama de las instituciones, por lo que hay que poner fin a lo básico negativo, las institucional, por medio de la revolución, se convierten en defensores del ente estatal, en reaccionarios procapitalista y estatalistas.

                  Supersticiones

Esto es tan horripilante y vergonzoso que me voy a referir muy escasamente a ello. Platillos volantes, extraterrestres reptilianos que “nos dominan”, plan Kalergi hiper-racista y nazi, jefecillos conspiracionistas que dicen ser “mesías” llegados del planeta tal o cual (a estos son los que más apoya el CNI), “malos” de la exopolítica… o sea, necedades y más necedades. Lo dejo aquí, para no vomitar…

¿Y qué decir su loa de ese cabestro que es Donald Trump? Ahora resulta que el dictador yanqui, el jefe del imperialismo USA que anhela que los pueblos ibéricos sean parte de sus neocolonias, va a venir a salvarnos, ¿quizá en un ovni, o tal vez al frente de sus marines? En esto se manifiesta qué es el conspiracionismo, un guisote horrendo cocinado por la CIA y demás agencias gubernamentales de los USA, hoy y siempre enemigas de lo ibérico y lo hispano. Y aún así tiene la desvergüenza de llamarse “patriotas” …

Pero lo peor es la gente decente y sensata que se traga toda esta basura, ¿han perdido la cabeza?, ¿son tan seres nada que ya no reaccionan ante ninguna atrocidad? Quizá, simplemente, sean personas infantilizadas, inmaduras, débiles mentales, que necesitan historietas pueriles para dormir bien por las noches…

                  Fascismo

Los conspiracionistas están “saliendo del armario”, y presentándose en público como lo que son, amigos de Vox, como colegas de los grupos neofalangistas, neonazis y similares. Ya han dado un golpe enorme al movimiento de lucha contra la política sanitaria de la OMS, el Ministerio de Sanidad y el gobierno fascista de izquierdas PSOE-Podemos, servicio por el que les están llegando las prebendas y, pronto, las sinecuras y los cargos muy bien remunerados. Estamos tomando nota. Quienes lo están haciendo, y aquellos que colaboran con ellos, no serán olvidados y tendrán que responder por sus actos.

Hoy la derecha y el fascismo de derechas son el enemigo principal. Hasta hace muy poco lo han sido la izquierda y el fascismo de izquierdas, en particular el grupo estalinista-nazi-feminazi Podemos. El combate antifascista y por la revolución integral tiene que manifestarse en las nuevas condiciones. O sea: nada con los conspiracionistas, salvo la lucha hasta su derrota total.



[1] Mi libro “Autoaniquilación. El hundimiento de las sociedades de la última modernidad”, se ocupa de este asunto, lo mismo que varios de los videos que he ido haciendo en el último año.

[2] Tras haberse publicado el libro de J. Pfeffer, “Dying for a paycheck” las tabarras conspiracionistas sobre ovnis, masones, exopolítica, gurús extraterrestres, jesuitas y demás tonterías se hacen todavía más intolerables. Estoy preparando un conjunto de intervenciones sobre economía actual que pongan en su sitio a todos los defensores del capitalismo, que preparen la revolución comunal anticapitalista.

[3] Las reyertas entre los mandamases del conspiracionismo no son debates legítimos y beneficiosos sobre ideas, estrategia, etc., sino meras grescas codiciosas por la audiencia y lo que ella suele traer, fama y dinero. En particular, YouTube se ha convertido en un albañal donde los jefes y jefas de la cosa compiten entre sí, como buenos burgueses que son, por las visualizaciones y suscripciones. Para hacer subir a éstas, acuden a lo que sea… No hay que olvidar que la demagogia es el arma verbal preferida por todos los fascistas.

[4] La noción de yatrogenia, que es la decisiva, resulta siempre boicoteada por los conspiracionistas. La causa es que la yatrogenia necesita, para solucionarse, de la revolución… Ellos, que son no solo antirrevolucionarios sino además fascistas, la aborrecen absolutamente. La yatrogenia, esto es, la medicina y la intervención de los médicos que en vez de curar enferman y matan, es la clave de todo, como expongo en mi libro “Sé el mejor médico de ti mismo. Yatrogenia, coronavirus y pandemia”.

[5] El uso del ricino es una invención de los fascistas italianos que copiaron los fascistas españoles, serviles hacia lo extranjero y “antiespañoles” en todo, incluso en esto. Se obligaba al sujeto rebelde a beber una botella de aceite de ricino a punta de pistola, lo que le originaba una diarrea incontrolable, y cuando estaba todo él pringado con sus propias heces malolientes, se le forzaba a golpes de porra a caminar por las calles principales del pueblo o barrio, como mofa y escarnio horribles. Y tenía suerte si la paliza que le daban al final del “paseo” no le dejaba en coma, haciéndole fallecer en unos días. Tales eran los procedimientos usados, entre otros muchos, por los falangistas que tanto admiran ahora los conspiracionistas. Así fue privatizado el comunal en esos años. A veces, sin los falangistas estaban atareados, unos tiros de pistola resolvían el problema más rápidamente.

[6] Los libros míos donde me ocupo del comunal, son, principalmente, “Naturaleza, ruralidad y civilización” y, también, “Investigación sobre la II republica española, 1931-1936”. El comunal es sagrado e inviolable, sobre todo porque representa la esencia ancestral misma, la idiosincrasia más pura, de los pueblos ibéricos. Yo creo en lo esencial y auténtico de nuestra cultura y estilo de vida, mientras que fascistas y conspiracionistas sólo creen en la razón de Estado, la voluntad de poder y el dinero. Y en el imperialismo yanqui, por supuesto, al que lamen el trasero con fruición, igual que hizo Franco. Y, por supuesto, creen religiosamente en el inglés neolengua no-lengua, no en las lenguas peninsulares, tampoco en el idioma castellano. Son traidores a sus pueblos, a su cultura, a su historia, igual que Vox y el neofalangismo, tema que desarrollaré en un futuro próximo.

[7] Esto en Badajoz. En Navarra de los 3.000 fusilados por el falangismo de-camisa-azul-y-boina-colorada, al menos 2.500 eran gente rural ligada al asunto de las corralizas, o sea, a la forma que adoptó allí la privatización del comunal. Lucharon por el comunal y Franco los mató… Me pregunto sí piensan hacer lo mismo los nuevos falangistas, los conspiracionistas, con quienes somos y nos decimos comunalistas. Ellos, ¿a cuántos planean asesinar?, porque me gusta hablar claro e ir al grano. Igualmente, los histéricos de la anti-masonería, dado que Franco fusiló a unos 10.000 masones o acusados de masones, ¿a cuántos de ellos desean llevar al paredón esta vez?

domingo, 13 de diciembre de 2020

Hoy vienen a por mí y… mañana irán a por ti. Notas sobre el fascismo nuestro de cada día

Recibo, hoy 12/12/2020, una nota de YouTube comunicándome que “en YouTube no se permiten contenidos en los que se cuestionen explícitamente (¿implícitamente sí?) la eficacia de los directrices recomendadas (¡sic!) por las autoridades sanitarias locales[1] o por la Organización Mundial de la Salud”[2], y puesto que mi video “Ante el golpe de Estado y el confinamiento la solución es convivencial”, de 18 de abril de 2020, según el Departamento de Censura de la citada empresa capitalista transnacional, “infringe nuestra política sobre desinformación médica… (lo) hemos retirado”. A continuación, me indican que puedo reclamar contra tal decisión.

Pero eso es una sucia bola. Lo comprobé la vez anterior, cuando me censuraron otro video: no hay nada que reclamar, ninguna posibilidad. Ellos tienen todo el poder y punto, y a los censurados y amordazados nos toca agachar las orejas y callarnos. Así de libre, democrática, igual y plural es nuestra sociedad. Eso sí, me dice, de manera condescendiente, que, por el momento, no me cierran el canal, ¡muchas gracias, autócratas transnacionales y novísimos Amos del Universo!, ¡admiro y agradezco vuestra misericordia! Pero no me lo clausuréis el mes que viene, esperad al menos medio año, os lo pido por favor…

Dicen, se rumorea, que el Departamento de Censura de YouTube está, en “España”, formado por afiliados a Unidas Podemos, el conocido Partido Fascista Republicano de nuevo tipo, una hábil imitación del que Benito Mussolini fundó en 1943 con ese nombre. Podemos tiene por padre al CNI y por madre al gran capitalismo transnacional, y de esa coyunda lo único que puede salir es fascismo, esta vez de izquierdas. Qué bonito y tecnocientífico es todo en este asunto: primero los robots (¡viva la tecnología redentora!) detectan los videos “sospechosos” y luego los censores de Unidas Podemos deciden a quien cosen la boca. Es, digamos, un franquismo puesto al día, cibernético, dinámico y robótico… Todo ello haría las delicias de la Brigada Político-Social del régimen de Franco, a la que debo tantos momentos “agradables” …

Ciertamente, hoy vienen a por mí, pero mañana irán a por ti. Cuando a nosotros, los ya ahora perseguidos, nos hayan eliminado, entonces te impondrán a ti la totalidad de su programa, el que sigue.

Jornadas laborales de 14 horas seis días a la semana y 52 semanas al año por 400 euros al mes. Entrega como impuestas al Estado del 90% de tus logros productivos reales, en diez años si no lo evitamos. Vacunación obligatoria universal de dos docenas de enfermedades, infecciosas o no. Chips individuales de localización permanente. Fallecimiento inducido forzoso a los 45 años para todos y todas, lo que sustituirá a la actual jubilación. Vapuleos con cachiporras y látigos de siete colas en las empresas a quienes no cumplan en las normas de productividad (según el modelo laboral chino marxista-fascista). Vida solitaria en apartamentos de 10 metros cuadrados. Masturbarse forzosamente cuando menos diez veces al día contemplando 2 horas de pornografía gratis en internet. “Desaparición” en la noche y en la niebla de las mujeres que, en la clandestinidad, se atrevan a embarazarse. Colosales bacanales sádicas públicas de las elites del poder, mujeres y hombres, con bebés y niños, retransmitidas por televisión y visionadas por el conjunto de la población. Obligación “trans” de cambiar de “género” cada dos horas, esto es, doce veces al día, para cada individuo. Penas severísimas para los que saluden con un “¡buenos días!” o un “¡buenas tardes!” a sus vecinos en el portal. Cien latigazos a quienes se les encuentre un libro de un autor clásico de la cultura occidental, por ejemplo, Cicerón, y doscientos si lo están leyendo. Quema habitual de “machirulos” en plazas y parques a cargo de la todopoderosa Policía LGTBI. Linchamiento público de aquéllos o aquéllas que se enamoren y digan a otra u otro “¡¡te quiero!!”. Alimentación a base de hamburguesas preparadas con la carne y las vísceras de las y los inmolados el mismo día que cumplan 45 años. Proscripción de salir del propio domicilio, salvo para ir al trabajo y sacar a pasear al perro. Pena de lapidación por gritar “¡Libertad!”. Habrá agrupaciones armadas de “patriotas” españoles peinando las calles, golpeando y encarcelando a quienes hablen otro idioma que no sea el “inglés” neolengua. Los que demuestren inteligencia natural y capacidad de pensar por sí mismos/mismas serán abatidos sobre el terreno de varios tiros rituales de pistola, disparados por avezadas feminazis. Consumo de, como mínimo, dos docenas de fármacos y realización de al menos una prueba médica al día. Castración quirúrgica y/o química antes de cumplir los tres meses de edad de los niños varones. Acusación de “delito de odio” en grado de tentativa a los que exalten el amor a sus iguales, y confinamiento en un campo de trabajo a perpetuidad de aquellos o aquellas que lo practiquen, por ser esto un obvio “delito de odio” realizado. Quienes gocen de la poesía de calidad, esto es, de la del pasado, serán declarados orates peligrosos y tratados con generosas dosis de psicofármacos. Toda afirmación verdadera será objeto de persecución por la Policía de la Verdad, que encarcelará al que la haga y le impondrá la obligación de exponer en público, con convicción ilimitada, la apropiada Mentira. Quien tenga amigos o desee tenerlos será quemado vivo y sus cenizas aventadas sobre los más infectos basureros. Captura y confinamiento de 500.000 mujeres en granjas de reproducción, para ser inseminadas artificialmente y parir “seres humanos”, posteriormente comercializados, como modo de afrontar la crisis demografía, tan pavorosa. Establecimiento de una relación entre el número de policías y el número de ciudadanos que sea de 1 de los primeros por cada 0,1 de los segundos. Prescripción por ley positiva del uso, para las féminas, de tres horas diarias de goce y deleite con el succionador del clítoris, práctica supervisada por la Policía del Placer Sexual Obligatorio para las Mujeres, que atrapará a las contraventoras con el fin de llevarlas ante tribunales especiales acusadas de “machirulas”. Jamás un ser humano volverá a tratarse física y presencialmente con otro ser humano, pues todas las relaciones “interpersonales” se harán por mediación de máquinas. El “Manifiesto SCUM” será Ley Fundamental y Nueva Constitución del Estado español, para lo que quedará publicado, en su día, en el Boletín Oficial del Estado, y quien proteste o se oponga será encerrado en un jaulón de ratas hambrientas para que le devoren vivo, a él o a ella. Al que sonría a otro ser humano se le pondrá de por vida una mascarilla de acero inoxidable inamovible que sólo dejará al descubierto sus ojos, y a quien toque afectuosamente a otro ser humano se le cortará la mano. La riqueza se concentrará absolutamente en un número extremadamente reducido de personas y aparatos estatales, mientras que el resto de la humanidad quedará formada por una mezcla de asalariados mega-triturados viviendo en la indigencia permanente y pobres de solemnidad. El desamor, la mentira, el servilismo, la violencia institucional, la soledad, la depresión, la megaopresión, la extinción de la inteligencia, la nadificación absoluta de la persona y la sobreexplotación serán los disvalores dominantes, forzosos y obligatorios, los que se enseñarán en las escuelas, loarán los intelectuales-funcionarios, cantarán los canallas multimillonarios de la industria del espectáculo y difundirán inacabablemente los medios de comunicación de masas. Estas son las medidas más destacadas, o de primer orden. En un segundo plano hay otros cientos de ellas, de naturaleza similar[3].

¿Tan fuerte y robusto es el poder constituido?

Sólo en parte y sólo en apariencia. Lo enloquecido de sus actuaciones muestra el pánico que le va embargando a medida que su sistema político, social, educativo y económico (éste, sobre todo) se va desmoronando paso a paso, a consecuencia de sus taras congénitas, nocividades inherentes y contradicciones internas irresolubles, como expongo con algún detalle en mi libro “Autoaniquilación”. Ello establece la base material, objetiva, del proyecto de revolución holística, o total integral. Lo que está sucediendo, que en poco tiempo se va a multiplicar por mil, es sólo el comienzo. La parodia abyecta y criminal de la plandemia es su primera gran escenificación. Vendrán otras muchas, sobre otras materias.

Por eso, lo realista es dar de lado el reformismo inoperante y el verbalismo estéril y centrarse en el ideario, proyecto y programa de la revolución integral. Queda poco tiempo ya de estabilidad (relativa) del vigente orden social, y quienes se contenten con imposible reformas o con palabrería locoide de “denuncia” conspiracionista infecundo, se verán, más pronto que tarde, atrapados por su propia majadería.

¿Qué se puede hacer? ¿Qué puedes hacer tú?

Primero. Denunciar lo que está pasando, acudiendo a todos los medios divulgativos a tu alcance. No importa que sean o parezcan ser instrumentos y herramientas de poca importancia y alcance. En este asunto, todo vale: lánzate, te lo ruego, al combate de las ideas con todo lo que tengas a mano. Con todo.

Segundo. Levanta tu trasero de la silla, deja de consumir PASIVAMENTE basura de internet, apaga el ordenador. Todo eso te degrada, tú vales para muchísimo más. Una vez emancipado de la tiranía de las pantallas, por tanto, de los amos de las pantallas, planea tu intervención, individual y grupal, como sujeto combatiente, seguro y resolutivo en lo político, pujante en lo social y enorme en lo moral. Los seres humanos hemos nacido para la actividad, para el esfuerzo, para el riesgo, no para ser sempiternos mirones.

Tercero. Sin miedo: empuja y pelea sin miedo. Sin miedo en los combates individuales y en los combates colectivos. Recuerda siempre la frase de Plutarco y sé ejemplo de “virtud y valentía”. Muy duro con los de arriba y muy afectuoso con tus iguales, de tal manera que destruyes a los primero y sirves a los segundos, según el imperecedero ideal de la caballería medieval de los pueblos hispánicos.

Cuarto. Ellos, los poderosos, los monstruos, los psicópatas, los enemigos del género humano, los sangrientos, los genocidas, ellos y sus miserables agentes políticos, están en una situación cada día más difícil. Se autodestruyen a sí mismos, y al mismo tiempo que nosotros los destruimos. Pero lo importante es nuestra tarea constructiva, no quedarnos en la mera critica, pues lo constructivo es lo más destructivo para ellos, las elites sangrientas y enloquecidas que hoy nos dominan.

Quinto. Cumple la exhortación del evangelio de Marcos: si tienes un manto, véndelo y cómprate una espada. El proyecto, programa e ideario de la revolución integral te necesita, y tú lo necesitas a él. Conócelo, estúdialo, aplícalo. La victoria final es nuestra. Súmate ya ahora a lo que va a determinar el futuro, la salvación y la supervivencia del género humano.

[1] Al menos, el Departamento de Censura y Persecución de la Libertad de Expresión de YouTube es más sincero, informado y culto que el conspiracionismo, en sus dos vertientes, neonazi e ingenuo, pues se refiere, aunque de manera eufemística, al Ministerio de Sanidad del Estado español. En efecto, éste es el centro y el origen del terror médico-policial que estamos sufriendo. Él y las corporaciones monopolistas y totalitarias conocidas como Colegios de Médicos y Colegios de Farmacéuticos, mientras que la OMS, mantenida con los fondos que, entre otros, le entrega el Estado español, es fuerza ofensora de segundo nivel. Parece seguro que quienes ocultan las responsabilidades, fundamentales, del Ministerio de Sanidad español en la plandemia es porque están financiados en secreto, conspirativamente, por el Ministerio de Sanidad. Con un presupuesto anual de más de 3.000 millones de euros tiene con qué hacerlo… Contra todos ellos se dirige, perentoria e inexorablemente, el proyecto, ideario y programa de la revolución integral.

[2]  Agradezco de corazón a YouTube que me haya enviado la Nota de censura y sanción en mi idioma materno, el castellano, no en “inglés” basurilla. como hizo la asimismo multinacional capitalista Amazon cuando me censuró y repudió mi libro “Se el mejor médico de ti mismo”.

[3] En los puntos que he desarrollado en este párrafo hay bastante de ironía y un tanto de deformación expresionista deformadora por magnificante, para enfatizar más la realidad, pero todos ellos, todos, están extraídos de sesudos estudios anticipativos que los anuncian, prescriben y pronostican.

lunes, 7 de diciembre de 2020

COMUNICADO: Retomar las movilizaciones en la calle por la libertad y contra la “plandemia”

Con una desvergüenza específicamente fascista, el gobierno de la izquierda está lanzado a conculcar una de las prerrogativas más fundamentales de la libertad individual y grupal, la inviolabilidad del domicilio. En su sobreexcitación liberticida, pretende legislar represivamente sobre cuántas personas pueden reunirse en los domicilios y hogares familiares en las próximas fiestas1, lo que es intolerable.

Así pues, debemos levantarnos en rebeldía y movilización popular para defender una de las pocas libertades que aún no han sido pisoteadas por el Estado policial “democrático” actual, la que salvaguarda al domicilio en tanto que ámbito de lo privado, de lo personal, de lo familiar, en suma, de lo íntimo y lo prepolítico.

De nuevo, se están valiendo de la “plandemía” para realizar su programa perverso de fascistización de nuestra sociedad.

¡No lo podemos consentir!

Para lograrlo, han incrementado la presión mediática, con un ascenso en flecha de las mentiras y manipulaciones relacionadas con el covid-19, en particular a cargo de las televisiones adictas a la izquierda fascista, PSOE y Unidas Podemos, y con las radios entregadas a la derecha cuasi-franquista, PP y Vox. Esta gentuza periodística adoctrinadora, que actúa por muchísimo dinero, tendrá que responder ante la justicia popular.

Y además está la amenaza inminente de la vacunación obligatoria.

El temor e incluso pánico popular a las vacunas es amplísimo y crece cada día, lo que permite una acción popular de gran envergadura. ¡Vamos a salir a la calle cientos de miles de personas!

Así pues, propongo a la opinión pública que sean declarados Dias de Acción Combativa en la Calle, los 23 y 30 del presente mes de diciembre de 2020.

Hay que escoger un lugar (plaza, etc.) en cada aldea, población, pueblo, villa o ciudad para, fijando además una hora, efectuar en él concentraciones de resistencia cívica en esos dos

1 Para unos de Navidad y Fin de Año, para otros del solsticio de invierno. Pero eso no debe dividirnos. Todas y todos tenemos que permanecer unidos contra el renovado neo-franquismo que se expresa en la introducción de la sucia zarpa del Estado en la vida familiar o personal, en el domicilio, en el hogar.

días, el 23 y 30 de diciembre, en defensa de las libertades populares, contra el adoctrinamiento mediático y en pro de una gestión natural de la propia salud. Contra la imposición de las vacunas u otros medicamentos yatrogénicos, la obligatoriedad de la mascarilla, la represión policial, la censura y el adoctrinamiento. A favor de la inviolabilidad del domicilio, de la convivencia hermanada, las libertades naturales y el afecto de unos a otros.

Si esta propuesta es admitida, hay que popularizar la convocatoria, hacerla llegar a todas partes e iniciar la acción preparatoria. Necesitamos videos, muchos videos, hechos por cientos o miles de personas, decenas de miles de textos escritos, millones de panfletos, millones de pintadas. Millones de millones de palabras e imágenes estimulando a la acción y al compromiso.

Y, sobre todo, necesitamos de la autoorganización popular. Hay que crear grupos de acción por todas partes. Esto es lo más decisivo. Y tales grupos tienen que irse coordinando para instituir una organización de abajo a arriba conforme al principio de la soberanía popular, en la que los “dirigentes” respondan ante los “dirigidos”, capaz de unificar las luchas y acciones de todo tipo2.

¡Hagamos de las Fiestas que vienen un periodo de lucha y resistencia permanente!

Y para la segunda quincena de enero hay que llamar a una gran movilización global en todo el país contra las vacunas, en concreto, contra la vacuna yatrogénica y mortífera que, supuestamente, nos protege del covid-19...

Algo más. Cuidado con la disidencia controlada, que desea apoderarse del movimiento de resistencia popular contra la “plandemia” para vendérselo al gobierno por muchísimo dinero. Quienes digan palabritas supuestamente “críticas” contra la política sanitaria del gobierno, pero no propongan la autoorganización popular soberana, ni defiendan que la lucha en la calle es el único camino contra el actual Estado policial de fascistas y psicópatas, ¡esos son disidencia controlada!

Félix Rodrigo Mora 6-12-2020

esfyservi@disroot.org

2 Al respecto, remito a mi documento “Estrategias para la acción. Ante el asunto covid-19 y lo que vendrá”.


domingo, 6 de diciembre de 2020

El conspiracionismo filonazi es una conspiración de Estado


En los tiempos difíciles, convulsos y, por eso mismo, esperanzadores y entusiasmantes, en que nos estamos adentrando, el esclarecimiento de los principales asuntos se hace una cuestión de primera importancia. El multiforme movimiento conspiracionista se compone, en esencia, de dos alas o facciones, una es la del conspiracionismo ingenuo y bienintencionado, excesivamente inocentón, y otra la del conspiracionismo filonazi, nazi y neonazi, promovido por los servicios de contrainsurgencia de los diversos Estados. En concreto, por la agencia cuasi-secreta del ejercito imperialista de Estados Unidos, la DIA, por su versión “civil”, la CIA, y entre nosotros por el CNI (Centro Nacional de Inteligencia), dirigido por un militar y él mismo parte integrante del ejército español.

Su intencionalidad reside en ocultar los verdaderos blancos de ataque de la revolución popular integral, que son el ente estatal y la gran corporación capitalista transnacional. Con tal fin presentan como causa de los males sociales e individuales a entidades secundarias, tangenciales e insustanciales, como los jesuitas y los masones, a los que añaden los judíos, por sí o como sionistas. Con ello volvemos a la “conspiración judeo-masónica” del franquismo, utilizada por esta forma de fascismo como muletilla encubridora y justificativa de sus crímenes, corruptelas, incompetencia y perversidad.

La creencia que tales entidades “secretas”, junto con Soros y algunos otros plutócratas judíos, manejan al Estado, a los Estados, es una majadería. Los entes estatales en el presente son la principal fuerza económica y financiera en cada país, pues se apropian, a través del sistema tributario principalmente, del 40-60% de la riqueza de la “nación”, de manera que a su lado las fortunas de los Rockefeller, Soros, etc. son mera calderilla.

Suponer que estos “compran”, con sus supuestas riquezas hiper-fabulosas, a los más altos dirigentes del Estado, olvida que todas las instituciones estatales disponen de policías internas, de sistemas de vigilancia y control, de manera que quienes contravienen las normas establecidas son sancionados. Eso sin dejar de lado que lo que les pueden ofrecer aquellos oligarcas financieros a los altos mandos del aparato estatal es muy poquito en relación con lo que les otorga el Estado, que no se reduce, ni muchísimo menos, a los emolumentos en efectivo sino a los pagos “en especie”, esto es, en bienes y servicios de toda condición. Además, lo medular es el ejercicio del poder, el disfrute depravado de dominar a los otros, de convertirlos en instrumentos al servicio de los propios fines. Por so la voluntad de poder que se expresa en la razón de Estado es el meollo del actual orden social.

Lo que hay principalmente son instituciones perversas, que necesitan ser eliminadas por una revolución popular. Existen, además, conspiraciones, muchas, pero en el marco de las instituciones y a partir de ellas. Por eso, para poner fin a las conspiraciones, hay que eliminar las actuales instituciones de poder.

La suposición de que existen fuerzas todopoderosas por encima del Estado que “mandan” en el Estado es un error descomunal y… una teoría nazi. En efecto, Hitler y sus colegas se propusieron “liberar” al Estado alemán del poder, al parecer omnímodo, de “los judíos”. Con ello presentaron de manera favorable al ente estatal y al gran capitalismo, a los que otorgaron el estatuto de “víctimas”, cuando son en realidad verdugos, los principales opresores y los fundamentales explotadores.

Es indicativo que la “denuncia” conspiracionista actual contra los supuestos Amos del Universo, Soros y similares, jamás va unida a la demanda de una revolución que ponga fin a su poder y dominio. Todo se queda en palabras, en un blablablá fulero e inoperante. Nunca se propone nada realmente transformador por parte de los ideólogos de la conspiración, manifestando con ello que tales “denuncias” son solo palabrería teatralizada, demagogia para engañar a los pardillos. Por eso el conspiracionismo es, además de todo lo expuesto, el protector de los Soros y compañía, a los que efectúa una critica meramente verbal, que en nada les afecta y que, en definitiva, les protege de críticas realmente aceradas y acertadas, que sólo pueden hacerse desde el proyecto y programa de la revolución integral. Este tipo último de crítica sí anuncian actos de justicia popular, a realizar efectivamente en cuanto se den las condiciones para ello.

Así pues, esta ala del conspiracionismo es antirrevolucionaria, procapitalista y, además, nazi y fascista.

Su copia del ideario nazi es textual, por ejemplo, en el asunto de “la nobleza negra veneciana”, que se reduce a exponer de una manera velada, y por eso mismo manipulativa, los contenidos de “El Programa Nacionalsocialista”, obra del jefe nazi Gotfried Feder, uno de los fundadores del movimiento, publicado en 1938 con un prólogo de Adolfo Hitler. Expone que el capitalismo es excelente, magnifico, y que sólo resulta negativo “el interés del dinero”, o sea, la usura, supuestamente practicada por los judíos. Que el préstamo a interés sea todo lo que, según aquél, tiene de malo la propiedad privada concentrada capitalista es lo que aparece formulado en la historieta sobre la “nobleza negra veneciana”, la cual ofrece asimismo una interpretación disparatada del origen del capitalismo y de la naturaleza de éste. Al desvincularlo absolutamente del ente estatal, y al reducirlo a ciertas expresiones mercantiles y financieras de tercer orden, negando que ante todo y en primer lugar es un sistema de producción, el capitalismo es reelaborado como una realidad positiva, y así “vendido” más exitosamente a las masas populares.

Lo esencial del conspiracionismo cavernícola se concentra en cuatro cuestiones: 1) defender al capitalismo, como se ha expuesto, 2) magnificar al Estado, c) negar la revolución popular comunal creadora de una Sociedad de la Libertad, 4) preparar las condiciones para un renacer del fascismo en España.

Este último punto es categórico. A medida que el sistema de poder se va autodestruyendo debido a sus contradicciones internas, como expongo en mi libro “Autoaniquilación”, más necesita del fascismo. Si Franco, el ejército español y la Falange lanzaron en el verano de 1936 la guerra civil, guerra contra el pueblo sobre todo y no contra la izquierda republicana y frentepopulista (igual de fascista que aquéllos, aunque con otra retórica) es porque el pueblo, especialmente el rural, se había levantado en insurrección demandando la devolución de los bienes comunales que el Estado había arrebatado a las comunidades rurales.

La historia puede repetirse. Cómo la gente común va a irse concienciando y movilizando en los próximos años, las elites del poder preparan la opción fascista, o sea, una repetición del alzamiento militar de 1936. Y para eso adelantan a sus peones conspiracionistas, para que vaya preparando el terreno en esa dirección, por ahora con nociones e ideas confusas y veladas, que cada día se van tornando más claras…

Mi costumbre es llamar al pan, pan, al vino, vino, y a los nazis, nazis. Y seguiré en ello. Habrá más contra el conspiracionismo en este blog.