Follow by Email

lunes, 11 de noviembre de 2019

LENGUA, CULTURA Y EMIGRACIÓN EN EUSKAL HERRIA Y EN EUROPA

 Por Félix Rodrigo Mora

Ponencia presentada en
“Euskera eta demografia Jardunaldia”
Durango, Euskal Herria, 9-11-2019


La emigración sigue siendo tema tabú, prohibido. Sólo puede decirse lo que al poder/poderes constituido le interesa que se diga, debido a que es asunto absolutamente decisivo para el actual sistema, pues afecta a lo más básico, abastecerse de mano de obra muy barata, permitiendo, además y sobre todo, sustituir a la clase trabajadora y población europea en general, indócil y combativa debido a motivos culturales, por la foránea, bastante más dócil y sumisa[1]. Mi criterio es vulnerar la prohibición y ofrecer al público datos, análisis y propuestas. Ya lo he hecho en mi libro de reciente publicación, “Erótica creadora de vida. Propuestas ante la crisis demográfica”, y lo continuaré haciendo. Ha llegado el momento de hablar claro y alto. El miedo a la persecución, la marginación, la censura, las calumnias y los linchamientos mediáticos no puede cerrar nuestras bocas.

La libertad de expresión es sagrada y tenemos que hacer que sea respetada. En estos asuntos la niegan los totalitarios de nuevo tipo. Por ejemplo, aquellos que reproducen y aplauden la exigencia de la patronal vizcaína, formulada a mediados de 2019, de que el Estado español “acoja” 300.000 nuevos emigrantes por año durante 30 años, que serán 500.000 anuales con el reagrupamiento familiar. Unos meses después, diversas organizaciones patronales y estatales españolas han demandado que esa cifra se quintuplique… Es decir, 2,5 millones por año durante 30 años, en el periodo 2020-2050, en total 75 millones en un país hoy con 47 millones. Eso equivale a la aniquilación étnica, cultural y lingüística de todos los pueblos ibéricos, que quedarán reducidos a minorías marginadas y perseguidas en su propia tierra. Eso sólo tiene un nombre, genocidio[2].



[1] Mi interpretación de este asunto está contenido en el video, editado en mi canal de YouTube, “¿Por qué están exterminando a los pueblos europeos?”.

[2] Etimológicamente, el vocablo genocidio viene del griego “genos” raza” y del latino, “cidio”, matar, de manera que significa asesinato o exterminio de una raza y, por extensión, de un grupo humano dotado de singularidades reconocibles, lingüísticas, culturales, históricas y, también, étnicas, genéticas o físicas. Ciertamente, las proclamas de las organizaciones patronales españolas, del gobierno de la Unión Europea, del clero católico, de las ONGs, de la casta progresista política y de las instituciones estatales españolas en pro de: 1) reducir a cifras irrelevantes los nacimientos nativos, 2) traer masivamente población foránea, encajan bien con la definición usual de exterminio intencionado, de genocidio. Por eso es pertinente hablar de genocidio europeo. Éste viola dos prerrogativas naturales, una es la libertad para reproducirse, otra la libertad para ejercer la soberanía sobre el propio solar ancestral, sobre la propia tierra. Ambas son hoy conculcadas en Europa con impunidad, arrogancia y virulencia.


domingo, 3 de noviembre de 2019

Reflexión sobre las elecciones, la democracia y la libertad

Un colaborador

Esta mañana me he levantado triste, con la sensación de que todo está ya perdido para que la humanidad pueda ser un día libre y soberana de su destino. Recordando a Neal Walsh en CCD, le he preguntado a mi Dios:
-. ¿”Qué puedo hacer para contribuir al despertar de esta humanidad al borde de la esclavitud total? Siento que hemos perdido la batalla, que no hay ya nada que hacer”.
Y esta ha sido la repuesta:
-. Cuando una persona se enfrenta a una situación límite, pongamos de salud, se presentan tres posibilidades:
Una, se muere y no aprende nada de ello
Dos, se muere pero aprende algo de ello, aunque no lo suficiente como para haber revertido la situación límite. Quizá prendió lo que necesitaba aprender en esta ocasión-vida
Tres, aprende y entonces no se muere, porque ha aprendido lo suficiente como para no morirse y a cambiar las circunstancias internas y personales, y quizá también las externas.

-. La humanidad se encamina a pasos agigantados hacia una situación límite, no solo para la supervivencia para la inmensa mayoría (y quizá de extinción de la raza humana), sino hacia una situación de esclavitud a manos de una minoría, lo cual es quizá peor desde el punto de vista de la posibilidad de despertar un día a lo que es nuestra propia naturaleza libre y manifestarla.
-. Puedes contarle a quienes lo quieran leer y comprender, cuál es tu punto de vista y tu experiencia en esta vida, como tu contribución a la posibilidad de cambio de consciencia de quienes sois pero que habéis olvidado.
-. Cuanto más hablo con la gente, más percibo que una gran parte de la sociedad occidental ya es consciente de que nos encaminamos hacia un precipicio de consecuencias catastróficas sin precedentes,  especialmente en los ámbitos medioambiental y económico. Pero poca gente contempla la relación que ese devenir tiene con el enorme grado de pérdida de libertades que estamos experimentando en los últimos tiempos, ni contempla la posibilidad de que el devenir de la historia esté en manos de unos pocos que directa o indirectamente controlan el dinero y el poder político y militar. Y también muy poca gente es capaz de admitir que, votemos a quienes votemos, cada cuatro, o a lo sumo ocho o doce años, el desencanto es tan alto que votamos al supuestamente lado opuesto ideológicamente hablando, sin darnos cuenta que unos y otros hacen básicamente las mismas políticas socio económicas, maquilladas con diferencias ideológicas que en verdad nada mejoran la base de nuestras vidas, al contrario, nos despistan de lo verdaderamente importante, que no es la economía, ni la ideología, sino la mismísima libertad.  Así que muy poca gente es consciente de que estamos viviendo una progresiva pérdida de la capacidad, ya muy escasa, de incidir en las decisiones (políticas y económicas) que gestionan nuestras vidas, porque nos estamos dejando gobernar por quienes nos consideran meros animales de producción. Nos consideran seres inferiores y hasta cierto punto, estúpidos y despreciables. Piensa, cómo si no, pueden ocurrir las cosas tan terribles como que esas personas, que se sienten superiores y que controlan los hilos del planeta, consigan engañarnos para que vayamos a matarnos los unos a los otros mientras ellos se enriquecen, o que pensemos que la competitividad entre seres humanos es algo natural cuando es evidente que es todo lo contrario, que lo innato es colaborar y ayudarse, o que pensemos que la tecnología nos va a salvar de la hecatombe medioambiental cuando es precisamente el uso que de ella hemos hecho y estamos haciendo cada vez más, la causa de dicha hecatombe, o que no seamos capaces aún de comprender que no necesitamos ni la competencia ni tanta tecnología para vivir felices, vivir completos, vivir en paz mental y física. De todo ello ya somos más o menos conscientes, pero ¿cómo es posible que no reaccionemos ante tanta evidencia y tanto sufrimiento? Con nuestra actitud ciega, esclavista y sumisa, los del vértice de la pirámide del poder tienen todas las razones para considerarse superiores y considerarnos a los demás estúpidos y despreciables, y tratarnos como animales de granja y esclavos (con distintos niveles de esclavitud, eso sí).
Ellos quieren que creamos que la tecnología es la solución, entre otros, a los problemas de salud que se han disparado especialmente por la contaminación del medio ambiente que dicha tecnología ha generado en las últimas décadas. Ellos nos mandan a morir a las guerras, mandan a sus fuerzas de seguridad (que en realidad los protegen a ellos de nosotros, cuando debería ser al contrario si estas fuerzas de verdad se pararan a pensar qué hacen y a quien juraron servir) a apalear a la ciudadanía cuando se revela ante medidas liberticidas, nos mandan competir entre nosotros para poder sobrevivir manteniendo trabajos cada vez más enajenantes, aburridos, innecesarios, y nos fuerzan a tantas y tantas otras acciones inhumanas a las que accedemos mansamente. Y todo ello lo consiguen a través de las leyes y decisiones tomadas por los políticos que elegimos periódicamente, esos políticos que en realidad no deciden nada, sino que son meros transmisores de las decisiones de quienes en el fondo controlan cada Estado, y últimamente más de uno. Todo ésta inconsciencia generalizada está llegando a un punto en que se va a volver drásticamente contra nosotros, de hecho ya lo está haciendo. Mucha gente ya lo está previendo, lo está sintiendo: “esto va a reventar por algún lado” es ya un sentir extendido entre las personas con quienes comento cómo está el mundo. El problema es cómo vamos a reaccionar cuando reviente, porque lo más seguro es que reviente. Quizá nos engañen haciéndonos creer que ha reventado de forma mucho más dramática y extensa de lo que realmente lo ha hecho... ya sabes, para eso utilizan eficazmente sus medios de desinformación oficiales u oficiosos como la cadenas de televisión, noticias, periódicos, películas, etc., casi todos en las mismas manos. Ellos saben bien que ante el miedo, y más aún ante el pánico, los seres humanos tendemos a dejarnos robar las libertades con medidas de supuesta protección ante las situaciones que el poder mismo ha creado, aunque la gente no lo sepa. “Problema, reacción, solución” es su modus operandi, y les ha funcionado desde siempre, y les sigue funcionando porque la inmensa mayoría de las personas ni lo sabe, ni peor aún, lo quiere saber. Ellos generan el problema, conocen y manipulan la reacción pública, y después proponen la solución que ellos querían imponer, salvo que esta vez con la total aceptación y mansedumbre de la gente, que encima queda agradecida. ¡Es patético!
La inteligencia artificial (IA) es un claro ejemplo de hasta dónde nos estamos engañando en este juego absurdo y macabro de dejarnos auto engañar con las maravillas de la tecnología y la falsa idea de la inevitabilidad del progreso de la tecnología. Según algunos expertos, aquellos que ya se atreven a hacer público lo que saben de primera mano, la IA va a eliminar a corto plazo una enorme cantidad de puestos de trabajo, y a medio plazo, es decir, en dos o tres décadas, la IA va a hacer que las personas no seamos necesarias para producir nada, porque ella misma será capaz de hacerlo todo, “mejor” y “más barato” (para algunos). ¿Y qué hace el dueño de un rebaño cuando sus animales no le valen porque ya no producen?… los manda al matadero. Es verdad que siempre harán falta algunos elementos de control, para pastorear al rebaño: perros y pastores. Pero al paso que vamos con la IA, en pocos años ni éstos serán necesarios, ya que pastores y perros serán autómatas de IA. Al final, solo necesitarán a los sirvientes humanos que sean necesarios para mantener sus robots de vigilancia; perros y pastores serán, a su vez, eliminados. Quedará también el rebaño humano de tamaño adecuado, que será el logro de su poder esclavizador y la consecuencia de nuestra rendición.  
No creo que la intención de los que controlan el planeta sea acabar con toda la humanidad, porque lo que ellos necesitan es sentir el poder total y absoluto, así que su verdadera intención bien podría ser ejercer una dominación total sobre los seres humanos, privándonos no solo de toda libertad sino, lo que es peor, de toda necesidad de ser libres, desvirtuando para siempre el concepto de libertad hasta convertirlo en mera supervivencia desprovista de todo interés más allá de comer, vestir, sexo, y ocio. Su objetivo bien podría ser establecer “Un mundo feliz” de Aldous Huxley (Brave new world”, en Inglés).
Los consumidores que queden “vivos”(un número suficientemente alto como para poder ejercer un control sobre una enorme cantidad de humanos, pero lo suficientemente pequeño como para controlarlo y no poner en peligro la biología del planeta) serán, aparte de los situados en la punta de la pirámide socio económica, los animales del propio rebaño, que vivirán enjaulados en sus pisos bajo el control del gran hermano, así como los dueños de los rebaños y sus sirvientes mantenedores del sistema. Y en un futuro no muy lejano, ya no necesitarán apenas perros ni pastores autómatas, porque ya están consiguiendo que las ovejas nos vigilemos entre nosotras comportándonos como nuestros propios carceleros – guardianes delatores, traidores, justicia corrupta desconectada de lo humano, inoculándonos ideas basadas en mentiras (que las propias ovejas hemos querido aceptar como verdades) como que quienes se salen del rebaño son peligrosos y que lo adecuado para mantener el orden además de ser lo legal y por ende justo e indiscutible es denunciarlos, o con la idea de que quienes nos gobiernan y controlan están más preparados o son los que mejor pueden hacerlo y por ende nosotros somos inferiores, o con la falsificada idea de que somos incapaces de ponernos de acuerdo incluso a pequeña escala (en realidad a cualquier escala mayor que la familia, y ya veremos…) y que por eso necesitamos (creemos necesitar) de quienes decidan por nosotros en todos los aspectos de la vida. Incluso ya en el ámbito de la familia “necesitamos” que nos digan qué y cómo tenemos que hacer, etc. O con la falaz idea de que la democracia que tenemos es el menos malo de los sistemas y que vivimos con el mayor grado de libertad que ninguna otra sociedad ha vivido nunca. Cierto es que todas estas mentiras han podido establecerse y las hemos aceptado porque hemos renunciado en masa a querer saber la verdad. La verdad primero de nosotros mismos como individuos, y como consecuencia de ello, la verdad sobre todo lo demás que nos ocurre como sociedad humana. Habiendo renunciado a la voluntad de conocernos y de saber la verdad, hemos abierto el camino a que quienes han visto esta debilidad, se hayan erigido en guías, dictadores, profetas, políticos y demás (todos ellas personas muy desconectadas de sus almas), para controlarnos, mandarnos, instruirnos (a su manera), y dirigirnos hacia una situación dónde cada vez delegamos más poder en esa supuesta élite para que nos limiten más la verdadera libertad. Una libertad que se anhela cuando descubrimos Quiénes somos (es decir, nuestra verdadera naturaleza no material ni siquiera mental) y en consecuencia decidimos qué clase de personas queremos ser y qué queremos hacer con ello, pero que se deja no solo de anhelar sino de apenas valorar cuando nuestra visión de nosotros mismos se va limitando a seres meramente biológicos que solo parecen necesitar comida, techo, algunos días de vacaciones, y cada vez más ocio y distracción, para evadirse del sufrimiento y posiblemente no tener tiempo de pararse a pensar en esa degeneración de libertad que como humanos estamos aceptando y que nos avoca a una esclavitud (cuasi) animal.
Para poder salir de este camino al abismo creo que sería necesario plantearse en serio lo que significa ser un ser humano, para qué existe y qué es capaz de hacer y experimentar más allá de sus aspectos más animales como sobrevivir, ejercer el poder sobre otros, dominar y ver el sexo como algo únicamente animal.
Y yo me pregunto: si nos mandan a la guerra engañados, y vamos convencidos. Si nos envían a las fabricas y a trabajos que no solo no nos sirven para realizarnos como seres humanos sino que son enajenantes, y vamos voluntarios, jodidos pero voluntarios, si nos dicen que tenemos que competir entre nosotros para que nuestra empresa sobreviva y podamos así sobrevivir, y vamos convencidos de ello cuando en nuestro interior sabemos que competir, salvo que sea en juegos de diversión, es algo totalmente innecesario y antinatural (a menos que nos hayamos creído su sucia mentira de que los seres humanos somos animales que tenemos que luchar entre nosotros para la supervivencia (darwinismo social)), además de ser algo que va en contra de nuestra experiencia profunda, cuando la realidad es que lo que nos gusta a la inmensa mayoría de los seres humanos es reunimos para colaborar y hacer cosas juntos, desde actividades intrascendentes como jugar, construir algo juntos, hasta el compartir lo que tenemos y recibir lo que otros con generosidad, alegría y consciencia aportan para compartir, etc. Si todas esas cosas nos imponen y accedemos voluntariamente, ¿de qué nos quejamos?
¿Por qué los seres humanos no nos creemos capaces de reunirnos para tomar las riendas de nuestra vida en comunidad y marcar las líneas socio económicas a seguir, sin necesidad de creer que tenemos que elegir para ello a quienes ya han demostrado una y otra vez que están, como poco y siendo benevolentes,  totalmente incapacitados para hacerlo para el bien de todos? ¿O es que aún nos seguimos creyendo que es necesario y natural que unos tengan que estar mal para que otros tengan que estar bien, o en otras palabras más exactas, que no hay suficiente para todas las personas? ¿Cuál es la idea mentirosa que nos han inculcado (y que hemos aceptado) como una verdad natural del ser humano, que impide que seamos capaces de auto gobernarnos y no explotarnos unos a otros? ¿Que no somos capaces de hacerlo sin ellos? ¿Que esa es la forma natural de ser del ser humano? ¡Pero si nuestra vida diaria fuera del trabajo y del estrés, es una demostración de todo lo contrario! Disfrutamos más cuando compartimos, cuando llegamos a acuerdos dónde todos salen beneficiados. Disfrutamos más de la vida cuando no tenemos el estrés del miedo a la supervivencia. Disfrutamos de los demás seres humanos y de compartir cuando no los vemos como contrincantes y peligrosos sino como hermanos y congéneres con las mismas preocupaciones, los mismos problemas, las mismas inquietudes, y las mismas ganas de ser felices que nosotros. Aún seguimos manteniendo, aunque no sé por cuanto tiempo, el impulso natural de ayudar a quien se encuentra en dificultades, ya sea en la calle, en un accidente, en una catástrofe o en un atentado, durante una enfermedad, etc. Pero el miedo y la desconfianza de unos hacia otros que no están inculcando bajo el falso sentir de que todo el mundo es (o puede ser cada vez más) peligroso y no de fiar, etc., está incluso acabando con ese divino impulso de salirnos de nuestra comodidad y comprometer nuestra seguridad para ayudar a quien lo necesita, aún a riesgo de nuestra salud e incluso de nuestra vida. ¡Eso es Amor!, pero hasta con eso están intentando acabar. Y yo diría que con mucho éxito. En muchos lugares del planeta el falso miedo a ser engañado, atracada, etc. inculcado desde arriba por falsas noticias y películas impide a la gente comportarse ya como seres humanos, forzándose a violar su naturaleza más sagrada para comportarse con frialdad, indiferencia y hasta con violencia, aprovechándose del sufrimiento, la debilidad y la necesidad de otros para atracarlos, robarles, abusar de ellos, chantajearlos, etc. Hasta estos extremos estamos llegando, y más allá vamos a llegar si no cogemos las riendas como humanidad de nuestro destino común.
Los seres humanos solemos tener la mala costumbre de ponernos al límite para (o antes de) decidir cambiar, aunque eso implique más sufrimiento del “necesario”. También parece la única forma que hemos encontrado a lo largo de la historia para decidirnos (o forzarnos inconscientemente) a cambiar… lo cual es significativo y muestra la inmadurez como sociedad y como individuos.
Pero bueno, es la forma en que funcionamos como individuos y como sociedad, y quizá sea ésta la forma en que en esta ocasión tan extrema, y que con total certeza se volverá aún más extrema, seamos capaces de cambiar de forma de pensar y de vernos a nosotros mismos como somos, y como consecuencia a los demás como quienes realmente son, y actuar en consecuencia.
¿Por qué hemos llegado a esta situación tan extrema de deshumanización e inconsciencia?¿De dónde hemos sacado la absurda idea de que necesitamos que una minoría de personas, elegidas supuestamente haciendo un acto de libertad (democracia “representativa”), nos tengan que dirigir?¿Qué pensamientos tan intensamente desvalorizadores de nosotros mismos tenemos tan profundamente incrustados que no nos dejan darnos cuenta de hechos tan evidentes como que los políticos no representan nuestros verdaderos intereses (y por lo tanto no tienen legitimidad para representarnos), ni son aptos para tomar decisiones de gobierno (a la vista está que cada poco los cambiamos por inútiles, además de corruptos, mentirosos, etc.), ni  tienen interés en ayudarnos a mejorar el país (¡o aúno nos hemos dado cuenta de ello tras más de 40 años de supuesta democracia!)? ¿Y qué hacemos ante todas estas y otras evidencias similares? Parece que nos gusta que nos jodan, que nos empobrezcan, que nos reduzcan las libertades, que nos engañen, y demás lindezas. Este comportamiento mezcla de suicidio colectivo y ceguera mental tiene una clara explicación y unas causas evidentes, que apenas nadie quiere reconocer. ¡Veámoslas!
La cadena histórica de cesiones de poder de decisión por parte de la humanidad hacia unos pocos individuos, en vez de conservar la toma de decisiones en el conjunto de las poblaciones, es la causa básica de que el planeta esté en manos de unos pocos, comparado con el total de la población. ¿Y cómo es posible que hayamos llegado a delegar lo más sagrado que es la libertad en manos ajenas, y lo que es más grave, estemos convencidos de que es lo mejor, lo lógico, lo natural, etc.
Según investigadores serios e independientes (ésto último es fundamental para dar credibilidad a sus estudios y divulgaciones) en España ha habido épocas en que todas las decisiones de muchas poblaciones eran tomadas por el conjunto de la misma: las agrarias, las defensivas, las laborales, las de reparto de tierras de trabajo, las productivas, las formativas o educativas, etc. El poder centralizador, ya fuese el imperio romano, los árabes o los reyes católicos y ahora el estado han tratado siempre de eliminar este sistema por varias razones bien comprensibles: porque crea seres humanos con un altísimo grado de libertad que por esa misma razón no se pliegan a decisiones externas que alteren su sistema de vida (que es lo que el poder centralizado pretende desde siempre). Porque genera además eres humanos que exponen sus puntos de vista, dialogan, discuten pero saben llegar a acuerdos consensuados de conveniencia mutua y general, aspectos que el poder centralizado tiene que evitar a toda costa si quiere imponer sus ideas.Porque crea comunidades que tratan y tienden a ser autosuficientes  (lo cual no quiere decir que no intercambien bienes y conocimientos con otra comunidades) sino que no dependen de fuera para su supervivencia ni para fabricar sus bienes de (al menos) primera necesidad, siendo así (casi) invulnerables al capitalismo, a la especialización territorial, a la especulación, a la ley antinatural de la oferta y la demanda (que no olvidemos incrementa los precios cuando más necesario o escaso es un bien, llegando a establecer precios prohibitivos para personas debilitadas o carentes de recursos que el resto de la sociedad acepta como natural). Esos estudiosos han demostrado que en esas poblaciones auto gestionadas no había grandes diferencias de niveles de vida porque no se entendía el poseer y acumular algo que otro necesitara, y mucho menos especular con su precio. Se basaban en un sentimiento de verdadera hermandad, de Unidad que se ha perdido. Suena a utopía humana, pero en España han existido, y también que yo sepa en Europa. Los últimos coletazos de pueblos en la Península Ibérica que trataron de luchar contra los efectos perniciosos de la centralización estatal (siempre dictatorial aunque se disfrace de democracia) como la llamada a filas para defender las colonias, el trabajo asalariado que no es más que una forma de reducción de libertades que roza una forma de esclavitud y explotación “suavizadas”, y la hacinación en ciudades insalubres, desconectadas de la naturaleza y deshumanizadoras dónde cada vez más las poblaciones se hacen dependientes de casi todo, sobre todo de la alimentación, del transporte y la energía controlados por grandes empresas que tienden a aliarse con el poder (cuando no lo detentan ellas mismas), esos últimos coletazos de libertad fueron aplastados primero por la segunda república y después por Franco. Sí, también por una Segunda república vendida al capitalismo aunque quisiera vestirse de defensora de los “derechos” de los trabajadores(-esclavos).  
Si la delegación, en unos casos, y la pérdida forzada, en la mayoría de los casos, de la toma de decisiones y la autogestión colectiva en el conjunto de las poblaciones es la causa básica de que el planeta esté en manos de unos pocos (comparados con el total de la población), las maniobras del poder centralizado son las causas activas. Es decir, aquellas poblaciones y núcleos poblacionales no cedieron voluntariamente y de la mañana a la noche sus libertades, sino que fueron sometidas por la fuerza, el engaño, la traición y la ambición. En definitiva, siempre hay individuos dispuestos a traicionar a los suyos por poder y dinero, siempre hay individuos desconectados de sus sentimientos y de su verdadera naturaleza espiritual lo suficiente como para vender su alma al diablo del poder y del dinero, y siempre hay individuos tan desconectados de su esencia que no ven a los suyos más que en los de su entorno inmediato como la familia y allegados, habiendo perdido el sentimiento de consciencia de hermandad entre los seres humanos, allegados o no. En definitiva, individuos a quienes el miedo, de una u otra forma, impide sentirse humanos en su más amplio significado. No solo nobleza, señorío, realeza y dictadores, que es lo más visible y fácil de identificar, sino además burguesía, militares, capitalistas, empresarios y sobre todo políticos profesionales han sido necesarios para crear la cadena de ordeno y mando que ha permitido que unos pocos consiguieran doblegar a unos muchos. También es cierto que la falta de unidad, entre otras razones, de las gentes libres es una de las causas básicas de la derrota de la libertad frente al poder esclavizador de la centralización del poder. La otra, como acabamos de ver, la ambición de poder y control sobre los semejantes (habría que ver si al desear control y poder, se deja de ver a los demás como semejantes en todas sus facetas, y más como inferiores, y por ende, dominables, esclavizables, indignos, etc., y en cierto modo prescindibles en diferentes grados según el propio grado de desconexión de los sentimientos del que anhela poder sobre otros, es decir, según el propio grado de desconexión con su Alma). La desconexión con el Alma, que se traduce entre otras en la pérdida de sentimiento de hermandad (o fraternidad) más allá de la hermandad familiar o identidad nacional, es, en última instancia, la causa básica de la situación de separación total en casi todos los aspectos de la vida moderna que padecemos en estos momentos. La clave del desastre actual es esta pérdida del sentimiento de hermandad (una hermandad o fraternidad que cuando es pura, genera automáticamente la necesidad de igualdad y libertad para todos sus miembros… ¿les suena el lema de esa gran farsa que fue la revolución francesa?). Si aún creen ustedes que la revolución francesa fue un acto de liberación del pueblo, es que ni han entendido nada ni lo han pretendido saber, y su visión de la libertad anda bastante restringida, limitada. Encarcelada diría yo.
Así que si seguimos creyendo que la democracia que padecemos, que no es representativa aunque nos lo hayan querido hacer creer (y nosotros hayamos tragado ciega y voluntariamente), es el menos malo de los sistemas políticos posibles, ya saben ustedes que no es verdad, no solo por lo que he contado más arriba, sino porque no es representativa en absoluto. Ni los políticos son una representación de la población, ni la forma de elegirlos es libre (vienen ya impuestos en sus listas y en sus partidos), ni la forma en que se toman las decisiones de gobierno son representativas, ni nada de nada en una democracia actual es realmente un reflejo de libertad. Toda la población es consciente de ello, no solo los mismos políticos y quienes los controlan y dirigen (lo que realmente es el Estado (Estado profundo), sino que en el fondo, la gente es ella misma consciente, en mayor o menor grado. Pero nos han secado tanto el ansia de libertad, la capacidad de reflexión independiente, y el deseo de buscar las verdades, que nos hemos acostumbrado a vivir en un sistema esclavizante relativamente suave. Y como el  verdadero poder sabe mucho, ya se encarga de difundir mediante los medios de desinformación y manipulación de masas (que hoy en día son prácticamente todos, salvo honrosas excepciones) de meternos miedo al hacernos llegar, por todos los medios a su alcance y la complicidad de muchos esquiroles muy bien pagados, el sufrimiento infringido por regímenes dictatoriales y violentos, que en un grado aún más severo han restringido las libertades básicas de la población, y se sostienen sobre el terror y la violación cuasi total de derechos. Ante el miedo justificado que nos generan esas imágenes y el lógico terror de poder llegar un día a vivir bajo un régimen tal, las democracias occidentales bajamos el listón de nuestra definición y necesidad de libertad hasta el nivel que el poder en la sombra necesita para imponernos sus ideas y políticas de todo tipo. Y son los políticos profesionales, generalmente corruptos y ambiciosos al estar profundamente desconectados de su esencia, su alma, quienes hacen de correa de transmisión entre ellos (los que realmente detentan el poder) y la masa social, llegando el engaño al punto de que aún hay mucha gente, la mayoría diría yo, que aún cree que las decisiones del país las toman los gobiernos. Cada vez más los políticos y gobernantes obedecen las directrices del poder a la sombrea, ya sean bancos, multinacionales, organismos internacionales (FMI; OTAN; Banco Mundial, ONU), etc., cada vez más concentradas en manos de los mismos individuos. Cuando votamos a esos políticos, les hacemos el juego a los que tienen el verdadero poder y justificamos y reforzamos nuestra propia pérdida de auténtica libertad.
Así que no te engañes ni te dejes engañar. Cada vez que votas para elegir “democráticamente” a los políticos que te han de limitar la libertad, no estás haciendo un acto de libertad, sino un acto de enajenación de tu libertad y de la de todas las demás personas, voten o no. Estás dejando tu libertad en manos de otras personas que, como ya deberías tener claro, solo sirven para que te creas que ellos redactan las leyes, mientras que la realidad es que ellos solo son los que parecen que trabajan para ti, pero en verdad son esbirros transmisores de las decisiones que se toman más arriba, por las personas de poder que forman el Estado y otras estructuras de poder supranacionales. Pero el juego es muy claro: Los políticos profesionales son la correa de transmisión entre el poder y la gente, el engranaje que hace que te creas que cuando votas estás siendo protagonista de tu libertad y que en cierta medida tú decides, conjuntamente con los demás votantes, tu futuro. Pero nada de eso es la verdad, sino todo lo contrario. Cuando votas, estás yendo en contra de tu libertad y de la de todas las demás personas. Estás pues siendo cómplice de la externalización de tu libertad y de la de los demás en manos de quienes no tienen escrúpulos haciéndonos creer que ellos van a legislar y trabajar para ti, pero que en realidad solo lo simulan, no siendo más que portavoces y marionetas de las decisiones tomadas por los sicópatas que realmente toman las decisiones socio económicas, que constituyen lo que llamamos el Estado: familias poderosas, funcionarios de alto nivel, etc.

En definitiva, votar significa rechazar tu libertad para tomar tus decisiones de forma responsable y con la firme voluntad de llegar siempre a un acuerdo satisfactorio con y para el resto de la gente. Así que votando, estamos dándoles a otros el timón de nuestras vidas, y el yugo de nuestra libertad. Al votar, así como con cualquier decisión consciente o inconsciente que genera dolor o sufrimiento, los humanos “negamos nuestras propias creaciones. Ésta es una falta total de honradez intelectual y espiritual que nos permite aceptar un mundo cuyas condiciones son como son. Si sintiéramos desde lo profundo nuestra responsabilidad personal al respecto del mundo, éste sería un lugar muy diferente. Que esto sea manifiestamente obvio es lo que lo hace tan patéticamente irónico” (frase tomada de Conversaciones con Dios , de Neal Donald Walsh). Cuando votas a unos supuestos representantes democráticos, no solo no estás haciendo un acto de libertad (como te engañan quienes quieren que les des tu poder), sino que por el contrario, estás socavando tu libertad y la de los demás seres humanos. A quien te diga que no tienes derecho a protestar si no has votado, deberías poder decirle con total convicción que esa es su pobre visión de las libertades y derechos que las personas tienen por el mero hecho de ser humanas. Y decirle además que quienes no votamos por consciencia, no solemos protestar porque sabemos que de nada sirve. Eso no significa que tengamos menos derechos que quienes sí han votado. Por el contrario, se le puede argumentar que votando a los políticos profesionales están reduciéndose ellas mismas a meros instrumentos del poder, a cómplices  inconscientes de la manipulación desde el poder, un poder que ellas mismas refuerzan con su voto inconsciente, y que por lo tanto están reduciendo mis derechos y los suyos propios, así como los derechos de todos los demás ciudadanos, y por extensión, los de todo el planeta. Pero no le será fácil  comprenderlo, por dos razones: una, porque es una información que tomará como una agresión, y ante una agresión es difícil abrirse a la comprensión. Y dos, por ignorancia, ya que desconoce cómo funciona de verdad la democracia occidental, quiénes detentan el verdadero poder, cuál es la cadena de mando, cuál es la función de los políticos profesionales en dicha cadena, etc. Sin esta información de cómo está establecido el poder de los Estados y sus cadenas de poder y mando, es muy difícil que esa persona pueda aceptar el papel de la política profesional, la no representatividad de la misma y la falta de libertad al votar a esos supuestos representantes, y finalmente el perjuicio que se genera a sí misma y al resto de su sociedad y, por extensión, de toda la humanidad cuando vota. La ignorancia voluntaria es una triste y patética realidad masivamente extendida en nuestra sociedad.
La idea que sobre la libertad está imponiéndose en el planeta y su íntima relación con el tipo de democracia no representativa que hemos aceptado cobardemente como el menos malo de los sistemas de gobierno, es un reflejo dramático y patético de nuestro miedo a ser libres, a ser responsables de nuestro futuro, y a estar dispuestos a escuchar al otro aunque tenga ideas diferentes y a ponernos de acuerdo y sentir la alegría de compartir como hermanos, como la mejor y única forma de auto gobierno que podría sacarnos del descarrilamiento global al que vamos de cabeza, además de crear sociedades con un alto grado de alegría vital generalizada. Cuando votas, votes a quien votes, contribuyes inexorablemente al descarrilamiento del planeta. Y cuando además votas a unos por el miedo a que ganen partidos de ideología contraria, estás siendo engañado, porque las decisiones que de verdad condicionan profundamente tu vida no las toman los políticos. Y si además no eres capaz de vislumbrar un sistema de gestión política que de verdad proteja la libertad, es que tu verdadera esencia como humano está muerta.
Cuando votas, nos esclavizas y te esclavizas, y nos condenas a un futuro sin esperanza de libertad.
¿Quieres contribuir a cambiar el mundo? Entonces, no votes

martes, 29 de octubre de 2019

MÁS SOBRE EL PROYECTO ARRENDAJO

Cuando se aproxima la fecha decisiva del 1 de noviembre, en la que antaño, antes de cambio climático, se consideraba que las bellotas de los quercus estaban maduras para ser recolectadas, debido a las primeras heladas, conviene hacer unas cuantas observaciones.

                                  Sobre "la Seca"

Es esa enfermedad, tan preocupante, de los quercus, en nuestro país y en toda Europa. Primero se manifiesta con ramas secas, de color tabaco, en el árbol, y luego con una defoliación progresiva que seca, mata, a aquél en unos pocos años. Dicen que en las dehesas de Huelva el 20% de las encinas han muerto ya victimas de "la Seca". No se sabe, realmente, cuáles son sus causas, a pesar de lo mucho que se ha publicado, y se ha dicho, y se está, dicen, investigando. Tenemos enfermedades terribles de los árboles europeos, como la tinta y el chancro en los castaños, la grafiosis en los olmos, etc. pero "la Seca" es aún peor, pues afecta a todos los quercus  (parece que algo menos a la coscoja, el benjamín de la familia)... Si progresa será algo espantoso, pues el 70% de los árboles ibéricos son quercus. Quizá los híbridos naturales de estos aporten algo positivo, en tanto que solución...
Yo me inclino a considerarla como un colapso multiorgánico del árbol, debido al cambio climático, a la ausencia de labores silvícolas apropiadas (necesarias en árboles que desde hace milenios han sido utilizados por los seres humanos), a la contaminación con metales pesados, pesticidas y otros contaminantes inmunosupresores, y a diversas causas más...

¿Qué podemos hacer?, por el momento, tres cosas: 1) mirar que las bellotas que cojamos para plantar sean de árboles sanos, lo que significa estudiar previamente cada uno de los árboles en que hagamos recolección, 2) poner, sembrar, más y más bellotas, para suplir los miles y miles de ejemplares que están ya en agonía, 3) llamar a la sabiduría popular a idear algo para tratar "la Seca", lo que podría ser el tema central de un Encuentro convocado por el PROYECTO ARRENDAJO para después de la campaña, para finales de marzo. En la segunda parte de mi libro "Naturaleza, ruralidad y civilización" hablo sobre ella.

              Elegir bien el lugar donde poner, plantar, las bellotas

Primero hay que pensar dónde cogerlas, y después, o al mismo tiempo, dónde ponerlas. Esto es difícil, exige conocer la zona en que se quiere intervenir, planear la actuación, individual o en grupo, o mejor aún individual y en grupo al mismo tiempo.
Atención a esto, pues. Sí: hay que planificar nuestra actuación, cada cual la suya.
Tenemos que aceptar que sólo una de cada 20 bellotas que pongamos dará origen a un árbol, y en terrenos de mala calidad, con exposición directa al sol, sin protección de otros árboles, matas, hierbas altas, etc. incluso una de cada 100. Pero hay que hacerlo, si queremos hacer retroceder al desierto.

     Bellotas herederas genéticamente del árbol (roble) de Gernika

En un reciente viaje a Euskal Herria unos amigos me dijeron que en Euba de Zornotza, Amorebieta, en la comarca del Duranguesado, en Vizcaya, hacia el año 1960 se plantaron bellotas del mítico roble de Gernika, y que estás germinaron, dando origen a un ejemplar muy robusto, muy sano, de hermosa figura y este año pleno de bellotas. Así pues, cogí unas pocas del suelo, y al mismo tiempo admiré el porte, la majestuosidad y la elegancia del árbol, que en verano ofrece una sombra magnífica y en otoño cubre el suelo con sus frutos. Observo que las bellotas son de gran belleza, muy regulares, brillantes, lustrosas y armónicas, de tamaño medio. Además, están muy escasamente parasitizadas. Se comprende que las Juntas de Vizcaya se celebrasen bajo ese tipo de roble, pues tiene un ramaje excelentemente desarrollado, apto para cubrir, con su sombra, a muchas docenas de personas.

Quien quiera sus bellotas que me las pida, me van a mandar más. Pero hay que ponerlas, para que germinen, en lugares de clima y suelo similares al de su lugar de origen.

¡Qué emoción! Bellotas del árbol que simboliza la democracia natural y la soberanía popular del pueblo vasco, nada menos. Bellotas euskaldunes, como decía yo en broma a mis amigos vascos...
Sé que en algunos pueblos de Burgos se guarda el recuerdo de los concejos abiertos que se celebraban bajo magníficas encinas. Sería maravilloso que alguien investigara eso y nos proporcionara bellotas de esos Árboles de la Libertad y la Soberanía Popular Castellana. Como bagaudas del siglo XXI que somos, en tanto que revolucionarios holísticos, tenemos que unir el combate por la libertad por el combate por la naturaleza.

Ya lo dije hace tiempo, en un lema, "Árboles, niños y concejo abierto". Si, niños también, pues la crisis demográfica amenaza con destruirlo todo, como expongo en mi libro "Erótica creadora de vida".

                                 Inundaciones en Cataluña

Después de las del País Valenciano y Murcia, las de Cataluña, también con una decena de muertos. Han sido casi totalmente arrasados los bosques litorales para expandir la agricultura, instituir urbanizaciones, colocar campos de golf, etc. y esos son los resultados. Los ecologistas de moqueta y pancarta, los de Bruselas, que jamás están sobre el terreno, muy majos ellos, callan. Claro, ¿qué van a decir? Sin reforestar el Levante, de Granada a los Pirineos, casi cada otoño habrá ya inundaciones catastróficas. Los idiotas que todo lo resuelven acudiendo a los robots, que nos digan por favor cómo va a ser la milagrosa intervención de esos chisme en este tremendo asunto, que además de matar personas ocasionan unos daños descomunales, mucho mayores de lo que dicen los "prudentes" balances oficiales. O se reforesta o nada. Ciertamente, eso no es solución a corto plazo, pero sí en 15 o 20 años, y lo será sólo si se ponen millones y millones de bellotas (y de otras semillas), asunto que demanda una movilización popular de ciento de miles de personas. Así pues, manos a la obra. Allí cuentan mucho especies como el algarrobo, bien adaptado, cuyas vainas son comestibles (pueden ser muy dulces, una golosina), pero de eso hablaremos en otra ocasión

                          No olvidéis los arbustos y el sotobosque

De manera natural, un bosque tiene cuatro niveles: árboles, arbustos, hierbas y tubérculos. Octubre es ideal para recolectar semillas de, por ejemplo, endrinas, o escaramujos, o majuelos, o cualquier otro arbusto de los habituales en Iberia. Hay que reconstruir el bosque en su real complejidad. En consecuencia, coged también, junto con las bellotas, esas frutillas. Con las endrinas, además, podéis hacer pacharán. Me regalaron un frasco de ellas en Guipúzcoa hace una semana y ya las he puesto en una botella con anís de Chinchón, en dos meses daré un alegre tiento al licor resultante. Se pueden recolectar para comerlas (están muy ricas cuando han madurado bien), para macerarlas en aguardientes y para sembrarlas. Eso sí, estad seguros de que sean endrinas y no alguna especie tóxica de similar apariencia... También conviene coger bellotas para nuestra alimentación, incluso para cocinarlas y panificarlas, como expone el libro "Manual de cocina bellotera" de César Lema, con prólogo mío.


Necesitamos textos, videos, actos públicos y materiales para los cuatro meses de la campaña del PROYECTO ARRRENDAJO

Las bellotas nos ocuparán noviembre, diciembre, enero y febrero, y necesitamos que no decaiga la atención en esos 120 días. Por tanto, os animo a producir artículos, videos, estudios, charlas, etc., y a aparecer en todos los medios de comunicación que lo permitan. Sé que algunos de vosotros y vosotras llevan adelante proyectos de reforestación muy interesantes desde hace tiempo, os pido que los publicitéis más, mucho más. Os animo a visitaros los unos a los otros, a conocer lo que están haciendo los demás, para aprender. Pensad que este año es el primero, y que el que viene llegaremos aún más lejos, impulsados por nuestro amor ilimitado hacia los árboles, hacia las aguas, hacia la energía y la belleza de la naturaleza, hacia la vida. Sí: ¡el año que viene más, mucho más! Y este año, ¡todo lo que podamos!


                                  29 de Octubre de 2019


lunes, 28 de octubre de 2019

PONENCIA: EL GOLPE FINAL AL ORDEN ROMANO EN EUROPA: LA REVOLUCIÓN BAGAUDA EN VASCONIA EN EL SIGLO V, CONFORME A LO EXPUESTO POR SALVIANO DE MARSELLA

Félix Rodrigo Mora

Ponencia presentada en la Jornada, organizada por Biltzarre Burujabetzarako Ekimenen Bilgunea Historiazaleok, en Ziordi (Navarra), el 19 de Octubre de 2019, con el título “Erromako imperioa: Konkista eta deskonkista” (hay Video).

(IraultzaBagauda)

PRÓLOGO

Baskoien mugimendu iraultzailea V. mendearen erdialdean jazo zen, eta bagaudahispano edo euskal bagauda izenekin ezagutu izan da. Gaur egun, behar-beharrezkoa da hura ikertzea. Hamahiru urtez luzatu zen (441-454), eta epe horretan gudua egin zen, erromatarren Estatu inperialistaren eta horren alogerapeko (mertzenario) germaniarren –bisigodoen– aurka. Ebro ibaiaren inguruetan garaituak izan zirelarik, iraultzaileak Pirinietako alde malkartsu eta basotsuenetan gorde ziren, eta han hasi ziren eratzen:gaur egungo euskal gizartearen oinarria, milurte eta erdi iraun duena. Tamalez, gizarte hori gaur egun arriskutan da, epe laburrera baliteke-eta desagertzea.
Herri batek libre behar badu, gehienik behar du “izaitea”, eta horrekin irautea. Eta hain justu ere horiexei egiten zaie azpilana, hau da, euskaldunen herriaren “izaiteari” eta iraupenari.
Beraz, iraganean euskaldunek gauzatutako lorpen bikainak balio izan behar digute: geure euskaldun izaiteaz harro egoteko, eta baita munduari zein Europari ekarpen erabakigarriak egin dizkion herriko pate izateaz pozik egoteko ere. Iraultza bagaudaren beraren funtsezkoena amaitu ostean, berrikuntza aldi bat hasi zen, Mendebalde osoa irauli eta aurrerabidean ipiniko zuena eta Goi Erdi Aroa deritzona.
Euren historia ez ezagutzearekin ere desagerrarazten dira herriak. Herrietan euretan, bultzatu eta sustatuaz gorrotoa eta lotsa izaite propioaz, eta, halaber, errudun sentitzea. Horixe berori ikus genezake egunero Euskal Herrian, zeren bada borondate gaiztorik euskaldunakagerrarazteko: makurkeriazko, matxista. homofobo, islamofobo, izadi-hondatzaile, kontsumista, Ameriketan inperialista, etab. Horrexek markatzen du ezereztatzetik genozidiora daroan bidea.
Bruselak, Madrilek, Gasteizek-eta finantzatutako hiperkritikoek dioten bezain maltzurra bada euskaldunen herria; orduan, bada, egoki da depresioari bide egitea, seme-alabarik ez izatea, ardura oro bertan behera lagatzea, eta bai hondamendia gauzatzen laguntzea ere. Alabaina ez: euskal jatorriek, euskal abizenek eta euskal geneek izan behar dute etorkizun oparorik, eta, halaber, euskarak eta bere kulturak, zeinaren kausa eta ondorioa baita hizkuntza.
Halatan, bada, iraultza bagaudaz eta horrek Europa eta Munduarentzat izan zituen ondorio bikainez nik egindako lana: historiografikoa izatez gain, euskaldunen herriaren aurka egiten ari diren genozidioa eteteko eta gainditzeko ekarpen apal bat da. Zital faxistak ez dira nagusituko. Arego dena: egiten ari direnarengatik epaituak eta zigortuak izango dira, ohiturazko euskal zuzenbideren edo zuzenbide natural unibertsalaren arabera. Genozida izanik (herri oso baten hiltzaile) inor ezin da libratu zigorrik gabe.

CASTELLANO:

Los debates académicos sobre la Alta Edad Media, que comienza con la deposición del emperador Rómulo Augústulo, en el año 476, continúan atrapados en bizantinismos y politiquerías, sin entrar en las cuestiones decisivas[1]. ¿Cuáles son éstas? Me referiré a dos.
Una es la diferencia en las trayectorias históricas del Oeste y el Este de Europa es un asunto determinante, la esclavitud. Rusia, continuadora en lo estructural, económico y cultural, del Imperio Romano de Oriente, promulga un texto jurídico sobre la abolición de la servidumbre (esto es, la esclavitud en la Antigüedad) en el año 1861. Eso significa que en Rusia (y en todo el mundo bizantino) hubo una persistencia esencial desde el imperio romano hasta el siglo XIX. Y, ¿qué sucedió en Occidente?, ¿cuándo se abolió la servidumbre, o esclavitud, en él, y cómo? Esto lleva al meollo del programa emancipador con que los bagaudas vascones se alzaron en revolución. Los profesores no pueden, por motivos vilmente políticos, admitir la verdad, que tal abolición se realizó en la Alta Edad Media[2]. Ello es, además y sobre todo, parte de un asunto mucho más decisivo, edificar una sociedad de la libertad.



[1] Una muestra de ello es “Señores, siervos y vasallos en la Alta Edad Media”, XXVIII Semana de Estudios Medievales, Estella 2001. Esta deficiente obra ni tan sólo recoge lo positivo de un libro ya veterano, “La Libération Médiévale”, Pierre Dockès 1979, que no es mucho pero al menos plantea el problema, ¿por qué, cómo y cuándo desapareció en Occidente el régimen esclavista, caso único en la historia de la humanidad? El motivo por el cual la dudosa sapiencia profesoral sigue embrollando las mentes con fantasmagóricas entelequias, como “feudalismo”, “servidumbre” y otras, es más político que epistemológico. Puesto que el actual orden europeo surge de la (anti)revolución francesa y de las (anti)revoluciones liberales, que se realizan contra lo que sobrevivía de la revolución popular altomedieval, está obligado a ningunear y calumniar a aquélla. Pero hay más, ¿para cuándo una historia popular y de lo popular, en vez de una tediosa logomaquia sobre reyes, princesas, señores, obispos, pedantócratas y batallas? Una crítica de las “revoluciones” liberales se halla en mi libro “La democracia y el triunfo del Estado”.
[2] Tal acontecimiento no tiene lugar al modo de las emancipaciones institucionales de esclavos del siglo XIX, en Rusia, América, etc., con una alta autoridad dictando una ley estatal de abolición. Eso está en contradicción con la revolución altomedieval, que opera en el plano local, sin Estado. Por tanto, es cada comunidad municipal  la que debate, decide y realiza, o no, la emancipación de los siervos. Por eso existen diversas cartas de población y fueros municipales que lo recogen. El carácter antiesclavista radical de los bagaudas lo expone un cronista menor de la época, Rutilio Namaciano, que les presenta, malévolamente, haciendo que los grandes propietarios esclavistas estatales fueran reducidos por aquéllos a “esclavos de sus propios esclavos”.


viernes, 27 de septiembre de 2019

El PROYECTO ARRENDAJO




El PROYECTO ARRENDAJO
Surge del amor a los árboles de una grupo de amigos desolados ante el panorama predesértico de nuestra Iberia. Al tener como elemento motor el amor es constructivo y creador, fecundante y productor de vida.

Es popular, horizontal y autoconstruido. No tiene centro ni dirección. Cualquier puede hacer o decir o editar un texto o un video en él o para él. Y cualquiera puede aceptar o rechazar lo que se diga por otro u otros, o mitad y mitad. Su sustento es la libertad de conciencia y la libertad de expresión. Y sobre todo de acción porque, si los arrendajos no piden permiso para esconder sus bellotas en tierra, suponemos que tampoco habrá problemas para miles de personas tomen cartas en este asunto y actúen como diseminadores de bellotas, como arrendajos.

Quienes lo hemos lanzado somos sólo iniciadores. No directores. Hay quienes saben mucho más que nosotros y tiene bastante más experiencia, por tanto, a ellos les corresponde aportar. Otros se limitarán a recolectar y sembrar, solos o en grupo. Así lo hacen los arrendajos.

Se trata, como hemos dicho, de recolectar y diseminar 1.000.000 de kilos de bellotas de los cinco quercus de la Península Ibérica (robles, quejigos, encinas, alcornoques y coscojas), logrando que 100.000 personas acopien cada una 10 kilos y luego los siembre en lugares deforestados, igual que hace el arrendajo, nuestro idolatrado pájaro forestador.

Este año no conseguiremos, probablemente, esa meta, pero el que viene, sí, o el otro, o el otro, o… Somos combativos, somos fuertes, somos voluntariosos, y lo lograremos.

Las fechas de maduración de las bellotas, cogida y siembra se sitúan entre finales de octubre y principios de marzo. Cuatro meses o un poco más. Pero varían tales fechas según los territorios, la altitud, etc.

La clave es la acción individual, y conviene actuar sin esperar a otros ni a que se forme un grupo, ni a que nadie diga “¡adelante!”. Se trata de que cada persona, imbuida de amor puro y desinteresado por la naturaleza y por sus semejantes, destine su tiempo a: 1) informarse de todo el procedimiento y el proceso, 2) planear lo que va a hacer, 3) recoger bellotas y hojas de adelfa, 4) empuñar una azada o un palo, una mochila o saco de tela con las bellotas, una bolsa de papel con la adelfa triturada y lanzarse a hacer hoyos y a poner dos o tres bellotas (tres en suelos muy degradados y con escasas precipitaciones, dos en donde las condiciones edafoclimáticas sean más benignas) en cada uno, durante semanas. En su barrio, en su pueblo, en el de al lado, donde mejor le parezca.

Aún no es el momento de hacer eso. Falta más de un mes. Pero sí es el momento de dar a conocer el PROYECTO ARRENDAJO,  aportando la información y explicaciones necesarias, y animando a más y más personas, colectivos y grupos humanos a que se sumen a él. En este momento nos encontramos, dando la batalla en la calle y en las redes sociales.

         Nuestro criterio es pasar, acabada la campaña de los quercus, a otros árboles. Por ejemplo, las sabinas, los castaños, los tejos, las hayas. O, mejor aún, los abedules. O bien los tilos. Sin ignorar un árbol que suele acompañar a las encinas, el madroño, de frutos deliciosos. Tenemos que llegar a ser un movimiento de gentes enamoradas de los árboles y los bosques que realizan su amor sirviéndolos esforzadamente, y que expande su estado de ánimo y sus quehaceres por todo el cuerpo social.

         Al final de la campaña, podemos organizar una Quedada. Para marzo. Con el fin de fijar nuevas metas y preparar la campaña de los quercus de 2020-2021.
Los contactos en:

Asociación del Común,  asocdelcomun@gmail.com
FB, “Proyecto arrendajo”
Grupo Iberico de Whatsapp. 697886703

lunes, 23 de septiembre de 2019

LA GRAN PATRONAL NOS ESTÁ EXTERMINANDO



Félix Rodrigo Mora


Nota Previa. Antes, o después, o al mismo tiempo, de leer el artículo que sigue sugiero se estudie mi libro “Erótica creadora de vida. Propuestas ante la crisis demográfica”, 246 páginas, 14 euros, Potlatch Ediciones.

Lo cuento como me lo cuentan. En una empresa del Ibex 35 una jefa abronca ferozmente, ante otros trabajadores, a una empleada por haberse quedado embarazada. Uno de los compañeros de la agredida sale en su defensa y los resultados son los que siguen: la futura madre es despedida, naturalmente con otro pretexto (hay una ley que “prohíbe (sic, ¡jajaja!)” despedir a mujeres por embarazarse…), y al compañero varón que, valerosamente, se ha solidarizado con ella no se le renueva el contrato, al caducar unos días después.

Acuden a los sindicatos, a UGT, y les mandan a la una y al otro a freír espárragos. Se comprende, dado que este sindicato neo-vertical, neo-falangista por tanto, farfolla un día sí y otro también que el destino de las mujeres es el trabajo asalariado hasta la extenuación y la depresión, hasta la locura y el suicidio, pero no la maternidad, jamás. Y lo proclaman las liberadas y los liberados de dicho sindicato, unos avezados pícaros y gandules que no trabajan desde hace decenios. Todo ello sucede en setiembre de 2019 en Madrid.

En otra empresa, también grande aunque no del Ibex 35, cada cierto tiempo uno de los jefecillos se dirige al personal femenino joven para decirles, “¡Cuidado con lo que hacéis, ya sabéis a que me refiero!, ¡la que “pinche” va a la calle sí o sí”. Al parecer, es función de ese cabestro realizar tal advertencia, a grito pelado una vez cada dos semanas. Se rumorea que con ello consigue un sustancioso sobresueldo. Todas las mujeres de dicha compañía entienden lo que se les está diciendo, perfectamente. Esto sucedió en mayo de 2018, en Gipuzkoa.

Mientras, el número real (no la falsificación del INE, por orden del gobierno feminazi del PSOE) de hijos por mujer sigue cayendo, estando ya, en el otoño de 2019, probablemente por debajo de un hijo por fémina. Algo catastrófico, salvo para los racistas antiblancos, que desean exterminar a la raza blanca para imponer la hegemonía de la nueva “raza superior”, la negra africana, y los neo-negreros, que se están haciendo de oro trayendo emigrantes. Tal práctica está aniquilando a los pueblos europeos, que desaparecerán en dos generaciones. Eso es un crimen contra la humanidad, el peor genocidio de los últimos dos siglos en todo el planeta. Quienes lo están perpetrando, y quienes los defienden y justifican, todo el feminazismo, todo el feminismo de Estado y la gran mayoría del feminismo[1], además de toda la izquierda fascista, deben ser derrotadas en la calle a través del combate y llevadas ante Tribunales Populares de Justicia.

Los escépticos arguyen que los arriba citados son “casos aislados”. Pero tales escépticos, más que otra cosa, se manifiestan como unos bien-adoctrinados, siempre al lado del poder constituido. Veámoslo. En la India son docenas de miles, y quizá cientos de miles (no hay estadísticas fiables), las mujeres que se extirpan el útero cada año, para hacerse contratar y para que luego sus empleos fabriles sean estables, al advertir con ello a los empresarios que nunca se embarazarán[2]. Ciertamente, el capitalista, aquí y allí, desea que sus empleadas dediquen todas sus energías, tiempo y emociones a la empresa, a la producción, para lograr máximas ganancias. Por tanto, no desea embarazos entre sus empleadas, porque estos acarrean descensos notables de la eficiencia laboral en aquéllas que los “padecen”[3].

Por tanto, el sistema estatal-capitalista, con su obsesión por los rendimientos y los beneficios, hace muy indeseable que las féminas trabajadoras sean madres. Es algo estructural, que está en la esencia misma del orden salarial, y que se impone a las mujeres, saltando por encima de los deseos de éstas que, como es natural, no cuentan para los empresarios. El capitalista sólo tiene en consideración dos factores: 1) la productividad del trabajo, 2) los beneficios monetarios.

De todo ello se deduce que no pueden ser “casos aislados”. Si no se conoce que son algo que afecta a cientos de miles de mujeres de nuestro país es porque los medios de comunicación, entidades empresariales ellos mismos y dependientes de la gran banca y el Estado, ocultan la verdad en esta materia. Sucede masivamente pero no se saca en los telediarios. No es noticiable. Está prohibido hacerlo y los muy escasos periodistas que se atreven arruinan su carrera profesional, pues con los beneficios y el dinero de los empresarios no se juega…

Así pues, insisto, no pueden ser casos aislados sino generales, no son la excepción sino la norma. ¿Cuántos al año? Podemos admitir que por cada tres nacidos hay un no-nacido porque los empresarios, es decir, los tiranos de las empresas, que poseen un poder omnímodo sobre sus empleadas, un poder que es del todo intolerable, impiden y prohíbe a éstas que se embaracen. En total serían unos 150.000 no-nacidos sólo por ese motivo. Una cifra aterradora. Una parte de ellos porque las féminas no se atreven a embarazarse y otra parte porque cuando eso sucede son forzadas por sus empleadores a abortar. Si tal monto fuera de nacidos, nuestra desesperada situación demográfica resultaría radicalmente mejorada, aunque no del todo normalizada.

Llama la atención que los testimonios conocidos muestran que son las mujeres empresarias y las mujeres con cargos directivos las más agresivas contra las féminas a sus órdenes, en lo de la preñez y en todo. Eso manifiesta que hoy el principal enemigo de las mujeres son, en muchas ocasiones, otras mujeres, no los varones.

El Estado, ¿qué hace? Pues es el primer interesado en que las desventuradas féminas trabajadoras rindan en las empresas y produzcan ganancias, para que crezcan sus ingresos fiscales, para que los tributos percibidos por él se incrementen. Así pues, mientras por un lado promulga leyes demagógicas, embusteras hasta lo indecible, que “prohíben” los despidos en caso de embarazo, por otro alienta frenéticamente tales despidos. Obviamente, ningún empresario es tan memo como para echar a la calle a sus empleadas haciendo constar que lo realiza por embarazarse aquéllas, pues tiene docenas de pretextos para hacerlo sin que conste en ningún lugar la verdadera causa…

¿Qué hace la derecha? Nada, aceptar de muy buena gana las cosas como están. ¿Qué hace la iglesia? Lo mismo o peor. En abstracto “condena” el aborto, en concreto lo acepta de facto y lo promueve, en su versión de aborto forzoso y obligatorio impuesto por la clase empresarial. Así de hipócrita y miserable es el clero, y lo mismo la derecha, otrora meapilas. ¿Qué hace el ejército, guardián de las esencias patrias, adalid de la raza española y blablablá? El ejército es el principal promotor y organizador de la sustitución étnica, de la limpieza racial en nuestro país, el que planifica entre bastidores toda la política de genocidio y exterminio en curso, valiéndose de esos sórdidos títeres suyos que son la izquierda y el feminismo. No se puede olvidar que actúa lo mismo que la patronal, reclutando emigrantes, si son musulmanes mejor (a estos, al parecer, les financia la peregrinación a la Meca[4]), que constituyen ya el 40% de la tropa. Lo hace porque son mucho más obedientes que los aborígenes, y mucho más leales a sus amos. Se conduce, como era de esperar, igual que su idolatrado Francisco Franco, quien ganó la guerra en 1939 gracias a las tropas moras, musulmanas, y mantuvo a la Guardia Mora, musulmana, como su policía particular principal hasta el año 1956[5].

El ejército español es tan patriota, tanto y tanto y tantísimo, que está edificando lo que algunos han denominado “una España sin españoles”…

Hoy, la situación ha llegado tan lejos que ya no basta con la palabra. A la despiadada cuadrilla fascista-marxista-empresarial-estatal-feminista, que es genocida y exterminacionista, hay que vencerla por el combate. Y luego juzgarla en Tribunales Populares.

Añadido. Sugiero que, en relación con estas materias, se visionen mis videos, editados en el Canal mío de YouTube, “¿Por qué están exterminando a los pueblos europeos?”, “Crisis de nacimientos y genocidio programado. Hacia un programa revolucionario de acción natalista”, “Abusos contra las mujeres en las empresas”, “Represión institucional del Eros heterosexual y aniquilación de los pueblos europeos”, “Necesitamos un debate libre sobre natalidad y emigración”.


[1] Leo en el libro de Casilda Rodrigáñez “Pariremos con placer” que “la verdadera maternidad no es esclavitud, ni carga ni enfermedad, sino una opción gozosa de desarrollo de nuestra sexualidad y de nuestras vidas”. A esto replican furiosamente las neo-nazis feministas con un torrente de insultos y agresiones, a fin de justificar las enormes sumas de dinero que les entrega la gran patronal capitalista para disuadir,  por el adoctrinamiento y el terror, a las mujeres de ser madres. Son tan monstruosas que se atreven a tildar a tal frase de “machista” y “patriarcal”, ellas que por rotundamente fascistas son hiper-machistas y neo-patriarcales. El feminismo maternalista, empero, del que Casilda es la portavoz más conocida y respetada, no puede mantener más tiempo su silencio ante los problemas, gravísimos, de la hora presente: tiene que aceptar el reto y bajar a la arena  y combatir.

[2] En Europa, otras tantas mujeres se hace la ligadura de trompas o se autoimponen ser lesbianas, lo que se apresuran a hacer constar en el lugar más visible de sus demandas de empleo. Eso explica, también, el paso masivo de mujeres, perfectamente hetero, al lesbianismo. Que las lesbianas no denuncien esta demencia muestra hasta qué punto están al servicio del poder constituido y se han fascistizado en masa. ¿Cuántas lo hacen, presumiblemente, cuántas mujeres se mutilan tan atrozmente? Es imposible saberlo, no hay ningún estudio ni lo habrá, es tabú, lo prohíbe el régimen semi-fascista español. Pero por lo que parece son cientos de miles ya, y crecen a velocidad de vértigo…

[3] Eso explica que la gran patronal española exige imperiosamente más y más emigrantes, para que las mujeres nativas se concentren exclusivamente en hacer más y más ricos a los perversos multimillonarios y plutócratas de la clase empresarial. Por ejemplo, Iñaki Garcinuño, presidente de la Patronal Vizcaína, en mayo de 2019 declaró que se necesitan “más inmigrantes”, hasta un total de 300.000 anuales. Es decir, se ha formado ya el bloque pro-inmigración, en el que van del brazo la izquierda fascista, el feminazismo, la patronal, la Iglesia, el ejército, la intelectualidad progresista, los abertzales vascos, los “indepes” catalanes y, por supuesto, la Unión Europea. Su jefa, la neo-nazi Ángela Merkel, que es la dueña efectiva de Europa, hizo saber al mundo, también en mayo de 2019, que “el futuro de Alemania depende de la emigración”. Véase qué nivel alcanza en ella el racismo: de la emigración, no de la población nativa alemana, arguye que depende su país... de donde se deduce que ésta ha de ser exterminada, que es lo que está haciéndose.
[4] Ello es a imitación de lo que hizo Franco, que fletaba lujosos barcos de pasajeros, en algún caso cedidos por la Alemania nazi, para llevar cómodamente, en lo que eran verdaderos cruceros de placer, a miles y miles de musulmanes a la Meca. Mientras los aborígenes de los pueblos de Iberia pasaban hambre y calamidades en la postguerra, a los musulmanes de Marruecos no les faltaba de nada. Los datos en mi libro “Investigación sobre la II república española, 1931-1936”.

[5] Así pues, ¿a quién quieren engañar los obtusos neo-franquistas de Vox? Emitiendo embuste tras embuste y trola tras trola, este engendro de los servicios de contrainsurgencia del ejército y de los desvelos del CNI, quiere hacer creer a la población, que ya no soporta mucho más su exterminio programado, que está “en contra de la emigración”. Luego resulta que no, que no está, que sólo de la ilegal, como todos… Y que se sitúa “en contra del islam”. Pero si Franco era un pro-islam entusiasta, aunque no tanto como Hitler y la gran mayoría de los jerarcas nazis, ¿cómo es posible que estos necios, que peroran a favor, nada menos, de los tercios de Flandes, se opongan a él? Y así en toda su política, un calco de la del fascio-progresismo y el fascio-feminismo. Porque quien más ha financiado y apoyado al feminazismo en los últimos 8 años no ha sido la izquierda sino la derecha, el PP en el gobierno con Mariano Rajoy. Y ahora le corresponde a Vox hacer eso mismo, aunque desde la oposición.