Follow by Email

viernes, 6 de enero de 2012

“ANTIIMPERIALISMO” Y ANTIIMPERIALISMO. LOS CASOS DE SIRIA E IRÁN



         En el momento de escribir estas líneas el número de personas asesinadas en Siria por el régimen ¿antiimperialista? de Bachar el Asad es de unas seis mil, desde marzo de 2011, cuando comenzaron las grandes manifestaciones populares. Pero, teniendo en cuenta, que aquél es anti-occidental, al ser un aliado del régimen fascista islámico de Irán, parece que hay ciertos “antiimperialistas” que le dan respaldo y muchísimos más que callan, pues sus absurdos planteamientos les han colocado en una situación sin salida, es más, les están poniendo en evidencia.
         Si todo lo que se oponga, o parezca oponerse, al imperialismo estadounidense es apoyable, por atroz y terrible que sea su naturaleza y ejecutoria, estamos obligados a, por ejemplo, dar respaldo a la Alemania nazi, que combatió a EEUU desde 1941 a 1945. También a la Italia fascista, que lo hizo en fechas similares. Esto es, cualquiera que por las razones que sean se enfrente a esa gran potencia recibirá el respaldo de las y los profesionales de “la liberación de los pueblos”. Esto es penoso para los pueblos, por supuesto, pero excelente para el imperialismo USA, al quedar sus enemigos identificados con los peores dictadores y genocidas.
         Ello significa, lisa y llanamente, hacerse portavoces a escala planetaria de, a menudo, las peores formas de reacción, patriarcado, capitalismo, dictadura estatal, despotismo clerical y fascismo. Y es, asimismo, quedar a merced de cualquier demagogo que, aupado a una tribuna, perore contra Occidente proponiendo cosas mucho más reaccionarias y mucho peores que las occidentales, lo que sucede todos los días. Chomsky, por ejemplo, eso (y otras muchas bellaquerías) lo hace de maravilla.
         En Siria es verdad que las manifestaciones populares, en su sentido político, no son trigo limpio, como no lo fueron las de la ”primavera árabe”  tan imprudentemente loada hace sólo unos meses por los “antiimperialistas” de oficio como hoy súbitamente olvidadas, sin que los entusiastas de la cosa, como hacen siempre, se hayan molestado en dar explicaciones. En Siria hay, en el seno del movimiento popular, una fuerte posición alentada, cuando no directamente financiada, por EEUU y sus aliados más firmes y estables (entre ellos dos países musulmanes claves, Turquía y Arabia Saudí), pero también una sana y sincera voluntad popular de librar al país de la feroz dictadura de la minoría que hoy controla el gobierno.
         En consecuencia, hay que apoyar no al “antiimperialismo” sangriento y ultraopresivo de Bachar el Asad y sus verdugos, ni a aquellas facciones que se manifiestan en la calle para ganarse los muy piadosos subsidios que les otorga Arabia Saudí, siempre generosa en la distribución del dinero que gana con el petróleo, o la bendición del islamismo “democrático” (parlamentarista) de Turquía, o simplemente los dólares del Tío Sam, sino al pueblo que de un modo u otro, con más o menos claridad y consecuencia, lucha por la libertad.
         Hay, por tanto, tres fuerzas enfrentadas entre sí dentro de Siria, y no dos. Una vez derrocado el actual régimen, lo que sucederá seguramente, quedarán dos, y si el pueblo no se espabila será sometido a nuevas formas de opresión. Igual que en Túnez y Egipto, donde la alianza entre el ejército y el islamismo político, a las órdenes del gran capital local y del imperialismo occidental, ha frustrado las esperanzas populares. Por cierto, quienes dijeron que el islam era “antiimperialista” por “antioccidental”, (¿Arabia Saudí también?, ¿Turquía también?), ¿cómo explican lo que ésta sucediendo en esos países?
         Similar es el caso de Irán. Para empezar el régimen fascista de los clérigos islámicos llegó al poder en 1979 con el apoyo entusiasta de EEUU, que tenía dos buenos motivos, al menos, para ello, 1) arrasar a sangre y fuego la revolución popular en marcha en esa fecha, tras la caída del régimen anterior; 2) detener la expansión de la Unión Soviética en la zona. Eso lo hizo a la perfección, especialmente el punto uno, para lo cual mató a una enorme cantidad de gente popular, y también de integrantes de grupos y partidos izquierdistas, desde comunistas pro-soviéticos a tercermundistas y guevaristas.
         A continuación se enfrentó con EEUU, entonces en un momento de notable debilidad estratégica, tras su derrota en Vietnam en 1975. Lo hizo porque la clerigalla islámica es meramente la voz del gran capital estatal-privado iraní que había engordado muchísimo con la venta de petróleo (es curioso que una buena parte del “antiimperialismo” de pacotilla de hoy día se dé en países productores de crudo). Se había producido previamente una acumulación de capital tal que llevó a los poderes económicos y políticos de Irán a atreverse a echar un pulso a Occidente, en un contexto de enfrentamiento atroz con la potencia islámica rival en la zona, Arabia Saudí, que sigue clamando por arrasar a sangre y fuego el régimen de los ayatolás, y que es el más firme aliado de EEUU a la vez que el bastión del islam más ortodoxo.
         Irán hoy está en una situación delicada, su régimen. Dadas las muchísimas atrocidades que han realizado los clérigos islámicos iraníes (sólo recordaré dos, la lapidación habitual de mujeres y el ahorcamiento masivo de homosexuales), cuyo despotismo y perversidad no tiene límites, se encuentra enfrentado a todo el pueblo, que se ha venido manifestando en la calle con particular vigor en los últimos años. Para salir del paso ha ideado dos estrategias de legitimación. Una es dar “apoyo” a la causa palestina contra el Estado sionista, recurso recurrente de todos los tiranos de los países árabes. La otra es “desafiar” a EEUU con la cuestión de la energía nuclear, los misiles y las maniobras militares navales. En ello no hay nada novedoso, todos los regímenes de la historia, cuando se hallan sin base de masas, recurren a esas artimañas.
         Y en eso estamos por el momento. Lo decisivo es comprender que el conflicto Irán-EEUU no es entre buenos y malos, dado que los dos son malos. Hay, por tanto, que denunciar a ambos, poniendo en evidencia lo pérfido de sus intenciones, con el deseo de que el pueblo de Irán logre librarse de los unos y los otros.
         Todo esto ha de situarse en el marco más amplio del conflicto global USA-China, pues esta última, y Rusia también, dan respaldo al totalitario régimen de Irán y al criminal gobierno sirio, con el fin de desgastar a su rival. Esto embrolla aún más las cosas.

1 comentario:

  1. Siria estaba antes de las primeras manifestaciones, como cualquier dictadura europea, con un pueblo dormido y sumiso, y no es lógico que ese rentable estado de "paz" se vea alterado por matanzas, porque haya algunas manifestaciones. Siria a pasado de la cómoda actividad represiva leve (la que es común a todos los países "pacíficos") a una actividad represiva que desgasta seriamente la legitimidad de su Estado, y el motivo no pueden ser unas "simples manifestaciones".

    Más bien yo pienso que la OTAN ha entrado en Siria A SACO, como hizo en Libia, como parte de un plan de desgaste de China.

    Concuerdo en que hay 3 bandos pero en mi opinión el pueblo debiera distanciarse claramente del bando que sirve a las potencias extranjeras, ya que hemos visto de lo que son capaces, con sus mercenarios de Al Qaeda.

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.