Follow by Email

miércoles, 12 de diciembre de 2018

La nueva estafa: Vox

Las recientes elecciones autonómicas de Andalucía han supuesto el lanzamiento de un nuevo producto institucional-mercadotécnico llamado Vox. Este grupo político, que como todos los demás forma parte del sistema estatal-capitalista contrario a la libertad y lo humano en general, ha conseguido casi 400.000 votos, que se traducen en doce escaños o el 11% de la representación en el parlamento andaluz.

Su condición de partido político, además de sus propuestas[1], le convierte en fiel custodio de la Constitución española de 1978, a la vez que firme defensor del aparato de poder vigente. Por tanto, Vox respalda la legislación principal que sostiene el régimen tiránico y explotador que padecemos, sin que ninguna de sus proposiciones pongan en duda dicho régimen ni un ápice, sino más bien al contrario, lo que pretende es reforzarlo.

Al estilo de Trump, Bolsonaro, Le Pen o Beppe Grillo, el líder de Vox, Santiago Abascal, pretende abanderar un cambio reformador, cuando, como es obvio, en ningún caso será positivo. Si bien, todos ellos han sido tildados de “ultraderecha”, y concretamente en el caso de Abascal porque parece criticar la inmigración, el feminismo y el nacionalismo catalán o el “procés”. Sin embargo, aquel calificativo u otros similares son utilizados por los mercaderes de la palabra a fin de enfrentar al pueblo, dividiéndolo en derecha/izquierda, al tiempo que para ocultar las crisis sociales y personales que están ocurriendo.

A pesar de que no se pueda demostrar, es evidente que el ascenso de Vox ha sido dirigido desde los aparatos y agencias de inteligencia del Estado, verbigracia el CNI. Los graves problemas sociales y económicos que padecemos están causando una gran tensión a todos los niveles[2], especialmente entre la gente más desfavorecida, por lo que, ante la caída en confianza y prestigio de PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos, los estrategas políticos del Estado han decidido lanzar la alternativa de Vox para que contenga y absorba el descontento social. De hecho, Vox apoya firmemente todas las elitistas instituciones estatales, en especial a las Fuerzas Armadas, el aparato de poder más importante de lo que llaman España. Es más, entre sus principales gerifaltes encontramos a varios ex militares, como Javier Ortega Smith, Jorge Buxadé, Víctor González y Luz Belinda Rodríguez. En consecuencia, ninguna de sus acciones políticas reales irá nunca en contra de las estrategias e intereses del aparato castrense, que al fin y al cabo son los del Estado.

Esta circunstancia la comparte con la anterior estafa política, Podemos, el cual ya ha demostrado su entendimiento y apoyo a las Fuerzas Armadas, igual que al resto de élites del sistema. Sin ir más lejos, unos de sus jefes, José Julio Rodríguez Fernández, ocupó el cargo militar más importante de este país antes de ayudar a crear dicho partido de la nada.

Otra similitud entre Vox y Podemos es que ambos han sido propulsados desde Intereconomía, pues Pablo Iglesias comenzó su carrera mediática en esta cadena de televisión. Como es lógico, debido al desenmascaramiento de Podemos y sus principales figuras como valedores de los poderhabientes, su fracaso histórico en las elecciones andaluzas es solo el principio del fin de esta formación política.

Es bien conocido que La Sexta ha sido la cadena que más ha abanderado a Podemos; en cambio, ahora está ofreciendo gran cantidad de tiempo televisivo y todo tipo de propaganda para hablar de Vox, lo que demuestra que desde las alturas le quieren impulsar a toda costa[3].

El nuevo partido estrella fue fundado por políticos profesionales como Alejo Vidal-Cuadras, Ignacio Camuñas Solís o José Luis González Quirós, tres personajes con carreras bien remuneradas  a costa de los contribuyentes, y con cargos políticos de peso en diversos partidos conservadores. No obstante, el mismo Santiago Abascal Conde militó durante 17 años en el Partido Popular, como su padre, Santiago Abascal Escuza, quien estuvo relacionado con la trama Gürtel[4] y además fue candidato a lehendakari por Vox.

En el plano económico Vox es tan populista como cualquier otro. Sus propuestas son irrisibles: bajar impuestos por doquier, aumentar las ayudas y mejorar las pensiones; cuando la deuda pública española marcó en septiembre un nuevo máximo histórico al alcanzar los 1,174 billones de euros y el número de parados ya sobrepasa los 3,25 millones. Asimismo, tanto la guerra comercial de EEUU y China como el aumento de la deuda a nivel mundial apuntan a una crisis económica en un futuro no muy lejano que seguirá empeorando las condiciones de existencia de la mayoría. Es decir, subirán los impuestos, bajarán las prestaciones del Estado y la explotación capitalista de la mano de obra y la naturaleza se incrementará. Quienes se dejen engañar por las promesas irrealistas del nuevo mercachifle vendehúmos, o sea Vox, mostrarán su irresponsabilidad e infantilismo.
De tal forma que lo preciso ahora es renovar nuestro esfuerzo por comprender la realidad que nos ha tocado vivir. Es más, debemos responsabilizarnos, junto a nuestros iguales, de nuestras vidas y futuro, rechazando con firmeza las soluciones milagrosas e infantiles como Vox.

Curiosamente la mayoría de integrantes de su Comité Ejecutivo Nacional han estudiado Economía y Finanzas, realizado másteres y/o trabajado en este sector (Mazaly Aguilar, Pablo Sáez, Víctor González, etc.). Así que, por un lado, se han desacreditado como economistas, pues sus propuestas económicas son fantasiosas, y por otro podemos comprobar que los dirigentes de los partidos políticos son personas elitistas, antes o después corruptas, y desconectadas de la gente común.

A los anteriores hay que sumar a Rodrigo Alonso, Rocío Monasterio, Iván Espinosa de los Monteros y Enrique Cabanas, quienes además son empresarios. Se debería investigar si para alguno de ellos trabajan inmigrantes, aunque de forma indirecta no hay duda que lo hacen. Para todas las personas privilegiadas como ellos que ocupan puestos directivos y de mando trabajan millones de personas en condiciones penosas, inmigrantes o no, los cuales: siembran, cosechan, crían y preparan sus alimentos; construyen, pintan, reparan y limpian sus casas; fabrican sus coches, ropas, móviles, etc.; recogen su basura, pasean sus mascotas, les cortan el pelo, les atienden cuales siervos en la hostelería, etc.

De modo que no conseguirán desvirtuar y manipular el debate sobre la inmigración, dado que ellos realmente no están en contra, y mucho menos sabiendo que ha sido una estrategia de Estado al menos desde hace 25 años, ni, por supuesto, siendo las Fuerzas Armadas su principal defensor[5].

Esa estrategia consiste en reducir la natalidad de la población autóctona, en España la tasa de natalidad se sitúa en 1,3 hijos por mujer, un dato catastrófico, con el fin de aprovechar al máximo la mano de obra femenina (al no tener hijos pueden dedicar toda su energía a la empresa), para traer trabajadores foráneos que aceptan salarios más bajos (también al venir en edad de trabajar el sistema se ahorra los gastos de crianza), y a su vez destruir la cultura e idiosincrasia de los pueblos de la península ibérica.

La demagogia e hipocresía de Vox no deben ocultar la terrible realidad, esto es, que el Estado y demás poderes fácticos han establecido un sistema opresivo de la libertad, expoliador y que cada vez más condena a sus súbditos a la pobreza. Los estados europeos, igual que el resto de los más poderosos a nivel mundial, saquean todos los recursos naturales y humanos que pueden de los países menos importantes. Esto es injusto, y solo se puede remediar con una transformación radical del sistema estatal-capitalista, tanto en los países ricos como en los pobres. Lo mismo que no se puede aceptar la explotación que sufren los inmigrantes, ni que se vean forzados a abandonar sus países de origen por guerras y demás operaciones militares-políticas, como las de las Fuerzas Armadas en Mali, Somalia, el Golfo de Guinea, Senegal, Mauritania, República Centroafricana, Túnez, etc.

Dicha estrategia sobre la migración también viene estructurada desde arriba, es decir, de instituciones internacionales y europeas como la UE o la ONU[6], así como las estrategias de ingeniería social sobre la mujer y las ideologías de género.
El feminismo de Estado, con la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género como bandera, ha conseguido con relativo éxito el enfrentamiento y distanciamiento entre hombres y mujeres, a la vez que vender el capitalismo y el trabajo asalariado como fuente de libertad en especial para las féminas. Así mismo ha logrado engatusar a muchas mujeres y algunos hombres por medio de ayudas, subvenciones, becas, etc. o simple propaganda, y hacerles creer que las instituciones pueden ser la solución a los problemas de la sociedad, de forma que el Estado ha incrementado en cierta medida sus adeptos y prestigio[7].

Ahora bien, hemos de poner fin a que las élites nos embauquen continuamente, y a que las personas del pueblo, los sin poder, se auto-engañen. En definitiva, los poderes militares, políticos, económicos, mediáticos,…españoles han lanzado a Vox para frenar el enfado popular e intentar encauzar su hartazgo por la vía institucional.

Si los últimos 200 años de Estados con constituciones liberales han supuesto ciertos avances en determinados ámbitos, hecho que, en todo caso, habría que analizar en detalle, es fácil de demostrar que, por el contrario, han significado evidentes retrocesos en otros. En especial un empeoramiento respecto a la libertad política, civil y de conciencia, la convivencia y la sociabilidad, las culturas de los distintos pueblos, y por tanto la cultura en general, la naturaleza y particularmente los bosques, y, lo más importante, la calidad, autonomía y capacidades del sujeto.

Por ello es imprescindible un cambio en la forma de organizar la sociedad, de nuestra manera de entender el mundo y a nosotros mismos. Precisamos construir una sociedad basada en el poder de abajo arriba, organizada por medio de asambleas que hagan efectiva la libertad; igual que autoconstruirnos como personas capaces de ser y vivir conforme a unos valores éticos verdaderamente humanos.

José Francisco Escribao Maenza


[1] En el siguiente enlace se recogen las propuestas del programa electoral de Vox: https://www.voxespana.es/biblioteca/espana/2018m/gal_c2d72e181103013447.pdf

[2] Por ejemplo, en Andalucía los casos de incompetencia y corrupción en el pueblo de Sedella (https://www.elmundo.es/cronica/2018/12/03/5c057855fdddff8c998b47af.html), o de problemas sociales como en Ejido o Albuñol.

[3] Solo basta echar un vistazo a la cantidad de noticias y videos relacionados con Vox en dicha cadena: https://www.lasexta.com/buscador-site/index.html?q=VOX

[5] Como dice la siguiente noticia de El País, los inmigrantes fueron más de la mitad de los reclutados en 2005, dato que muestra la vital importancia que les otorgan las Fuerzas Armadas: https://elpais.com/diario/2006/04/30/domingo/1146369154_850215.html

Asimismo, un general francés de cuatro estrellas, Christophe Gomart, admite abiertamente que dicha estrategia sobre la inmigración en Europa es real: https://www.dreuz.info/2018/10/27/general-gomart-linvasion-de-leurope-par-les-migrants-est-programmee-controlee-et-acceptee/

[6] Próximamente, en diciembre de 2018 las Naciones Unidas van a adoptar un pacto a favor de la migración regulada por los estados, llamado Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular: https://undocs.org/es/A/CONF.231/3

[7] Esto ha sido rebatido por los hechos, además de por abundante información y argumentos provenientes de multitud de sectores, sobre todo de personas comunes y a través de internet. Si bien, destacaré dos escritos: Feminicidio o autoconstrucción de la mujer de Félix Rodrigo Mora y María del Prado Esteban Diezma (http://www.felixrodrigomora.org/feminicidio-o-auto-construccion-de-la-mujer-volumen-i-recuperando-la-historia); y Juntas contra el sexismo y la opresión del Grupo de Reflexión y Apoyo Antisexista (https://josefranciscoescribanomaenza.wordpress.com/2018/03/13/juntas-contra-el-sexismo-y-la-opresion)



7 comentarios:

  1. Buenas tardes: Al señor que ha escrito este artículo, bravo. Otra versión más de la monserga "todos son iguales" y de coger el rábano por las hojas sin analizar lo que puede tener mayor interés en el auge de Vox, En primer lugar, asegura sin aportar ninguna prueba que lo ha creado el CNI.
    En segundo lugar, omite lo más significativo del fenómeno Vox. Sucede que el pueblo español (que sí; que existe, como también existe España, que no es un invento de Franco ni de las Cortes de Cádiz, ni es el Estado español ni el fantoche de los nacionalistas parasitarios vascos y catalanes que tan buena vida se dan a costa del contribuyente murciano, extremeño o andaluz, al que desprecian con un racismo que le daría vergüenza al mismo Hitler). El pueblo español, digo, está harto de la inquisición fiscal, de mentiras, de demagogia y de aguantar que insulten y humillen a su país; de la asfixiante propaganda ideológica que llueve sobre su cabeza las 24 h del día, de la repugnante ideología de género, de ser perseguido o marginado por hablar español en ciertas regiones de España, de mantener parásitos, de ser constantemente amenazado con prohibiciones (la caza, los toros, la ganadería... a ver si se despuebla del todo el campo) y con nuevos privilegios a favor de los inmigrantes africanos o para las mujeres o niñas discapacitadas en contra de los hombres o niños... El pueblo ya no puede más y buscando un partido que lo represente y ha creído encontrarlo en Vox. En Andalucía lo ha votado la gente del mundo del toro, los cazadores y muchos afectados por la ley de viogen (que son millones en el país). Nada que ver con Podemos, que defendió el comunismo más rancio desde que el marqués chavista asomó la coleta y que nunca ha atraído más que a los de su cuerda ideológica, sin conectar nunca con el pueblo llano, que no lo soporta, y menos aún con el mundo rural. Ya veremos si Vox es otra estafa más. Pero el movimiento popular (no de un grupúsculo ideológico) que está atrayendo es real, es auténtico, no es ningún invento del CNI. ¿Será que el pueblo es imbécil, iluso e infantil cuando no hace lo que Uds. dicen? Entonces, ¿en qué se diferencian Uds. de esos intelectuales a los que tanto critican, que desprecian al pueblo y se creen en posesión de la verdad que ha de salvarlo?
    Un poco más de prudencia y sentido común. Lo que haya realmente detrás de Vox se va a descubrir muy pronto.
    Para FRM: no se tome a mal estas críticas, admiro enormemente sus libros, que leo y releo con interés creciente, y espero que pueda publicar pronto su estudio sobre la Alta Edad Media. He visto casi todos su vídeos y visito a menudo este blog (le daría el primer premio a la entrada sobre la espiritualidad de la tradición europea); me he suscrito a su canal de YouTube. Algunas de sus opiniones, como es lógico, no las comparto, y otras, como eso de poner España entre comillas o decir "eso que llamamos España", como si esta no existiera, demuestra a mi juicio una gran desconexión con la realidad social española, con la gente de la calle, la gente del pueblo, a la que tanto dice defender. A no ser que, como he indicado antes, considere Ud. que el pueblo es tonto y está engañado respecto de sí mismo,como si fuera otro pedantócrata (magnífica palabra). ¿Lo es?

    ResponderEliminar
  2. Yo comprendo que esteis resabiados porque PODEMOS os salio rana, pero en VOX no somos iguales. Es otro mundo. Del cual hablais sin saber lo que hay dentro de el.

    Hay que ser mas persona y escuchar antes de criticar.

    ResponderEliminar
  3. Hombre, lo de que la Sexta le da espacio televisivo a VOX para impulsarlo... Es justamente al revés. Si hablan de ellos es sin otro ánimo que el de desacreditarlos, siguiendo la línea trazada con los hasta ahora, otros partidos de "ultraderecha" y "postfranquistas" enemigos de la Democracia: PP Y C'S.

    ResponderEliminar
  4. Sí, hombre sí, por hablar castellano hay personas que están en la cárcel o el exilio, mientras que otras sobreviven en las montañas acosadas por los malvados ogros que hablan otras lenguas... ¿alguna otra mentira más?. El supremacismo imperialista y prepotente del centralismo no tiene mucho recorrido, sólo con esas calumnias sobre la situación lingüística ya te delatas. Por cierto, hablando claro, VOX defiende el genocidio cultural de las lenguas no castellanas del estado y ya sólo por eso me guardo los calificativos que nos debe inspirar, no sea que mi mensaje sea censurado.

    ResponderEliminar
  5. VOX: Liberalismo en lo económico y los Tercios de Flandes en lo espiritual. La repera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. parece interesante tu comentario, no lo comprendo de todo en cuanto a Tercios de Flandes... bueno pero suena cafre igualmente :D

      Eliminar
  6. Perfecto no hay nada.Todos tenemos algo de anarquistas después de que hacienda prepotente te avasalle o experiencias parecidas.En política los malentendidos e interpretaciones son múltiples y continuos.El tiempo lo dirá pero VOX no es Podemos.Podemos protagonizó "el voto del cabreado" en 2014 pero,si te das cuenta,ves que su intención "aproximada" es rematar España,terminar de cargarsela.VOX,como dije, es otra cosa.Entiendo que su programa electoral recuerda a los tebeos del capitán Trueno pero ellos quieren que España no desaparezca.Hay graves malentendidos con la violencia machista,los inmigrantes y las lenguas que corresponde hablar según circunstancias,pero VOX es el único partido político verdaderamente comprometido con la raquítica natalidad española y esa crisis demográfica,seguramente el mayor problema que tenemos en España.Ahora bien,que nadie se crea que eso va a ser fácil.En Italia,Salvini ha parado la incesante invasión africana pero subir la natalidad/fertilidad/fecundidad es harina de otro costal.Ojalá me equivoque.

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.