Follow by Email

domingo, 2 de diciembre de 2012

6 DE DICIEMBRE DE 2012: NO A LA CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978


Han pasado 34 años desde que a los pueblos de “España” se les impuso este ominoso documento político-jurídico. Han sido 34 años de dictadura del Estado y el capitalismo, de destrucción acelerada de la esencia concreta humana, inmoralidad rampante, aniquilación de la vida convivencial, opresión reduplicada de las mujeres, imposición de las religiones políticas a la plebe, laminación del saber, el arte y la cultura, de barbarie, aniquilación del individuo y deshumanización en suma.

Tras estos 34 años el pueblo ha sido convertido en populacho y el ser humano en ente subhumano, todo ello para que el poder del par Estado-capital sea más seguro y más efectivo.

La casi desaparición de lo humano ha resultado ser el elemento sustantivo de estos 34 años de “democracia”. Ahora tenemos una sociedad desestructurada, unas multitudes rebajadas al nivel de lo zoológico, más propias de una granja de la ganadería industrial que de una sociedad civilizada, y unos individuos triturados por el victimismo, el egotismo, el hedonismo, la cobardía, la pereza, la debilidad personal, la pérdida de las facultades pensantes, la codicia y la agresividad hacia sus iguales.

A las mujeres se les está destruyendo a través del Ministerio de Igualdad y sus posteriores derivaciones de la Ley de Violencia de Género, de la androfobia y sobre todo de un victimismo tan virulento que, al tenerlas por irresponsables, les infantiliza y desestructura. Se les prohíbe el amor, el sexo heterosexual y la maternidad, se les ha hecho robots dedicados al trabajo asalariado, y  se les ha sacrificado a los apetitos de codicia y del poder de la patronal, así como a las exigencias estratégicas del Estado.

Una sociedad en la que los mayores sólo piensan en el dinero y el consumo y los jóvenes en el alcohol y las fiestas no tiene futuro: esa es la obra de la Constitución de 1978, construida e impuesta por la izquierda, la derecha y los nacionalismos burgueses de las naciones oprimidas.

Además, el majadero tinglado económico montado por los gobiernos del PSOE se ha venido abajo. No podía mantenerse tanto derroche, corrupción, irresponsabilidad, fanatismo desarrollista, catetil devoción por la tecnología y ciega veneración por el dinero. Un orden económico destinado a embrutecer a las masas con el placer, la pereza, la irresponsabilidad y el consumo se ha ido al garete, dejando la temible herencia de 6 millones de personas en paro, la pobreza avanzando en oleadas y un futuro sobremanera negro. Lo que hace verdaderamente trágica la crisis económica es el desplome de la calidad del sujeto  y la destrucción de la vida colectiva y convivencial.
        
Quienes apoyaron de la forma más fanatizada y durante tantos años la vigente Constitución no pueden ahora pretender cambiar de bando y aparecer como “críticos” y “disidentes”.  Los que hablan de iniciar un nuevo “Proceso Constituyentes” son los que desean repetir el gran engaño de 1978, cuando al pueblo/pueblos se le impuso, por medio de la demagogia y la amenaza, la Ley Fundamental que ahora padecemos. Quienes forman parte de la casta política no pueden aportar soluciones, ya que ellos son causa principal de los males.
        
Un proceso constituyente llevaría a la octava Constitución española. Por necesidad sería tan militarista como la de 1812, tan criminal como la de 1837, tan repulsiva como la de 1845, tan demagógica como la de 1869, tan carca como la de 1876, tan policial y represiva como la de 1931, republicana, y sobre todo, tan dirigida a la destrucción de la esencia concreta humana como la de 1978, hoy vigente.
        
Los males sociales y personales son sin remedio mientras no desaparezca del todo la casta política, no sea el pueblo quien se autogobierne por medio de asambleas, no se extinga el capitalismo y se imponga un régimen de autogestión, colectivización y cooperativismo, no se elimine la sociedad del adoctrinamiento y se abra camino a la libertad de conciencia, no haya un clamor popular contra la inmoralidad y un compromiso personal por la rectitud y la ética, no se ponga fin al victimismo, la irresponsabilidad y la frivolidad.
        
Lo que necesitamos es una revolución integral, no un nuevo “proceso constituyente” ni una “III República” burguesa, con la advertencia de que una república de las asambleas y el colectivismo no sería la III sino la I.
        
Una revolución integral es lo que necesitamos, no una nueva Constitución. El pueblo, y no el Estado, debe ser lo único existente. El colectivismo con respeto por la propiedad privada no explotadora, pero no a la gran empresa capitalista, es lo único que nos ha de permitir vivir como seres humanos, con consumo mínimo de bienes materiales y uso máximo de los bienes espirituales.
        
Pero las soluciones políticas y económicas no son, ni mucho menos, suficientes. Necesitamos hacernos responsables como individuos, para auto-construirnos como personas. Basta de culpar en exclusiva a “banqueros” y “políticos” conforme al nuevo populismo, banal, pueril y del todo inofensivo, ahora de moda. Mientras no reconozcamos que cada una y cada uno de nosotros somos también culpables, y no establezcamos la decisión de un cambio en nuestra manera de pensar, sentir y desear, pero sobre todo, de obrar y vivir, nada tendrá remedio.
        
Sin autotransformación y autoconstrucción personal no podemos avanzar. Las soluciones políticas, por sí mismas, son del todo insuficientes, incluso las mejores. Lo mismo sucede con las económicas.
        
La revolución integral incluye una revolución en el interior de cada una y cada uno. Si no damos un paso adelante para admitir nuestra responsabilidad y culpa, para destruir el capitalismo en nuestro interior, que toma la forma de egoísmo e interés particular, y para destruir al Estado dentro de nosotras y nosotros, que se presenta como desamor, odio, afán de dominación, egos inflados y ausencia de espíritu de servir y amar, no hay solución.
        
La lucha tiene que ser en el exterior, en la sociedad, y en el interior, dentro de cada una y cada uno. Lo demás es autoengaño y demencia victimista.
        
Ninguna Constitución futura, ningún político profesional, ningún nuevo partido, nada que no sea el propio esfuerzo, del yo con las y los iguales, puede emanciparnos. La libertad no nos la regalará nadie, tenemos que merecerla y conquistarla.

18 comentarios:

  1. Sencilla y contundente esta entrada, Félix. Con tu permiso l difundo por redes sociales (ya sé que no son de tu agrado pero en fin).

    Un saludo, Raúl.

    ResponderEliminar
  2. Exquisito!Esto merece un buen vino...
    Salud y Esfuerzo...

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno Felix, no nombras la "constitución franquista", las leyes fundamentales del movimiento,tan pacifistas, poco represivas, asamblearistas y revolucionarias, o en eso debe andar tu subconsciente, para habertelas dejado en el tintero. DE tu escrito y tu consciente olvido se desprende que eres otro admirador del "plácido franquismo". Los silencios dan tanta información como los ladridos y rebuznos :

    "Un proceso constituyente llevaría a la octava Constitución española. Por necesidad sería tan militarista como la de 1812, tan criminal como la de 1837, tan repulsiva como la de 1845, tan demagógica como la de 1869, tan carca como la de 1876, tan policial y represiva como la de 1931, republicana, y sobre todo, tan dirigida a la destrucción de la esencia concreta humana como la de 1978, hoy vigente."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo estoy buscando acerca de esa constitución que usted menciona y no encuentro nada. He encontrado "las siete leyes fundamentales del franquismo", pero no una nueva constitución, con lo que yo entiendo que esas leyes fueron aplicadas sobre la de 1931? y por ello no sea considerada una "nueva constitución en sí". Me corrigen.

      Sobre considerar a Félix, franquista, por ese dato, es bastante "arriesgado". Le puede pasar caballero, que lea usted algo de Félix en contra del Franquismo y tenga que "rectificar" USTED su acusación.

      Eliminar
  4. Todos sabemos, por otra parte que en 1978 la alternativa era o "constitución del 78" o mantener la "anarquía reinante", ¿verdad?. A no, que la alternativa era ¿rey nombrado con franco gobernandose con las leyes fundamentales del movimiento? (Lo que quería Fuerza Nueva y Falange, y algún otro cincopuntista) o ¿rey impuesto por franco - que majo nos libró de la república- con la nueva norma del movimiento maquillada llamada constitución del 78?

    DE tu escrito se desprende que el franquismo no existió en españa. Ni Pío Moa se atreve a tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De tu anonimato se desprende que no eres "nadie" o así lo deberíamos interpretar los que leemos tus comentarios.

      Por lo que dices también hemos de suponer que ni has leído ningún libro de Félix, ni lo piensas hacer. Parece que te sirven de por sí, tus ideas pre-concebidas. Con eso te basta.

      En el artículo se habla de las Constituciones. Durante el franquismo es bien sabido que no hubo ninguna ya que se anuló la de 1931 y la que vino después, la de 1978, fue aprobada por el Rey D. Juan Carlos, sucesor de Franco en la Jefatura del Estado y leal a los principios del Movimiento Nacional.

      Por cierto, no estaría de más que le echaras un vistazo al repaso que hace Pío Moa a D. Manuel Azaña que demuestra cuál fue la realidad de la II República y su carácter, heredera en lo más sustantivo de los primeros liberales idos de la azotea y por lo tanto, de los no menos chiflados jacobinos franceses.

      No se puede faltar a la verdad de esa manera.

      Eliminar
  5. ---

    Sencillamente sensacional, imposible explicar más y más claro en menos palabras.

    saludos cordiales.
    eladio forrest gump.
    ..

    ResponderEliminar
  6. Fantástico artículo. Contundente y claro. Porqué será que pocos se atreven con este tema, una crítica a nuestra "carta magna impuesta"? Es una pregunta que me hago, y no tengo respuesta todavía. Felix ha estado nuevamente fantástico en este escrito. Gracias. Lo hemos publicado en catalán, y traducible a muchos idiomas, en el blog catalunya-bol.blogspot.com . Saludos.

    ResponderEliminar
  7. La Era del Consentimiento.

    Quien controla la información, controla el pensamiento, quien controla el pensamiento controla la voluntad del hombre.



    La situación global a día de hoy se debe más al consentimiento de la gran mayoría (por no decir la inmensa mayoría) de los ciudadanos que habitamos este planeta, que no a la represión que se ejecuta desde el poder en sus múltiples formas, la consecuencia a todo esto, una sociedad en estado de degradación inconsciente, sin visos de superación real y efectiva, sumidos en la desesperación y la falta de confianza fruto de los temores ancestrales provocados por la propaganda dirigida desde el mismo poder y proyectada hacía nuestro interior con pretensiones reduccionistas, es decir, manipuladas para constreñir y fragmentar nuestra visión de la realidad. En este proceso, el pensamiento subjetivo del hombre pasa a un primer plano y se torna imprescindible para que pueda sobrevivir en un sistema de “convivencia” donde las leyes fundamentales dictadas son: La competencia, la elaboración de estrategias para manipular al prójimo, la hipocresía, la envidia, la falta de empatía, la vanidad, y un largo etcétera que aprueba la misma sociedad para su funcionamiento, dicho esto no estaría de mas hacer un ejercicio de reflexión, para cambiar todo el desarrollo convivencial humano y mejorarlo en la medida de lo posible.

    ResponderEliminar
  8. "Tras estos 34 años el pueblo ha sido convertido en populacho y el ser humano en ente subhumano"

    Debe ser que del 39 al 78 el "pueblo español" gracias a Franco, no era populacho ni subhumano. Y si nos vamos hacia atrás, en fin... Excelente resumen de la historia constitucional española que esperan escuchar ansiosos en la Fundación FAES o Francisco Franco.

    Tienes razón, con la Sección Femenina, las mujeres eran "mujeres mujeres" como Dios y Rafapal mandan.


    ResponderEliminar
  9. Anónimo, no cuela. Los que hemos seguido sus charlas y leído varios de sus libros sabemos que Félix no hace apología del franquismo, al contrario, demuestra su total repulsa al totalitarismo del signo que sea. Las constituciones son las que son, no se va a inventar lo que no es.

    Esta propaganda de corta y pega sólo te funcionará con quién no haga un esfuerzo por profundizar en la realidad y en el trabajo de Félix, supongo que tu ideal sería una sociedad de seres lobotomizados que no pasen de los 140 caracteres de twitter, pero hay quién no se conforma con eso.

    Sería más creíble que dieras la cara y que fueras a alguna charla a intentar rebatirle algunos de sus comentarios, seguro que enriquecería a muchas personas, el primero, a ti.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. si esos que critican que Felix no se atreve contra el franquismo es que no han leido ninguna obra suya... NO deja titere con cabeza, y entre ellos está el Franquismo... un saludo, Salud y Libertad.

    ResponderEliminar
  11. Japón es 98,5% japonesa, 99,5% asiática.
    Japón no permite a los extranjeros votar.
    La economía de Japón es la tercera a nivel mundial.
    Japón tiene una de las tasas de natalidad más bajas del mundo.
    Japón tiene una historial colonial horrorosa.
    Japón ha hecho barbaridades a la etnia ainu para conseguir lo que hoy es Japón.
    Japón ha sido y es un país de emigrantes.
    Japón perdió la IIGM.

    Pero nadie está inundando Japón con millones de no asiáticos y forzando la asimilación para terminar con el "racismo".

    Esto se está haciendo en TODOS y SÓLO los países blancos. ¡Es geNOcidio!

    "Antirracista" es una palabra en clave para antiblanco.

    ResponderEliminar
  12. No se puede hablar de forma más contundente y clara contra ese documento que llaman Constitución impuesto por los de siempre a las clases populares. Respecto a los que critícan la obra de Félix y sus ideas, se agradecería que al menos leyeran sus libros y así pudieran hacer una crítica constructiva aportando ideas y no hicieran el ridículo diciendo tonterías que a los que hemos leído cuidadosamente sus libros nos producen sonrojo, con esas críticas sin fundamento y esos ataques a la persona se hace palpable que para esta gente lo difícil es tender puentes y buscar ideas en común para conseguir la meta de un mundo mas humano y digno, estos "anónimos" luchadores prefieren como estandarte el insulto gratuito y la falta de rigor, malament amics, malament.
    Un saludo afectuoso Félix desde el País Valencià

    ResponderEliminar
  13. Contundente y brillante alegato de Félix contra ese panfleto dictatorial que llaman constitución, para los críticos con nuestras ideas (y las de Félix) por favor, sí a la crítica, pero documentadada y sin acritud personal hacia el autor, hagan el favor de leerse los libros de Félix y así dejarán de decir sandeces como que es franquista, carlista, homófobo, racista,...por favor documentarse es algo básico, decir esas barbaridades de Félix nos produce sonrojo a los que le hemos leído puesto que muestra a muchos sus críticos como auténticos ignorantes.
    Gracias Félix por tu excelente labor.

    ResponderEliminar
  14. La telemiseria espiritual de los mass-media ya no esconde sus pretesiones de manipulación a gran escala, sostener este sistema basado en la degradación psicológica, es decir, espiritual y reducir al hombre a un mero objeto de consumo y producción necesita de estrategias propagandístcias muy elabarodas, similares a las de la Alemania-nazi. Defernder el tan cacareado "estado de bienestar" como la sanidad y educación a ultranza, la lucha de egos que deriva en la infantilazión de la sociedad es esencial para manterner este sitema. La confusión que genera la telemiseria y la propaganda que emite, con sus programas de entretenimiento, noticias, etc, pasa a un primer plano y es el principal objetivo para aniquilar el pensamiento objetivo y crítico del hombre.
    La destrucción programada a nivel psicológico y espiritual del hombre sirve de base para su uso, sometiéndolo al sufrimiento y la condena que con ello implica dicho uso, fragmentándolo y reduciéndolo a la capacidad productiva del capitalismo y a una lucha de egos interminable que él mismo tolera y acepta algunas veces de forma consciente y otras inconsciente.

    ResponderEliminar
  15. No aceptamos la deuda y no la vamos a pagar...

    ResponderEliminar
  16. Jose Luis González3 de enero de 2013, 23:58

    Pues a mi, la lectura de textos de Félix me han llevado a cuestionarme incluso la idea que tenía de España. He confirmado otras sospechas que tenía, y se me han abierto otras líneas de pensamiento que no había tenido en cuenta.

    En cualquier caso se me han quitado unos cuantos pesos de encima. Gracias Félix.

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.