Follow by Email

lunes, 27 de octubre de 2014

VIDAS PARALELAS EVO MORALES Y PABLO IGLESIAS (V)

Cuando Iglesias se lance a hacer abiertamente la política del capital entonces habrá llegado el momento más favorable para explicar y enraizar la idea, proyecto y programa de revolución total, de la sociedad, el ser humano y el sistema de valores. Sólo una revolución integral puede liquidar y extinguir el capitalismo y establecer la libertad para el pueblo, en un orden sin ente estatal.

Morales e Iglesias comparten sobre todo su hostilidad a la revolución. El primero lo ha manifestado de al menos dos modos, dirigiendo el flujo de la acción popular en 2003/2004 hacia una meta integradora y conformista, ganar las elecciones y poner al MAS en el gobierno, y luego reprimiendo y desnaturalizando las acciones populares realmente emancipadoras, sobre todo en 2011. Iglesias abomina de la idea misma de revolución, ya que toda su formulación se dirige a mantener el Estado, servir al capital y fomentar el trabajo asalariado, en suma, salvaguardar y perfeccionar el sistema.

La izquierda, en todos los países, es la fuerza principal de la anti-revolución. Corrompe y soborna a las gentes con limosnas estatales, a lo que califica de realización de “la justicia social”. Presenta el régimen dictatorial parlamentarista como “democracia”, arguyendo que en su seno se puede consumar la emancipación de los dominados. Oculta la existencia del Estado[1], al mismo tiempo que le enaltece en tanto que ejecutante de las libertades y el bienestar de las clases modestas. Envilece el alma popular con las bien conocidas perversiones economicistas, consumistas y monetarias. Niega, en suma, que se necesite un cambio civilizacional que ha de venir de una gran ruptura con la totalidad finita del orden vigente.

La derecha no es ahora la fuerza anti-revolucionaria principal porque tiene escasa audiencia entre las personas y comunidades más inquietas. La izquierda sí la tiene, de ahí que sea utilizada por el poder constituido como antídoto contra el atractivo de la revolución. Bolivia estaba en 2003/2004 cerca de una situación revolucionaria, que fue frustrada por el MAS y Morales al reconducir a las masas hacia el parlamentarismo y las urnas. Iglesias hoy, cuando en España no hay nada que se parezca a una situación revolucionaria, trabaja para que eso no suceda jamás, para que el capitalismo sea todavía más poderoso, estable y eficaz, por tanto eterno.

La refutación del obrar de Morales e Iglesias se tiene que hacer desde la voluntad de revolución total o integral, para acumular fuerzas en pos de su realización futura, delimitando campos con el izquierdismo burgués, liberticida, militarista y estatolátrico.

Se establecerán ahora algunos de los fundamentos de la noción de revolución integral: 1) El pueblo, la suma de los sin poder, de los dominados, es el sujeto agente único del bien general, 2) el pueblo, para serlo, ha de existir de forma autónoma, por sí, no como apéndice de las instituciones, 3) si el pueblo se ha degradado a populacho asistido, protegido y manipulado no hay revolución posible, por tanto, revertir el populacho en pueblo es hoy la precondición de la revolución integral, 4) el pueblo existe fuera de las instituciones y en oposición permanente a ellas, 5) no hay soluciones electoralistas ni parlamentaristas, todas ellas forman parte del arsenal político de la anti-revolución y buscan hacer de la gente común un apéndice del ente estatal, 6) las ayudas dinerarias del Estado al pueblo han de ser consideradas como sobornos y corruptelas que dañan la vida política, convivencial y moral de las clases populares, atentando además contra la dignidad, virtud y autorrespeto de la persona, 7) el compromiso con la revolución, en lo más primario, es un acto de la voluntad individual, algo en lo que cada individuo se implica por convicción interior, 8) el pueblo se une y organiza sin ideologías ni teorías, a partir de su propia experiencia compartida, 9) la meta del proyecto de revolución integral es esa precisamente, hacer la revolución, no vivir “mejor” bajo el actual sistema, 10) los bienes inmateriales, desde la libertad a la convivencia, la ética y la magnificación de la persona, son el propósito de la revolución integral, que deja en un lugar secundario las metas económicas, 11) se trata de poner fin al capitalismo, la propiedad privada concentrada y el trabajo asalariado, no de construir un nuevo capitalismo sobre las ruinas del precedente, como han hecho las “revoluciones” del pasado, 12) el pueblo aspira a autogobernarse, no a ser gobernado por el par Estado/gobierno, con la asamblea omnisoberana como elemento constitutivo del nuevo sistema político, 13) el partido político es una organización jerárquica que reproduce y perpetúa lo que el orden actual es, asunto que lo descalifica, 14) una revolución ha de crear no sólo un nuevo sistema económico y político sino también, y en un sentido sobre todo, una nueva cultura y unos valores nuevos, una renovada noción de lo humano y del ser humano y una nueva civilización, 15) la acumulación de fuerzas para construir una situación revolucionaria proviene del trabajo en las iniciativas populares autónomas, del desarrollo de los factores de la conciencia y de la autotransformación personal, 16) sin una revolución en los valores y una gran mutación ética no es posible el final del capitalismo, dado que éste es mucho más que economía, 17) la revolución integral ha de resultar de un pacto de muchas fuerzas sociales en torno a un programa mínimo, para establecer una sociedad libre, autogobernada y plural, sin clase empresarial ni ente estatal, 18) en ausencia de revolución interior y autotransformación consciente del individuo en lo espiritual y lo actuante, la revolución social integral no es posible, 19) la revolución integral demanda todo un dilatado periodo histórico para realizarse y no puede ser concebida como realizable en una coyuntura o momento, 20) la revolución integral no es el inicio de una fase paradisiaca de la historia de la humanidad sino el comienzo de un tiempo de esfuerzo, lucha y tensión reduplicados en pos de la permanente mejora intelectual, convivencial, política y moral de la sociedad y el individuo.

La contradicción entre la estrategia de revolución integral y la izquierda institucional pro-capitalista es antagónica, de tal manera que o una u otra han de prevalecer, sin que haya acuerdo posible. Pero es cierto que existen muchas personas que, por el momento, se sitúan en posiciones intermedias. El tiempo las irá atrayendo al proyecto revolucionario. Mientras, cabe requerirles consecuencia en lo parcial. Si están contra los transgénicos que critiquen a Morales por ello. Si abominan de la energía nuclear que denuncien a la izquierda boliviana por darla respaldo. Si creen que es intolerable la ecocida devastación de la selva amazónica que eleven la voz en su defensa. Si se unen espiritualmente con los pueblos indígenas americanos que pasen a la ofensiva contra uno de sus fundamentales enemigos, Evo Morales. Su abominan del racismo que denuesten el racismo antiblanco de la izquierda boliviana.

La izquierda no puede ser impune contra el pueblo y los pueblos.

Respecto a Iglesias y a su montaje mediático, que hace de Podemos un producto similar a un yogur o una bebida de cola, lo mismo. Si están estupefactos ante el caudillismo fascistoide de este artificial personaje que lo digan. Si creen que es humillante depender de los poderes mediáticos subordinados a la gran banca que saquen ese asunto a debate. Si se sienten anticapitalistas que se pongan a formular un programa para poner fin al capitalismo y no para actualizarlo y reforzarlo, como hace Podemos. Si entienden que el individuo es algo más que un instrumento del “amado líder” Iglesias que salten a la arena para defender la libertad, autonomía y dignidad de la persona frente al nuevo déspota politicista. Si juzgan que no es aceptable tener un doble lenguaje, porque eso es una inmoralidad, que se conviertan en debeladores del novísimo charlatán.

Hay que hacerse responsables, hay que atreverse, hay que arriesgarse. Quien calla otorga dice el refrán, y quienes ahora callan se niegan en tanto que personas y se convierten en cómplices del gran engaño urdido por banqueros, militares y altos funcionarios conocido como Podemos. No cabe esperar. Si la crítica a Morales hubiera empezado en 2004, antes de su acceso al gobierno, y no en 2007/2008, que fue cuando comenzaron las primeras disidencias responsables desde posiciones revolucionarias, se habrían ganado unos años decisivos. Con Iglesias conviene no incurrir en el mismo error.

Desenmascarar y vencer al montaje Podemos es infringir una gran derrota política al capitalismo español. Lograrlo es posible.
FIN                 


[1] La izquierda española mantiene una posición respecto al Estado que linda con lo patológico. O se niega a admitir de facto su existencia, a pesar de que en España aquél se apropia de casi el 50% del PIB, o bien lo describe como fundamental instancia salvífica y redentora. Todo ello sin argumentos, en la penumbra de las insinuaciones y las medias palabras, para no poner en evidencia lo irracional y reaccionario de sus formulaciones. Un trabajo que aporta la información básica sobre el artefacto estatal en tanto que estructura de dominación es “Diagrama sobre el Estado español”, Equipo de Análisis del Estado. También mi libro “La democracia y el triunfo del Estado”.

8 comentarios:

  1. Ni hembrismo ni feminazismo: Es Misandria
    http://acratasnew.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. anarcomachistas no, gracias

      Eliminar
    2. A los que estamos en contra del feminismo RADICAL nos dicen que somos machistas, pero se puede estar más a favor de la mujer cuando decimos que ella ama más la vida, que tiene mayores dotes para el conocimiento y que tiene condiciones innatas para los sentimientos? esa es la mujer que queremos, la de la feminidad, no aquella que intenta llamar la atención a base de alborotos en un "divide y vencerás". Una mujer que sepa hacer la revolución, que tenga consciencia de clase y que a la vez sea madre y una grandiosa compañera en igualdad de responsabilidades.

      Eliminar
  2. No, es misoginia y ginopia.

    ResponderEliminar
  3. Algunos nos quieren vender que estaban a punto de hacer la Revolución y los cabrones de PODEMOS se la han chafado. Tenían preparada la toma del Palacio, los soviets armados, el pueblo concienciado a muerte, "ni un paso atrás" y viene el "coletas" oportunista y televisivo y les jode el plan perfecto que llevaban elaborando desde 1939 tras el "cautivo y desarmado...". !a coño que no, que los seis millones de parados, hasta los cojones y ovarios de los politicos ladrones del franquismo sin franco, y hartos de chupar tele y sillón viendo gran hermano y porno o futbol, se onnubilan con un tertuliano pseudiizquierdo so y les gusta tanto que dicen que tal vez le voten. Cunde el pánico en los bakunin, leninis y estalinitos o maos que pueblan las tascas rojas de los barrios exrojos, los troskos no que apoyan algunos el entrismo del coletas exIU. En fin Que vienen los felipes, o que viene Chavez, en todo caso viene el COCO del PPSOE y del PCPE y CNT o similares.
    Citar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pablo es lo que es, socialdemocracia.

      Eliminar
    2. Y el resto que son, vendedores de crecepelo disfrazados de revolucionarios, marxistas, anarquistas, troskistas o integrales, mercachifles de la nada absoluta. Antisistemas que apuntalan el sistema.

      Eliminar
  4. Muy bueno esos 20 puntos camarada y compañero!

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.