Follow by Email

jueves, 6 de noviembre de 2014

“MOVILIZACIÓN, AUTOORGANIZACIÓN POPULAR Y ÉTICA DE LA RESPONSABILIDAD”



“Iglesia viva. Revista de pensamiento cristiano”[1], nº 259, recientemente aparecida, ha publicado el artículo con el título del encabezado, del que soy autor.
        
Es un trabajo de notable significación conforme a mi ideario por varias razones. La principal probablemente sea porque desarrolla la interpretación que preconizo sobre la centralidad del sujeto autoconstruido en los procesos de cambio social mejorante. El sujeto, el individuo real-concreto, es el centro, mientras que las estructuras organizativas desempeñan una función secundaria, eso en el caso de que sea positiva, que muy a menudo no lo es.
        
La interpretación mecanicista de la transformación social ha enunciado una historia sin sujeto y un presente en el que la calidad de la persona es nada. Con ello se pretendía, al parecer, crear una sociedad del todo perfecta y unos individuos patéticamente imperfectos. La experiencia ha demostrado que tal fórmula es una añagaza para construir sistemas totalitarios de horrida catadura.
        
El sujeto cuenta, y cuenta su calidad autoformada. En realidad, es lo decisivo.
        
El sujeto se hace y edifica a sí mismo, o se deshace y malogra. O se deja hacer desde fuera por los aparatos deseducativos, mediáticos, publicitarios, partitocráticos, etc. Si es hechura ajena renuncia a su libertad, mientras que si es obra propia la realiza. Pasar de ente nulificado, o ser nada, a persona demanda un arduo esfuerzo, a mantener durante toda la vida.
        
Para ello lo decisivo es la cosmovisión de la responsabilidad. Hacerse responsable, asumir deberes, admitir retos, encarar esfuerzos, aceptar riesgos, realizar servicios. No hay otro modo de ser persona que a través de la responsabilidad. Ese es lo sustancial del artículo arriba mencionado. A partir de ahí establece las ideas centrales sobre la significación del individuo en el cambio de las relaciones sociales.
        
Un sujeto de calidad, de virtud, es antagónico con el actual sistema de dominación, que demanda simples criaturas entregadas a producir y consumir, sin alma, meros brutos entregados a la codicia de los burgueses y al despotismo de los Estados. Por eso el proyecto de revolución integral pone un acento enorme en el sujeto, en la construcción pre-política del sujeto[2].
        
En esta materia queda muchísimo por elaborar, hasta alcanzar una concepción razonablemente completa y operante de qué es ser persona hoy y cómo efectuar su auto-construcción consciente. Pero, al menos, ya sabemos algo, que no hay cambio social sin transformación personal.
        
Ciertamente, el artículo citado es fundamental para concebir y realizar el proyecto de revolución integral, para alcanzar una sociedad libre, autogobernada y autogestionada, sin clase empresarial ni estructuras estatales. Esto hay que enfatizarlo cuando la banca y el Estado están ahora promoviendo con todas sus fuerzas, que no son pocas, a la nueva izquierda institucional que les va a servir de mascarón de proa para realizar sus planes estratégicos en los próximos decenios.
        
Por lo demás, el mencionado número de la revista que agrupa numerosos artículos bajo el título “Movilización ciudadana responsable” ofrece varios textos de interés, entre los que destacaría el que Teresa Forcades escribe como co-autora, y el de Enric Vilà, “Foro Europeo de Cristianos Homosexuales en Tallin”.


[1] En www.iviva.org, revista@iglesiaviva.org, Apartado 12210-46080 Valencia.
[2]  Este asunto lo he desarrollado recientemente, en una charla en Betanzos (Galiza), en el CSOA (Centro Social Ocupado Autogestionado) Vista Alegre, el 29-10-2014, con el título “La decisiva función del individuo en la revolución integral. Contra las teorías deterministas y mecanicistas del cambio social”.

4 comentarios:

  1. Estimado Felix , deberias darle una charla a la hermana Forcades:

    http://www.publico.es/543004/teresa-forcades-quiero-una-catalunya-independiente-y-una-espana-gobernada-por-podemos

    Creo que anda algo perdida.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Que estas acertado, de nuevo, tiene su reflejo palpable en el extraordinario forzamiento, que no esfuerzo, del sistema en construir individuos desde fuera, adoctrinando al extremo en semejante y horripilante tarea. Efectivamente para generar un cambio tenemos que cambiar nosotr@s inicialmente, siendo por ende, la andadura del camino a la autoconstrucción como persona. No estoy estoy de acuerdo con la idea de construcción desde fuera del sujeto, pues realmente se trata de una destrucción desde fuera, siempre utilizando "el engaño organizado" como podemos, ver ahora

    ResponderEliminar
  3. Sí,parece que ha hecho caso a Félix,y si antes fue heterodoxia,ahora ya se convirtió en ortodoxia.

    ResponderEliminar
  4. http://www.upaya.es/assets/IV%20259%20-%20FRM.pdf

    Nuestro amigo David recoge en su blog el artículo al que hace referencia esta entrada. Abrazos.

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.