Follow by Email

miércoles, 14 de noviembre de 2012

LAS RELIGIONES POLITICAS FUNDAMENTO DEL PODER LEGISLATIVO EN EEUU


El Congreso de EEUU surgido de las recientes elecciones, que entrará en funciones en enero de 2013, pone en evidencia lo que son las religiones políticas como componente ya sustantivo y fundamental del poder estatal y partitocrático en EEUU. De ahora en adelante los que siguen teniendo opiniones ingenuas, anticuadas, rancias y tópicas sobre el neo-racismo, el feminismo y la homosexualidad/lesbianismo, las tres grandes religiones políticas fomentadas e impuestas por el Estado/Estados desde hace decenios, podrán cambiar de parecer al observar que el Partido Demócrata, que tiene la mayoría de los escaños en el parlamento yanqui, se asienta en ellas.

Sus integrantes, conviene repetirlo, forman la mayoría de las y los parlamentarios, mientras que los viejos reaccionarios, blancos y varones heterosexuales pertenecientes sobre todo al derrotado Partido Republicano, son ya minoría. Esto es: los nuevos reaccionarios, los neo-racistas (racistas anti-blancos devotos del “Mesías negro”, Obama), feministas y gays, son ya el fundamento del poder legislativo del capital-Estado en EEUU[1].

Eso significa que entramos en una etapa política nueva, en la que el sistema de dominación se está sirviendo desembozadamente de las religiones políticas para reforzar y actualizar el régimen de dictadura de la clase empresarial y los organismos estatales. Esa etapa será también la del desenmascaramiento y puesta en evidencia de las religiones políticas, tras decenios de auge permanente.

De ahora en adelante podremos ver qué hacen feministas, neo-racistas y gays. Cuando legislen a favor del capital se desenmascararán; cuando lo hagan a favor del ejército, se descubrirán; en las ocasiones que apoyen a la máquina de guerra yanqui se mostrarán como lo que son, el instrumento político del Estado-capital en un periodo de crisis global del sistema de dominación de éste. Hay que considerar que pertenecen al Partido Demócrata, el más agresivo y militarista, aunque siempre de manera hipócrita y solapada. Y eso marcará sus actividades.

Por supuesto, las feministas que están en el parlamento USA no son la voz de las mujeres, y ni siquiera la de todo el movimiento feminista, sino las agentes políticos del capitalismo estadounidense para imponer a las féminas de todas las razas y orientaciones sexuales los intereses de los amos de los medios de producción y del dinero en ese país. Del mismo modo los homosexuales y lesbianas que están en el Partido Demócrata no son la voz del colectivo gay sino el instrumento de que se vale el poder constituido para atraer a éste a apoyar al sistema, a enrolarse en el ejército y a convertirse en inquisidores de las y los heterosexuales. Lo cierto es que éstos y aquéllos se han de unir para resistir al enemigo común y realizar la revolución integral.

Tampoco son la voz del pueblo negro, hispano, asiático o indígena los paniaguados y explotadores que con la etiqueta de “representantes de las minorías raciales” se sientan en los escaños del congreso. Son sólo una pandilla de racistas anti-blancos que usan la demagogia étnica para lograr votos, llevar a negros e hispanos a enrolarse en el ejército imperialista USA y azuzar a unas razas contra otras.

Una de las tareas, probablemente la principal, que el sistema de dominación ha encargado a los “representantes” de las “minorías raciales”[2], a las feministas y a los gays, es dividir más y mejor al pueblo, hasta destruirlo como realidad en sí subversiva y anti-sistema, enfrentando a unas partes contra otras. La división por sexos, razas y orientación sexual es un instrumento primordial para lograr que los explotados y oprimidos lo sigan siendo, y que los explotadores y opresores logren su sueño dorado, una masa popular tan dividida y enfrentada entre sí que deje de ser una amenaza para multimillonarios, jefes del ejército, jerarcas universitarios, estetócratas, banqueros y oligarcas de toda laya.

En efecto, la meta número uno de las religiones políticas es enfrentar y dividir, pues su lema es el viejo adagio “divide y vencerás”. La respuesta a ello es la unidad del pueblo sobre la base de insistir en la identidad de las metas fundamentales de éste, en la igualdad entre sus partes, sobre la base de asumir derechos y deberes por todos los sectores, para lograr un amplio frente de lucha contra el capital y el Estado. Dentro del pueblo hay diferencias pero no contradicciones antagónicas.

La denuncia del feminismo androfóbico, estatolátrico y pro-capitalista del “antirracismo” neo-racista y del sector del movimiento gay que cobra del Estado y demoniza a los y las heterosexuales es la vía hacia la derrota final de las religiones política, como se hace en el libro que se acaba de publicar, “Feminicidio o auto-construcción de la mujer” [3], la cual ahora está más próxima que nunca.

Sin el desenmascaramiento de las religiones políticas no puede haber revolución integral. Pero la maduración de la revolución integral liquidará a las religiones políticas como decisivo instrumento, fanático e intolerante, del poder constituido.

Las personas no son, en primer lugar y ante todo, ni hombres ni mujeres, ni de esta raza o la otra, ni hetero u homo, sino seres humanos con una identidad fundamental entre ellos. Negar por medio de artimañas racistas, sexistas o de otro tipo que antes que otra cosa las personas son seres humanos es además trabajar para el proceso de deshumanización en curso. Tal es otra de las metas de las religiones políticas.

Frente a la división, el mutuo odio y la fragmentación hemos de proponer el universalismo, la primacía de la principalidad de lo humano y la coincidencia fundamental de metas en el seno del pueblo. Es curioso que dentro del ejército de EEUU no haya diferencias por raza, sexo o sexualidad. En él hay unidad total pero en los medios populares los agentes del Estado buscan azuzar todas las desigualdades y ahondar todos los enfrentamientos…

Lo que se observa en el congreso de USA se da igualmente en toda la sociedad, con un capitalismo multirracial, un feminismo a las órdenes de las grandes multinacionales y un movimiento gay que sólo vive para amasar dinero y capturar privilegios. Así las cosas, es de esperar que al menos las y los voceros de las  “minorías oprimidas” dejen de usar el victimismo como muy rentable procedimiento para enriquecerse y lograr privilegios. Pero siguen en sus trece: están en el poder y al mismo tiempo se declaran “victimas”. Pero si ellos son el poder, una parte de las varias que integran el poder constituido, ¿cómo pueden ser victimas al mismo tiempo? No, no son víctimas sino, ahora, verdugos y victimarios.

Asimismo, es necesario levantar, frente al feminismo feminicida, la meta de la liberación integral de las mujeres contra el neo-patriarcado que hace de la fémina un aflictivo ser-nada sólo apto para el mega-degradado trabajo asalariado del siglo XXI y para enrolarse en el ejército. Ahora, cuando el feminismo aparece ya con toda claridad como instrumento y parte del poder constituido, es el momento de que las mujeres se movilicen contra el neo-patriarcado y el sexismo de todos los tipos, machista y feminista. Sin las mujeres no hay revolución integral posible, no hay, por tanto, emancipación universal del género humano. Mujeres y varones unidos, sin que cuente lo más mínimo las diferencias étnicas y las preferencias sexuales, todas y todos fraternalmente unidos contra las instituciones y los poderes que nos están destruyendo como seres humanos y convirtiendo en hiper-siervos.



[1] Para los datos, “Los blancos son minoría entre los demócratas”, Yolanda Monge, “El País”, 9-11-2012. El texto usa de algunas malas prácticas, como calificar de “mujeres” a las que meramente son feministas, pues en el congreso lo que cuentan no es el sexo sino la posición política.
[2] Muy pronto mayorías, ya que demográficamente la etnia blanca será minoritaria en unos años, por tanto susceptible de ser discriminada y perseguida.
[3] María Prado Esteban y Félix R. Mora (Madrid, Aldarull, 2012)

7 comentarios:

  1. Buenos días a todos y a todas,

    Contento de ver que el discurso de Felix sobre las religiones políticas comienza a equilibrarse, para, poco a poco, alejarse del tono paranoide-conspiracionista -al afinar sus acusaciones- celebro la publicación de esta última entrada...

    Este asunto tiene importancia, por lo que un posicionamiento inteligente -porque fundamentado- es preferible a uno cojo al que le falten evidencias al plantear acusaciones genericas (como en "De la intervención política" respecto al tema de los no-blancos).


    A mi, personalmente, me sigue molestando el uso de las categorías blancos/no-blancos porque siguen perpetuando la alegada centralidad (el "nosotros") del blanco en el mundo... También, la construcción de un "ellos" opuesto a los blancos obvia inumeras divisiones entre no-blancos que debilitan la fuerza de ese concepto. Lo que es evidente es que el Estado busca dividir y conquerir mediante estas religiones políticas. En cambio, afirmar que los "no-blancos" tienen la intención de aplicar estas últimas es bastante más dudoso.

    Un dato adicional para la discusión de estos asuntos sería el seguimiento, por parte de la LICRA (asociación anti-racismo francesa) de su primer caso de "racismo anti-Blancos". Aunque de forma insuficiente, ya que sin denunciar la religión política subyacente, sus miembros han venido a ponerse del lado de un blanco víctima de una agresión racista.

    Habría que trabajar estos conceptos, como también el de los valores de la "cultura occidental" - cuando nos referimos a valores democráticos oriundos en Europa. Occidente es un proyecto político del cúal no me reivindico e, insisto, Occidente no queda a Oeste!

    Saludos,

    Galvão Debelle dos Santos

    ResponderEliminar
  2. Acabo de escuchar una interesante charla en la CNT de FRM acerca del antirracismo. Siguiendo su argumento, al final habla de los orientalismos como método de control social mediante la culpabilización. Lo veo demasiado aventurado. Recomiendo la lectura de la trilogía de la consciencia de Morris Berman para un argumento más amplio e inclusivo --en "El reencantamiento del mundo" se argumenta que precisamente las subculturas que se oponen a la dominación suelen tener ese poso orientalista, mientras que en "Una historia de la consciencia" se ofrece una visión más detallada de qué supone el zen a nivel cognitivo.

    saludos

    ResponderEliminar
  3. "...Lo que se observa en el congreso de USA se da igualmente en toda la sociedad, con un capitalismo multirracial, un feminismo a las órdenes de las grandes multinacionales y un movimiento gay que sólo vive para amasar dinero y capturar privilegios..."

    Sorprende encontrar esta perla sobre los USA, cuando la evidencia palpable es que todos los gobiernos del imperio yanki han sido son y serán fundamentalistas cristianos y sionistas, homófobos y machistas.

    Está muy bien "denunciar las religiones políticas" y ocultar el predominio de las religiones "espiritualistas" tradicionales sobre la propia farsa político-partidista.
    Sorprende que no se denuncie el comisariato político que ejercen los curas de todas las religiones en cada pueblo y en cada casa.
    El poder de los Telepredicadores y los millones que consiguen con sus engaños en USA va mucho más allá que cualquier otro lobby de las "religiones políticas", pero se entienede perfectamente que en este blog no se denuncien este tipo manipulaciones, pues su criptojudeocristianismo espiritualista es más que evidente.

    Salud y Anarquía

    ResponderEliminar
  4. Se calcula que en total hay más de dos mil telepredicadores (tanto en radio como en televisión) en Estados Unidos y que hay una audiencia combinada de unos cinco millones de personas, de las cuales un 55% son mujeres de la tercera edad y un 35% personas enfermas de sida, cáncer y otros pacedimientos graves. Un 10% son de clase alta. El gran negocio consiste en capturar la mayor parte de esa torta televisiva, pero también en pedir donaciones regulares a esos cinco millones de personas.

    El fenómeno tuvo su origen en este país en los años de la Gran Depresión, cuando mucha gente buscó en los predicadores de la radio consuelo y esperanza. El padre Charles Coughlin, ferviente anticomunista, fue el más célebre. Desde entonces el movimiento no se ha detenido, aunque ha tenido altos y bajos. El gran impulso lo recibió en los años 70 y 80 a raíz de la reacción conservadora contra la "contracultura" de los permisivos años 60, fenómeno que tuvo también su manifestación política en el apogeo republicano de la era Reagan. En el norte del país los predicadores mediáticos tienden a ser católicos, pero en todo el Medio Oeste y el Sur -los grandes bastiones- son protestantes evangélicos. Su mensaje tiene un fuerte contenido político.
    Sin duda, la peor hora de los telepredicadores vino a fines de los años 80 y comienzos de los 90, cuando una serie de escándalos expusieron os altos niveles de hipocresía, corrupción y estafa que existían detrás de las prédicas religiosas por televisión. Jimmy Swaggart confesó entre lágrimas que contrataba prostitutas. Pat Robertson fue sorprendido utilizando la embarcación de su Operación Bendición para ir a supervisar sus inversiones en diamantes en Africa. Y un largo etcétera.

    ResponderEliminar
  5. ¿La etnia blanca será minoritaria dentro de poco? ¿cuánto es poco para usted 100, 120 años? En Estados Unidos la "etnia blanca" es más del 70% de la población, de 314 millones de habitantes más de 225 millones son blancos. Digno de mención es también que la demografía blanca en EEUU crece a un ritmo muy superior que la europea, entre otros factores a tener en cuenta (algo que se deriva de lo que señala el comentario de arriba) porque muchos de esos blancos pertenecen a sectas habitualmente encuadradas dentro del llamado fundamentalismo cristiano que potencia las familias numerosas (esto último no es que sea algo negativo, pero es un hecho). Además teniendo en cuenta el colapso económico de occidente es de esperar que los flujos principales de migración empiezen a variar en 1-2 décadas, y los chicanos (por ejemplo) se vayan antes a Brasil que a EEUU, por lo tanto una de las principales "amenazas" para la mayoría blanca en este país a medio plazo es probable que desaparezcan.

    Aunque tenga parte de razón, cuando escriba algo no lo haga dando cosas por sentado, por favor esfúerzese (nunca mejor dicho) más.

    ResponderEliminar
  6. Félix, deja de decir tonterías. Creo que no conoces a muchos "gays" ni a muchos "negros". Sino te darías cuenta de que hay muchísima gente que está en contra del Estado, y también en contra de seudo-profesores como tú. Y deja de dar la lata sobre policías o aparatos parapoliciales que quieren dañar tu imagen... cuando bajas a las barricadas igual se preocuparan de ti. Mientras estás con las "denuncias" y tus textos llenos de adjetivos y superlativos, tranquilo que no representas una amenaza para el Sistema... menos aún si te gusta la religión cristiana.

    Eduardo

    ResponderEliminar
  7. Otra noticia que desmiente tu ansurda teoría:

    "La principal asociación ateísta estadounidense, los American Atheists, ha recurrido al Tribunal Supremo una ley del estado de Kentucky, que permite el envío a prisión durante un tiempo máximo de un año a aquellas personas que se nieguen a creer en «Dios Todopoderoso», anuncia el colectivo en un comunicado.

    Según la norma estatal, defendida por el demócrata Tom Riner -que es además pastor bautista-, «la seguridad de la Commonwealth no puede ser alcanzada sin la fe en Dios Todopoderoso, como establecen los discursos públicos y las proclamas de los presidentes americanos», según informa el portal alternet.org.

    Desde su aprobación en el año 2006, la ley ya ha sido anteriormente recurrida por los ateístas, revocada y ratificada tras una nueva apelación. Los recurrentes, cuyo objetivo es trabajar «en pro de las libertades civiles de los ateos y la total y absoluta separación del gobierno y la religión», esperan volver a anularla.

    «Crea en Dios todopoderoso o váyase directamente a la cárcel», indican en un comunicado difundido el sábado. «Ateos y agnósticos son obligados potencialmente cada día a afirmar que la seguridad dentro del estado depende de "Dios todopoderoso" o a enfrentarse a cargos criminales, incluidos hasta 12 meses de cárcel», explica la nota de los Ateos Americanos."

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.