Follow by Email

martes, 27 de diciembre de 2011

COMPRAR, ENGAÑAR, AMENAZAR



            

        Cuentan que una noche, a la hora del habano y las copas, tras una copiosísima cena pródiga en libaciones, un alto cargo del PSOE de Andalucía se sinceró con sus embobados y reverentes compadres. Eran los buenos años del caciquismo izquierdista en esta desventurada región y los jefes de aquel partido podían decir y hacer, literalmente, lo que les viniera en gana.

            Aquella memorable velada el jerarca se sentía dominado por un extraño impulso de sinceridad, quizá por chulería política o tal vez debido al mucho alcohol trasegado, y condescendió a explicar dónde residen los éxitos de su formación.

            Todo se reduce, explicó el gachó, a saber comprar a la gente, a engañarla y a amenazarla.
            Para comprarla se utiliza el Estado de bienestar. Hay que dar y dar sin parar, pues cada dádiva es una compra de los votantes, además de un procedimiento para hacerlos más dependientes y heterónomos, más incapaces de valerse por sí mismos, más populacho y menos pueblo, más subhumanos y menos personas. Dar es el principio número uno del despotismo político contemporáneo, añadió. Dar y “ayudar”, puntualizó, para evitar que puedan ayudarse a sí mismos y ayudarse los unos a los otros, porque en este caso sobran los políticos profesionales y viene la revolución. Por tanto, ¡pan y circo para todos!, terminó en medio de carcajeos y humo de tabaco carísimo.
            Además de comprar se ha de engañar. Hay que convertirse en virtuosos de la mentira, en maestros de la media verdad, el embuste jacarandoso, la ocultación de los hechos y el embeleco dicho y expuesto con el apropiado aplomo y caradura. A mentir se aprende, añadió el hábil patricio, y sin el dominio de ese peculiar arte no se puede hacer política institucional, especialmente de izquierda.
            Finalmente, hay que amenazar. A la plebe corrompida por las donaciones y embrutecida por las mentiras se le ha de decir una y otra vez que la derecha, si llega, les va a quitar todo, comenzando por el Estado de bienestar, impuesto en lo fundamental por el franquismo y utilísimo para la izquierda. La derecha es el coco y hay que meter miedo a la gente con ella. Para eso, redondeó la exposición, el Partido cuenta con la extrema izquierda que es la que más y mejor sataniza a la derecha.
            O sea, concluyo, que comprar, engañar y amenazar son el ABC de la sabiduría política, los tres pilares del régimen de dictadura constitucional, parlamentarista y partitocrática en su versión actual.
            No está mal.

3 comentarios:

  1. És curiós com l'extrema esquerra que tant es queixa del PSOE perquè segons ells "no és d'esquerres", són els primers i que més fervorosament reclamen el compliment de lleis tretes pel PSOE, com ara la Llei de Dependència.
    Ells diuen ser l'autèntica esquerra, però en canvi, el mode d'actuar d'aquesta gent és sempre el mateix... quan està el PSOE al govern es queden a casa exigint més i més lleis. Quan està el PP al govern, es tornen bojos i ixen al carrer a la mínima, ja que pensen que el seu estil de vida modern i consumista es veu en perill. Però és una il·lusió... el PP només intenta seguir la política destructora de persones que fa el PSOE, però de manera molt maldestre, ja que ells no saben contindre i fer callar de manera efectiva a l'extrema esquerra com ho fa el PSOE.

    L'extrema esquerra només orbita al voltant del PSOE, no vol res diferent, només millorar i fer més efectiu allò que el PSOE puga fer, és a dir, més Estat i menys poble.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Nadal:
    Siento haber tardado tanto en contestar.
    Como siempre muy de acuerdo contigo. Ahora de nuevo la extrema izquierda, cada vez más marginal y desnortada, vuelve por sus fueros y se convierte en el perro de presa del PSOE para acosar al PP.
    En Andalucía es donde las cosas están más entretenidas. Allí el PCE-IU en un alarde de estulticia ha formado gobierno en una situación en la que sólo pueden desacreditarse aún más a medio plazo, e incluso a corto. Eso favorece la maduración del proyecto de revolución integral.
    La izquierda "anticapitalista" sigue calificando así a partidos y sindicatos que están presentes en los consejos de administración de todas las cajas de ahorro, en las empresas del capitalismo de Estado, en las Fundaciones, en las ONGs y en otros muchos organismos económicos especificamente capitalistas. P.e., cuando defienden la sanidad estatal, están defendiendo a las elites médicas con ingresos descomunales, legales, alegales e ilegales. A partir de aquí se realizan continuamente procesos de acumulación de capital que renuevan el capitalismo desde la izquierda.
    Es grotesto que el PCE-IU se llame antimilitarista al mismo tiempo que defiende la ampliación de las industrias militares, so pretexto de combatir el paro.
    Son, por tanto, la expresión de un nuevo modo de ser del capitalismo, complementario y cooperador con el clásico.
    Bien, Nadal, un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Un canario en Sevilla15 de septiembre de 2013, 14:05

    El acuerdo de los tres poderes del Estado para frenar su deterioro social se expresa con lo que ha ocurrido en Andalucía la primera semana de septiembre. Donde en el mismo día de la toma de posesión de la nueva presidenta, una jueza imputa a expresidentes y consejeros. El acuerdo consistió en no hacerlo durante la presidencia de Griñan, pues se pondría en evidencia que el ejecutivo habría utilizado la administración para realizar transferencia de dinero de todos al capital y comprar a las organizaciones sociales; el legislativo, al haber exonerado a todos de culpabilidad, siendo de PSOE-IU, queda en evidencia que los partidos van por sus intereses y defensa del capital; el judicial, al poner en evidencia que los jueces mantenían su independencia de los otros dos poderes y no serían tres en uno, todos las formas de organización del Estado para sustraer a la gente de su capacidad de autoconstruirse y recuperar su humanidad.

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.