Follow by Email

martes, 10 de noviembre de 2015

A LOS 40 AÑOS DE LA MUERTE DE FRANCO. LA TRANSICIÓN DEL FRANQUISMO AL PARLAMENTARISMO, 1974-1978

El análisis de la Transición del franquismo al parlamentarismo entre los años 1974 y 1978, cuando se cumplen 40 años de los acontecimientos políticos y jurídicos que tienen lugar en torno a la muerte de Franco (20 de noviembre de 1975), enseña bastante sobre el funcionamiento de la lucha política. Explica cómo y por qué se constituye el régimen actual, organizado por la Constitución española de 1978, una dictadura de los muy ricos y del ente estatal con formas constitucionales, parlamentaristas y partitocráticas.

        Para realizar una aportación a la comprensión de aquellos acontecimientos he preparado y publicado en mi página web un trabajo relativamente extenso, que efectúa un metaanálisis de dichos acaecimientos, saltando por encima de lo anecdótico y lo pintoresco, de lo engañoso y lo demagógico, de lo manipulativo y lo mendaz.

        De todo lo hecho entonces desde las instituciones surgió una forma nueva de dictadura política, en lo más fundamental continuista con el régimen fascista de Franco.

        Aquello no fue el paso del franquismo a “la democracia” sino un proceso de autotransformación del franquismo, que se hace parlamentarismo para mantener su esencia y substancia.

        Entender lo que sucedió desde una perspectiva revolucionaria es un modo de realizar y preparar la revolución ahora, cuatro decenios después.

        Lo primero es mostrar que el parlamentarismo nunca es democracia, nunca, sólo una forma de dictadura de las elites, se dé con formas monárquicas o republicanas. La democracia supone el gobierno directo del pueblo, por medio de asambleas soberanas, y la conversión de la gran propiedad privada en propiedad popular autogestionada con abolición del trabajo asalariado. Así, y sólo así se realiza la libertad popular.

        La izquierda, toda ella, desde la institucional a la más “radical”, fue el instrumento principal de que se sirvió el Estado y el capitalismo en 1974-1978 para afirmarse en una situación difícil, cuando su anterior forma de dominación, o franquista, había entrado en crisis y ya no era sostenible.

        El PCE-PSUC, los grupos comunistas supuestamente más “radicales”  y la izquierda “independentista” de los territorios periféricos no españoles fue el principal instrumento que, en la calle, utilizó el bloque capitalismo-Estado para controlar los movimiento proletarios y populares, superar la crisis parcial del Estado por la obsolescencia del franquismo y recomponer su dictadura, lo que logró sobre todo con la Constitución de 6-12-1978, hoy en vigor.

        Así pues, la exacta comprensión de lo acontecido hace cuatro decenios es una forma de dotarnos de conciencia y objetividad, por tanto, de espíritu revolucionario. Y es, al mismo tiempo, un procedimiento para comprender qué es la lucha política en los momentos críticos, o decisivos, y cómo actuar en ellos.

        Espero que os sea útil. Y que estimule vuestra creatividad y capacidad de pensar de manera independiente y autónoma, para avanzar en la comprensión de esos hechos, de donde pueden salir textos mejores y más completos que el que ahora ofrezco a vuestra consideración.
       

4 comentarios:

  1. El artículo completo aquí: http://www.felixrodrigomora.org/wp-content/uploads/2015/11/TFaPF.pdf

    ResponderEliminar
  2. Un tanto esquizofrenico decir que el régimen del 78 se construyó sobre las fuerzas radicales e independentistas, no? Sobretodo cuando esas fuerzas votaron "no" a la constitución, al contrario que la inmensa mayoría. Igual si hubieran estado de acuerdo desde el principio sin cuestionar su origen, como que pelillos a la mar, paz y gloria. Lo que no se nombra no existe.

    Me parece de una demagogia terrible, hay un cierto nacionalismo español resentido con la propia historia de España, de que este llenita de fracasos y personajes chuscos, pero me parece a mí que esa cutrez e imbecilidad es un problema propio, y no culpa del "independentismo" que solo es el síntoma y no la enfermedad.

    Entristece y cansa ver las mismas reflexiones expiatorias e irresponsables una y otra vez, quizá ese tipo de cerrazón victimista sea la mayor aliada del regimen, con la forma de turno que adopte

    Ah, y otra cosa más sobre lo de confundir "el todo con las formas", como si fueran la misma cosa! Que ya está bien, que ya somos mayorcitos y han pasado 200 años desde el inicio de la alfabetización para saber de que estamos hablando: el parlamentarismo no es democrático, pero la democracia popular tampoco, porque esas formas dependen del estado, y es el estado el origen del problema. El estado y el capitalismo son dos caras de la misma moneda, no existe estado que no sea dictadura.

    ResponderEliminar
  3. A ver si nos ayudas a comprender lo que quieres decir exactamente con "propiedad popular autogestionada"... cómo va eso según tú... ?

    ResponderEliminar
  4. «[L]a izquierda “independentista” de los territorios periféricos no españoles»... Vamos, que España es Castilla, ¿no, FRM? La misma tesis que el españolismo, el nacionalismo españolista: existe una nación única y esencialmente uniforme llamada España (sólo que en Félix es más pequeña y no expansionista con los que protestan). En fin, se asumen las mismas tesis (aquí el mismo manipulado concepto de España) y se pretende ser revolucionario, sólo porque se hacen concesiones al independentismo; sin advertir que éste es reactivo y que ha asumido el concepto españolista de España.

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.