Follow by Email

domingo, 25 de octubre de 2015

LA CUP O EL “ANTICAPITALISMO” AL SERVICIO DEL ORDEN CONSTITUIDO



  A los partidos, como a las personas, se les conceptúa por lo que hacen mucho más que por lo que dicen. En el caso de la Candidatura d’Unitat Popular (CUP) esa norma se ha de aplicar también porque, mientras se afirma “anticapitalista” y “asamblearia”, se subordina a las dos fuerzas políticas primordiales del capitalismo en Cataluña, CDC y ERC. La CUP está siendo fuerza auxiliar del “independentismo” partitocrático de Cataluña, que busca un nuevo pacto con Madrid para ampliar sus exorbitantes privilegios a costa de los derechos básicos del pueblo catalán.

         Ese proceder es el habitual de la izquierda. En la guerra civil el PCE-PSUC fue instrumento político y carne de cañón de los Azaña y Companys. En Francia el PC Francés se convirtió en patética criatura a las órdenes de la derecha dirigida por el general de Gaulle y sus sucesores. En la transición del franquismo al parlamentarismo (1974-1978) el PCE-PSUC fue la herramienta de que se sirvió Adolfo Suarez para su decisivo proyecto estratégico continuista.    

         Mas y Junqueras se han valido de la CUP para aportar un plus de credibilidad a su falsaria y venal intervención política supuestamente en pro de “la independencia de Cataluña”. Sin la CUP la operación se habría manifestado con mayor claridad como una añagaza más de las fuerzas políticas burguesas nominalmente catalanas en pro de sus sempiternos chalaneos con Madrid. Y si la CUP se hubiese opuesto con argumentos sólidos a la operación, aquellos politicastros al servicio de España y el capital lo habrían tenido mucho más difícil.

         Ahora, las dudas y el desasosiego crecen entre muchas personas de buena fe, afiliadas o votantes de la CUP, a causa de la línea seguida por sus jefes y jefas.

         El primer error es estar en las instituciones políticas. Quien se sitúa en ellas se hace parte del aparato de dominación estatal español, sea quien sea y proclame lo que proclame. Los seres humanos somos lo que hacemos y quienes viven del Estado español son parte de él y están a su servicio. Para que el pueblo sea pueblo hay que estar fuera, al margen y en contra de las instituciones, de todas ellas, a fin de que aquél se afirme y el Estado se debilite.

         Hoy las jefas y los jefes de la CUP son fracción integrante de la casta partitocrática, políticamente española, operante en Cataluña. Cientos de ellos viven ya de los haberes y sobresueldos que les entrega el ente estatal español, y otros cientos más de empresas institucionales y concesiones dinerarias de diversa naturaleza. En suma, son neo-funcionarios, burguesía de Estado explotadora y ambiciosa, atada por sólidos y variados lazos económicos al aparato español de poder en Cataluña, la Generalitat y los ayuntamientos. En todo su obrar político siguen la legislación española establecida, sirviéndose de los instrumentos jurídicos, funcionariales, mediáticos, policiales, fiscales, etc., vigentes.
        
         Al estar dentro del aparato del Estado español la CUP está con el capitalismo. No es necesario advertir que el orden institucional en vigor es el del capital, el de la clase empresarial, de manera que quien se integra en él forma parte del entramado que constituye el capitalismo. Esto es todavía más obvio por el enardecido estatismo de aquélla, que considera al artefacto estatal (en lo verbal a un futuro Estado catalán y en lo real al presente Estado español) como el elemento más fundamental de la vida social, de manera que ni se imaginan al pueblo, a las clases trabajadoras, autoorganizadas sin ente estatal, para gobernarse en lo político, regir la vida económica y crear un nuevo orden moral, convivencial, cultural y civilizacional.

         Su posición ante la cuestión catalana, esencialmente equivocada, resulta de su inflamada estatofilia pro-capitalista. Considera la CUP que la liberación nacional puede lograrse sin necesidad de realizar una ruptura revolucionaria con el orden vigente, dentro del sistema capitalista y sin liquidar la presencia del Estado español en Cataluña (sin poner fin a la presencia del ejército, la policía, el aparato funcionarial, el sistema mediático, el orden educativo y el régimen fiscal español). La irracional diferenciación que efectúa en su programa entre revolución social y liberación nacional convierte necesariamente a la CUP en un apéndice político de CDC-ERC.

         Su fórmula de lograr una “República catalana” manteniendo incluso la presencia del ejército español y de la guardia civil en Cataluña es un galimatías indescifrable, y una prueba de la hipocresía de sus jefas y jefes, que se hace en esto fehaciente españolismo… Lo mismo puede decirse de su negativa a vincular la libertad de Cataluña con la liquidación del sistema capitalista, asunto clarísimo hoy, dado que la gran patronal en Cataluña se ha manifestado en los últimos años partidaria inequívoca de la dominación española.

         Su vetusta y doctrinaria interpretación de la cuestión nacional es inhábil para comprender las nuevas realidades, en primer lugar el tan decisivo como temible fenómeno de la mundialización (globalización) del bloque gran empresa-grandes Estados, lo que acentúa su tendencia a otorgar a los problemas del siglo XXI respuestas del pasado. Nadie que desconsidere esa fundamental cuestión puede hacer ninguna aportación creíble, operativa y con futuro en este terreno.

         El estudio del programa e ideario de la CUP lleva a una conclusión, que uno y otro son de la época de la guerra fría entre EEUU y la URSS, una suma de formulaciones irreales por anticuadas, desfasadas y fuera de época, que sus dirigentes pretenden hacer pasar por “radicales” e “hiper-modernas” a base de poses, gestos y frases, por lo general penosos. La CUP es una forma tardía y ya residual de estalinismo, una continuación del PSUC, verdugo de la revolución en 1936-1937 y agente salvador del poder español y capitalista en 1974-1978. La línea actual de la CUP es, pues, la tercera vez que el estalinismo (socialdemócrata en lo político y totalitario en lo ideológico y organizativo) se pone al servicio del capitalismo-Estado español. La tercera y muy probablemente la última, dada la falta de futuro de aquél.

         Se podrían añadir algunas acotaciones más a la línea de las CUP. Por ejemplo, su culto por las religiones políticas, un enfoque dogmático e incluso delirante que ni siquiera tiene en cuenta los cambios sociales básicos acaecidos en los últimos 30 años y que le sitúa al lado de la derecha española, del PP. O su concepción del compromiso político y la militancia, sustentados en un politicismo exacerbado y en la negación de las capacidades, creatividad y autonomía de la persona, rebajada a mera nulidad, a simple ser nada que obedece y se somete a la dirección partidaria.

         El basamento de todo es la negativa y rechazo de la idea de revolución. Cuando se llega a esto todo lo demás, claudicación tras claudicación y estolidez tras estolidez,  viene por sí mismo. A eso se une su pasmoso dogmatismo, que hace a los jefes de la CUP inhábiles para comprender la realidad actual, unos doctrinarios cegatos que los muy astutos políticos de la casta partitocrática de Cataluña manejan como marionetas.

         Ahora la jefatura de la CUP está en una situación difícil. Su servilismo político hacia el par CDC-ERC va a convertirse en un factor explosivo una vez que estos partidos alcancen un nuevo acuerdo con Madrid, en el cual la CUP o se integra como socio menor, lo que será bastante ridículo, o se descuelga de mala manera para entregarse a la marginalidad política. Dicho de otro modo, a la CUP ahora le toca repetir el viaje a ninguna parte que realizó hace unos decenios el PSUC.

         La vía superadora es comprender creativamente las realidades del siglo XXI en Cataluña, rechazando doctrinarismos vetustos, para formular un proyecto y programa unificado e integral de revolución y liberación nacional lo suficientemente completo, complejo y realista.

        

          

3 comentarios:

  1. Pero al margen de que tengas razón en lo que escribes, (y que estoy de acuerdo), si la CUP no fuera un partido como lo es, apenas tendría militantes ni sería conocido, como pasa con tantos otros movimientos ideológicos. Entonces resulta que para tener cierto peso en la sociedad y poder influir en ella, hay que estar en un sistema que te destruye por estar en él. Es la paradoja de la que se aprovecha el propio sistema para seguir existiendo.

    Para mi la única forma de luchar contra el sistema es desde fuera de este pero la experiencia me demuestra que esto no va a ser lo que destruya el sistema mientras no haya una concienciación general, que nunca va a suceder de forma espontanea, por supuesto, y que en el momento que se intenta generalizar se termina volviendo al sistema.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia.

      Eliminar
  2. Hay que tener en cuenta que el "Capitalismo" no existe, pues característica principal del capitalismo es asumir riesgos y eso hoy no existe; le han pasado la exposición a la masa paganini.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.