Follow by Email

domingo, 22 de septiembre de 2019

NUEVO NOMBRE PARA MI BLOG: ESFUERZO, SERVICIO Y COMBATE

Su nombre anterior ha sido “Esfuerzo y Servicio”, y ahora deseo añadir el vocablo “Combate”.

En verdad, Esfuerzo es Combate pero deseo hacer más explícita esta noción. Porque nos estamos adentrando en una fase de descomposición general de las sociedades europeas, en la cual el Combate, en todas sus manifestaciones, ha de ser lo primordial. Necesitamos una teoría (experiencial) sobre el combate, y mientras va surgiendo de la práctica, contribuyo a ello con la metamorfosis del nombre de mi blog, que es una modificación de sus contenidos, hacia una interpretación más acerada, exigente, militante y severa de mi compromiso por el bien, la libertad, la comunalidad y la virtud.

Quiero ser, al mismo tiempo, un combate y un combatiente.

Las personalidades nulificadas por las doctrinas hedonistas, epicúreas y eudemonistas (felicistas), o simplemente cegadas por la incomprensión de la realidad, o dominadas por el temor, pueden seguir con su patética existencia-siesta, con su desolación, flojedad y depresión crónicas. Pero la marcha de los acontecimientos en concluyente. La Europa que se construyó  tras la II Guerra Mundial, en 1945-1960, con su Estado de bienestar, placerismo obligatorio, adoctrinamiento de masas, estabilidad estructural, economía aparentemente pujante, vientres prominentes y “agradable” mediocridad individual devastadora del yo, se están desmoronando. Cada vez más rápidamente.

Y no sólo eso. Las clases mandantes y gobernantes europeas, ahora agrupadas en ese consorcio bestial de Estados que es la Unión Europea señoreada por Alemania, están volviéndose locas de remate por desasosiego ante el futuro, desesperación por la pérdida de su lugar hegemónico en el mundo y odio homicida, cada día más patológico, a los pueblos europeos. Como han perdido la cabeza se manifiestan dispuestas a todo, comenzando por el genocidio ya en curso en el Viejo Continente, destinado a extinguir a los pueblos europeos en dos decenios, a los que están sustituyendo por gentes africanas, en lo que es la mayor y más rápida operación de sustitución étnica de la historia de la humanidad, que esperan tener en lo esencial realizada hacia el año 2040. Como la destrucción de Europa no es sólo étnica sino también, y sobre todo, cultural, axiológica, política, económica, histórica y lingüística, nos encontramos ante la liquidación, deseada y planeada desde el poder, de una parte sustancial de la humanidad.

Para ello no se van a andar con escrúpulos de ninguna naturaleza. A la prohibición de reproducirse irán añadiendo las persecuciones, el exterminio y el genocidio directo de las gentes aborígenes europeas[1]. La fascistización de la clase media española (que vio abrirse el abismo ante sus pies con la crisis de 2008-2014), expresada en la creación del partido fascista por excelencia, Podemos, es una prueba de esa marcha hacia la consumación de una gran catástrofe continental, similar e incluso peor a las grandes crisis europeas de los siglos III-V, del siglo XIV o del siglo XIX, está última debido a las criminales revoluciones liberales, de la que la española fue la peor, por más sanguinaria, de todas[2].

Así pues, quienes creen que los próximos dos decenios van a ser como los pasados, o tal vez sólo un poquito peor, se equivocan. Yerran por una mezcla de ininteligencia, pereza, credulidad, insociabilidad y cobardía. Tales, no van a tener una segunda oportunidad, pues serán sacrificados en masa en unos cuantos años. Primero les han prohibido reproducirse y después simplemente les pasarán a cuchillo. Los escépticos ante esa aserción lo son por una credulidad ilimitada, muy pueril, para con los mensajes y el aleccionamiento que emite el poder. Cuando despierten de su mentecata fe en las instituciones ya no tendrán tiempo para reaccionar, y serán inmolados.

Así pues, el combate se está convirtiendo no sólo en la más atinada expresión de virtud personal y de procedimiento para la realización de una revolución integral sino también en una necesidad demandada por la mera supervivencia personal. Combatir o morir.

¿Revolución? Si, el camino por el que transita hoy Europa, de gran crisis múltiple en desarrollo, es, en lo principal una excelente situación, que va a permitir dar un asalto de aniquilamiento al actual sistema de poder, para constituir otro que sea su negación.

Eso exige del combate. De la cosmovisión del combate y del combate real. En primer y principal lugar del combate individual, sin esperar a otros y sin mirar para atrás, sin pensar en la victoria, concentrados en la lucha. No se trata de que “llegue el momento del combate” sino de que cada cual inicie su combate en este mismo momento. Eso hago yo.

No pasará mucho tiempo sin que publique “Teoría del combate”.



[1] La más completa, hasta ahora,  descripción del proyecto exterminacionista y genocida actual, ya en plena fase de realización, de las clases mandantes europeas contemporáneas, se encuentra en mi libro “Erótica creadora de vida. Propuestas ante la crisis demográfica”, de reciente publicación.

[2] Las instancias del poder en Madrid y las instituciones de la UE esperan que esa izquierda fascista cumpla en el futuro inmediato su habitual función de policía y verdugo, como hizo en el periodo del Frente Popular, cuando realizó matanzas casi diarias de los obreros y, sobre todo, de los campesinos insurreccionados para conquistar los patrimonios comunales que el aparato estatal les había robado desde el siglo XIX.  Ello sin olvidar la decisiva intervención de dicha izquierda, en particular del Partido Comunista (antecedente de Podemos) a la salvación y continuidad del régimen franquista (disfrazado de parlamentarista) en la Transición Política (1974-1978) y años posteriores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.