Follow by Email

miércoles, 20 de mayo de 2015

PODEMOS EL LACAYO DE LOS RICOS (1)



 El título de este artículo no pretende ser sensacionalista, menos aún irrespetuoso. Está tomado de las declaraciones de uno de los jefes del aquel partido, que atribuye a sus enemigos ser “lacayos de los ricos”, aserción que vela lo obvio, que Podemos es eso exactamente…

¿Quién y por qué han creado a Podemos? Uno de los más importantes diarios españoles sostiene que éste avanza “desde la calle hacia el poder”, lo que es inexacto, pues su punto de partida han sido los grandes medios de comunicación, controlados por el capital financiero, las multinacionales y el Estado. Éstos son el origen de Podemos, no “la calle”. Desde luego, no es decisión de “la calle” que el diario más inteligente de la derecha dedique, una semana antes de las elecciones del 24-M, una larguísima entrevista a Pablo Iglesias, realizada por su director, algo nunca antes visto por su extensión y untuosidad hacia el Nuevo Caudillo de España. Tampoco forma parte de “la calle” Berlusconi, cuyas televisiones han aupado a Podemos.

Hubo un tiempo en que los jefes de Podemos eran un ínfimo componente de la vetusta izquierda estalinista (fascista de izquierda) dentro del gueto político, que vegetaban aferrados a una revista con pocos lectores, “Contrapoder”, financiada con el dinero del capitalismo de Estado de Venezuela y del islamofascismo iraní. “Alguien”, al concluir que el statu quo español necesitaba una gran operación estratégica de Estado que renovase la oferta partidista para realizar determinadas metas políticas y económicas, se fijó en ellos y determinó lanzarles al estrellato, igual que se hace con un refresco estomagante, un cantante infumable, un artista “trasgresor” o un intelectual “inconformista”. Es mera mercadotecnia: se invierte dinero en un producto y se cosechan los resultados[1].

Más demostrativo aún es el caso de su jefe, el Caudillo IV de España (tras Franco, Felipe González y Belén Esteban), pues la “ciencia mercadotécnica” ha convertido a un sujeto inculto, mediocre y casposo en un estadista supuestamente fabuloso y carismático, ante el que se prosternan masas de gentes con poca sal en la mollera, adscritas al mantra “más-más-más/dame-dame-dame di-ne-ro”. Por ejemplo, el pasado 31 de enero, fecha que debe quedar para ser estudiada dentro de lo que algunos antropólogos describen como necesidad del ser humano de adorar ídolos, arrodillarse ante tiranos, vitorear al “amado líder” y practicar el servilismo. Se comprende: los seres nada, colmados de autoodio y deseosos de ser dominados y engañados, necesitan un nuevo instrumento que satisfaga su masoquismo, complejos de inferioridad y auto-destructividad.

Pero, ¿quién y por qué ha creado a Podemos? Considerando los cientos de millones que ya han invertido los poderes fácticos en él, tenemos que estar seguros de que la cosa es muy seria. Nunca tendremos acceso a los datos clave en esta cuestión, pues ni éstos ni ninguno de los realmente importantes son ni serán puestos jamás a disposición de “la gente”, pero por algunas referencias estamos en condiciones de reconstruir a grandes rasgos lo acontecido.

Muy probablemente, Podemos es una creación de los servicios de análisis e intervención estratégica del ministerio de Defensa, trabajando en colaboración con el CNI. Una intervención muy similar efectuó el ejército en 1973-1977 para relanzar al PSOE, logrando hacer de un partido agonizante, que apenas nada había hecho contra el franquismo, en la primera fuerza política. Es criatura política, además, de la banca, en particular del Banco de Santander, que tiene situados a hombres de su confianza dentro de la oligarquía de Podemos. En tercer lugar, está siendo lanzado por los núcleos de dirección de la gran patronal española. Ha cooperado, asimismo, la embajada de EEUU. De ese modo, lo que era un grupúsculo marginal aferrado al chavismo y al fascismo islámico se ha hecho una fuerza política al parecer arrolladora electoralmente, aunque con una base organizada débil, pues es un partido de votantes y no de militantes, o sea una formación postmoderna.

¿Por qué ellos y no algún otro de los cientos de candidatos, grupos y grupitos, aspirantes a ser subsidiados por los amos del dinero y por el Estado? Para lo que las elites del poder requieren, a saber, implantar en lo que llaman España el modelo chino de producción, lo que será una nueva revolución industrial, necesitaban una fuerza de izquierda, ítem más, en sus orígenes de extrema izquierda. Dicho de otro modo, les es imprescindible una formación “anticapitalista” para relanzar el proceso de acumulación e instaurar formas bastante agresivas de capitalismo, como es de sentido común. En segundo lugar, porque dada la proclividad de los jefes de Podemos, de casi todos ellos y ellas, a entregarse por dinero al mejor postor, pueden tener la seguridad de que su marioneta política les va a ser del todo dócil.

También, porque lo anómalo de la historia del país, donde la guerra civil y el franquismo siguen siendo asunto de actualidad, aconsejaba acudir a una fuerza de izquierda, pero a una nueva, dado el anquilosamiento, desprestigio y marginalidad irremediables del PCE-IU. Finalmente, la mentalidad estalinista de los jerarcas de Podemos ha pesado mucho en la elección, pues de lo que se trata es de constituir un movimiento populista hiper-jerarquizado cada vez más volteado hacia la derecha, hasta llegar a ser extrema derecha renovada y actualizada.

El lado relativamente negativo, para el poder, del partido-montaje es precisamente la codicia infinita de sus jefes, la mayoría de ellos y ellas metidos ya en asuntos turbios de dinero[2]. Otra es la insustancialidad, arrogancia, mediocridad e ignorancia de tales mandamases, que se limitan a repetir consignas rancias y panfletos pasados de moda, todos ellos referidos a dinero, dado que en su cabeza no parece caber ninguna otra idea o categoría. Está, además, su debilidad organizativa. En cuanto lugar, su tendencia a las querellas internas, que se agudizará una vez que quede en claro que no sacarán tantos votos como esperan, lo que significa que no habrá puestos gubernamentales o estatales ni dinero para toda la masa de arribistas de izquierda que conforman Podemos. Además, la situación en Venezuela se deteriora deprisa, y un alzamiento popular contra el chavismo sería un severo golpe a aquél. Pero quienes lo promueven  desde el Estado lo conciben como una formación de “usar y tirar”, buena para un tiempo y luego a sustituir por otro invento político de los todopoderosos planificadores y estrategas de las instituciones claves del poder.

El asunto Podemos demuestra, también, que las clases pudientes y mandantes ya no logran encontrar personal político de calidad, debido a la general desintegración de la vida social y de la valía de la persona que ellas mismas han originado.

De algo no hay duda, de que lo que unifica al partido-montaje es el dinero, y el medro en tanto que procedimiento para conseguir más dinero. Ese es su monodiscurso, el del dinero. Además, sus jefes y cuadros son sin ideología, al proceder de una larga sucesión de derrotas políticas decisivas, desde la URSS a Cuba, Bolivia y, sobre todo, Venezuela, de manera que no creen en nada… salvo en el dinero[3]. Su repudio de la moralidad así como su incultura, zoologismo y zafiedad, que les hace despreciar los bienes y valores espirituales, harán de ellos sujetos entregados a podredumbres, corruptelas y componendas mil, así como a las atrocidades perpetradas en loor de la razón de Estado.

Podemos, en tanto que dirigentes, cuadros, afiliados (militantes no tiene) y votantes está unificado por la envidia hacia la gran burguesía, a la que desea imitar en el consumo, el lujo y el goce. Por eso su meta es hacerse burguesía de Estado.

Quienes otorgan al dinero una centralidad absoluta no pueden ser honrados, pues es inevitable que dediquen sus vidas a obtener lo que para ellos es el sumo bien, el dinero. Ni la derecha, que idolatra el dinero pero no suele decirlo, ni la izquierda, que lo reverencia y sí lo dice, pueden ser decentes. La integridad proviene de tener valores, metas trascendentes e ideales, de dotarse de formación moral y preferir los bienes inmateriales (la libertad, la virtud, la verdad, el conocimiento, la convivencia, el amor, la belleza, el bien ético, la revolución…) a los materiales. Eso no existe en Podemos.
(Continuará)


[1] La operación Podemos se comprende, al estar implícitamente descrita en él, desde el libro de Raúl Eguizábal, “Las industrias de la conciencia. Una historia social de la publicidad en España (1975-2009)”, que no sólo se ocupa de la mercadotecnia comercial sino también de la política.
[2] De ellos el caso más esclarecedor es el de Manuela Carmena, candidata por Madrid. Ésta no sólo hace declaraciones entusiastas sobre la Sección Femenina falangista-franquista (asunto común a casi todo el feminismo) sino que al ser pillada en flagrante corrupción legal e inmoralidad obvia replica con las peores mañas de la clase política. Todo indica que la neo-casta podemita es peor que la vieja casta, y que el partido de Pablo Iglesias será, junto con el PSOE, PP, CiU, el Movimiento Nacional franquista, los prebostes del Trienio Liberal, o Constitucional, (1820-1823) y el equipo del duque de Lerma (valido de Felipe III), la formación más sucia e inmoral de nuestra historia. Por lo demás, la proclividad de sus jefas y jefes a mirar con simpatía a los fascismos, especialmente al iraní pero también al franquismo en varias de sus realizaciones, es uno de los datos más inquietantes de aquél, dado que el populismo (que su jefe ya no oculta) es una de las bases ideológicas de todos los fascismos, laicos y religiosos.

[3] Un caso con muchas similitudes con Podemos es el del Partido de los Trabajadores del Brasil, llegado al gobierno en 2004 bajo la dirección de J.I. Lula da Silva y hoy timoneado por Dilma Rousseff. Ha cumplido a medias los objetivos que le marcó el Estado y la gran burguesía, elevar a ese país al rango de gran potencia, y ahora vegeta aferrado a la represión, la corrupción, el estancamiento económico y el descrédito popular. Con este caso el prestigio de la izquierda a escala planetaria se ha erosionado aún más, al mostrar que en determinadas condiciones es la opción política favorita del capital.

6 comentarios:

  1. Me parece muy acertada la crítica e incluso echo en falta una crítica a la fascinación que siente alguno de sus dirigentes por la violencia pero de verdad que no merecen alguna oportunidad? La revolución, de llevarse a cabo, la virtud, la belleza, la libertad,... No se alcanzarán con personas completamente íntegras, bellas ni enteramente libres sino por gente que a veces miente, fea y a veces dependiente

    ResponderEliminar
  2. Debería quedar muy claro lo dicho, Potemos no proviene de la calle,sino del poder.

    Lo que si que hay que aclarar es que el banco Santander no es "casta" que lo dijo el coletas, jojojojo

    No creo que Potemos pueda ganar, no creo que puedan dejar que gane, mejor dicho.
    Ha servido de freno al malestar y la ira popular, ha prometido el oro y (sobre todo) el moro a catorce millones de pobres que ahora si no se ven respondidos, pueden volver a cabrearse más que antes y ahora no habría un mesías de diseño para idiotizarlos de nuevo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. No me convence la crítica ni en el fondo ni en la forma. En el fondo, porque es un buen ejemplo de teoría conspiratoria: todo lo que ocurre está manejado por poderes ocultos con planes poco presentables. Sin duda, en la lucha política, los diferentes grupos de poder intentan influir en los diferentes actores de la lucha para conseguir que no perjudiquen sus intereses, pero de ahí a organizar en la sombra un partido como Podemos hay grandes diferencias. Tu tesis no deja de ser una variante de otras célebres teorías conspiratorias: la comunista-masónica denunciada por Franco, o el Protocolo de los Sabios de Sión. En este caso, los conspiradores son el Ministerio de Defensa, la banca, el fascismo internaciona, la embajada de Estados Unidosl... Mi conocimiento personal de algunos miembros de las listas de Podemos en Madrid no cuadra con lo que aquí dices, Prado.
    Tampoco me convence en la forma. Hay demasiadas descalificaciones que se sitúan ya en lo estrictamente personal, muy en la línea de una parte importante del discurso de Podemos que no me gusta nada: todos son corruptos en acto o en potencia.
    Digo esto sin tener ninguna simpatía especial por Podemos, puesto que su intervención política no es el tipo de intervención que a mi me interesa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El término conspiración es un invento del FBI después del "asesinato" de Kennedy para ridiculizar toda versión disidente de la oficial. Dicho ésto tenéis pruebas del dinero que ha impulsado el movimiento del 15m (Dinero Judío a más no poder) y cómo se ha mareado la perdiz. Le rogaría al autor del blog que se apoyase en éstos artículos que voy a compartir para aportar más datos a su tesis sobre Potemos

      https://todoestarelacionado.wordpress.com/2012/04/13/martin-varsavsky-la-conexion-15-m-con-la-fundacion-rockefeller/

      https://todoestarelacionado.wordpress.com/2012/04/12/los-vinculos-de-enrique-dans-promotor-del-movimiento-15m-con-la-oligarquia-financiera-internacional/

      https://todoestarelacionado.wordpress.com/2012/04/13/el-15-m-como-punta-de-lanza-de-nuevas-reformas-neoliberales-coincidencias-entre-el-informe-transforma-espana-de-la-fundacion-everis-y-el-15-m/

      https://todoestarelacionado.wordpress.com/2012/04/25/informe-transforma-espana-organizar-el-caos-hacia-la-revolucion-neoliberal-y-el-15-m-como-excusa/

      Eliminar
  4. Muy buen artículo, aunque creo que es muy aventurado afirmar algunas cosas sin pruebas (en realidad, es imposible aportarlas, dado que por algo existe el llamado "secreto de estado"). Te mando el que escrito yo sobre el asunto Leire-Carmena: http://lasinterferencias.blogspot.com.es/2015/05/la-irresponsabilidad-de-votantes-y.html Fíjate en especial en el enlace en el que hablo de los macroproyectos chinos de Leire (también están esperando ver si florecen proyectos en Angola y Kuwait, creo recordar, según el video que he puesto de Carmena). Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. De conspiratorio nada. Ahí esta la evidencia de como cadenas de televisón como la Sexta, les metió mas horas de pantalla en las europeas ( aun era partido desconocido) que a los grandes partidos.
    Y la euforia en la misma cadena según se conocían resultados en las municipales.
    De integridad ante el dinero de sus "patrocinadores"... solo ver como en 'La Tuerka', el programa de Pablo Iglesias, obliga a Beatriz Talegón a taparse mas... luego dirán que son "laicos" ( recordemos el circulo podemos musulmanes) y que respetan la igualdad de hombres y mujeres... pero a taparse como un monstruo... obedientes.

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.