Follow by Email

martes, 10 de junio de 2014

POR UNA EVALUACIÓN OBJETIVA DE LA II REPÚBLICA ESPAÑOLA


Uno de los fundamentos de la política ha de ser la ética, por tanto, la objetividad. Se trata de lograr un hábito social y una situación en la que ninguna fuerza política se sirva de la tergiversación de la realidad presente o histórica, menos aún del engaño y la mentira, para formular y publicitar su estrategia y programa.

El movimiento por la III república es tan honorable como cualquier otro. En él se sitúan personas sinceramente entregadas, en lo subjetivo y como intención, a la causa de la regeneración de la vida colectiva. Su convicción es que es suficiente con cambiar la forma del Estado para que todo se modifique positivamente. No creen necesario extinguir el capitalismo y el ente estatal, no se declaran a favor de la revolución. Les basta con alterar la forma del Estado manteniendo el Estado mismo, por tanto el capitalismo, y plantearse la revolución.
        
Eso es, a pesar de todo, respetable. Lo es menos la tergiversación e incluso el falseamiento, de la historia de la II república española en sus dos periodos, el (relativamente) pacifico, 1931-1936, y el bélico, 1936-1939. La verdad ha de estar por encima de toda opción política, y las personas con criterios éticos, sin los cuales no puede haber política positiva, tienen que demandar, e incluso exigir, que se exponga la verdad, la verdad desnuda y toda ella, sobre la II república.
        
Con la verdad delante luego habrá gente que persista en sus ideales republicanos y gente que no, que se pase al proyecto y programa de revolución social integral. Pero sin la verdad nada puede ser aceptado. Veamos, por tanto, las verdades esenciales, innegables, sobre la II república.
        
La II república la imponen en 1931 el ejército, la guardia civil, la banca y los terratenientes. El presidente del gobierno provisional republicano en abril de 1931, Niceto Alcalá-Zamora, no fue ningún radical sino un conocido cacique y terrateniente andaluz. Así comienza una república en la que los caciques, oligarcas y terratenientes, hasta el día de antes monárquicos, se hacen republicanos.
        
Lo primero que hace la II república es declarar inviolable la propiedad privada, a fin de proteger a la gran burguesía terrateniente y con ella a la totalidad del capitalismo. Lo realiza en una solemne declaración político-jurídica de 15 de abril de 1931, que realiza la idea de Manuel Azaña sobre que la del 14 de abril era “una republica burguesa”. Si Azaña lo decía cada dos por tres, y si la Constitución republicana  de 9-12-1931 es un canto al capitalismo, ¿por qué ahora los partidarios de la III república lo niegan, o lo ocultan, o guardan silencio?
        
La II república fue un Estado policial que torturó a decenas de miles de trabajadores, que asesinó, al reprimir manifestaciones y ocupaciones de tierras, a miles de ellos, que creó un aparato represivo nuevo, específicamente republicano, el Cuerpo de Seguridad y Asalto, que sembró el terror allí donde actuó, autor de la matanza de Casas Viejas en enero de 1933, de la carnicería de Asturias en 1934 y de numerosos actos de violencia bajo los gobiernos del Frente Popular, en febrero-julio de 1936.
        
La II república se sirvió de normas legales propias de regímenes de extrema derecha, como la Ley de Orden Público de 1933, hecha suya por el franquismo y mantenida en vigor por éste hasta 1959. Con la Ley de Reforma Agraria de 1932 defendió, a través de la mentira, la demagogia y la violencia institucional a la clase terrateniente de los embates de la justa ira campesina. Mantuvo no sólo intacto sino también reforzado el colonialismo español en Marruecos, ferozmente racista. Con las reformas militares de Azaña se empeñó en crear un ejército más moderno y capaz, justamente el que se sublevó en 1936. Reafirmó el régimen patriarcal. Convirtió la educación en propaganda política. Agredió al mundo rural con las Misiones Pedagógicas. Impuso nuevas maneras de mantener “la unidad de España” contra los pueblos no españoles de la península Ibérica. Hizo que los beneficios de la gran burguesía industrial cayeran relativamente poco a pesar de los efectos de la gran crisis económica mundial de 1929. Creó una nueva ley fiscal, de 1932, que expoliaba más a fondo a las clases populares. Ignoró por completo a los parados.
        
Con el Frente Popular, 1936, la II república se hizo aún más virulenta y violenta. En la primavera de 1936 hubo un auge cuasi-revolucionario de las luchas obreras y campesinas, que fue contestado por un terror policial sin precedentes por los gobiernos del Frente Popular, con el apoyo de todos los partidos y sindicatos de izquierda, en particular del Partido Comunista. La expresión señera del terror policial fue la matanza de Yeste, Albacete, (29-5-1936), en la que 17 campesinos fueron asesinados y casi un centenar, varones y mujeres, heridos de bala por la policía frentepopulista, bandera republicana al viento, por querer recuperar tierras comunales que les habían sido expoliadas por caciques republicanos.
        
Dado que el colosal ascenso de las luchas populares y obreras estaba desbordando al Frente Popular y la II república, tuvo que intervenir el ejército. En primer lugar contra las clases populares enfrentadas con la república y el Frente Popular, en segundo lugar contra éstos, por haber sido incapaces de mantener “la ley y el orden”. Así se inició la guerra civil, con tres fuerzas en pugna, las militares fascistas, las republicanas y el pueblo/pueblos, que no estuvo ni con los unos ni con las otras.

8 comentarios:

  1. De tu escrito se deduce que la dictadura de Primo de Rivera y Alfonso XIII y todo lo anterior fueron "mejor" que la segunda república, y tal vez que "no fueron" impuestos por el ejército, la banca y la iglesia "tras el golpe de Pavía". Tus análisis siempre carecen de algo fundamental que es contrastar un periodo tan corto y tan convulso por razones externas a la propia república (los monarquicos ya intentan un golpe en el 32 y llevan planificando con Hitler y Mussolini lo que luego será el golpe del 36, desde 1933). Eres poco honesto y lo sabes. !Claro tu prefieres la ley de fugas de Primo y la ilegalización de la CNT, a la "Mano dura" que atribuyes a la república, casualmente mucho más dura en el periodo que vuelven al poder nazis de la CEDA y Acción Católica, los mismos que gobernaron con PRIMO anteriormente !!!!Acusas al enfermo de su propia enfermedad en lugar de denunciar el cáncer que le llevó a la muerte. !Sigue siendo subdito en lugar de ciudadano !!Me temo que tu propuesta de "Reovlución Integral" no deja de ser un mantra con el que tratas de justificar tus posturas reaccionarias, no si no soy franquista ni monarquico, pero hasta que no llegue "mi revolución", ni me molesto!!!En fin vieja melodía y vieja letra, don Agustín GArcía Calvo al menos recitaba mejor que tú !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora voy a "deducir" yo: según tu forma de expresarte, intuyo que conoces a Félix de más textos, y no sólo de éste; pues bien, en ese caso sabes que Félix en otros textos es muy duro con todo lo que sucedió de 1812 en adelante, y eso incluye los periodos que tú has mencionado. Por tanto sabes muy bien que a Félix no le parece ni mejor ni peor ninguno de esos períodos mencionados; simplemente en un texto breve de un blog no se puede abarcar todo, tal y como tú sí has querido hacer, y además de forma malintencionada ya que, repito, sabes perfectamente que Félix repudia todas los regímenes monárquicos, dictatoriales y parlamentarios desde 1812 (y los regímenes anteriores también, salvo los asamblearios). Ten un poco de respeto por la verdad, por los demás lectores del blog y, de paso, también por ti mismo. Un saludo.

      Eliminar
    2. Comparar a Agustín con este personaje me parece un absoluto despropósito.

      Eliminar
  2. Hola, he llegado a tu blog gracias a un amigo que le parece interesante lo que cuentas. Lo cierto es que yo discrepo bastante, si no de los datos que presentas, absolutamente sí de cómo los utilizas en tu discurso. Cuando hablas de que la 2ª República se valió de normas legales, lo que quieres decir en realidad es que los distintos gobiernos de la 2ª república se valieron..., etc. Hay que distinguir lo que es un modelo de estado de los gobiernos que en cada momento. Digo yo. De todas formas, de nada sirven los modelos si lo que se quiere es esclavizar a un pueblo. Lo que me pasa a mí es que prefiero que el esclavizador tenga que pasar por las urnas cada cuatro años a que ese esclavizador esté ungido por un poder ssagrado que le legitime a ser tan cabrón como le venga en gana.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero las urnas no le convertirán en menos cabrón.Es decir,¿nos tiranizan menos porque vayamos a votarles?Más bien al contrario.El problema que tenemos es que hay unas personas que se hacen llamar de izquierdas que llaman a votar para echar al PP y poner el PSOE.¿Qué podemos conseguir de este modo si ya hace 40 años desde la transicion y han acabado con toda la vida asociativa y con toda la resistencia al poder?

      Eliminar
  3. El orden esclavista llega a su plenitud cuando los esclavos eligen a sus propios tiranos y legitiman su maldad. Recomiendo "Estudio del Estado" para empezar a conocer lo que es el Leviatán y "La democracia y el triunfo del Estado" para acabar de rematar el tema. Salud.

    ResponderEliminar
  4. Parole, parole, parole. La revolución integral no es más que una elucubración malsana de una mente poco lúcida. Mientras estas llega, y no llegará nunca, el pueblo sigue siendo "subdito" y gobernado por los nazifascistas del PPSOE, politicastros al servicio de la banca y el capital. !Todos los males se resolverán con "la revolución integral" ! que es lo mismoq que decir que se resolverán en el cielo católico o musulman, no en este mundo. En fin, yo no soy nada posibilista, pero el cuentito de la revolución intragral es ya un "cansino histórico". Salud y anarquía !!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. llegar? tenemos que "hacerla nosotros", no va a llegar nadie a regalarte la libertad.

      ¿Cansado de escuchar que nadie va a regalarte la libertad? está lejos de comprender la Revolución Integral.

      Eliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.