Follow by Email

viernes, 6 de junio de 2014

¿POR QUÉ LA III REPÚBLICA ESPAÑOLA?


Vivimos una crisis del régimen de dictadura parlamentaria, constitucional y partitocrática que organiza la Constitución de 1978, por agotamiento de los partidos mayoritarios, alejamiento de la juventud de la política institucional y otras causas. Esto, aunque a la fecha es solamente una crisis parcial, reducida y limitada, contiene una amenaza de inestabilidad política, quizá grave, para el sistema de dominación.
        
Así las cosas los estrategas políticos del statu quo han diseñado tres soluciones posibles, que serán utilizada según cuál sea la situación: 1) cambio en la titularidad del jefe del Estado, con Felipe sustituyendo a Juan Carlos pero manteniendo la Constitución actual, 2) mudanza de la citada titularidad abriendo un proceso constituyente que lleve a una nueva Constitución monárquica, 3) extinción de la institución monárquica para establecer la III república española, en lo que sería una intervención política estatal similar a las de 1873 (I república) y 1931 (II república), con tres fases, referéndum sobre monarquía o república, elecciones a cortes constituyentes republicanas y elaboración, para su ulterior promulgación, de una Constitución republicana, reedición de la de 9-12-1931.
        
En el actual debate dentro de las elites del poder la opción escogida es la uno, aunque con muchos partidarios de la dos, quedando la tres como alternativa de reserva a aplicar en una situación especialmente delicada para el poder constituido.
        
La monarquía es accidental para las minorías poderhabientes. En 1868 Isabel II es destronada y enviada al exilio por un pronunciamiento militar encabezado por los generales Prim y Serrano. Esto lleva a la I república española en febrero de 1873, que se mantiene hasta finales de 1874, cuando el general Martínez Campos proclama a Alfonso XII rey. En abril de 1931 la conjunción del ejército, la pedantocracia, la guardia civil y el gran capital fuerzan la instauración de la II república con exilio de Alfonso XIII. Posteriormente, Franco, en 1969 nombra a Juan Carlos, nieto de aquél, príncipe heredero de la corona, lo que le convierte en rey en 1975. En 1978 se promulga la actual Constitución monárquica, que cuenta con la cooperación activa de la izquierda, en particular PSOE y PCE. Éste último, hoy republicano con el nombre de IU, fue entonces monárquico a machamartillo.
        
Tanto la I como la II república españolas han sido regímenes que, sin alterar positivamente nada del sistema de dominación política, han realizado una actividad represora notablemente violenta, con uso a gran escala de la fuerza contra las clases proletarias y populares, en la forma de intervenciones policiales bastante duras, torturas masivas, aplicación de la “ley de fugas” (crímenes de Estado), matanzas en la calle y encarcelamientos. Ese es probablemente su rasgo distintivo. Ambas repúblicas fortalecieron el capitalismo en todas sus formas, desarrollando notablemente el Estado y ampliando la carga tributaria, sobre todo para costear los crecidos gastos represivos.
        
¿Qué será la III república española?
        
Por el momento, no es la opción política respaldada por las elites de poder, lo que quiere decir que no es el régimen del futuro inmediato. Aquéllas la tienen como alternativa de reserva, financiando de diversas maneras a quienes la defienden.

La III república hará un cambio cosmético y formal en el que los elementos de fuerza, opresión y explotación queden reafirmados. Continuará el capitalismo (en sus dos formas, estatal y privado), el paro, la concentración de la riqueza en la banca, el salariado, el parlamentarismo y el régimen partitocrático, la vinculación a la Unión Europea, la expansión de la empresa multinacional española, el neo-patriarcado, la desertificación de la península Ibérica, el militarismo, el uso regular de la tortura por los cuerpos policiales, la opresión de los pueblos no-españoles, el Estado de bienestar, la deseducación a cargo del ente estatal, la sanidad institucional, el crecimiento del expolio fiscal, el dominio de la ciudad sobre el campo, la negación de la libertad de conciencia, política y civil, la manipulación mediática. El régimen republicano perpetuará la desespiritualización, deshumanización, destrucción de la cultura clásica occidental y trituración programada de la persona, declive de la calidad del sujeto, aculturación y aniquilación de la esencia concreta humana.

En 1946, en Italia, hubo referéndum sobre si monarquía y república, proceso constituyente y nueva Constitución. De todo ello surgió el Estado policial y el hiper-capitalismo existentes, cuya solidez está en que el régimen republicano pudo destruir y perseguir más eficazmente que el precedente, monárquico, las esperanzas de revolución que amplios sectores había ido desarrollando en la épica lucha, política y armada, de la Resistencia contra el fascismo y luego el nazismo en 1943-1945.

En Italia, en 1943-1946, el republicanismo y la república fueron la forma concreta que adoptó la liquidación de la revolución, tarea en que destacó el PC italiano.

Quienes ahora demandan la república española esperan lograr muchos puestos estatales bien pagados, y muchos ingresos en dinero, como fue el caso de los republicanos italianos en 1946. Hoy están en juego entre 50.000 y 100.000 cargos o empleos institucionales, que si prevalece la alternativa republicana serán perdidos por los monárquicos, que los disfrutan hoy, para ser gozados por los republicanos: ese es el suculento botín de la actual rebatiña política institucional monarquía/república.

Frente a las dos alternativas de la reacción hoy, la monarquía y la republica, está la revolución. La revolución es la noción y práctica más deseable, al ser la única que puede constituir una nueva sociedad, un nuevo ser humano, una nueva cosmovisión y un nuevo sistema de valores. Pronto se tratará de ella aquí.

13 comentarios:

  1. Como bien nombres que haya o no monarquía es un capricho o una decisión más de liberales, militares, capital y banqueros que otra cosa.

    ResponderEliminar
  2. "
    En Italia, en 1943-1946, el republicanismo y la república fueron la forma concreta que adoptó la liquidación de la revolución, tarea en que destacó el PC italiano.
    "

    Cuéntanos +.

    Sobre los puestos sí, desgraciadamente la gente sólo quiere vivienda, trabajo y comida sin importarle nada más, incluso Pablo Iglesias dice que la dignidad es consumir y tener un buen sueldo y esa es la alternativa al PPSOE?

    Me hace gracia porque la gente critica a los políticos diciendo una y otra vez que la clase política es la culpable cuando sólo son representantes del poder privado que está por encima, pero encima de eso es que piden MÁS políticos en forma de República. ES ABSURDO

    ResponderEliminar
  3. Gràcies per compartir les seves reflexions que comparteixo. Tot i que volia preguntar-li: Què vol dir amb «continuará [...] la opresión de los pueblos no-españoles»? Què entén per aquests pobles no-espanyols»?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablando con propiedad y aclarando conceptos ha de entenderse que:
      a) “España” es un concepto jurídico-político que incorpora el significado que las élites en el Poder dan al conjunto de territorios bajo su dominación ejercida a través del aparato organizado de violencia institucional que podemos definir como “Estado español”.
      b) El concepto de “Pueblo” es indeterminado. El nacionalismo opresor lo identifica con “España”, y el nacionalismo oprimido, con el de “su” nación (vasco, catalán, gallego, canario...).
      c) Podría entenderse como “pueblos españoles”, por exclusión, serían aquellos correspondientes a los que no forman parte de las naciones oprimidas.
      d) Pero es igualmente erróneo. Estaríamos dando por válida la categorización estatista burguesa del Estado de las “nacionalidades y regiones” (CE-78), de tal suerte que los pueblos de las “regiones” serian españoles y los de las nacionalidades…pues, las propias de cada cual.
      d) La cuestión reside en analizar la cuestión del “Estado-Nación” fuera de la perspectiva liberal-marxista. Las realidades son: Que existe un Estado, como aparato de dominación, que ha adoptado ideológicamente la “identidad” justificativa de su existencia, basado en la construcción cultural denominado “lo español”. Que existe otra construcción ideológica que trata de dar “identidad” a determinados territorios, hoy incorporados por la fuerza en el “Estado español”, y que se autodenominan “naciones-sin Estado”. Pero existe por encima de estas construcciones ideológicas la incuestionable realidad de los pueblos que habitan el territorio que podríamos denominar Iberia. Lo esencial en esta cuestión no es determinar quién es quién, y quien tiene el derecho a…(¿), sino que todos los pueblos de Iberia tiene el derecho a determinar libremente su futuro, pero no en cualquier condición, pues para que ésta sea efectiva ha de ser sin Estado, sin Capitalismo, con defensa de la cultura e identidad popular, al tiempo que la solidaridad fraternal entre los pueblos. KL

      Eliminar
    2. Moltes gràcies per la seva detallada resposta. KL, li contesto tot seguit de la mateixa manera (si tiene problemas significativos de comprensión, interés y si puedo permitírmelo, le proporcionaré una traducción revisada de algún traductor automático al castellano):

      M'adono que no es referia als pobles no ibèrics, que es continuaran explotant, tant com es pugui, en nom del profit del capital (com a nosaltres també ens explota el Capital – intern i extern --).

      (a) No és que es pugui definir com “Estado Español” és que es defineix així (textualment a la mateixa Constitució del 1978). Per tant, “Espanya” i “Estat Espanyol” no és exactament el mateix, quan – com vostè diu -- no es parla d'un concepte jurídic-polític.

      (b) Coincideixo en que el concepte de “poble” és difús (i polisèmic), ni és un sinònim exacte de “nació” ni tampoc dels “súbdits/ciutadans d'un Estat”.

      (c) Entenc el que diu, però cal diferenciar també entre “nacions oprimides” i “nacions oprimint-se”, ja que, a l'Estat Espanyol, les segones són aquelles que es troben en una situació de desigualtat respecte a d'altres que ja no presenten diferències significatives respecte al que tracta d'homogeneïtzar l'Estat Espanyol. Per exemple, a l'Aragó ha desaparegut gairebé la fabla, que ha estat substituïda pel castellà, i tan sols queden reductes al Pirineu.

      (d) Ja veig que no s'atreveix a definir com a espanyoles les nacions oprimides, irònicament, quan ha volgut parlar amb propietat. Malgrat reconèixer que és una definició establerta des de l'Estat. És una llàstima que la seva visió històrica arribi només fins al 1978. Així comprenc la seva autocensura.

      (e) D'acord amb vostè que l'Estat Espanyol ha tractat de servir-se de la identitat del que és espanyol (però és una llàstima que no es pregunti la causa ni l'origen). La identitat de les “nacions sense Estat” (propi i exclusiu) es tracta d'establir per oposició aquesta identitat (de la qual tracta de servir-se l'Estat Espanyol). Per això, es defineixen com a no espanyoles. Així es plantegen dicotomies com ara: Catalunya – Espanya, Euskal Herria – Espanya... Que és la posició que adopta Félix Rodrigo Mora. Per tant, assumeix la terminologia de l'Estat Espanyol, que és el mateix que fan els moviments nacionalistes majoritaris a aquestes nacions sense Estat (propi i exclusiu). De totes maneres, vostè parla d'Ibèria com allò que englobaria a aquestes nacions (oprimides o no). És significatiu que, malgrat el seu grau
      de consciència sobre l'ús de l'Estat Espanyol del terme “Espanya”, segueixi renunciant a ell. Argumenta que això no és important, així encara entenc menys la seva renúncia (si no fos perquè sé llegir entre línies un tabú i un trauma). Però, estem d'acord que (en contra de com s'acostuma a entendre) el fet de definir-se com a “espanyol” o no, no comporta la negació al dret que cada poble (insisteixo: amb l'atribut de nació diferenciada del que tracta d'imposar l'Estat Espanyol, o no) tingui el dret de decidir el seu futur (el que passa és que la condició que posa vostè que sigui sense Estat, és confondre el que desitgem amb la trajectòria que porten els esdeveniments actuals). A més, com ja he apuntat, entendre això com a exclusiu dels col·lectius entesos com a “nacions” és aplicar la mateixa lògica burgesa dels Estats-Nació.
      [Segueix →]

      Eliminar
    3. [→ Continuació]
      Sobre tot això, afegeixo el següent: m'agradaria que m'hi hagués respòs el Félix, però veient la submissió cap al significat monopolitzador/excloent de la paraula “Espanya” de l'aparell de l'Estat Espanyol (que també han acceptat la majoria dels nacionalismes sense Estat propi i exclusiu), ja m'hi imagino per on podria anar la resposta. És decebedor ser testimoni de la renúncia davant la monopolització/exclusió d'un terme que és sinònim i té més consistència històrica que “Ibèria” (nom que donaren els grecs coneixent una petita part peninsular). Tot i que aquesta no té el problema d'assignacions automàtiques de significat (amb moltíssims prejudicis associats automàticament). Tot això apunta a un trauma (que no és altre que la monopolització/exclusió que ha fet l'Estat Espanyol d'una identitat prèvia) que dificulta enormement la qüestió identitària a la Península Ibèrica. Això és clarament el signe d'una derrota ideològica que té conseqüències molt importants, atès que, ens agradi o no, la qüestió identitària és cabdal (on l'aspecte nacional és un dels aspectes destacats de la identitat, tot i que no és el més fonamental). D'aquesta manera, aquest concepte identitari seguirà, així, sent monopoli del sector conservador i centralista de l'Estat Espanyol, on ni tan sols l'esquerra més revolucionària de la diversitat de pobles castellans és capaç de formular una noció diferent d'Espanya; refugiant-se al internacionalisme o a l'antiespanyolisme (antiespanyolisme d'aquest concepte interessat de l'Estat Espanyol, que no és el mateix que Espanya, doncs ni tan sols l'abasta integralment).
      Salutacions,
      Tx.

      Eliminar
    4. Hola de nuevo Tx, te contesto:
      Ciertamente tengo problemas con el catalán, pero de tu nota creo extraer cuatro afirmaciones que requieren aclaración:
      Dices. “La pregunta incómoda de la identidad en la Península Ibérica es claramente la señal de una derrota ideológica que tiene consecuencias muy importantes”.
      Cierto, es una pregunta incómoda, y cierto que responde a una derrota ideológica, pero ¿de quién? La derrota es del ideario que ha sustentado el concepto de Estado-nación. El problema está en que los patriotas, los que honestamente defienden la identidad específica de sus respectivos pueblos han asumido como válidos los planteamientos de liberación sustentados por el estatismo, tanto el marxista como el liberal. Lo que nosotros planteamos es un cambio de paradigma, no un cambio de “palabras”.
      Dices: “La cuestión de la identidad es importante donde el aspecto nacional es uno de los aspectos más destacados de la identidad, aunque no es imprescindible”.
      Cierto que la cuestión de la identidad es importante, más importante aún de lo que piensan los nacionalistas. Pero el problema está en que se identifica identidad con nación. La identidad no la da “la nación”, la identidad viene dada por la pertenencia a una localidad, a un pueblo que comparte aquel conjunto de riesgos específicos que lo hacen distinto a cualquier otro, esencialmente culturales e históricos. Por el contrario, el concepto de “nación” está asociado históricamente a las necesidades ideológicas de justificación del Estado.
      Dices. “Por lo tanto, "España" y "Estado español" no es exactamente lo mismo.”
      Ciertamente no es lo mismo. “España” es un concepto ideológico mediante el cual el Estado opresor de los pueblos de la Península Ibérica justifica su existencia, su “identidad”. El nacionalismo es un invento del Estado liberal, puesto en práctica a partir de las revoluciones liberal burguesas. Es el basamento que une a los tres elementos sustantivos del Estado: el poder, el territorio y la población. No es que el sentimiento de pertenencia e identidad no exista, sino que es utilizado de forma oportunista como base justificativa del Estado-nación.
      Dices: “Tienes que distinguir también entre "las naciones oprimidas" y "por las Naciones que oprime".
      Esa dicotomía es falsa. Es una trampa de los proto-estatistas de los pueblos oprimidos por un Estado-nación. Lo que yo creo es que no son las naciones las que oprimen, son los aparatos de coerción de los Estados quienes lo hacen. No existen “naciones opresoras”, sino Estados opresores. De la misma manera que no existen “naciones oprimidas” sino pueblos oprimidos por Estados –nación. Desde una nueva visión de la “cuestión nacional”, adecuada a los tiempos presentes, reflexionada la experiencia histórica de los últimos 250 años de vida de los Estados-nación, llegaríamos al convencimiento de que si aceptamos el antecedente (naciones verdugos que oprimen), estamos obligados a aceptar el consecuente (naciones víctimas oprimidas), y esa es precisamente la “trampa” del estatismo liberal-marxista. No es una cuestión semántica, es histórico-político-ideológica.
      Igual sí que estamos de acuerdo en algo, esta es una cuestión que la actualidad política (e histórica) está poniendo de plena vigencia y que tiene una especial complejidad por toda la carga de errores y confusiones que arrastra, con un aspecto de manipulación relevante, puesto que estamos tratando con sentimientos. Creo que hay que reflexionar mucho sobre esta cuestión, empezando por poner patas arriba, con valentía, sin miedo, pues nos ha de mover únicamente el deseo de verdad y revolución, avanzando hacia un esclarecimiento estratégico sobre este tema, sobre todo aquellos que vivimos y sufrimos directamente la opresión “nacional” del Estado español. Para profundizar en esta cuestión te animo a que estudies el artículo siguiente. Salud. KL
      http://www.felixrodrigomora.org/elementos-para-la-definicion-de-una-estrategia-revolucionaria-para-la-liberacion-de-los-pueblos-oprimidos-en-el-estado-espanol/

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. He leído algunos post tuyos, y abogas una y otra vez por una revolución integral, en detrimento de las otras opciones que se nos plantean ahora (¿monarquía o república?). Pero, sin embargo, afirmas que no estamos en una situación revolucionaria, ante lo cual, como no lo explicas, parece que hay que "esperar" a que haya una situación revolucionaria. No creo que quieras sostener esto (¿o si?), ya que implicaría desprenderse de la responsabilidad que nos incumbe como ciudadanos. Mi pregunta (ya que no lo aclaras en ninguna parte de las que yo haya leído), es que, dado que somos humanos y vivimos en un constante presente y no podemos dejar de elegir, decidir y hacer cosas, ¿qué se supone que hay que hacer <>? Tu objetivo de una sociedad libre de dominación es deseable también por mi parte, pero no dices cómo llegar a ella en ningún momento. Ya, "a través de una revolución", vale, pero eso no explica nada, ¿qué es para ti una revolución y cómo la llevarías a cabo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo, creo que tus preguntas y dudas tienen una base bastante lógica. No es fácil hoy sostener una posición revolucionaria y al tiempo no sucumbir al posibilismo reformista. El tema tiene su complejidad, así que, como veo que tiene interés en acercarte seriamente a la cuestión, te recomendaría la lectura reflexionada de los artículos que sobre estrategia de revolución integral existen en la página: http://www.felixrodrigomora.org/category/sobre-estrategia/
      Salud. KL

      Eliminar
  6. Me parecen muy lucidos y originales sus argumentos, pese la nota de colectivismo que domina sus ideas; de ahi que al leerlo nunca se define con claridad que entiende su revolucion por libertad individual, propiedad privada y mercado, tres categorias instanciales para resistir hasta su abolicion las funciones y los poderes del estado.

    ResponderEliminar
  7. Una III República en España, algo muy complicado de instalar; en mi opinión. Porque supondría que no tendríamos a los monarcas, después de celebrarse un referéndum. Y que tampoco existiría el cupo vasco y navarro.
    Los ciudadanos se costearían la confesión religiosa, de manera directa. Sin recurrir a la declaración de la renta.
    Se respetaría la lengua propia en el Estado Federal. Porque España podría ser un Estado Federal. Se respetaría en la escuela pública, en la televisión pública de cada Estado; ahora Comunidad Autónoma.

    ResponderEliminar
  8. un rey no es rey por condición divina sino por que sus antepasados se lo montaron divinamente.todas las familias reales del mundo deberían de acabar como la familia real rusa en la casa ipatiev ..VIVA LA 3 REPÚBLICA

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.