Follow by Email

jueves, 11 de octubre de 2012

EL EMPLEO


Como ya he dicho en otra reciente ocasión, el trabajo asalariado mata espiritual y físicamente a las personas, a los y las trabajadoras. El trabajo asalariado destruye con más eficacia la esencia concreta humana cuanto mejor pagado está. El verdadero anticapitalismo es el que lucha contra el trabajo asalariado, no el que "lucha" por salarios más altos, mejor pagados. Quienes preconizan tal cosa, quienes se quedan en la lucha por más dinero, son los peores burgueses, los más encanallados reaccionarios.
Esta cita de Marx que nos manda nuestro amigo Koan desde Méjico es muy apropiada. Además, el vídeo que se acompaña es una acertada muestra de arte con contenido.
Félix Rodrigo.

"El hecho de que el hombre sea ajeno al producto de su trabajo tiene como consecuencia inmediata que el hombre se hace ajeno al hombre." 
Karl Marx

"MAGNÍFICO.
Podría parecer una abstracción exagerada, pero si le dedicamos un poco de reflexión y nos desprogramamos de la enajenación de nuestro empleo, veremos que es simplemente una descripción de lo que somos actualmente como seres humanos".
Koan


VER EL VÍDEO: EL EMPLEO

1 comentario:

  1. La vida no se mide por el tiempo que vives, sino por las cosas que haces.

    Vamos a suponer que alguien fuese una especie de sonambulo perpetuo: pues sería como si no estuviese vivo.

    Vamos a suponer que alguien se queda completamente enajenado y no es capaz de hablar, ni de pensar, ni de hacer nada. Pues sería como si esa persona no existiese: el cuerpo sigue ahí pero el ser humano que había en ese cuerpo ha desaparecido.

    El propósito de la vida es hacer cosas. Nosotros nos hacemos humanos cuando tenemos proyectos, ilusiones, etc.

    Por eso cuando lo que haces es ajeno a ti no es exagerado decir que pierdes lo mas valioso que tienes: tu condición de ser humano.

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.