Follow by Email

miércoles, 31 de octubre de 2012

DE LA SITUACIÓN


Estamos en un momento de “movilizaciones” y más “movilizaciones”. Por aquí y por allá hay manifestaciones (esto es, paseos callejeros, tan higiénicos como inofensivos), se habla de “huelgas generales” y algún alucinado incluso farfolla no se sabe qué sobre “situación pre-revolucionaria”. Hay muchísimo y no hay nada porque la resultante práctica de tales acontecimientos se aproxima a cero. Tenemos una lúgubre situación de paz social con un raquítico, y además en declive, activismo callejero.

¿Cómo explicar esto cuando la sociedad y el individuo se están desmoronando?

Los adictos al activismo proponen lo imposible (e indeseable), volver al consumo anterior a 2009. Toda su obsesión es restaurar lo que existió, el futuro les da pánico y se han refugiado en el bunquer de la nostalgia. Que no sean capaces de pensar y hablar de otra cosa que de consumo y dinero les pone en evidencia como agentes de la burguesía en el seno de las clases populares.

Todo eso desmoviliza a la sociedad. Cualquier persona bien informada y libre de dogmatismos socialdemócratas comprende que el pasado nunca volverá, que la crisis económica tiene raíces muy profundas, que los problemas de la sociedad van más allá, mucho más allá, de los de la economía, que la situación no tiene remedio a corto plazo y que se necesita una visión de futuro, y una estrategia. Por tanto, una enorme cantidad de personas es desmovilizada por las simplezas infantiles de los apóstoles del consumismo utópico y del activismo infructífero.

Lo que necesitamos es una explicación VERDADERA de la crisis general (no sólo ni principalmente económica) de la sociedad, de las sociedades europeas en realidad, y del individuo. Hay que decir LA VERDAD, por dura y terrible que sea, y no seguir con las consignas activistas, demagógicas y embaucadoras. Respaldado el proyecto de III República, redactando una nueva Constitución (sería la octava de una saga espeluznante, de La Pepa para acá), loando el caso de Islandia (hay que ser muy sandio para hacerlo pero se hace) o confiando en políticos profesionales, como Julio Anguita u otros similares, nada va a resolverse sino todo lo contrario.

Hay que renunciar al autoengaño, a la aciaga idea de lo fácil, a la funesta ilusión de los remedios inmediatos, al pragmatismo crédulo y simplón, a carecer de una visión de conjunto y a largo plazo.

 Se aproxima un gran golpe de timón político, por tanto una renovación de la casta política, y los listillos y listillas de siempre desean participar en la gran rebatiña de cargos partidistas, parlamentarios y estatales que se anuncia, para quedarse con un puestecito de politicastro/a profesional lo mejor remunerado posible. Quieren que su activismo callejero sea por fin “adecuadamente recompensado”, cómo no, en dinero-dinero-dinero contante y sonante, o sea, con lo único en que creen. Además están los ingenuos y los crédulos, que arropan a los listillos, y que a menudo son más funestos que ellos.

La situación actual es muy diferente a la de otros periodos históricos. Quienes han hecho del no pensar, no querer entender y no desear comprender la quintaesencia de su agitarse son inhábiles para inteligir lo más importante, que la planificada destrucción del sujeto realizada sobre todo en los últimos 40 años por el poder constituido, usando como instrumento primero a la izquierda en todas sus manifestaciones, hace al individuo medio inútil para cualquier acción contundente de resistencia y oposición al sistema económico, cultural, mediático, académico, intelectual y político de dominación.

El sujeto desustanciado y deshumanizado, insociable y entontecido, de la hora presente es un esclavo de nuevo tipo que ni siquiera sirve para las luchas más simples por sus derechos más elementales, verdad ahora probada en la experiencia.

Por tanto, sin entrar en una fase de reconstrucción y rehumanización del sujeto seguiremos condenados a “movilizaciones” que no movilizan a nadie (fuera de los activistas ansiosos de cargos políticos y dinero a espuertas), “luchas” que son meras parodias, “huelgas generales” de opereta y así sucesivamente. Y eso con independencia de la gravedad que alcance la crisis.

La destrucción de la esencia concreta humana es la causa de todo ello.

Constatada la inoperancia del activismo politicista, pueril, pragmático, monetizado e inmediatista (esto es, socialdemócrata) pasemos a buscar soluciones.

Hoy no puede haber, aunque se deseen, ni grandes luchas dignas de tal nombre, ni espectaculares movimientos (pensemos en el rapidísimo derrumbamiento del 15-M, y en el lastimoso fracaso del 25-S), ni formidables montajes. Sólo hay condiciones, en el terreno de lo negativo, para tinglados electorales, con votantes desmotivados, pegadores de carteles sin cerebro y abúlicos paseantes de pancartas.

Ahora es el momento de las minorías que se auto-organizan, y mañana será el momento de multitudes haciendo la revolución integral.

Estas han de organizarse en grupos de estudio y trabajo, a pequeña escala, formados con personas de confianza, realmente interesadas y dispuestas a actuar con una idea de esfuerzo y servicio desde la percepción ateórica de la realidad.

Los objetivos y tareas de tales grupos de trabajo han de ser:

. Dotarse de una comprensión del momento histórico a largo plazo, considerando al presente como parte del futuro, pensando a 10 años vista. De ahí ha de salir una estrategia bien pensada y sólida.

. Formar personas preparadas, capaces, autónomas, aptas para afrontar lo que se avecina, que va a ser muy duro pero muy esperanzador. El activismo arrastra-pancartas deforma, ahuyenta y destruye a la persona, pues nadie (dejando de lado a una minoría de lunáticos) lo soporta más allá de 2-3 años. Formar es auto-formar. Tener personas preparadas es lo más decisivo. De esta tarea, realizable ahora ya, dependerá el futuro.

. Elaboración de las grandes ideas y los fundamentales ideales que en una situación de crisis global de la sociedad, el individuo y el sistema de valores puedan mover al pueblo/pueblos. Se trata de crear ideas, ideales, programas, contenidos y nuevas vías. Hay que refundar lo más esencial de nuestro cuerpo argumental.

. Fijar un código y unas reglas personales (cada cual las suyas) que permitan estar en el mundo, actuar éticamente y convivir con los demás de una forma efectiva, como sujetos de calidad y virtud, con respeto por sí mismo y eficacia en la acción transformadora de la sociedad. El politicismo es inoperante mientras que la calidad autoconstruida del sujeto es categórica.

. El estudio reflexionado y creativo de mis libros y otros textos puede ser de utilidad en la hora presente, para fijar una estrategia, determinar ideales transformadores y crear sujetos formados y de calidad.

La valía autoconstruida del individuo lo determina todo, o casi todo.

Es de enorme significación que las mujeres se sumen a las tareas de crear una estrategia, formarse como seres humanos-mujeres de calidad, establecer los grandes ideales transformadores de esta sociedad, en putrefacción global, y comprometerse con un sistema de esfuerzo y servicio desinteresados. Sin ellas el magno proyecto de revolución integral no puede avanzar. Con ellas será una tarea difícil y ardua pero hacedera estratégicamente. Que haya mujeres auto-formadas será absolutamente decisivo en los acontecimientos, tan determinantes, de los años próximos.

Quienes, mentalmente triturados por el activismo (que es sinónimo de socialdemocracia), no comprenden la propuesta aquí formulada deberían reflexionar sobre lo siguiente: nuestra meta es crear un gran movimiento popular, que es el único capaz de regenerar y  revolucionarizar esta sociedad en agonía, este sujeto en subhumanización rampante y este medioambiente en liquidación, pero en la hora presente esa meta exige dar un rodeo y utilizar procedimientos indirectos.

A través del desarrollo del factor consciente y de la formación de la persona, con esfuerzo desinteresado y sentido del deber, realizaremos la revolución social integral.
                 Octubre 2012                                 Félix R. Mora

9 comentarios:

  1. Hola Félix. Comparto practicamente por completo todo lo que dices en este escrito. No obstante creo que ganaría bastante si evitaras descalificaciones innecesarias de quienes piensan y actúan de otras formas. Se puede expresar el desacuerdo y la crítica sin caer en la descalificación (sandios, lunáticos...). Una crítica hecha desde el respeto y la humilidad puede hacer pensar mucho tanto a las personas criticadas como a terceras, pero si se hace de forma agresiva y desconsiderada inmediatamente levanta muros de refracción y mucha gente se queda con la idea de que quien habla está pontificando desde una torre de marfil. Creo que en la dramática situación actual no podemos permitirnos el lujo de perder a una sola persona que sería apta para trabajar por la verdadera revolución por cuestiones de mala pedagogía. Un saludo.

    Pablo.

    ResponderEliminar
  2. creo que es bueno mantener el ritmo crítico, no es por nada pero vivimos en una sociedad sin memoria historica de verdad. Por otra, bueno es pensar que en el 15_M es pensado desde organizaciones sin ánimo revolucionario: No es vano, hemos visto cómo la Izquierda estatista ES la que defendía el estado actual de Partidos, etc. Cuando después los simpatizantes de Antonio García Trevijano con Abadia Escario en un principio por su cuenta, y Carlos Angulo desde Valencia con la famosa marcha a Madrid: metieron lo de Libertad Constituyente (trevijanensis) y su modelo de Estado. Cogido de Dolleans. Hubo posteriormente desgajos de MCRC y han fundado Colectivo Burbuja por una parte; otros se han ido al Ateneo de Madrid....

    ResponderEliminar
  3. Ricardo, no sabes lo que dices. Colectivo burbuja no tiene nada que ver con el MCRC, mas que uno de sus integrantes, Juan Carlos Barba, y sus colaboradores, estuvieron por un tiempo en Radio Libertad Constituyente en el apartado de economía, hasta que decidieron ir por su cuenta, atrayendo con ellos, entre otros, a Carlos Ángulo, que tiene un programa propio en el en la radio del colectivo, y a otros miembros del movimiento que en un principio tuvieron mas protagonismo en el colectivo burbuja, pero han ido desapareciendo, sin que se sepa el motivo.
    A día de hoy, y esto es solo mi criterio, tanto Antonio García-Trevijano como Félix Rodrigo Mora son los únicos pensadores, cada uno con su visión personal, pero ambos con un destino común: uno la libertad colectiva y el otro la revolución integral; y si unieran fuerzas, ya que a día de hoy es mas cercano un cambio de régimen hacia una nueva república que hacia un sistema libertario, se podría preparar un futuro basado en la libertad y la verdad, común en ambos pensadores, aunque cada uno a su manera.
    Siendo realista, bajo mi opinion, para alcanzar la idea de Félix, seria un paso importante lograr la de Antonio, ya que llevaría, sin el saberlo, a una revolución total de la sociedad.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Con todos mis respetos,leo una boca llena de rabia y hasta odio hacia los equivocados.Las buenas ideas pueden sucumbir ante una visión intolerante de los otros,de sus ideas débiles o fuertes,de sus acciones.

    Ángel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángel, como no se si te refieres a mi comentario, anónimo de las 00:35 del 6 de noviembre, no se si debo o no contestarte, como mínimo, en defensa de mi persona, ya que dotar a mis palabras, y por tanto, a mis ideas, de odio y rabia no puede ser mas equivocado.
      Mi acción no iba encaminada a suscitar ningún enfrentamiento ni confrontación con Ricardo, pero si corregir su error de apreciación dándole mas datos donde basar su idea, a mi entender, equivoca y equivocada sobre el MCRC y por ende, de Antonio García-Trevijano.
      No veo por tu parte, si te referías a mi con tu critica, que utilices el mismo rasero y formas con la intervención, a todas luces tendenciosa que realiza Ricardo, posicionándote por tanto directamente a favor del errado y de la mentira, cuando yo, sin estar absolutamente en posesión de la verdad, si busco, mínimamente, la consecución de la misma sobre todo en este blog donde escribe Félix.
      Ángel, guarda tus pelotazos a aquellos que falten el respeto a Félix o a cualquiera que enarbole la libertad y la verdad como bandera, que no son pocos, y reserva tus respetos para cuando no faltes tu a ellos mismos, refiriéndote a otros, sin decir en que y de que manera rabian u odian a nada o a nadie.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Anónimo, no me refiero a su comentario sino al post, y sobre Ricardo no sé de qué habla, no soy de su región y se me escapan los detalles. Respecto a mis palabras, quizás me he expresado con algo de dureza, pero así lo sentí, y no soy una máquina sino sentimientos, sabiendo ver sin embargo o a pesar de, las buenas ideas e intenciones del autor. Yo no soy más que un miserable en la nada.
    Un saludo

    Ángel

    ResponderEliminar
  6. "Colectivo burbuja no tiene nada que ver con el MCRC, mas que uno de sus integrantes, Juan Carlos Barba, y sus colaboradores, estuvieron por un tiempo en "Radio "Libertad Constituyente en el apartado de economía, hasta que decidieron ir por su cuenta, atrayendo con ellos, entre otros, a Carlos Ángulo, que tiene un programa propio en el en la radio del colectivo, y a otros miembros del movimiento que en un principio tuvieron mas protagonismo en el colectivo burbuja, pero han ido desapareciendo, sin que se sepa el motivo."

    Es lo único que corrijo en lo que escribí: Dolleans es autor común a Trevijano como a otros colectivos que en los años sesenta y setenta buscaban la autogestión. Y por otra parte; Trevijano hace una critica severa a la Partitocracia de hoy.Pero sin apelar al Estado que tiene España y Europa, apela a las diferentes formas de Estado para posibilitar las Reformas de Estado....Luego son diferentes FRM y Trevijano. Las formas de representación además son diferentes: no hay más que leer un libro: EP. Thompson y "La formación de la clase obrera en Inglaterra"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ricardo, vuelves a errar al decir que Trevijano habla de reformar el estado. Su propuesta es revolucionaria, y si, adolece del defecto de mantener un estado, pero de llevarse a cabo, seria un estado que emanaría del pueblo, siendo un sistema gubernamental mas similar al asambleario que promulga FRM y, bajo mi criterio, al devolver los asuntos políticos, económicos y sociales al pueblo, este se enriquecería y se dotaría de argumentos para, y esto es lo que Trevijano no ha visto, lograr una libertad no solo colectiva a nivel político, sino una libertad total, al ser el sujeto lo suficientemente dotado para prescindir, sino de todo (tampoco soy un idealista), si de la mayoría del estado.
      Por eso digo que existe una complementariedad entre ambas ideas, una dotaría de libertad colectiva, un sistema democrático que emanaría de la monada o distrito electoral e iría creciendo hasta la representación, por mandato imperativo, de la nación, y otra enriquecería al sujeto para seguir creciendo en la revolución integral, dotando a la sociedad de elementos y bases validad para la no dependencia, o la mínima posible, de un estado.
      Un saludo y gracias por la respuesta.

      Eliminar
  7. http://www.ivoox.com/polinomia-05-11-2012-los-partidos-politicos-a-juicio-audios-mp3_rf_1548995_1.html

    han mencionado a Félix

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.