Follow by Email

lunes, 15 de octubre de 2012

ACERCA DEL NEO-LERROUXISMO COMO POLÍTICA DEL ESTADO-CAPITAL


ACERCA DEL NEO-LERROUXISMO
COMO POLÍTICA DEL ESTADO-CAPITAL
RESPUESTA A JULIO REYERO
                                                                                       Félix R. Mora
         El artículo de Julio Reyero, “Sobre la dialéctica cripto-reaccionaria”,       en lo formal una crítica a mi artículo “De la intervención política” (revista “Estudios” nº 1) es un ataque a mis ideas y persona, que busca ocultar la falta de conocimientos y argumentos del autor pero sobre todo enmascarar tras las agresiones verbales sus verdaderos fines políticos. El contenido real es la defensa del progresismo burgués y el anticlericalismo burgués, como vías para imponer al movimiento libertario ibérico el republicanismo capitalista-estatista y el programa de la socialdemocracia española, políticas de Estado dirigidas contra el proyecto de revolución social integral.
         Reyero ha escogido un tipo de enfrentamiento en el que todo vale, desde la injuria a la falsedad y la calumnia, rechazando lo que hubiera sido más apropiado, un debate sereno en el cual cada uno pueda exponer de manera libre sus opiniones, con respeto hacia el oponente. Ha elegido tales procedimientos porque el populismo burgués anticlerical, el lerrouxismo de nuevo tipo, que es el marco ideológico-político en que se sitúa, no puede hacer otra cosa, dado que al carecer de argumentos y tener fines políticos subrepticios está obligado a valerse de una visceralidad y emocionalismo extremos, demonizando al contrario, sustituyendo los razonamientos por ofensas, buscando atemorizar a las personas y dejando de lado las normas éticas más básicas.
         No voy a seguir ese camino, que me repugna, pero sí pondré al descubierto su contenido reaccionario, fines ocultos y zonas oscuras. Conviene recordar que Lerroux, como político anticlerical fanatizado, prohombre republicano, campeón de la derecha española lindante con el fascismo y colega de Franco, fue también célebre por el grado asombroso de corrupción en que siempre se desenvolvió.

5 comentarios:

  1. Felicidades Felix por poner en su sitio a esta ralea de mendrugueros. Que sepa esta germania que no estás estás sólo y cada día son más los que con espiritu senequista te apoyan. La verdad no puede morar en el fondo de un arcón. Permíteme que publique esta aclaratoria y magnifica exposición. Un saludo.
    Javier Castuera

    ResponderEliminar
  2. El movimiento político actual que esta aconteciendo en el final de este sistema, agotado, impuesto tras la transición, hace que los interesados en auparse, en el ya clásico quítate tú para ponerme yo, empiecen a posicionarse, como ya ha ocurrido en otros movimientos republicanos o supuestamente horizontales, como el MCRC, 15M, DRY, etc.
    Queda patente, una vez mas, uno de los principales males de la sociedad española, y por ende, de los españoles: la ignorancia.
    Su contestación ha sido burda, pueril y basta, pero a sus seguidores parecen bastarles cuatro pinceladas y el ya clásico caca, culo, pedo, pis junto con el manido fascista cuando no se tiene una oposición a las ideas expuestas basada, cuanto menos, en un estudio, aunque sea simple, de tu obra, o, ya que se ve que es de otra generación, del material audiovisual, casi siempre con debates e intercambios de ideas, cosa que Reyero ni siquiera intenta, ya que su posicionamiento, con clara intención politicista y por ende, estatal, reaccionaria por tanto, solo busca medrar en busca de un sueldo como funcionario en estos tiempos convulsos que nos envuelven y que se van agitando y oscureciendo cada vez mas.
    Sigue en la brecha, creando, cuando menos, opinion, y un punto de vista alejado de la educación estatólatra.
    Y ya, como un apunte personal, a ver cuando un tete a tete con Antonio Garcia-Trevijano, o por lo menos algun comentario sobre su programa de radio, su movimiento, ideas, etc, ya que en muchas cosas, supongo debido a la lectura de los clasicos, sois similares.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola.
    Fernando Savater, cuando alguien utiliza esa manida y pobre táctica supuestamenta argumentativa de "eso es lo mismo que decía..." tiene una contestación muy divertida: "pues sí señor, es posible que XXXX (póngase aquí a Hitler o a Lerroux si se quiere) coincidiéramos en muchas cosas, por ejemplo en que dos y dos son cuatro".
    Señores, es muy sencillo, y sin caer en el maniqueísmo, o se es reaccionario o se es progresista pasando por un enorme manto gris de conservadurismo o de papanatismo (que viene a ser lo mismo).
    Yo creo que Rodrigo Mora será muchas cosas, pero en ningún caso está cerca del anarquismo (indudablemente progresista, palabra demasiado pervertida). La atracción que causa en ciertos ámbitos libertarios es digna de estudio, y una muestra de los tiempos oscuros que corren.
    Dicho sea con todo respeto y sin ningún ánimo de entrar en lo personal.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y qué es el anarquismo?¿Cuál es tu idea de progreso? ¿Qué tiene de malo no estar cerca del anarquismo? Tu crítica me parece sesgada, ya que no expresas completamente tu punto de vista. Felix Rodrigo Mora expresa en su obra su punto de vista y su pensamiento, y éstos pueden ser criticados y debatidos. Pero, ¿dónde está el problema de que no se ajuste a la etiqueta "anarquista"? Es más, ¿qué compone esta etiqueta? Yo entiendo el anarquismo como la negación del estado o del gobierno, por lo menos semánticamente. ¿Cómo puede tornarse una negación de un modelo social en una afirmación de otro? Quizás "Anarquia" es el nombre de un sistema social formulado en el s.XIX que negaba el estado y no una negación en sí. Estamos en un momento delicado para la sociedad occidental. Deberíamos sentarnos a hablar sobre lo que debemos hacer y como nuestra sociedad debe ser. Debemos buscar soluciones para la raíz de nuestros problemas y dejar de defender ideologías inflexibles y estériles, porque es posible que tú, yo, Felix Rodrigo Mora y cualquier autor ilustre en el que puedas pensar estemos todos equivocados. Y necesitamos esa virtud que hace que los fallos, en lugar de entorpecernos, formen una escalera hacia nuestro verdadero objetivo. Esto considerando que actuamos de buena fe y no guiados por ambiciones perversas y ocultas tras una "persona".

      Eliminar
  4. «Los estudiosos del asunto, sean ateos, creyentes o agnósticos, coinciden en que la Iglesia católica es más una fuerza del pasado que del futuro, y ya hoy una instancia de poder de tercer orden, o incluso menos. Sólo el neo-lerrouxismo, en su colosal ignorancia, desconoce tal realidad, confundiendo a la Iglesia de hoy con la de principios del siglo XX, con el agravante de que si entonces era ya un poder social secundario hoy es poca cosa...»

    ¡Pues va a ser que no!

    El «neo-lerrouxista» de Julio Reyero nos demuestra que no es así. La Iglesia Católica sigue siendo una institución con influencia y un poder social y económico:

    http://cnt.es/noticias/la-religi%C3%B3n-y-sus-instituciones-un-problema-social-de-primer-orden

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.