Follow by Email

sábado, 30 de junio de 2012

“AL PRESIDENTE EVO DEBERÍA DARLE VERGÜENZA CUANDO HABLA DE LOS INDÍGENAS”



Entrevista con la dirigente del movimiento indígena Bertha Bejarano.

En el artículo publicado en este Blog en el mes de marzo de este año, titulado  EL MILITARISMO DE EVO MORALES Y EL ASESINATO DEL CHE, ya se denunciaba el enfrentamiento de Evo Morales y su Estado militarista con las comunidades indígenas; éste, que presume de “indígena”, como forma de engaño, tiene como claro objetivo la destrucción de todos aquellos obstáculos que puedan impedir el desarrollo descomunal del Estado y del Capitalismo en Bolivia, acudiendo a la destrucción de la naturaleza y de las propias comunidades, de su cultura, estilo de vida, lengua, etc., como cualquier imperialista.

En esta entrevista que ahora damos a conocer, Bertha Bejarano, valerosa dirigente del movimiento indígena, como presidenta de la IX Marcha Indígena por la Defensa de Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure, denuncia de forma directa y clara la política represiva y ecocida de Morales. Reconoce que han sido víctima de un engaño, pues creyeron ingenuamente que por tener un presidente “con cara de indígena” se iba a mejorar su lucha contra la discriminación, pero ahora entiende que lamentablemente se equivocaron. Denuncia a Evo Morales como un auténtico enemigo de los pueblos indígenas, que pisotea sus derechos, siendo traicionados por éste, poniendo en evidencia su naturaleza reaccionaria con una política represiva y discriminatoria.  Es más, afirma claramente que “ningún presidente había apaleado ni había amordazado a mujeres indígenas como lo ha hecho hoy el presidente Evo en su gestión”. Incluso va más allá en la denuncia, vinculando a éste y su gobierno con la delincuencia común, con el narcotráfico de cocaína.

La actitud de Bertha Bejarano es un ejemplo de la importancia de la participación de la mujer en la lucha popular revolucionaria (de hombres y mujeres, comunidades y territorios), muy lejos de las prácticas del feminismo estatista a que estamos acostumbrados en el Estado español, cuyo fin es directamente contrarrevolucionario, pues persigue el  objetivo de dividir al pueblo, enfrentando a unos con otros por razones de “género”, para beneficio del Estado y el Capital. Las palabras de Bertha son imposibles en boca feminista, dice esta mujer, “Solamente decir que como mujer indígena no me encuentro bajoneada, más al contrario, estoy más firme que nunca al frente de mis hermanos, para exigir al gobierno respeto de nuestros derechos, respeto a nuestro territorio”.

Lo que vemos en Bolivia no es más que una muestra de lo que el feminismo y la izquierda estatista nos quieren vender como “progreso y socialismo”.



3 comentarios:

  1. Evo Morales no es demasiado amigo de EEUU, ¿no puede ser parte de la propaganda contra él?

    El que sea indígena, por supuesto tampoco implica mucho más que el que Obama sea negro, pero a estas alturas, ya no sabe uno que creerse.

    ResponderEliminar
  2. Un artículo interesante. Gracias por compartir, Félix.

    ResponderEliminar
  3. La choledad antiestatal
    [Libro]
    El anarcosindicalismo en el movimiento obrero boliviano (1912-1965)
    Huascar Rodríguez García

    Revueltas, crisis, huelgas, masacres, conspiraciones, una guerra y una revolución: este libro es un viaje que recorre buena parte del siglo xx boliviano a través del olvidado movimiento anarquista. Se trata, ante todo, de una evocación, en el doble sentido del término: el acto de traer algo a la memoria o a la imaginación, y a la vez el acto de llamar a los espíritus de los muertos. La reconstrucción, en suma, de una epopeya plebeya protagonizada por un puñado de hombres y mujeres que forjaron lo que se puede denominar anarquismo cholo: la versión vernácula de los viejos sentimientos anties-tatistas de la humanidad interactuando con la potencia creadora del trabajo y con las ambigüedades del mestizaje.

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.