Follow by Email

viernes, 5 de octubre de 2018

FEMINISTAS CON TRICORNIO

       La fotografía en que aparece la vicepresidenta del actual gobierno de izquierdas y conocida feminazi, Carmen Calvo, tocada festivamente con un tricornio que había tomado de una guardia civil próxima, enseña muchísimo sobre la realidad política, la naturaleza real del feminismo y los planes estratégicos del gran capitalismo español, el Estado y la Unión Europea. Máxima porque esa mujer forma parte de un gobierno que, autocalificándose de “feminista”, se caracteriza por su corrupción, incompetencia, elevados nivel económico de sus integrantes (chalés millonarios, etc.), ignorancia, mentiras, desvergüenza, despotismo e inmoralidad.

         Carmen Calvo, además de fascio-feminista, es una mujer venal, implicada en el desfalco de los ERE de Andalucía, la mayor corruptela del actual sistema partitocrático hasta el presente, efectuada por la izquierda. Su feminismo es agresión permanente a los hombres pero sobre todo a las mujeres. Especialista en la persecución de la libertad sexual, por tanto de la libertad sexual de las mujeres, es una de las jerarcas de la Brigada Erótico-Sexual, que desempeña respecto a lo amatorio y libidinal hetero la misma función que la Brigada Político-Social franquista tuvo para con la oposición a la dictadura. Un de las atrocidades de dicha Brigada es la denominada “educación sexual” realizada en colegios e institutos con “la ideología de género” como contenido. Es propio de los totalitarismos el adoctrinamiento de la infancia y la juventud. En ello se manifiesta también el paso del Estado liberal y constitucional al Estado fascista pues mientras el primero se declara “neutral” en lo ideológico el segundo se hace beligerante ideológicamente. Así se está realizando lo que el nazi español Ramiro Ledesma Ramos denominó “la conquista del Estado” por el fascio, hoy por el neo-fascio feminista, LGTBI y “de género”. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.