Follow by Email

martes, 11 de septiembre de 2018

SUECIA Y EL DESPERTAR DE LOS PUEBLOS EUROPEOS


Las recientes elecciones en Suecia han puesto de manifiesto, al mismo tiempo, el declive de la izquierda, por lo demás indistinguible de la derecha, la toma de conciencia popular contra el proyecto exterminacionista de los pueblos europeos, que lleva adelante la UE y sus agentes en cada país, y el ascenso de partidos burgueses que, como es el caso de DS (Demócratas Suecos), han sido programados por el poder para sabotear dicha toma de conciencia, con el fin de realizar la estrategia genocida que el gran capitalismo europeo necesita: 1) impedir y prohibir de facto la natalidad a los pueblos nativos de Europa, 2) traer masas colosales de emigrantes en sustitución, sobre todo musulmanes.

Hasta ahora el mantra institucional es que quienes se oponen al genocidio en curso son “racistas” y “xenófobos”, son de “extrema derecha”, “ultras” y “nazis”, lo que se repite un número prodigioso de veces, venga o no a cuento, en lo que es una de las operaciones de aleccionamiento de masas en falsedades obvias peores de la historia.

Pero todo ello comienza a estar en quiebra. Muy recientemente, el jefe de los servicios secretos de Alemania se ha visto obligado a reconocer que unos videos sobre “la caza al extranjero” supuestamente protagonizado por antigenocidas eran una falsificación, lo mismo que otros en que se observa a supuestos “nacional-socialistas” en actos públicos a favor de la continuidad de los pueblos de Europa[1]. Ha tenido que dar ese paso porque la verdad sobre estos asunto es tan conocido en la calle que, con tales groseras mentiras, el aparato de propaganda se desacredita aún más de lo que ya lo está, pues sólo un tercio de la población acepta lo que expone la prensa, la radio y la televisión en estas materias[2].

Pero hay mucho por verificar todavía. Todos los grupos neonazis, en todos los países de Europa, están financiados y dirigidos por los servicios secretos, por la policía y el ejército. Su tarea ahora es perorar contra la emigración, precisamente para hacer creer a la gente que estar en contra es cosa de nazis. Así pues, los servicios secretos escriben sus panfletos y dictan a sus miserables y estólidos jefecillos (a veces jefecillas, mujeres fascistas de derechas) lo que deben decir y lo que han de hacer. La izquierda, que es la principal fuerza a favor del genocidio y el extermino, el núcleo duro del racismo antiblanco y el primordial factor de fascistización[3], utiliza las brutales bufonadas de los neonazis para justificar sus posiciones, engañando y amedrentando a la población. Lo cierto es que, para el caso español, el modo más rápido de poner fin a la existencia de aquéllos es exigir a los jefes y jefas de Podemos que rueguen a sus amos del CNI que renuncien a financiar a los nazis, con lo que estos dejarían de existir en 24 horas.

Los neonazis, falangistas y demás hordas fascistas deben ser tratados como elementos parapoliciales y agentes de los poderes exterminacionistas, genocidas y racistas antiblancos europeos.

Que los neonazis son simples policías y confidentes de la policía[4] vendiendo un “racismo” prefabricado de dudosa naturaleza, es una verdad tan popular hoy que sus jefes, Ángela Merkel en definitiva, han tenido que casi renunciar a su uso político en Alemania, lo que está también sucediendo en Dinamarca, Suecia y en otros países. Así pues, se han visto forzados a construir partidos de masas que dicen estar “en contra” de la emigración cuando en absoluto lo están. Es el caso del SD en Suecia, del AfD en Alemania, del Partido Popular Danés en este país y aquí de Vox, sin olvidar al Frente Nacional en Francia ni a la coalición de gobierno en Italia[5].

Si se estudia comparativamente el programa del sueco DS, en vez de hablar de oídas, admitiendo acríticamente la propaganda del progresismo y la izquierda, se observa que no tiene diferencias de importancia con los principales partidos de la derecha y de la izquierda. Es más, el partido socialdemócrata sueco, esa entidad sobremanera horrible y miserable, le ha copiado lo esencial e incluso lo secundario de su programa sobre la emigración. En suma, todos son iguales y todos proponen lo mismo, diferenciándose sólo en el palabreo y la demagogia. En equivalente situación están el resto de los partidos “antiinmigración” europeos.

La laminación de la cultura europea (como política, noción sobre la persona y como cosmovisión integral), es una necesidad imperiosa para el sistema de poder imperante en el Viejo Continente, y nadie que se oponga a ella puede ocupar ningún espacio electoral significativo, nadie. Pero dado que una proporción creciente de los europeos están despertando a la comprensión del hecho atroz y aterrador de su exterminio, efectuado conforme a un plan estratégico fríamente pensado y aplicado, han creado partidos destinados a encauzar, controlar y en definitiva desactivar la oposición y resistencia popular.

Vox entre ellos. Este partido de derechas, que fue antes de extrema derecha, se propone recoger el descontento popular creciente con esta cuestión, para controlarlo y desactivarlo. Vox es explícitamente favorable al capitalismo, “el libre mercado”, el beneficio empresarial y demás zarandajas carcas, y por ello mismo, precisamente por ello, nada puede (ni desea) hacer contra la emigración, mucho menos contra esa forma de limpieza racial que es el desplome inducido de la natalidad. Todo ello sucede porque es decisivo (atención: DECISIVO) para el actual sistema, y para el futuro de Europa como gran potencia imperialista, en un momento en que padece una obvia declinación en esta cardinal cuestión.

Como la izquierda, que desde el final del franquismo, ha sido el instrumento principal del capitalismo y la vía esencial hacia la fascistización del Estado español, está en decadencia, los estrategas del CNI y el ejército ahora han puesto su mirada en Vox. Mucho más por cuanto la anterior operación política realizada por ellos, que se sustanció en el lanzamiento de Podemos, ya da señales de agotamiento. Si hace cuatro años crearon de la nada un partido institucional de izquierdas, que tiene a Iglesias como patético caudillo, ahora están haciendo lo mismo con uno de derechas, dado que el ciclo histórico de hegemonía de la izquierda en tanto que instrumento preferido por el gran capitalismo y el Estado se está terminando.

Derecha o izquierda, ¿qué mismo da?  Todos son lo mismo porque ingresan de los mismos y obedecen a los mismos.

Confiar en Vox para frenar la locura del extermino[6] es tan sandio como confiar en Podemos para parar los pies al capitalismo. Tenemos que poner en pie un enorme movimiento popular plural en contra de la emigración, por la continuidad de los pueblos europeos, contra el capitalismo, contra los partidos teledirigidos por el CNI y por la revolución. La calle nos pertenece de manera natural y tenemos que ganarla. Por el momento, la tarea es continuar explicando, aportando datos e información, formulando análisis, desmontando los descomunales embustes de la prensa progresista y la intelectualidad mega-financiada por los poderes constituidos, toda ella “humanitarista”, es decir, neo-negrera, racista antiblanca, servil con el clero islámico y genocida. En dos años se ha avanzado muchísimo en esta materia y en dos años más podemos infringir una derrota informativa, analítica y política decisiva al poder constituido y sus agentes en esta materia. Ello será esencial para el avance de la revolución popular europea. Para evitarlo están dando alas a Vox.

Ahora la clave es ganar, además, la batalla de la natalidad.







[1] En Suecia, en fechas similares, una portavoz de la policía ha tenido que reconocer, por los mismos motivos, que la policía y la prensa llevan años ocultando información sobre violaciones masivas y habituales de mujeres suecas por inmigrantes, y acerca del inaudito estado de violencia por delincuencia común que ha introducido la emigración, con cientos de bandas armadas que se matan entre sí y agreden a los nativos a plena luz del dia. Tan grave es la situación que se ha filtrado incluso un dato estremecedor, que el gobierno socialdemócrata sueco estuvo sopesando la posibilidad, a principios de 2018, de sacar al ejército a las calles, carros de combate incluidos, para poner fin a los tiroteos y crímenes. Hasta ahí ha llegado la situación. Esas bandas de asesinos profesionales formadas por emigrantes están siendo utilizadas para reforzar el Estado policial y promover el rearme. Y también para agredir al pueblo sueco, a fin de reducirle a un estado mayor de sumisión. Tales serán un componente esencial del nuevo fascismo, sus escuadristas, Gestapo y SA.

[2] Otra inmensa mentira que se les está desmoronando a los mandamases europeos es la del supuesto antagonismo entre nazis o neonazis y musulmanes, debido al avance de la investigación histórica objetiva, que muestra que Hitler y los jefes nacional-socialistas eran unos admiradores vehementes del islam, tanto que deseaban islamizar Alemania tras quedar victoriosos en la II Guerra Mundial. Eso, sumado a estudios que prueban que Arabia de los Saud, el Vaticano del islam suní, ha financiado grupos neonazis europeos recientemente, dejan en mal lugar a ese ejercicio de totalitarismo fascistizante que es “la lucha contra la islamofobia”. Algunos se sienten incluso picados por la curiosidad en lo referente a qué van a hacer los Goebbels  de la propaganda actual (todos ellos fascio-progresistas, fascio-feministas y fascio-izquierdistas) en esta cuestión… Lo cierto es que el estudio objetivo de la concepción política del islam y la del fascismo lleva a la conclusión que en lo fundamental son una y la misma. Eso explica que Franco venerase a “los países árabes” y que éstos idolatrasen a Franco, en los aciagos 40 años.

[3] En Suecia el fascismo ascendente, promovido por el gran capitalismo y el ejército, no son los míseros grupúsculos neonazis, que apenas poseen unos centenares de adeptos, sino La Izquierda, montaje electoral heredero del partido comunista, que es el Podemos de allí), poseedor del 8% de los votos. Con éste, ayudado por el partido socialista, más el feminazismo y el clero islámico, se propone el gran capital realizar la marcha hacia un fascismo conforme a las condiciones del siglo XXI, capaz de culminar por el terror el exterminio de las poblaciones nativas europeas. La Izquierda es tan temible en tanto que fascismo de izquierda que continúa adherida, por citar sólo dos casos entre cientos, a la matanza de Katyn, en donde fueron asesinados por los verdugos del Ejército Rojo 22.000 polacos en 1940, y a las violaciones masivas perpetradas por los comunistas rusos en Berlín y otras poblaciones alemanas en 1945, de la que fueron víctimas 2 millones de mujeres. Docenas de miles resultaron además torturadas y miles asesinadas. Esto último ayuda a La Izquierda de Suecia, como se comprende, a adherirse a “la ideología de género”, igualmente feminicida.

[4] Estos están también removiendo las aguas turbias del antisemitismo, atacando físicamente a los judíos, para ofrecer una imagen apocalíptica de “ascenso imparable del fascismo, al cual únicamente el progresismo y la izquierda pueden vencer”. Quienes consideramos con cariño y simpatía al pueblo judío, que forma parte de la cultura europea desde hace dos milenios, tenemos que denunciar a los agentes del antisemitismo, en primer lugar a los servicios secretos de los diversos Estados. Otras fuentes de antisemitismo filonazi son el clero islámico instalado en Europa, la izquierda (en España Podemos es el principal partido antisemita) y algunos jefes de la “conspiranoía”.

[5] Ésta ahora, dado el hartazgo del pueblo italiano con la emigración, dice “no acoger más emigrantes”, cuando en realidad sólo cierra las puertas a los que llegan irregularmente por barco, que son una cantidad ínfima del total. Por otras vías es probable que estén penetrando en el país más trabajadores extranjeros que nunca, pues los salarios miserables que reciben son una irresistible golosina para la patronal italiana. Eso no es óbice para que en un determinado país se ponga trabas a la emigración durante un tiempo, si sucede que sus necesidades de mano de obra hiper-barata están ya satisfechas. Cuando necesite más volverá a abrirse… Quien no entienda que el asunto de la emigración, en lo económico inmediato, es exclusivamente una cuestión de abastecimiento de mano obra al menor precio posible, es que está muy dañado por la verborrea “humanitarista” y “antirracista” de los agentes de la patronal.
[6] Exterminio de los pueblos europeos y exterminio de los pueblos africanos por los neo-negreros, ladrones de personas, fascistas de izquierda y abastecedores de mano de obra muy barata al gran capitalismo europeo. La lucha contra la emigración, contra el racismo antiblanco y el racismo antinegro, ha de avanzar a la vez en Europa y África, hasta culminar en una gran revolución transcontinental, comunal y colectivista, que realice la libertad para los pueblos y la libertad para la persona.


3 comentarios:

  1. No estoy de acuerdo en lo que dices sobre VOX. Son los únicos que defienden la familia, la unidad de España, las fronteras etc. son los artífices de la lucha contra el separatismo en los tribunales, y los únicos que piden un muro en Ceuta y Melilla y dejar de subvencionar a los invasores.
    Sobre el libre mercado estaría bien que leyeras o escucharas a Escohotado. Lo que falla en el mundo no es el libre mercado, sino las sociedades secretas que intentan implementar el NWO.
    Si todas las tv son basura del NWO es, precisamente, por que el libre mercado no existe.

    ResponderEliminar
  2. Y deja de hablar de que traen a los invasores para que trabajen barato, cuando todos sabemos, porque les vemos a diario, que la inmensa mayoría vive de las ayudas sociales y es a disfrutar de esas ayudas, de la sanidad, educación, etc. a lo que vienen. Todo eso se les regala para atraerles a Europa y poder implementar la soñada sustitución étnica de la raza blanca, el plan Kalergi del NWO judeosionistacomunista.

    ResponderEliminar
  3. ¿Donde dices emigración quieres decir inmigración o soy yo que no lo entiendo? ¿Quizá sería mejor escribir "migración", para indicar el desplazamiento geográfico de personas?

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.