Follow by Email

miércoles, 29 de noviembre de 2017

EL PARLAMENTARISMO NO ES DEMOCRACIA. ES DICTADURA 6 de Diciembre de 2017

       El 39 aniversario de la Constitución española de 1978 permite renovar la denuncia del actual sistema político en su totalidad. Con ello se pretende no sólo desacreditarlo, lo que sería un objetivo puramente negativo, una aplicación de ese desatino filosófico que es el “pensamiento crítico”, sino abrir camino a la revolución. En efecto, esta es meta constructiva, tarea hacedera, misión y destino, esfuerzo y servicio. Es un obrar que está cualitativamente por encima del criticismo “radical”, fácil y simplón, que se agota en sí mismo y, a fin de cuentas, sirve al sistema por no ofrecer propuestas trasformadoras, ya que al prescindir de ellas por negativismo siembra la desesperanza y la amargura, por tanto la pasividad.

         Lo concluyente es la revolución, la revolución holística e integral, en lo político un orden de democracia y libertad para el pueblo, cuyo armazón será un régimen de asambleas populares soberanas en red. Éste, para cada pueblo, nación o país, se articulará en varios niveles: el local, con el sistema complejo de la asamblea/asambleas de los vecinos y vecinas de cada municipio; el comarcal, al que acudirán portavoces (no representantes) de las juntas o asambleas locales, obligados por el mandato imperativo; el regional o territorial, conformado por los portavoces de los organismos comarcales y el del país o nacional, con portavoces de los organismos regionales o territoriales.

         Ese orden político de cuatro grados se caracteriza porque todos los cargos u oficios unipersonales serán anuales, no remunerados y, como se ha dicho, obligados a someterse a la voluntad política de los electores por medio del mandato imperativo. No habrá políticos profesionales, sujetos que vivan de la política, cuya existencia hoy es prueba irrefutable de que el actual sistema es una dictadura, un régimen tiránico y dictatorial. En el autogobierno por asambleas el poder decisivo es el de las bases de la sociedad, de tal modo que cuanto más “arriba” se asciende en los niveles o grados menos poder se podrá desplegar.

         Eso es la revolución, la soberanía del pueblo ejercido asambleariamente. Pero no en asambleas vociferantes e irresponsables, mero batiburrillo de jóvenes “radicales” de clase media que juegan a ser “alternativos”, sino en organismos cabalmente formalizados, en los que cada sujeto tendrá no sólo derechos sino también deberes, entre ellos el de someterse a la opinión de la mayoría y respetarla, siendo sancionado si no lo hace. En él las mayorías admiten a las minorías y a los disidentes individuales al mismo tiempo que aquéllas y éstos respeta a las mayorías, conviniendo en que su voluntad política es la que se hace norma y mandato.

         El fundamento de la libertad política es el armamento general del pueblo, con desaparición e inexistencia de los cuerpos profesionales especializados en el uso de la fuerza y el manejo de los medios de acción violenta. No habrá, por tanto, ni ejercito ni policía, siendo el servicio de armas un deber cívico que será obligatorio (salvo objeción ética) para todos los varones y todas las mujeres. Así, la milicia dejará de ser un oficio para convertirse en un servicio.

         Sin cuerpos armados especializados, sin funcionarios profesionales y sin políticos por oficio, será el pueblo quien gobierne. Sólo así podrá ser real la soberanía popular, que la Constitución de 1978 exalta verbalmente sólo para negarla en la práctica, en la vida real, con cinismo y desvergüenza.

         Una parte más de la conquista de la libertad política es la supresión de la gran propiedad financiera, industrial, de servicios y agrícola, que ha de ser expropiada sin indemnización para pasar a ser manejada de una forma comunal y autogestionada. Así se pondrá fin a la intervención del gran capitalismo en la vida política, comprando partidos y políticos (a todos los sobornan, con independencia de lo que digan y prometan, también los “anticapitalistas”), promoviendo campañas mediáticas, subsidiando a intelectuales y artistas, etc. El gran capital es por naturaleza enemigo de la libertad política (también de la libertad civil y de la libertad de conciencia) y por eso no puede tener sitio ni existencia en una sociedad libre.

         Un orden sustentado en la libertad requiere de una gran calidad (autoconstruida) de la persona, demanda una altísima valoración por parte de cada una y cada uno de las categorías prácticas de virtud cívica y virtud personal. Sin sujetos de calidad y sin adhesión de éstos al ideal y el quehacer de servir desinteresadamente al bien público, por convicción interior y sin esperar nada personal a cambio, no es posible la democracia ni la libertad política, es imposible un régimen de asambleas soberanas en red. Lo mismo respecto a la libertad de conciencia, que es la precondición de la libertad política, lo que excluye toda forma de aleccionamiento, sistema educativo estatal (como el actual) y negación de la libertad de expresión[1].

         Frente a la ferina voluntad de poder, la homicida razón de Estado y el brutal individualismo posesivo del actual sistema situamos la virtud cívica, la virtud personal y la libertad.

         Hoy avanzamos hacia la conquista revolucionaria de la libertad política a través de seis quehaceres: 1) denunciando al régimen actual y a cualquier otro que se sustente en el parlamentarismo, monárquico o republicano, con la actual Constitución o con otra, español o catalán, de la Unión Europea o de otro lugar del planeta, 2) exponiendo que sólo un orden político-jurídico de asambleas soberanas es democrático para el pueblo, 3) negando que la participación en los organismos gubernamentales, desde el parlamento al ayuntamiento, sirva para algo bueno y útil, lo que supone proponer la abstención activa y combativa en cada acto electoral, 4) desarrollando la noción de pueblo, constituidos por los sin poder, para que se afirme en sí, tome conciencia de su fuerza, se reconstruya y se alce en revolución, 5) rechazando el montaje tétrico de la Unión Europea, un orden dictatorial constituido por una agrupación de Estados vasallos de Alemania, proponiendo la Europa de los pueblos, de las lenguas y las culturas, 6) combatiendo toda manifestación de fascismo a la vez que se rechaza el parlamentarismo sea nazi, neonazi o falangista, de derechas o de izquierdas, fascista o “antifascista”, civil, militar o religioso (musulmán), de blancos o de negros, de hombres o de mujeres, europeo o foráneo, del pasado o de nueva invención.

         Así avanzamos hacia la revolución, que se manifiesta ya en la masa creciente de muchas y, a largo plazo, difícilmente resolubles contradicciones y antagonismos que cuartean a las sociedades europeas en su base política, en su substrato demográfico y en sus superestructuras políticas e ideológicas. De ellas y desde ellas, por nuestro esfuerzo múltiple, espíritu de combate y voluntad de sacrificio, por nuestra calidad como personas y como comunidad popular, saldrá la revolución integral.

        




[1] El régimen constitucional actual se jacta hipócritamente de que garantiza la libertad de expresión, y de que todas las opciones y propuestas políticas tienen una presencia proporcional y equivalente en los medios de comunicación y en el sistema escolar. Pero ¿cuándo y dónde se admite a quienes denunciamos el régimen de la Constitución de 1978 como una dictadura, negamos que se pueda reformar y hacer democrático a partir de sí mismo, y proponemos una revolución con formación de un gobierno por asambleas? Jamás se nos acepta en ningún lugar o espacio en que impere el statu quo, de modo que somos los excluidos y marginados, cuando no los perseguidos, por el actual orden. Mientras los lacayos del poder constituido, que dijeron querer “tomar el cielo por asalto” (hasta ahora lo único que han tomado por asalto son los presupuestos del Estado), se pavonean en las televisiones repitiendo día tras día que el parlamentarismo, este u otro, es democracia, los revolucionarios quedamos siempre extramuros, nunca somos llamados a los platós. Mientras ellos tienen enormes medios económicos y tecnológicos a su servicio, y se embolsan cada mes emolumentos y sueldos estatales considerables, nosotros vivimos de nuestros muy modestos recursos. Eso es dictadura, eso es tiranía, eso es totalitarismo. Un orden revolucionario sustentado en la libertad no actuará así, por lo que en él los partidarios del parlamentarismo tendrán también su sitio en el sistema comunicacional y de difusión de ideas. Se trata sólo de quebrar y extinguir su actual monopolio y exclusivismo, sin negarles la palabra. No somos como ellos ni queremos serlo, en nada. Nuestra meta es superarlos cualitativamente, vencerlos absolutamente con la reflexión, la palabra y los hechos.

4 comentarios:

  1. Muy buen artículo, y muy de acuerdo. En todo caso lanzo la siguiente cuestión tanto a Félix como a aquéllas personas que quieran responder. El Movimiento Ciudadano por una República Constituyente, que lidera Don Aontonio García-Trevijano, propugna un proceso Constituyente liderado y ejecutado por el Pueblo Español con diputados de distrito. No están en contra del capitalismo como tal, ni de ejército, policía, judicatura, ni profesorado en los términos actuales. Podría servir éste sistema de transición hacía la Revolución Integral?, ¿Cuáles a vuestro juicio las fallas e incongruencias de este sistema?

    ResponderEliminar
  2. En primer lugar puede parecer interesante el que haya una nueva constitucion,pero yo creo que esto no traerá más que lo mismo y quizá amplificado.Las élites estatales y capitalistas no van a dejar que se les escape de las manos esta situación y si permitieran algo así seria para tener un crecimiento mayor o porque hay disturbios generalizados.Si una parte importante del pueblo empujara hacia esa direccion se verían abocados a ceder algo,pero yo creo que siempre intentarían alguna añagaza para otra vez volver a conquistar su parcela de poder.Esto son hipotesis,por supuesto,pues ni hay un pueblo descontento con este sistema ni el poder va a mover nada si no hace falta.Quiero decir,¿alguno de nosotros se mete en problemas si todo le va bien?No es algo lógico.El poder no piensa distinto,solo que ahora,con lo que va a venir,la nueva dictadura tecnológica,transhumanismo,inteligencia artificial,etc,el poder de las élites va a aumentar considerablemente.
    El no estar en contra del capitalismo y del profesorado no va a favor del pueblo,en cualquier caso.Esta dictadura y este pueblo que todo lo acepta es asi por obra y gracia de la educación que ha habido desde el franquismo.Ciertamente en el franquismo se iba a la escuela dos años o tres a lo sumo,pero ahora ya es pasar un tercio de la vida estudiando lo que ordenan los santones del saber y esto es intolerable.Si no se está en contra del capitalismo,pues no se esta en contra del mundo de hoy.Podemos pensar que el primer capitalismo permitia la libre empresa(mas o menos) y tambien estaba bastante desregulado en general.Ahora mismo esto no es posible,pues el capitalismo no es un capitalismo de Estados,es un capitalismo global y eso es lo que lo convierte en un tirano temible.Que la regulación para vender una manzana o para crear una empresa venga de miles de kilómetros,un lugar como Bruselas o incluso de las presiones de China o EEUU pues no facilita en nada la libertad de comercio y de las personas llanas,de la gente del pueblo.Las élites ultrapoderosas si,ellos tienen todo a su favor,prebendas,la herencia familiar,amistades allegadas al poder cuando no ellos mismos,etc,etc
    Yo no creo que sea posible lo que dices.Me gustaría pensar que si,pero hay que ser algo escéptico con estas cosas,llevo un tiempo que no me creo nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias por el comentario, el no criticar el capitalismo, su reforzamiento, y el sistema educativo es una gran falla del sistema de García-Trevijano, al igual que el no criticar el sistema educativo. Él fue notario muchos años y es abogado, en todo caso propugnan acciones mucho mejores que las actuales, otra cosa será que puedan prosperar.

      Eliminar
  3. MENSAGEM PARA OS ANTI-SEPARATISMO
    (mensagem em divulgação, ajuda a divulgar)
    .
    .
    Pessoal anti-separatismo:
    ---» CONTINUEM A DESBARATAR/VENDER TUDO AQUILO QUE PUDEREM MAS NÃO CHATEIEM os separatistas que trabalham para a sobrevivência da sua Identidade.
    .
    -» A gente sabe que para os anti-separatismo é tudo para vender/desbaratar; ex: na Europa a propriedade pública, e a propriedade privada tradicional ESTÃO A DESAPARECER (é ver as estatísticas)... a pouco e pouco, está tudo a ser vendido a multinacionais e a oligarcas (africanos, do médio oriente, etc).
    .
    Mais:
    - a gente também sabe que os anti-separatismo não só não trabalham para a sustentabilidade (média de 2.1 filhos por mulher) da comunidade nativa... como também... andam por aí a lamber-as-botas aos salvadores da demografia; mais, andam inclusive a lamber-as-botas à boa produção demográfica daqueles que tratam as mulheres como úteros ambulantes (ex: islâmicos).
    .
    E mais:
    - a gente também sabe que os europeus anti-separatismo trabalham como lacaios/mercenários ao serviço da alta finança (capital global) -» trabalham para a eliminação de fronteiras... nota: a alta finança ambiciona terraplanar as Identidades, dividir/dissolver as Nações para reinar...
    [ os mercenários europeus - tal como a alta finança - são intolerantes para com os povos autóctones (economicamente pouco rentáveis) que procuram sobreviver pacatamente, e ao seu ritmo, no planeta ]
    .
    Uma nota: tal como seria de esperar, os lacaios/mercenários não têm falado neste caso: em pleno século XXI tribos da Amazónia têm estado a ser massacradas por madeireiros, garimpeiros, fazendeiros com o intuito de lhes roubarem as terras... muitas das quais para serem vendidas posteriormente a multinacionais (uma obs: é imenso o património no Brasil que tem estado a ser vendido à alta finança).
    .
    .
    .
    Anexo:
    DEMOGRAFIA E SEPARATISMO-50-50
    .
    .
    ---»»» Todos Diferentes, Todos Iguais... ou seja, todas as Identidades Autóctones devem possuir o Direito de ter o SEU espaço no planeta -» inclusive as de rendimento demográfico mais baixo, inclusive as economicamente menos rentáveis.
    -» Os 'globalization-lovers', UE-lovers e afins, que fiquem na sua... desde que respeitem os Direitos dos outros... e vice-versa.
    -»»» blog http://separatismo--50--50.blogspot.com/.
    [o legítimo Direito à Sobrevivência das Identidades Autóctones]
    .
    .
    Nota 1: A existência de outros não faz confusão aos separatistas-50-50... mais, os separatistas-50-50 não são fundamentalistas: leia-se, para os separatistas-50-50 devem ser considerados nativos todas as pessoas que valorizam mais a sua condição 'nativo', do que a sua condição 'globalization-lover'.
    .
    Nota 2: Mais, é preciso dizer NÃO à democracia-nazi; isto é, ou seja, é preciso dizer não àqueles que pretendem democraticamente determinar o Direito (ou não) à Sobrevivência de outros.

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.