Follow by Email

jueves, 18 de febrero de 2016

EMIGRACIÓN, BIOPOLÍTICA Y ECONOMÍA


Económicamente, lo decisivo son los seres humanos, muy por delante del petróleo, las materias, primas, el agua, la tecnología, etc. Por eso, el Estado tiene como una de sus principales tareas el garantizar el suministro de sujetos explotables a la clase gran-propietaria. Esa regulación total de la mano de obra, desde la sexualidad, concepción y crianza al acto de trabajo, jubilación y fallecimiento, es la biopolítica, o política estatal para los factores biológicos primarios del quehacer productivo.

         Bajo el régimen esclavista antiguo, por ejemplo en Roma, el Estado obtenía una parte conspicua de los productores en las guerras de conquistas. La captura de prisioneros era mucho más importante que la de metales preciosos y bienes consumibles. El régimen salarial del actual capitalismo mundializado, que en poco se diferencia de la esclavitud, no necesita aprisionar mano de obra allende las fronteras pues ésta viene por sí misma. Llega sin ningún coste adicional, no sólo habiendo sufragado sus gastos de crianza sino también los de traslado. Esto es tan portentoso que pasmaría a los viejos esclavistas cazapersonas de los tiempos de Augusto, Abd al-Rahman III o los negreros -blancos y negros- del siglo XVIII.

         La causa inmediata está en la revolución de los transportes, de los medios de comunicación y de los sistemas de adoctrinamiento que ha tenido lugar tras la II Guerra Mundial. Ello permite que millones de personas cada año abandonen los países pobres para ir a trabajar a los ricos, no sólo en EEUU y la UE sino también en las petromonarquías teofascistas islámicas, etc. Por tanto, los países receptores están hoy menos interesados en producir su propia mano de obra, quehacer siempre gravoso, que en captar trabajadores de fuera, con una inversión en crianza y transporte… ¡cero!

         Examinemos el caso de España. Ha recibido unos 6 millones de emigrantes productivos en los últimos 20 años. Si aceptamos que criar la mano de obra autóctona cuesta unos 3.000 euros anuales por persona durante 20 años, concluimos que lo ahorrado (y por tanto, capitalizado) por cada inmigrante es de 60.000 euros. Para los 6 millones el total de lo ingresado es de 360.000 millones, aporte fabuloso que mide la cantidad de riqueza real transferida gratuita y unilateralmente desde los países pobres a un país imperialista llamado España. Pero esto es sólo el principio, pues los beneficios que el par ente estatal-clase empresarial extrae de la inmigración masiva son muchos más.

         La gran afluencia de emigrados, como expone un economista de la derecha española frotándose las manos de gozo, ha dinamizado el mercado de la vivienda, expandido los mercados de alimentos, automóviles, combustibles, tabaco, diversiones, móviles, “servicios sexuales”, informática, etc., y relanzado el negocio bancario, al hacer crecer préstamos, hipotecas, transferencias y otros. Al mismo tiempo, los ingresos del Estado por la tributación (IVA, ITPF, etc.) “crecieron fortísimamente”, lo mismo que los de la caja de la Seguridad Social.

         Gracias a la inmigración, que percibe salarios más bajos, se mantiene la agricultura (sin ella los precios de los alimentos serían 3-4 veces superiores a los actuales), numerosos servicios, ciertos sectores industriales, etc. La conclusión es que aciertan quienes definen a la inmigración como “el negocio del milenio”. De ella proviene una parte decisiva de la plusvalía que se acumula en el capitalismo español.

         Hay más. Los inmigrantes, al enviar remesas de dinero a sus lugares de origen favorecen la implantación de la banca occidental en ellos, que alcanza una penetración difícil de lograr de otro modo. Aquellas enormes sumas monetarias, al circular por los países pobres, contribuyen a desintegrar la economía local, llevando a la decadencia a la agricultura de autoabastecimiento, la artesanía y la pequeña industria, promoviendo el paro, el régimen de monocultivo y monoproducción, la desestructuración social, la pobreza, la prostitución y el militarismo. Sin duda, la monetización y bancarización de las economías de aquéllos es uno de los grandes logros del capitalismo en toda su historia. Así está triunfando el capitalismo globalizado.

         El fenómeno migratorio hace más ricos a los países ricos y más pobres, sobre todo en términos relativos pero también absolutos, a los emisores de mano de obra. Dicha sobre-explotación toma formas singulares, por ejemplo, con las mujeres, reducidas a hembras de cría engendradoras de quienes luego han de ser exportados. Así pues, la “liberación” por el trabajo asalariado de las féminas de los países punteros se sustenta en el expolio de las mujeres de los países pobres.

Éstos se degradan a poco más que granjas de crianza de seres humanos para su envío al exterior. Tal es hoy el principal negocio de muchos de ellos (Marruecos, Ecuador, etc.). De la riqueza creada por el tráfico de los nuevos esclavos asalariados se benefician extraordinariamente las oligarquías locales del Tercer Mundo, aliadas en todo y a menudo económicamente fusionadas con el capitalismo y el imperialismo occidental.

         Para mantener el flujo de emigrantes a coste cero, los Estados potentes se sirven del aleccionamiento de las masas de los países más débiles en el “modo de vida occidental”, a través de la televisión, el cine, la acción de las ONGs, el clero, los partidos políticos, Internet, etc. Al mismo tiempo, evitan que haya una “excesiva” creación de puestos de trabajo en estos últimos, lo que perpetúa su subdesarrollo. Y si todo ello no es suficiente, se valen de atroces guerras internas para expulsar mano de obra, como en Siria, de la que se beneficia sobre todo Alemania, que desde 2003 está perdiendo población al tener más muertes que nacimientos por causa de una biopolítica brutal, represora de la libertad de las mujeres alemanas para ser madres.

         Así pues, la emigración, en tanto que hecho sociológico y económico, es muy negativa para las clases populares de los países ricos y de los países pobres, aunque extraordinariamente beneficiosa para las elites económicas de unos y otros. Concentra la propiedad ampliando las diferencias y desigualdades sociales, al fomentar la acumulación del capital, además del fortalecimiento dinerario del ente estatal. Con ella el imperialismo occidental se expande. Los efectos en el todo de nuestras vidas, y no sólo en la economía, serán tratados de nuevo en artículos posteriores.

6 comentarios:

  1. Muy buen artículo sobre biopolítica, Félix. Silvia Federici también lo explica muy bien como política colonial que es: http://lasinterferencias.blogspot.com.es/2014/04/revolucion-en-punto-cero-de-silvia.html
    Por eso el informe Womenomics de Goldman Sachs pretende robar enfermeras cualificadas hacia el Japón provenientes de Indonesia y otros países:
    http://www.lasinterferencias.com/2014/04/28/analisis-y-reflexiones-en-torno-al-informe-de-goldman-sachs-womenomics-3-0-the-time-is-now/
    Todavía me sorprendo como desde el "abajo los muros de las fronteras" y el multiculturalismo es tabú hablar de estos temas, lo que me parece caldo de cultivo que favorece posturas racistas y neonazis precisamente. La emigración puede ser la única salida en determinados momentos y no voy a juzgarlo, pero es una salida individual (aunque la realicen muchos a la vez) que no enfrenta el problema de raíz. Al contrario, parte de un concepto capitalista como es el "sueño americano", todo el mundo puede triunfar económicamente en otro país. Ese es un sueño falso. Al igual que es preferible si tienes problemas en el curro, luchar allí en lugar de cambiarte de trabajo sin más (poner una denuncia, organizarte sindicalmente, etcétera, enfrentarte al empresario) lo mismo ocurre en los países exportadores de mano de obra. Lo estamos viviendo con los jóvenes licenciados que reclamaba Merkel, que pedía ingenieros. Por eso, la huida es una pseudosolución individual, enfrentarse a los problemas de forma directa tiene que ser algo colectivo. www.lasinterferencias.com

    ResponderEliminar
  2. la emigración, además de todo lo que has expuesto, está siendo utilizada fundamentalmente para crear ENTROPÏA, tanto en el micro-sistema que formamos como planeta, como en el macro-sistema del que formamos parte en el universo..
    con esta entropía buscan "homogeneizar" a los seres humanos y de esta manera aniquilar la CONSCIENCIA, pues es esta la que ordena las estructuras y por donde se expande, a través de las estructuras simétricas o "redes" repetidas indefinidamente, formadas a modo de fractal, que es la geometría sagrada de la creación..
    por esto buscan "homogeneizar nuestro planeta a través de la emigración, mucho mas allá de factores económicos, subyace una razón mucho más poderosa y la cual es el motivo principal desde el principio de los tiempos..
    el objetivo final de estos entes "oscuros", no es el dinero ni el poder, sino evitar a toda costa la expansión de la CONSCIENCIA a través de nosotros, pues es a través de la cristalización(literalmente) de nuestro espíritu que se forman estas redes o "fibra óptica universal" por donde fluye la información..
    pues el ser humano es literalmente un contenedor que alberga información..somos el ADN de la creación y la aniquilación de la consciencia supone el fin de la vida y la luz(que es información) para pasar a un universo y una era dominada por la "sombra", la era en la que ya nos encontramos, la era de kali-iuga..
    está en nosotros oponer resistencia a este ataque brutal a la consciencia y a la vida. nosotros, como portadores y guardianes de esta consciencia somos responsables de guardarla para poder seguir transmitiéndola..
    por tanto no queda otra que RESISTIR Y LUCHAR...

    ResponderEliminar
  3. Fragmento de texto deísta cristiano que encontré por ahí:

    Alguno pensará que Leviatán solo es el Estado, un Rey o un poderoso en concreto, pero no es así: Leviatán surgió porque vive en el espíritu de los hombres y conquista porciones de su corazón para adueñarse de su hacer y pensar. Por mucho que se destruya a los malvados y reyes de hoy, y se hagan caer imperios y gobiernos, no es su carne el problema y que esta se pudra la solución, ni las espadas en manos del malvado y que las enfunde, la salida; sino el espíritu de Leviatán que recorre a la Humanidad y que hace elevarse al malvado antes incluso que el anterior haya sido derrocado, ese es el problema real. Por eso, la batalla es en el espíritu y contra un enemigo difuso, que solo se deja ver por los frutos, ya que en el discurso y la mentira engaña fácilmente. Muerto Leviatán, no se volverá a levantar malvado para pastorear falsamente a las ovejas que hace descarriar, y todas volverán al rebaño de Dios.

    ResponderEliminar
  4. Y yo me pregunto, ¿qué sentido tiene el productivismo? ¿desaparecerá el Estado cuando ya no pueda haber crecimiento económico y el productivismo como doctrina económica muera? No. Lo que quiere el Estado en última instancia no es reinar en lo económico o en lo social, sino controlar toda la vida humana, e incluso como se ve con la agropolítica e incluso los trangénicos, la Vida en sí. Parece que el Estado no solo sea enemigo de la libertad, sino de la Vida en general y de su desarrollo libre en particular.

    ResponderEliminar
  5. Los pueblos originarios latinoamericanos están resurgiendo y reclamando su modo de vida; los "buenos vivires" que van ligados a la tierra, el cosmos, el propio cuerpo y el alma. Y todo ello entrelazado en la gran red de la comunidad. Están cogiendo lo bueno de occidente y recuperando lo bueno de los pueblos originarios para formar una cosmogonía nueva. Creo que hay grandes paralelismos con nuestro pasado reciente. En la manera en que están colonizados ahora mismo: extractivismo salvaje (minería, soja...) y destrucción de la naturaleza, con la salida forzada del rural a las ciudades, subvencionadas con esa misma destrucción. Ahora, nosotros nos beneficiamos pero también estamos colonizados por el capitalismo en cuerpo y alma. Hay que reivindicar el rural y crear una cosmovisión nueva pero, en mi opinión, sin luchar contra el aparato todo poderoso, sino resistiendo y creando. Y es vital en esta cosmovisión toda la literatura que está trabajando, por ejemplo, Félix que nos saca del monocultivo academicista que es funcional al capitalismo.
    Recomiendo ver o leer a Silvia Rivera Cusicanqui, Gustavo Steve, Laura Cabnal... porque allí hay mucha más resistencia al capitalismo que aquí, a pesar del fallido movimiento de izquierdas de estos últimos años que pretendía asimilar a los últimos resistentes al capitalismo. Aquí se consiguió, pero allá no han podido completarlo como aquí. Además conservan, activos, muchos más restos de su pasado que nosotros...
    juanra

    ResponderEliminar
  6. No entiendo muy bien el uso indistinto de emigrante/inmigrante. España habrá recibido 6 millones de inmigrantes, no emigrantes. Emigrantes son los que se van del país propio.

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.