Follow by Email

viernes, 7 de agosto de 2015

LA LIBERTAD DE CONCIENCIA VÍCTIMA DEL MECENAZGO EMPRESARIAL



         Las grandes empresas y la plutocracia destinan, como es sabido, una parte de sus beneficios a actividades de patrocinio y mecenazgo a través de fundaciones y también por otros procedimientos. Una muestra de ello es la Fundación Alicia Koplowitz, constituida en 2004 por esa conocida empresaria para “el fomento y defensa de la educación, la cultura, las artes, las letras, la ciencia, la investigación científica, el desarrollo tecnológico y el medio ambiente”. Con tales quehaceres la gran burguesía cumple con lo que se ha denominado su “responsabilidad social (sic) corporativa”.

         Los beneficiarios del patrocinio empresarial son asociaciones culturales, ONGs, políticos de derecha e izquierda, intelectuales, comunicadores, profesores y catedráticos, sindicalistas, artistas, periodistas, activistas sociales, profesionales de “la liberación de la mujer”, grupos ecologistas, etc. El patrocinio, además de la donación directa de importantes sumas, se materializa en becas, acuerdos de colaboración y otras medidas por el estilo.

         La clase empresarial no diferencia entre cultura y publicidad, pues para ella todo es propaganda. Su munificencia es mera inversión en adoctrinamiento y manipulación destinada a incrementar el grado de conformismo popular. Con ello, la libertad de conciencia, un bien inmaterial imprescindible para construirnos como seres humanos, queda negada.

El numerario de los patrocinadores sólo llega a las cuentas bancarias de quienes son dóciles al orden capitalista. Tal docilidad a veces es directa y explícita, pero otras muchas, para ser eficaz, se hace indirecta e implícita adoptando expresiones de “inconformismo” y “radicalidad”, necesarias para influir en los sectores más inquietos y volátiles.

El dinero otorgado por la clase empresarial a sus colaboradores ideológicos se complementa con el que éstos suelen recibir del ente estatal, por lo común a través de uno o varios Ministerios. Están, además, los ingresos en los medios de comunicación y no faltan los subsidios, casi siempre ocultos, que entregan diversas embajadas, en particular las de los países que son o desean ser potencias globales.

De todo ello dimana un horrido submundo del dinero y el logro donde la objetividad, el aprecio por la verdad, el rigor analítico, la independencia de criterio, la preocupación por el bien público y el sentido ético no existen. Asimismo, al no haber libertad de conciencia, el potencial creador inevitablemente mengua y disminuye cada vez más, en lo que es una inquietante declinación de la calidad y valía de los productos intelectivos, culturales y estéticos, ya bien perceptible.

El dominio por la clase empresarial (y por el artefacto estatal) de las actividades de ideación, así como de las de difusión e informativas, hace que el acto de pensar hoy sea en lo primordial no-libre. Así pues, resulta legítimo sostener que la libertad de conciencia es una conquista a realizar, a conseguir, no algo que exista en el presente.

La libertad de conciencia cada día es más negada en la práctica por los procesos de concentración del capital en un número decreciente de grandes firmas. El capitalismo es dinámico, tiende a la absorción y fusión, y con ello se centralizan, multiplican y avivan cada vez más las actividades de creación y difusión de las ficciones mentales de toda naturaleza que sean útiles al statu quo.

La realización de una sociedad con libertad de conciencia, por tanto, con pensamiento creador e innovador, es parte primordial de una revolución anticapitalista. Ésta se propone restituir al quehacer reflexivo su verdadera meta, la averiguación de la verdad y no la apología embustera de lo existente. Una economía colectiva, en la que los medios de producción sean de las clases trabajadoras (vale decir, de toda la sociedad, pues la obligación de trabajar productivamente ha de ser universal), es la precondición del pensamiento libre.

Hoy el populismo burgués en curso, un producto de los aparatos de propaganda de la gran patronal y de los servicios especiales del Estado, sostiene que nuestros problemas son las corridas de toros, las procesiones de Semana Santa, las calles con nombres franquistas y el busto del rey. Frente a tal operación de mixtificación, dirigida a ocultar las muchas y cada día más graves lacras cardinales de nuestra sociedad, hay que mantener que es decisiva e irrenunciable la lucha por el pensamiento libre, por una forma socialmente organizada de libertad de conciencia que hunda sus raíces en la propiedad colectiva y comunal de los recursos económicos fundamentales.

Los amos del dinero no pueden seguir siendo los amos de nuestras conciencias.

La lucha por la verdad, por un orden social en que el que la verdad tenga oportunidades reales, materiales, para constituirse y circular por todo el cuerpo social, demanda realizar fundamentales cambios estructurales, también económicos. Si éstos no se efectúan iremos a una sociedad definitivamente asentada en la renuncia a pensar, el adoctrinamiento, la mentira, la mediocridad, el servilismo y la ausencia de creatividad. En una sociedad donde lo que caracteriza a lo humano, la vida del espíritu en sus principales manifestaciones, estará cada día más disminuido.

4 comentarios:

  1. La llamada "cultura" es hoy en día y mas que nunca una prostituta al servicio del Capital Financiero Internacional. los que tenéis todavía TV en caso os basta con encenderla un rato para comprobar cual es su programa ideológico. No hay verdadera en los mass media todo es propaganda capitalista disfrazada de "entertainment" o "cultura"

    Si en el campo económico lo que predomina es un liberalismo para la gran empresa propiedad de las Altas Fianzas sin ningún tipo de restricción y un intervencionismo estatal para Pymes, autónomos y trabajadores en el campo de la cultura el capital ha apostado desde hace tiempo por el denominada "Marxismo Cultural" de la escuela de Frankfurt que le reporta todo tipo de beneficios desde la incorporación masiva de las mujeres a la rueda de explotación capitalista y pago de impuestos, a la importación de mano de obra del tercermundo pasa saturar el mercado laboral , la desestructuración familiar para implementar el individualismo capitalista , la inculcación del hedonismo y el materialismo existencial, el desvió de atención de los "revolucionarios" a temas totalmente inofensivos para el Capital, Los toros, semana santa etc. y el remplazo de la autoayuda por la dependencia del sistema en caso de necesidad, la demolición de las tradiciones de las naciones europeas con toda su riqueza civilizatoria para una vez obtenido un solar "cultural" construir su edificio de pseudovalores de plástico .....

    Gracias Rodrigo por tu valor , por atreverte a hablar. Ya podemos despertar y empezar ha movernos por que esta gentuza quiere liquidar las sociedades Europeas tal como las conocemos para convertir Europa en un lodazal tercermundista explotado hasta la medula por las sanguijuelas del Capital Financiero Internacional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del marxismo cultural es basura que se han sacado de la manga los neonazis para seguir criticando al comunismo después de su disolución ya que todavía no se han recuperado de la derrota de 1945. Esto quiere decir que los neonazis social y culturalmente aceptan el liberalismo. Además de apoyar claramente una élite europea superior al resto, salvo si son asiáticos entonces los tragan algo, sino son directamente inferiores, aunque es irónico porque la gente del sur en Europa tiene poco de ojos azules, rubios y piel blanco.

      Eliminar
  2. Excelente Fèlix, sin ser vivende aciertas en casi todo!, será porque eres una persona de excelente calidad que te molestas por buscar la Verdad e incentivar los demás a hacer lo mismo?

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.