Follow by Email

domingo, 12 de abril de 2015

14 de Abril de 2015. PARA UN DEBATE LIBRE Y DOCUMENTADO SOBRE LA II REPÚBLICA ESPAÑOLA



     

    ¿Qué fue la II república más allá de los intereses políticos actuales?, ¿qué juicio hay que formular sobre ella a partir de los hechos históricos?

         Quienes defienden la II república y proponen hacer de ella el modelo, o al menos el antecedente, de la III república a instaurar en el futuro, tendrían que ser los más interesados en que ese debate tenga lugar. Julio Anguita, el adalid del republicanismo hoy, que se presenta ante la opinión pública como un hombre con ética, debería impulsar una investigación popular, abierta, ecuánime y participativa, sobre lo que verdaderamente fue el 14 de abril de 1931 y el régimen republicano entonces instaurado.

         No es aceptable que se manipule la verdad sobre los hechos históricos por motivos políticos. No es admisible que cada 14 de abril se vuelva a ofrecer una interpretación de la experiencia republicana que no tiene en cuenta los hechos y se reduce a una operación de adoctrinamiento político a cargo de fuerzas que nunca han roto con el estalinismo, esto es, con el uso habitual de la mentira y el engaño.

         Porque la III república es hoy demandada y publicitada sobre todo por estalinistas y neo-estalinistas, que son quienes, principalmente, cada 14 de abril sacan a la calle la bandera tricolor. Esto, además, hace un favor político colosal al régimen monárquico actual, que se siente legitimado por la fea catadura de aquéllos que son la expresión más visible del republicanismo. 

         ¿Qué fue realmente la II Republica?

         Advino traída por el ejército, la guardia civil, los terratenientes y las clases adineradas en general, que la proclamaron el 14 de abril de 1931 para alcanzar determinados objetivos políticos, perfectamente reaccionarios. Fue la alternativa de recambio a la monarquía de Alfonso XIII, tan desacreditada y desgastada ya en 1929-1930 que no era útil a las elites del poder, políticas, castrenses y económicas.

          El alma de la II república era Manuel Azaña, que se definía a sí mismo como un burgués. Eso contribuye a explicar que la II república fuese un régimen asombrosamente violento y represivo contra las clases trabajadoras y populares, por lo que incrementó en mucho los cuerpos policiales, creando uno nuevo, la guardia de asalto. La historia del régimen republicano, en 1931-1936, es en buena medida la de las matanzas de trabajadores del campo y la ciudad (sobre todo del campo) que efectuó.

         En febrero de 1936 llega el gobierno del Frente Popular, una coalición de partidos republicanos y de izquierda que contó con el apoyo de un amplio sector de CNT, encabezado por B. Durruti. Se formó un gobierno de prohombres republicanos con el respaldo parlamentario del PSOE, PCE, POUM, UGT, ANV y ERC, y con el sostén en la calle de gran parte del movimiento libertario.

         Desde 1934, a partir de la insurrección de Asturias, las clases populares, sobre todo en la ruralidad, habían entrado en una situación ascendente de acción contra el Estado y la patronal que puede calificarse de cuasi-revolucionaria. Contra la revolución en ascenso se dirige el Frente Popular, de varias maneras.

         Una con un Manifiesto electoral que es afirmación del poder estatal-burgués-terrateniente, tal como lo estatuye la Constitución republicana de 1931, para desbaratar por procedimientos políticos el gran flujo emancipador popular. La otra acudiendo a una represión despiadada, respaldada por todas los partidos y sindicatos del Frente Popular, en particular por el PCE. Un acontecimiento terrible es la matanza de Yeste (Albacete), donde  la guardia civil asesina a 17 vecinos e hiere a unos 100 al reprimir una recuperación de tierras comunales. El periodo de Frente Popular muestra que la izquierda es la anti-revolución burguesa y policial.

         Pero Yeste fue sólo un caso entre docenas, quizá cientos. Por todas partes las gentes del campo eran ametralladas y los trabajadores de las ciudades reprimidos violentamente, con un enorme número de detenidos, encarcelados, torturados, heridos y muertos.

         Cuando se haga la relación completa de los numerosos actos represivos, sangrientos, espeluznantes, efectuados por los gobiernos de Frente Popular, entre febrero y julio de 1936, contra las gentes modestas, el reaccionario mito de la II república, tanto como el de la izquierda, se vendrán abajo. Mas si se añade su actuación en Marruecos, colonialista y racista. En efecto, el racismo de todos los partidos y sindicatos del Frente Popular, tremendo, se manifiesta impúdicamente en sus documentos y textos de entonces.

         El Frente Popular no sólo no respaldó la revolución proletaria y popular que crecía vertiginosamente en la primavera de 1936 sino que se opuso a ella en defensa de la república burguesa de 1931 y la reprimió con ferocidad y persistencia. El Frente Popular es, en consecuencia, el antecedente político del régimen fascista de Franco. Cuando quedó probado en la experiencia que los gobiernos frentepopulistas estaban desbordados y superados por las multitudes, sobre todo en el agro, el ejército intervino para salvar el orden burgués-estatal, lo que llevó a la guerra civil y luego a los 40 años de franquismo, de fascismo español.

         ¿Qué será, muy previsiblemente, la III república? Lo mismo que su precedente, una alternativa de recambio para mantener el poder del capital y la dictadura del ente estatal. Por tanto, es la revolución, la revolución integral y no una república burguesa, lo que se necesita.

7 comentarios:

  1. No han esperado a imponernos "voluntariamente" la tercera república, ya nos están masacrando a cualquiera que ose discrepar del poder establecido.
    Las continuas redadas, detenciones, endurecimiento de leyes (que ya eran muy represivas), incorporación de nuevos efectivos y medios a fuerzas de "seguridad" del estado, etc. dejan claro que hace tiempo que tienen vía libre a sus planes.

    Sobre meterlos a todos en el mismo saco, en la segunda república hubo quien estuvo a favor de la expropiación de tierras y otras medidas anti capitalistas, aunque fueran minoría (y pagaran con sus vidas ...y su olvido por parte de la historia).

    Salud!

    ResponderEliminar
  2. Estimado Felix, lo poco que se de la II república,lo mucho del golpe militar fascista y de transición, me hace pensar, que vamos encaminado, a que se vuelvan a repetir la historia.La izquierda, sigue abanderando la bandera de la salvación. Nadie, hace el análisis de lo que fue la república, el por que fracaso el movimiento campesinos y obreristas en la ciudades, la traición a estos movimientos, por el PCE- Un país, que no reconoce su historia, que no hace un balance, va camino de cometer los mismos errores

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante...tienes algún libro sobre este tema?
    Gracias Felix¡¡

    ResponderEliminar
  4. Félix Rodigo Mora, le escribo desde la selva colombiana, donde estamos planificando una revolución inspirada en las ideas del integralismo, del que usted es padre intelectual.

    No sabe lo emocionado que me estoy sintiendo de poder dirigirme a usted. Desde Gandhi ningún hombre había dado un paso tan decisivo por la liberación del SER.

    Los estatistas tienen la fuerza, pero no la razón. Con nuestros modestos medios y las ideas del integralismo venceremos. La verdad resplandecerá.

    Abrazo

    James Fernández Wanchope

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola James, igualmente comparto contigo la emoción que me produce comprobar que el esfuerzo que estamos realizando por esbozar la idea de una posible y necesaria revolución axiológica obtiene respuestas en lugares tan recónditos. Te agradezco sinceramente el comentario. Creo que la experiencia que están llevando a la práctica ahí debe ser divulgada, para lo cual te invito efusivamente a que, si tienen oportunidad, realicen algún texto, audio o vídeo, que nosotros publicaríamos en la página web. Un abrazo, Félix R. Mora

      Eliminar
  5. Felix, eres como el caballo de Atila, por donde pasas no crece la yerba.
    Como indicas ya en la época estaba claro que la 2ª República no era una utopía, si no una maniobra de las oligarquías españolas por seguir con la fiesta. Ni hizo las reformas esperadas ni se esperaban, por lo que todo el mundo tenían clara la confrontación.
    Antes del Frente Popular del 35, del que tengo una visión bastante negativa, se produjo la Alianza Antifascista materializada en los Comités de Defensa del 34, organo militar, al margen del ejército republicano formado por multitud de partidos, sindicatos y grupos. Esto era conocido por el fascismo. El antifascismo fue el único punto que pudo amalgamar a rivales ideológicos declarados como anarquistas y socialistas. Las tensiones internas estaban servidas, y así se vio en el 37.
    Una vez decidida la unidad de acción se establece un plan y una disciplina. Esta decisión a veces no es entendida, comprendida ni compartida. En una poca de insurrecciones constantes Durruti sale a pedir a los compañeros que dejen de llenar las cárceles, que esperen “la señal”, que se acojan a la estrategia con disciplina en vistas de lo que se avecina.
    No veo una colaboración con el Frente per se, sino una maniobra política. El apoyo anarquista al Frente Popular para la derrota comicial de la CEDA se entiendo, quiero entender, que fue una coyuntura estratégica, un interés más que una integración. Ahora bien, estoy de acuerdo con que se apoyó a su vez “una represión despiadada, respaldada por todas los partidos y sindicatos del Frente Popular“, y que “El periodo de Frente Popular muestra que la izquierda es la anti-revolución burguesa y policial”. Y no fue el único movimiento contrarrevolucionario de aquellos tiempos: CNT y sus 4 fantásticos (los "Menistros").
    Tanto el golpe fascista como la defensa popular estaban planificadas. En muchas ciudades se pactó con policía y ayuntamiento, hasta con la Generalitat, la apertura de los polvorines.
    Que las cosas se pudieron hacer diferentes, mejor, está claro. Pero así salieron, ya solo cave explicar el porqué, reconocer las opciones e intentar no repetir los errores, que hubo muchos.
    Salud!

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.