Follow by Email

lunes, 10 de febrero de 2014

16 DE FEBRERO DE 2014. EL FRENTE POPULAR 78 AÑOS DESPUES



                                         Campesinos asesinados en la sublevación de Yeste 1936

El 16 de febrero se cumplen 78 años del triunfo electoral del Frente Popular, ese mismo día de 1936. Su programa, fue suscrito por los partidos republicanos y de izquierda. El POUM, además del PSOE, PCE y UGT, se sumó a la coalición. CNT no lo hizo y llamó tímida y equívocamente a la abstención. Durruti solicitó a los trabajadores que votaran al Frente Popular, lo que es un ejemplo de mentalidad anarco-socialdemócrata, confirmada en la guerra civil con la participación de cuatro ministros libertarios en el gobierno del Frente Popular presidido por Largo Caballero, así como en otros muchos organismos gubernamentales y estatales republicanos.

En Cataluña y el País Valenciano a aquella coalición electoral se la denominó Front d’Esquerres, lo que es más exacto.

El gabinete del Frente Popular estuvo presidido por Manuel Azaña, de Izquierda Republicana, y formado por ministros de esta formación y de Unión Republicana. Los partidos “obreros” apoyaban desde fuera. Su programa era burgués-estatal, con una única clausula tangible, la amnistía para los casi 30.000 presos políticos y sociales existentes, lo que necesariamente tendría que haber hecho cualquier gobierno.

El régimen del Frente Popular fue una repetición del cruento bienio 1931-1933, también con Azaña (responsable de la matanza de Casas Viejas, en 1933) como jefe. Su objetivo era mantener y proteger el capitalismo y el poder de los terratenientes, o gran burguesía agraria. Por eso el 11-3-1936 el pleno del Consejo Superior Bancario se entrevistó con aquél para notificarle la “adhesión plena de la Banca” al régimen frentepopulista.  Dicho de otro modo: por un lado la banca y por otro los partidos y sindicatos “obreros” dieron respaldo al Frente Popular.

En marzo arreciaron las ocupaciones de fincas en Extremadura, que el gobierno de Frente Popular tuvo que aceptar, a la espera de una situación favorable para ajustar las cuentas a la rural gente. En total se hicieron con tierras unos 120.000 campesinos, aunque cada uno logró una extensión muy insuficiente, sin recursos financieros anejos y quedando sometido a la tutela del IRA (Instituto de Reforma Agraria), el organismo del capitalismo de Estado para el agro creado por la II república (1931-1939) a fin de aplicar la intolerable Ley de Reforma Agraria de 1932. Se ha dicho que aquellos campesinos eran “siervos” del IRA, que gobernaba sus vidas y les explotaba.

El gobierno de Frente Popular se centró en la tarea que el gran capital y el aparato estatal le había asignado: romper el ascenso de los movimientos populares por una mezcla de demagogia y violencia institucional.

Igual que había sucedido con el gobierno republicano-socialista en 1931-1933, se fueron sucediendo las matanzas de trabajadores, especialmente en los medios rurales. La guardia civil, o guardia de asalto, cumpliendo órdenes del gobierno del Frente Popular, mata a 4 trabajadores y deja heridos a otros 4 en Escalona (Toledo); en Granada hay 2 muertos y varios heridos; en Palenciana (Córdoba) 4 muertos; en Jumilla (Murcia) 1 muerto; en Logroño 4 muertos, etc., etc., etc. La peor es la matanza de Yeste (Albacete), el 29-5-1936, en la que el gobierno del Frente Popular manda a la guardia civil dar un escarmiento a los campesinos que habían recuperado el comunal, ocasionando 17 muertos y casi 100 heridos de bala.

 Dado que el gobierno frentepopulista implantó la censura previa de prensa y radio no se conoce más que una parte pequeña de las carnicerías perpetradas por él, que fueron muchas más de las que puedan hoy citarse[1]. Y, ¿qué ha de pensarse de un gobierno que primero tortura, hiere y mata y luego impide que se sepa?

La matanza de Yeste fue el gran acto intimidatorio realizado por el Frente Popular para frenar las luchas campesinas y populares. Ante ella, los partidos y sindicatos “obreros” (la nueva burguesía que pugnaba por hacerse un sitio en la trama del poder, dominio y dinero) hicieron lo imposible por ocultar los hechos, tergiversar el obrar del vecindario de Yeste y justificar el actuar del gobierno, ignominias en las que destacó el PCE. Aquéllos se manifestaron como fuerzas al servicio de la clase terrateniente. Ninguno retiró su apoyo al gobierno a pesar de las carnicerías en curso, ni tampoco denunció o combatió éstas.

En las ciudades, los trabajadores realizan movilizaciones muy combativas contra el bloque formado por la patronal, el gobierno del Frente Popular y los partidos de izquierda. Fue porfiada la huelga de la construcción en Madrid, que movilizó a 80.000 trabajadores durante semanas, así como varias de Cataluña y otros territorios.

En los meses de abril a junio el ascenso de las acciones e intervenciones populares fue formando una situación en la que la patronal y el Estado se vieron obligados a retroceder y a ponerse a la defensiva. En diversos lugares el control y dominio que antes tenían sobre las gentes empezó a resquebrajarse. Maduraban las condiciones para alcanzar una situación que podría elevarse a revolucionaria debido a que ya lo era de poder dual o doble (pueblo/pueblos frente a Estado/patronal) en rápido desarrollo. Dicho de otro modo, el Frente Popular había fracasado en la tarea que el capital y el Estado le habían asignado, cortar el ascenso de las luchas y hacer que las clases trabajadoras se sometieran. Por eso a partir de junio el capital retiró su apoyo al Frente Popular para dárselo a la conspiración militar fascista.

En las condiciones de 1936 la cuestión principal, en lo político y social, era la revolución. Pero los partidos “obreros” (burguesía de Estado en realidad) arguyeron que se trataba de “detener” al fascismo desde la defensa del parlamentarismo y de la república burguesa-estatal de 1931. Esto les llevó a las filas de la reacción, a respaldar en la calle y la prensa las atrocidades represivas perpetradas por el gobierno del Frente Popular. Dicho “antifascismo” es mero pro-capitalismo.

De ese modo contribuyeron a ahogar el desarrollo y maduración de la revolución popular. Por un lado, los falangistas tiroteaban a los trabajadores, por otro, los aparatos policiales a las órdenes del Frente Popular hacían lo mismo. Pillados entre dos fuegos, los proletarios del campo y la ciudad padecieron una primavera sangrienta, la de 1936.

Esto favoreció el auge del fascismo. Un cierto número de personas poco preparadas políticamente, al comprobar que todos los partidos y sindicatos “obreros” otorgaban respaldo a un gobierno opresor, pro-capitalista y criminal, el del Frente Popular, se dejaron atrapar por la demagogia “anticapitalista” falangista, creyendo que éste era el único movimiento “revolucionario” en activo.

Iniciada la guerra los llamamientos de los frentepopulistas al pueblo para que se uniera a ellos contra el alzamiento militar sólo podían tener una credibilidad y respuesta limitadas. En efecto, quienes formaban parte del Frente Popular, los mismos que habían encarcelado, torturado y matado a la gente común, se dirigían ahora a “las masas” en petición de ayuda contra los militares. Pero las victimas de hacía unas semanas, a veces de sólo unos días, difícilmente se podían unir con sus verdugos. Eso privó de la suficiente base popular al antifascismo republicano y frentepopulista, siendo causa política fundamental de que los militares fascistas ganaran la guerra.

Por tanto, el Frente Popular fue no sólo anti-revolucionario sino también “antifascista”, o sea, antifascista de palabra y favorable al triunfo del fascismo de facto.

En cualquier situación en que las gentes modestas se pongan en marcha y hagan frente al Estado habrá, tarde o temprano, una reacción violenta de éste. Esa era la situación en 1936, y las alternativas posibles eran la revolución popular o la intervención militar. Ya no había espacio para el parlamentarismo, de manera que el Frente Popular se quedó con la opción imposible. Por ello, primero fue verdugo de las clases populares, después víctima del fascismo militar y siempre favorecedor de hecho del ascenso del fascismo, o sea, “antifascista” de pega. Eso les sucede a todos los que, ayer y hoy, se dicen antifascistas pero no hacen suya la idea seminal de revolución.




[1] El Frente Popular francés, muy parecido al español, también se significó por su talante represivo. En Clichy ordenó a la policía disolver una manifestación de trabajadores, ocasionando 6 muertos y 200 heridos. Poco después el gobierno de Frente Popular, desacreditado, cayó sin pena ni gloria.

19 comentarios:

  1. Genial. Esto es servir a la verdad y no especular para llegar al poder, que es lo que hacen los políticos diafrazados de filósofos.
    Hoy se impide ser Honrado y Humilde; y el hombre no se arrodilla ante sí mismo, ante su error. ¿Por qué tanto cinismo?
    Gracias Sr. Félix. Su labor es grandiosa.
    Yo propongo algo revolucionario: intenten educar a un hijo; dialoguen; rompan con lo "correcto"... Y sabrán que ir a por agua a la fuente, no es un sacrificio, una tortura o un atraso; es un MODO DE VER LA VIDA, DE COMPRENDERLA; es una COSMOVISIÓN.
    Me temo que la Historia ha tocado su fin. Fin de la Historia.

    ResponderEliminar
  2. "CNT no lo hizo y llamó tímida y equívocamente a la abstención. Durruti solicitó a los trabajadores que votaran al Frente Popular, lo que es un ejemplo de mentalidad anarco-socialdemócrata, confirmada en la guerra civil con la participación de cuatro ministros libertarios en el gobierno del Frente Popular presidido por Largo Caballero, así como en otros muchos organismos gubernamentales y estatales republicanos." No... si ahora va a resultar que Durruti es un reformista xD. Un poco de coherencia señor mío, vamos a ver ¿por qué estaban equivocados al no entrar en la coalición? Me parece correcto que no lo hicieran, abstenerse supone el acto de no participar en la estafa en que está constituida la democracia liberal que no deja de ser parlamentarismo alejado de la democracia directa o semidirecta.

    ResponderEliminar
  3. ¿Sabéis libros sobre la edad media y moderna? ¿Qué casos de anarquismo sabéis además de la revolución patronal, Kronstadt, Ucrania, la revolución social del ´36? Asco me da que den el coñazo con la Gloriosa o la Revolución Francesa, y no con las insurrecciones anarquistas o la Comuna de París. Comunistas supuestamente antiestatistas burlándose porque no ha triunfado una revolución anarquista en el mundo cuando se supone que quiere eliminar el Estado xD. En el ´37 nos hicieron la contrarrevolución. Me da cosa estar con los socialistas porque ellos no quieren el mismo mundo que yo, vale que quieran quitar el capitalismo, pero no quiero su Estado, ni su trabajo asalariado ni tampoco su materialismo progresista. Por otro lado, el franquismo no me parece fascismo a la vez que también hay diferencias entre el NS y la Italia mussoliniana, aunque no dejan de ser puramente reaccionarios. Al igual que los socialistas me parecen reformistas en lo estatal y lo económico -trabajo estatal, banca-. Una situación de guerra y pre-guerra es durísima, pero otra donde ya se convencen que lo máximo es la socialdemocracia y que hay un 15-M que representa la indignación del pueblo sin saber a donde va -¿socialdemocracia? ¿socialismo? ¿anarquismo?-, es más triste.

    ESTE PAÍS ESTARÍA AL BORDE DE UNA GUERRA CIVIL si hay una revolución mal planteada, es obvio, vemos por una parte la derecha populista con UPyD, C´s y demás. A una izquierda que da vergüenza comparada fomentando la desintegración de la familia tradicional con IU, Frente Cívico, Podemos. Y eso ante los votantes del PPSOE desencantadas hará que estemos en una situación de Guerra Civil. La derecha no se quiere enterar que su enemigo es el empresariado, la banca en lugar de los políticos. De que la propiedad privada y el libre mercado hacen estragos y daños colaterales. La izquierda de que intentar discutir económicamente contra los liberales es un error y de que el Estado que te oprime no debe ser tu salvador.
    Es muy triste y desalentador.

    ResponderEliminar
  4. Uno siempre puede inclinar la palangana llena de agua caliente para que le caiga en sus pies bien calentita. Pero tiene sus inconvenientes si ésta está hirviendo.
    Cuando se critica por criticar no pasa nada. Pero lo honesto cuando se critica es dar alternativas a lo que se hizo mal o cómo eso se podía haber hecho mejor sería mucho más honrado y decente.
    Cargarse una de las luchas más titánicas que ha conocido la humanidad en respuesta a un golpe de estado de la casta dominante en aquellos momentos, y que duró dos años y nueve meses, donde se expropiaron todos los medios de producción y se pusieron al servicio del pueblo, donde se conocieron los más altos sentimientos de solidaridad, compañerismo, entrega incluyendo la vida por un mundo mejor.
    Hacer esto me parece un acto inexplicable y que su sentido revolucionario se pierde y no se entiende que se pretende con ello. No es por elucubrar que es lo que se puede pretender pero se me ocurre que cuando los de abajo nos equivocamos siempre hay miles de voces que chillan contra dichas equivocaciones. Cuando se equivocan otros las voces se callan y dicen que son cosas que pasan; que gran injusticia.
    Lo honrado sería hablar de todo lo que se hizo bien que fue muchísimo y no lo digo yo hay bibliografías casi infinitas que hablan de ello.
    Así que nada ¡destruye que algo queda!
    Ernesto

    ResponderEliminar
  5. *la revolución cantonal. La patronal tiene poco de revolucionaria xD

    Me gustaría hacer 3 preguntas:

    1-¿Es necesaria la jerarquía o es posible la horizontalidad? Está claro que la jerarquía económica es un fracaso e injusto, porque pone contra las cuerdas a muchas personas y destruye millones de sueños. Pero, ¿es posible una jerarquía política -reyes, guerreros, filósofos, emperadores, filósofos- sin que perjudique al pueblo? ¿O también fomenta la guerra? No obstante considero más noble la lucha por espada que en el mercadeo. Sobre todo la cuestión es una jerarquía espiritual que no tiene que ver con las religiones sino con la divinidad, lo sagrado, lo ritualístico que pueda fomentar el bien, la libertad, la felicidad. Pero en estos tiempos nos vemos más hacia el colectivismo, es decir, lo horizontal, el problema es que estamos en una sociedad de masas y eso puede ser trágico. Es otra alternativa, una especie de democracia directa-semidirecta con socialismo libertario donde haya igualdad en todos los niveles o aspectos.

    2-¿Es posible la integridad social o ese movimiento o energía la tiene que recoger una ideología? Vale, estoy de acuerdo en que todos deben caber y acoger, pero es que ¿cómo etiquetas a las personas para poder decir qué son? o ¿cómo haces asociaciones y libertad individual sin instituciones? Por ejemplo, como haces tu vida sin incluso Iglesias, ONGs, instituciones públicas, privadas. Que obviamente son negativos, pero digamos que su faceta es englobar a un conjunto, lo que pasa es que cuando se acoplan al poder sólo se perpetuan. Ojo, que prefiero esa integridad del colectivo y la libertad colectiva + individual, pero me plantea dudas.

    3-¿Es posible vivir sin sistemas? Supongo que no si lo asumimos como reglas para que la sociedad esté en funcionamiento por convivencia sin que haya un individualismo de cada uno por su lado sin poder vivir. Pero ahora bien, ¿es posible hacer varios y diversos sistemas a la vez -espirituales, políticos, económicos, tecnológicos, rurales, primitivistas-? o es mejor un sistema muy flexible que recoja pocas leyes y haga que los individuos no dependen de un Estado represivo ni muchos menos de compañías lucrativas en el mercado?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Tenéis razón en que Félix se mete mucho hacia las alternativas que surgen como Gamonal, el Frente Popular, pero me da que lo hace para decir que este no es el camino. Aunque también podría criticar o sacar a la luz los hechos terribles de la revolución británica, estadounidense, francesa, las revoluciones liberales del XIX, la gloriosa.

    ResponderEliminar
  7. Os recomiendo visionar una escena de la película "Tierra y Libertad" de Ken Loach, en concreto cuando los milicianos toman un pueblo del frente de Aragón y se reúnen junto a los campesinos para ver si labran en común las nuevas tierras requisadas o las reparten para usufructo privado.

    Un sucinto compendio de lo que ocurrió en la guerra civil española en el bando "republicano" en unas pocas imágenes.

    ResponderEliminar
  8. La alternativa estaba clara Ernesto, o Frente Popular o franquismo fascista y filonazi y en el texto de Mora queda clara cual es y hubiera sido su opción., por cierto que otros anarquistas hicieron lo mismo, Torente Ballester y toda aquella corriente que pactó con falange y degeneró en el cincopuntismo. Nada nuevo. Lo mismo es la dignidad de Peiró que los excenetistas que se vendieron a Franco y terminaron de procuradores en cortes durante cuarenta años "de paz".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La alternativa es anarquismo. A ver si ahora voy a tener que estar a favor de los socialistas que se manifiestan el 22-M o los de la III República sólo porque "el enemigo de mi enemigo es mi amigo".

      Eliminar
  9. Este artículo me parece muy oportuno porque no sólo exclarece un hecho histórico sino que contribuye a orientarnos también en el momento actual. No quiero decir con esto que el momento actual se parezca al que se describe aquí, pero sí nos plantea una reflexión acerca de las motivaciones, titubeos, posibles pactos o alianzas entre distinta fuerzas polìticas. Además pone claramente de manifiesto que el estado, adopte la forma que adopte es siempre represor, o mejor dicho, que el estado es capaz de adoptar distintas formas con tal de perpetuarse, que hacerle concesiones de tipo "pragmático" como yo entiendo que hicieron Durruti y los anarquistas que entraron en el gobierno es un error táctico de tal calibre que da al traste con una revolución. En fin me acabo de leer "Estudio del Estado", creo que se me nota. Gracias, Félix, por tus aportaciones

    ResponderEliminar
  10. Dice Felix:
    "Iniciada la guerra los llamamientos de los frentepopulistas al pueblo para que se uniera a ellos contra el alzamiento militar sólo podían tener una credibilidad y respuesta limitadas. En efecto, quienes formaban parte del Frente Popular, los mismos que habían encarcelado, torturado y matado a la gente común, se dirigían ahora a “las masas” en petición de ayuda contra los militares. Pero las victimas de hacía unas semanas, a veces de sólo unos días, difícilmente se podían unir con sus verdugos. Eso privó de la suficiente base popular al antifascismo republicano y frentepopulista, siendo causa política fundamental de que los militares fascistas ganaran la guerra."
    ¿Que guerra se inició? Se dió un golpe de estado porque después de un primer bienio (1931-1933) durante el cual la coalición republicano-socialista presidida por Manuel Azaña llevó a cabo diversas reformas que pretendían modernizar el país.
    Un segundo bienio (1933-1935), llamado por las izquierdas "bienio negro", durante el cual gobernó el Partido Republicano Radical de Alejandro Lerroux, apoyado desde el parlamento por la derecha católica de la CEDA, que pretendió "rectificar" las reformas del primer bienio. Así que cuando en el 36 gana el Frente Popular la oligarquia dirigida por Juan March dan un golpe de estado. No empieza ninguna guerra, se da un golpe de estado en el que están involucrados todos los generales del ejército (TODOS). Y el pueblo lo para durante dos años y nueve meses el pueblo nadie los llama. El pueblo toma el poder. Se puede seguir criticando lo mal que se hizo pero la realidad no la va a ocultar nadie por mucho que se tergiverse.
    Y los que torturaban y mataban obreros era el Partido Republicano y la CEDA Confederación española de derechas autónomas.
    Dudo mucho que quien escribe esto no sepa lo que dice.
    Salut i anarquía
    E.

    ResponderEliminar
  11. A mi no hace falta que Félix me cuente lo que pasó en la guerra civil, se agradece su clara exposición pero como provengo de familia anarquista conozco muy bien la actuación del Frente "popular", ya fui avisado de la maldad de "nuestros compañeros de viaje", mi abuelo que fue un anarquista y por ello un furibundo antiestatal (¿acaso se puede ser anarquista de otra manera?) estuvo preso el último año de guerra en Valencia por desobedecer las órdenes del PCE y sus chekistas, cuando acabó la guerra pasó a la prisión fascista por las mismas causas que fue encarcelado por los comunistas, negarse a aceptar cualquier estructura estatal de poder y salvó el pellejo por una vedette amiga de la infancia que se acostaba con el Gobernador militar. Aquí nos conocemos todos, yo se quien es el PSOE, IU, ERC, Bildu y demás patulea estatólatra, solo admito autogestión, municipalismo, libertad y anticapitalismo, además de la eliminación del trabajo asalariado y/o planificado por el Estado y/o el Partido. El apparatchik de los cumbayás, funcionarios iluminados que se autodenominan izquierda no es nada nuevo para mi. Salut i anarquía per als pobles del món.

    ResponderEliminar
  12. La derecha siempre se ha afanado mucho por tergiversar la Historia, lo hicieron durante cuarenta años de dictadura militar y lo siguen haciendo ahora desde todos los frentes.Que si las Navas de Tolosa, que si la quema de iglesias, las checas y Paracuellos.

    Y como conclusión a toda una sarta de disparates entrelazados, Heriberto concluye que el Frente Popular fue "antifascista de palabra y favorable al triunfo del fascismo de facto". Bienvenidos a Chiquitistán

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, la única historia creíble es la de los independentistas catalanes y la de las ikastolas ¡¡La verdad al poder!!

      Eliminar
  13. ¿Tu verdad al poder? ¿Mi verdad al poder? ¿la verdad de Heriberto al poder? ¿La verdad de la iglesia católica al poder? (...) ¿La verdad científica? ¿La verdad ética? ¿La verdad histórica?. Pues lo primero es que la verdad siempre es relativa, excepto para los dogmáticos, y lo segundo que el poder corrompe.

    ResponderEliminar
  14. ¿Durrruti 'anarco-socialdemócrata'? Lo que hay que ver... ¿De dónde saca esa aseveración tan absurda?

    ResponderEliminar
  15. Un articulo que comparto en su mayoría, ahora bien, igual que podemos ser comprensivos con la alianza utilitarista del pueblo con el carlismo para poder defenderse o retrasar las medidas de la revolución liberal (me repugna usar revolución seguido de liberal), no estaría de más señalar que la posición de la CNT en dichas elecciones iba encaminada hacía la liberación de los miles de presos políticos de las clases populares y que con el gobierno republicano de izquierdas no cejó la lucha del movimiento anarco-sindicalista con sus aciertos y errores. Lo tomo como un ataque de visceralidad.
    Un cordial y afectivo saludo.

    ResponderEliminar
  16. No sólo carlistas, también falangistas, integristas católicos, militares, caciques, terratenientes, etc. Franco no fue precisamente un adalid de la revolución liberal en España.

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.