Follow by Email

domingo, 21 de julio de 2013

ATROCES VACACIONES

Nos destruimos trabajando y nos destruimos con el ocio: este es hoy nuestro destino.
        
En el “mundo feliz” del capitalismo avanzado y del Estado de bienestar (esto es, del Estado dador de felicidad a la plebe) la época vacacional llega con los calores. Es el momento de escapar, de huir en tromba, llenos de apresuramiento, ansia y furor, hacia los supuestos placeres programados y el pretendido goce otorgado. Aguardan horas y horas de tumbarse al sol en las playas cada día, excesos con la comida y el alcohol[1], frecuentar prostíbulos, viajes nihilistas (quizá los más patéticos sean los denominados “turismo revolucionario”), consumir aún más tiempo ante las pantallas, desde TV a internet, haraganear, en suma autoagredirse, rebajarse y envilecerse.
        
Así, a la vuelta a la normalidad laboral el sujeto es, año tras año, un neo-siervo más perfecto, más integrado en el sistema, más dócil y sumiso, menos humano.
        
Dicen que las vacaciones pagadas son “una conquista de los trabajadores”. Curioso: no hay luchas pero hay “conquistas”. Con esa demagógica calificación los turiferarios del sistema continúan presentado las imposiciones de éste, que van a degüello contra nuestra condición de seres humanos, como fabulosos “logros” resultantes de unas pretendidas “luchas” que nunca han existido. Bajo el Frente Popular francés, las y los trabajadores de ese país, en 1937, escogieron las vacaciones pagadas en vez de la revolución. Con ellas sirvieron todavía más sumisamente a sus amos, hasta hoy. Tal asunto retrata a la perfección, dicho sea de paso, al Frente Popular en tanto que proyecto para hiper-esclavizar y deshumanizar.

El trabajo asalariado, sobre todo en su forma actual, científicamente organizado y cada día más tecnologizado, es devastador, literalmente. Demuele al ser humano, le revienta, hace astillas y tritura, de una manera tan minuciosa como eficaz y total. El desplome psíquico y físico de cada vez más sectores de las clases asalariadas es una de las características de nuestra sociedad.
        
Un reciente libro, “La salud mental de los trabajadores”, VVAA, 2012, ofrece un “remedio” dentro del sistema a este problema espeluznante, que se hará todavía más grave en los próximos decenios. En él se estudian los trastornos que ocasionan el régimen salarial, esa gran “conquista” del progresismo, el constitucionalismo y las revoluciones liberales: perturbaciones psicóticas, neuróticas, cognoscitivas (¡qué terribles es esto por lo que significa de daño a aquello que es medular en lo humano!), autolíticas, estrés patológico, ergodependencias, alienación, cosificación, etc. Olvida, por cierto, la enfermedad de la mente más propia de nuestro tiempo, la depresión. Y deja en la sombra que el horror del trabajo asalariado lleva a un número creciente de personas cada año a cometer suicidio.
        
En esta situación las vacaciones aparecen como unos días en los que escapar a la tiranía de los jefes y las jefas, como un tiempo de libertad, en que el devastado neo-siervo de la modernidad “puede hacer lo que le dé la gana”. Funesta ilusión. El ocio vacacional está tan regulado, dirigido y sometido al poder constituido como el trabajo. La creencia en que las vacaciones son mejores que el durísimo afán productivo diario no está fundamentada en la experiencia. Muchas personas se van de veraneo enardecidas y vuelven… padeciendo una profunda depresión.
        
Dado que el tiempo vacacional está ahí pensemos en otorgarle un sentido emancipador, usándolo para estimular el autoconocimiento y, con él, la energía espiritual y moral del sujeto.
        
Quizá lo que más se nos ha arrebatado, en la sociedad del narcisismo y el victimismo obligatorios donde la banal retórica sobre los derechos es el todo y nadie habla de los deberes, es la capacidad de sentirnos responsables y culpables. Cada una y cada uno se cree El Bien mientras coloca la etiqueta de El Mal a sus semejantes. Forzados a ser siempre víctimas que las instituciones estatales y sus agentes sociales “liberan” graciosamente, nunca alcanzamos la plenitud de pensarnos y concebirnos culpables de algo, en lo que hacemos y en cómo vivimos.
        
Se trata de tener la lucidez y el coraje de enfrentarse con uno mismo o una misma para localizar dentro de sí nuestro propio mal interior. Valiéndonos de la serenidad creativa, el silencio restaurador y la reflexión prolongada revisemos críticamente nuestra vida en, pongamos por caso, los últimos 6 meses. Escrutemos, como si fuéramos un observador exterior, lo más representativo de lo que hemos dicho, pensado y hecho, para diferenciar en ello lo bueno de lo malo.
        
Para eso, ciertamente, necesitamos con anterioridad construir unos criterios, establecer unas normas diferenciadoras, a la vez reflexivas, convivenciales y éticas. Bien, pues que cada cual cree las suyas en unas jornadas cavilativas previas. Eso puede hacerse intuitivamente y no importa tanto la perfección del sistema de valores así auto-constituido como el hecho mismo de hacerlo de manera autónoma.
        
Detectar nuestro lado perverso exige revisar la propia vida con una valerosa voluntad de verdad. Vayamos registrando en unas hojas las conclusiones, día tras día. El ejercicio espiritual que aquí se propone es, no os quepa duda, duro. Pensar es angustiante, más si el objeto del pensamiento es uno mismo/misma. La verdad suele producir espanto. Detenerse a reflexionar, cuando todo en el orden actual es activismo descerebrado, hace chirriar dolorosamente lo más profundo del yo.
        
Planifiquemos. Un tiempo diario preparatorio, cuyo contenido ha de ser el silencio y la concentración, la relajación y la soledad. Otro tiempo, inmediatamente a continuación, para la meditación, cuya duración hay que fijar de antemano, que debe cumplirse sea cual sea el grado de desasosiego y tensión. Realizada la observación dentro de sí, hay que ir escribiendo las conclusiones alcanzadas.
Una vez cada cinco días conviene destinar todo la reflexión a releer y repensar las elucidaciones de primer nivel logradas en los cuatro días anteriores. Y se ha de registrar también lo ahora concluido, que ya se sitúa en un segundo estadio.
        
Los últimos cinco días de las vacaciones han de ser de meditación sobre los escritos del segundo nivel, para: 1) consagrar un día entero a, exclusivamente, contemplar con pesar y dolor la propia perfidia interior, desarrollando la capacidad de sentirse responsable y culpable por el mal pensado y realizado, y, 2) los otros cuatro han de ocuparse en una meditación intensa, destinada a realizar un plan de autotransformación del yo, formulando un nuevo proyecto de vida.
        
Es apropiado complementar la actividad de autoanálisis y ordenación de vida con algunas expresiones de ascetismo moderado, como el ayuno espiritual (que no busca el bien del cuerpo sino el de la mente), el abstenerse por acuerdo interior a hacer algo que guste y el obligarse a hacer algo que no guste, u otras prácticas similares.
        
Todo ello conviene realizarlo sin abandonar las obligaciones convivenciales, pues el deber del afecto y respeto a nuestros iguales es primordial, sin renunciar a formas benignas de fiesta popular, sin dejar de lado la estética y la erótica, sin incurrir en ninguna forma de extravagancia ni teatralidad.
        
Se observará que no se recomienda leer. Naturalmente, al ser lo preconizado una práctica de autoconstrucción personal realizada desde la soberanía del sujeto cada cual puede hacer lo que desee. Pero leer suele ser una experiencia pasiva, exógena y adoctrinadora. Es preferible ejercitarse en “leer” la propia existencia, rememorando cada acontecimiento, extrayendo lecciones, estableciendo juicios positivos y negativos. Eso es un modo mucho más auténtico de aprender, haciendo de la vida vivida el mejor de los libros.
        
Así es probable que consigamos empezar a sanarnos de males tan enormes como la irreflexión, la irresponsabilidad, la vida desordenada, la frivolidad, el delegacionismo, el victimismo, el odio al otro, el narcisismo, la insensibilidad moral, el zoologismo, la somnolencia mental y la falta de fortaleza interior.
        
Ahora sí, amigas y amigos, ¡buenas vacaciones!


[1] El miserable “turismo de borrachera” es sobre todo practicado en las costas ibéricas por las y los provenientes de los países del norte y centro de Europa donde el Estado de bienestar es más potente. Como esto suele convertir a sus neo-siervos en entes zoológicos, de mentes embotadas, ausencia de vida emocional y miradas vacías, para “divertirse” aquéllos no encuentran otra fórmula que atiborrarse de alcohol. A eso lleva la hiper-tutela subhumanizadora, desde la cuna a la tumba, de dichas gentes por el Estado protector y providente.

14 comentarios:

  1. Como siempre,nuestro amigo Felix me deja con la boca abierta,que bien se explica,los fundamentos que nos creemos que son la panacea los tira x tierra,que razón tiene este hombre,me encanta leerlo,escucharlo,haber si viene x Sevilla y que yo me entere.....Saludos

    ResponderEliminar
  2. eckw31 de julio de 2012 00:59
    ¿Qué opinión te merece Felix Rodrigo Mora?

    Gracias por tu incansable trabajo.

    Responder
    Respuestas

    Marat31 de julio de 2012 09:21
    Conozco poco a este filósofo autodidacta. Tuve referencias del mismo a los pocos meses de comenzar investigando al 15M, sus orígenes (los reales, no los que nos cuentan) y derivados ideológicos.
    Por tanto, lo que exprese aquí acerca de él debe ser tomado de forma provisional, parcial y hasta revisable.
    Alguien que parta de una posición axiológica al contemplar la realidad social y al hacer propuestas en esa misma clave no deja de dar un paso atrás en el pensamiento. La axiología no deja de ser una perspectiva idealista e individualista y, en consecuencia subjetivista, que olvida que el ser humano es un producto social y que es la propia realidad material la que le moldea y no al revés. Cualquier pretendido “dialogo interpersonal” desde presupuestos axiológicos, no llevará más que al caos intelectual o al espíritu de la secta, al que Félix Rodrigo Mora me parece muy cercano.
    Para quien siempre se ha movido dentro de la tradición marxista, como es mi caso, aunque no por ello dogmática, los pasos atrás en el pensamiento, cuestionando todas las herencias recibidas desde aquellos pensadores que intentaron fundamentar un pensamiento racional (Descartes, Spinoza) y especialmente materialista (Galileo, Giordano Bruno, Diderot, Marx,...), son un peligroso camino hacia el irracionalismo.

    Si además se nos habla de espiritualismo y de revolución personal, estamos ante un místico y, francamente, fuera de la belleza de la poesía de esa corriente, no veo en el misticismo más que el recurso a las ideologías de saldo en tiempos de crisis, parecida a lo que la New Age llegó a ser en su momento y pretende, de nuevo, volver a ser: una trampa para cazar elefantes, aplicable con el fin de contraponer al pensamiento y la acción revolucionarias un callejón sin salidas.
    Vivimos tiempos de desorientación, de crisis de las ideas de progreso, de desarme intelectual y de ruptura con el hilo rojo de las tradiciones progresistas y revolucionarias; ruptura que tiene una especial consecuencia en la transmisión intergeneracional.
    Es en este contexto en el que aparecieron en su día los nuevos filósofos (los Henry-Lévy, los Glucksmann,...). Si la ignorancia política de la sociedad respecto al pensamiento materialista y marxista (de la cuál somos responsables en buena parte quienes nos reclamamos de esas tradiciones) no fuera tal y, si las experiencias del socialismo real no hubieran sido derrotadas como lo fueron, en buena medida por sus propias contradicciones, no estaríamos hoy tan mal frente a pensamientos tan peligrosos.
    En ese contexto es en el que se entiende el 15M, los Rodrigo Mora,.. De éste, su teoría de vuelta al ruralismo (antimodernidad envuelta en utopismos de Bella Arcadia, al estilo falansterios), la crítica a la Revolución Francesa y sus presupuestos, su antifeminismo y su postura radicalmente antiizquierdas son elementos muy esclarecedores de lo que representa la filosofía de este hombre.
    Algún día el anarquismo tendrá que explicarnos porqué da cobijo a falsarios de este tipo. Cuando tenga tiempo abordaré el tema de las posturas antiEstado y de los Concejos Abiertos y las Asambleas Locales desde los que estos antiutópicos pretenden organizar la sociedad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el debido respeto, permíteme que te aconseje que leas en profundidad a FRM antes de expresar gratuitamente una opinión respecto a sus teorías. Veo que has sido "capado" espiritualmente por las teorías marxistas-materialistas, y pienso que eso es una desgracia para tí, pues no alcanzas a comprender la verdadera dimensión del ser humano en su totalidad, siendo esa carencia un hándicap en tu comprensión de la realidad.
      Me gustaría saber también quién es ese ente al que llamas anarquismo y que tendrá que darnos explicaciones de dar cobijo a individuos como FRM, el cuál, por otro lado, nunca se ha declarado seguidor de ningún "ismo" aunque sus teorías coincida en cuestiones fundamentales con la teoría anarquista. Un saludo.

      Micael

      Eliminar
    2. ¡Qué manía de meterse con agrupaciones privadas que invitan a la gente que les da la gana a hablar libremente! Tú totalitarismo y tu sectarismo son atroces. No sólo intentas denigrar el pensamiento de FRM -lo que me parece dentro de las reglas del juego- sino que te preguntas cómo algunos osan darle voz a semejante falsario. Falsario para ti, pero no para los que quieran escucharle.

      Por otra parte, es normal, si te parece bien la destrucción de la vida tradicional, te mola la Revolución Francesa y te pone el feminismo, pues chico, ¿qué quieres que te diga? No hay por dónde cogerte, pero desde luego yo no apelaría a callar tu voz aunque seas seguidor de Lenin, Stalin, Castro o de las feministas más arrastradas.

      Eliminar
    3. Pues yo creo que hay que estar como siete cabras para tomarse en serio cualquier cosa que diga el tal Marat; un tio que todavía cree en sistemas politicos como el de la desaparecida Unión Sovietica, en la dinastía de los Castro, en el comunismo chino o en el regimen de Corea del Norte. Así que, creo que debe de ser un honor para FRM que un tipo con este lo critique y lo tenga en su lista de enemigos intelectuales y politicos.

      Un saludo Felix, fuerza y que la salud te acompañe.
      Diego de Murcia.

      Eliminar
    4. Marat dijo:
      "y, si las experiencias del socialismo real no hubieran sido derrotadas como lo fueron, en buena medida por sus propias contradicciones, no estaríamos hoy tan mal frente a pensamientos tan peligrosos. "
      ----------------------------------
      El "socialismo real" no fue derrotado sino que se derrotó así mismo y eso es lo que deberían explicar los marxistas como Marat. Pero ni lo explican y ni tan siquiera reflexionan sobre ello. No quieren ni pensar, ni reflexionar, porque su dogamtismo se lo impide, en las razones por las cuales el "socialismo real" fracasó y, como los malos perdedores, siempre buscan escusas para echar la culpa de sus errores a otros. Porque, que el capitalismo sea un desastre y un sistema criminal, no significa que tenga la culpa de los fracasos de los sistemas marxistas llevados a la practica a lo largo de la historia. Estos, como ya he dicho, cavaron su propia tumba ellos solitos, porque el fracaso es intrinsico a ese sistema politico-economico-social basado en una jerarquia y autoridad ferrea y totalitaria.

      Eliminar
  3. R2 de agosto de 2012 16:30
    Seria interesante que analizaras a Mora, porque cada vez aparece en mas foros. He escuchado bastantes audios suyos y muchas de las cosas que dice son atractivas. Sin embargo, cuando lo escucho debatir me saltan las alarmas. Da una impresion general de guru e iluminado. Segun el, todos los demas son tontos, dicen idioteces y no tienen ni idea. Habla de que hay que ir a lo concreto y no imponer teorias sobre la realidad, pero el parece hacer lo mismo (por ejemplo cuando dice que la peste negra no puede haber sido la causa de la desapariciäon de 1/3 de la poblacion en Europa, sino que la causa es una "depresion" de la poblacion por haber sido forzada a abandonar una existencia sin estado).

    Usa mucho el argumento de que el estado del bienestar es malo porque tiene un origen franquista (supongo que los britanicos tambien copiaron a Franco). De ser bueno ese argumento, tambien habria que ignorarle a el, puesto que en muchos de sus objetivose incluso argumentos, coincide con Esperanza Aguirre.

    - See more at: http://marat-asaltarloscielos.blogspot.com.es/2012/07/no-weimar-ii.html#sthash.VLETOQdK.dpuf

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como Jose Antonio Primo de Rivera hablaba bien de la revolución de Asturias de 1934, también habría que ignorar esta revolución.

      Eliminar
    2. En lo que respecta a ti,ya estás ignorado.

      Eliminar
  4. Estoy de acuerdo contigo,Félix.He llegado a las mismas conclusiones que tú sin haber leido nada al respecto,aunque sí estoy leyendo sobre otros temas.EL abstenerse de placerismos de todo tipo es fundamental,aunque he de decir que yo lo tengo más fácil,pues nunca me han interesado.También hacer lo que no te gusta antes que lo que te gusta,aunque no estoy seguro de esto,pues siempre tienes un estímulo positivo de hacerlo por la esperanza de encontrar lo "bueno" al final,algo así como trabajar para luego encontrar un período de vacaciones.El ayuno como forma de conocimiento espiritual y corporal de uno mismo,más espiritual que corporal,por supuesto.Yo,en particular, dedico muchas horas al dia a trabajar en un trabajo extenuante y mi descanso del dia es andar tres o cuatro horas.Tengo que decir que curiosamente cada vez me encuentro menos cansado y las ganas de trabajar más se acentúan por momentos.Esto fortalece mucho la voluntad y hace que te sientas capaz de acometer todos las empresas que te propongas.
    ¡Un saludo,compañeros!

    Dave.

    ResponderEliminar
  5. Siempre lees las mismas bobadas,gurú,antiutopista,mismas ideas que la Aguirre,pero¿dónde demonios estan las ideas de la Aguirre en Mora que en Madrid lo han dejado hecho unos zorros?¿Es que ahora Madrid no es la bazofia mas repugnante,que eso es lo que han dejado de herencia para quien sabe cuantas generaciones?¿Gurú?Será porque vosotros lo digais,porque yo no tengo jefes espirituales,ni políticos de ningún tipo,pero más os valdría a vosotros coger alguna cosa de Félix,en particular sobre la construcción del sujeto.
    Él habla de revolución,no de reformas,habla de crear un mundo nuevo fuera de las tonterías de una vida ideal,pues siempre habrá problemas que resolver,pero sobre todo de recuperar el concejo(o lo que se pueda de éste)para crear un mundo nuevo,pues también hay que crear.A ver si lo entendeis,¡NO ES UNA VUELTA AL TRADICIONALISMO,HABLA DE SER CREATIVOS!


    ResponderEliminar
  6. Coincido contigo en todo. Se me hace muy cuesta arriba el dejar la vida hedonista y de ser nada que dan sello a mi existencia. El camino es difícil, pero es el camino de la verdad y yo quiero creer que soy alguien que busca la verdad.

    ResponderEliminar
  7. Yo ahora vivo en un pueblo y cuando voy de viaje de ocio siempre circulo en sentido contrario a la mayoría.

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.