Follow by Email

jueves, 9 de mayo de 2013

NECESITAMOS UNA ESTRATEGIA


El obrar sin pensar no suele ser transformador. Cualquier proyecto, más si es complejo, exige una reflexión, por lo general difícil, tensa y prolongada, sobre sus condiciones reales, para elaborar un plan de acción. La tarea de estrategas y planificadores es estudiar lo real existente para diseñar una línea de actuación.

Incluso la estrategia más elemental es útil, siempre que sea lo bastante verdadera, esto es, acorde con las condiciones reales.
        
En las instituciones del poder abundan los estrategas y planificadores, pero en los medios “radicales” se opina que basta con un actuar irreflexivo, con dar palos de ciego. Este estado de ánimo puede ser explicado porque en una sociedad dividida en clases las funciones de pensar y decidir se las reserva una minoría mientras que a las clases populares se las asignan las tareas de ejecución, a través del cumplimiento de órdenes. Por eso no están habituadas a pensar estratégicamente, reduciéndose a hacer lo que les mandan, en el trabajo asalariado el patrono y en la totalidad de la vida el Estado. Lo suyo es “la acción”
        
Eso queda agravado por las malas prácticas asamblearias, y las reprobables actuaciones personales, que convierten en una interminable discusión, por lo general caótica y estéril, casi cualquier asunto que se trate. Esto lo que exige es reformar las asambleas y hacer responsables a las personas, no renunciar a formular una estrategia que culmine en el correspondiente plan o proyecto de actuación.
        
Se ha dicho que la estrategia es “un decir de un hacer”, una reflexión que se propone formular un plan de acción.
La clave del pensar estratégico es alcanzar una visión global, espacial y temporal. La primera considera la situación en su totalidad, la segunda en su movimiento, determinando no sólo lo que ahora es sino estableciendo su línea más probable de evolución. La estrategia es, ante todo, una visión de conjunto, una reflexión de conjunto y un plan de conjunto.
        
Estudiar las condiciones reales con fría objetividad, desechando posiciones optimistas o pesimistas, dejando de lado fantasías o temores, es imprescindible. Esto requiere hacer acopio de información, aunque sólo de la mínima estrictamente necesaria. Conocer con objetividad es la antesala del hacer con efectividad.
        
El buen pensamiento estratégico ha de comprender aquellos factores más esenciales, los que determinan. Esto requiere diferenciar lo principal de lo no-principal o secundario. Lo primordial es lo que establece la naturaleza de cualquier realidad. La estrategia se asienta precisamente en las cuestiones fundamentales, que a menudo son evidentes y que sólo la ceguera mental y el dogmatismo propios del ser humano impiden percibir. Se trata, por tanto, de tener los ojos y la mente muy abiertos.
        
El análisis estratégico no busca insuflar “optimismo”  y “ganas de hacer”. Su objetivo es localizar lo real y no lo deseado, lo existente pero no lo soñado. Esto demanda determinar con rigor lo positivo y negativo de la situación y, también, lo positivo y negativo de nosotros en tanto que fuerza transformadora. Sin una visión realista de sí, sin la admisión de las propias carencias, no hay estrategia posible.
        
Lo positivo y negativo de cada cosa situación, proceso y sujeto se han de analizar en su interrelación y mutua dependencia, como unidad de contrarios, así como en su temporalidad y cambio.
        
Dado que todo lo real está en continua mutación hay que contemplar cualquier situación no sólo como es ahora sino como será en el futuro, según sus leyes de automovimiento. Por lo general, el futuro no está determinado de manera absoluta, y contiene varias posibilidades. Hay que establecer con el análisis la más probable, la menos probable y las formas intermedias, ajustando a continuación el propio obrar a cada una de ellas, en conformidad con las metas fijadas.
        
La estrategia localiza lo seguro, lo factible, lo posible y lo imposible, estableciendo para las opciones intermedias el grado de probabilidad. Conviene, además, fijar una línea de actuación definida para responder a cada una de las posibilidades.
        
Todo lo expuesto hace que la estrategia proporciones previsión, anticipación e iniciativa. Mantener la iniciativa demanda poseer una visión estratégica, para poder ir dando respuesta a los problemas del día a día sin el perder el norte. Ante cada cuestión específica hay que formular una táctica, que se piensa desde la concepción estratégica y opera a su servicio.
        
Una estrategia para el conjunto y una táctica para cada cuestión particular es lo que nos permitirá alcanzar los objetivos deseados. La estrategia posee, además, sus fases o etapas, mientras que la táctica queda circunscrita a lo coyuntural.
        
Al final del proceso de análisis de la realidad se suele alcanzar una situación en la que ni los asuntos son del todo comprendidos ni las conclusiones pueden ser absolutamente claras. Alcanzada esta situación de incertidumbre relativa hay que atreverse y hacer una elección, hay que optar. Esto incluye un riesgo, que se debe admitir con intrepidez y audacia, considerándolo un derivado inevitable de lo finito y limitado de la mente humana, incapaz de un conocimiento completo y perfecto, por tanto de una planificación totalmente acertada.
        
Quienes deseen saberlo y comprenderlo todo antes de formular un plan y pasar a la acción, ansiosos por alcanzar una seguridad plena, nunca lograrán hacer nada.
A lo largo del proceso de aplicación de la estrategia hay que, por un lado, persistir en aplicar el plan formulado y, por otro, abrirse a los cambios, las situaciones inesperadas y los nuevos conocimientos adquiridos. Una combinación de persistencia y flexibilidad es lo apropiado.
        
La división en fases, o etapas, del plan estratégico suele ser necesaria. Hay que establecer las metas a cubrir en cada una de ellas, para alcanzar su totalidad. Al mismo tiempo, una estrategia unifica fines y medios, metas y posibilidades.
        
Una parte de cualquier estrategia es la formación de las personas que se implican, asunto mucho más importante en el tiempo presente, el de los seres nada. Toda estrategia ha de ser un espacio para formar al sujeto, pues en definitiva lo que cuenta es la calidad de las personas.
        
Cada cierto tiempo el proyecto estratégico necesita ser revisado, para introducir las correcciones que la marcha de los acontecimientos, o depurarle de los errores que se hayan puesto en evidencia en el proceso de su aplicación. Conviene fijar plazos para hacerlo.
        
Si hay que formular una estrategia para los proyectos colectivos no menos importante es hacer lo mismo para la actividad y el compromiso individuales. Todo ello se fundamenta en crearse un hábito de pensar desde la realidad, excluyendo apriorismos, dogmatismos y emocionalismos, sobre la base de unos hábitos auto-creados de observar e investigar reflexivamente lo existente.
        
A pensar estratégicamente, a elaborar un plan de acción y a realizarlo se aprende haciendo. Por tanto: adelante.
        
Con una estrategia colectiva y, al mismo tiempo, una estrategia de cada individuo, interiorizados los hábitos de observar, investigar y reflexionar, quizá podamos cumplir las metas prácticas que nos hemos propuestos. Todo depende de la objetividad del plan estratégico, de la habilidad para operar tácticamente, de la energía y el coraje con que se aplique y, sobre todo, de la calidad de las personas.


Félix Rodrigo Mora                                                                                                             

31 comentarios:

  1. Dice con acierto Félix Rodrigo Mora al comienzo de este escrito que "el obrar sin pensar no suele ser transformador". Yo completaría esta frase añadiendo una idea de Patrick Geddes: "solo pensando las cosas a medida que se las vive, y viviendo las cosas a media que se las piensa, puede decirse de un hombre y de una sociedad que piensan y viven de verdad". La interacción de pensamiento y acción, de ideal y de hecho, son fundamentales para el ser humano. Sin este constante tejer entre la vida interior y la exterior, entre el pensamiento y la acción, no se podrá lograr el cambio que necesitamos. Estoy de acuerdo en que necesitamos una estrategia que tendremos que poner en marcha en cada uno de los lugares en los que vivimos.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y para los de baja calidad tiene usted algún plan de reeducación en su programa? Gracias, muy amable

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejorarla de eso se trata. Para ello son de mucha valía las lecturas sobre la filosofía moral y la ética, estoicos, cínicos, cristianismo primitivo.
      La obra de Félix Martí Ibañez también es una gran obra para mejorarse y elevarse en calidad como ser humano.
      La mejora de lo humano es una lucha continúa.
      Un saludo compañero

      Eliminar
    2. Que se reeduquen ellos solos, que ya son adultos, o es que para esto también nos tiene que llevar el Estado de la manita

      Eliminar
  3. Buenos días Félix,

    ¿Podría explicarnos cuáles son los motivos que le han llevado a presentar una ponencia en un acto de la extrema derecha neonazi (http://www.dirdam.info/2013/05/i-jornadas-de-pensamiento-alternativo.html)? ¿A caso ve a esta gentuza como "compañeros de viaje" o como "revolucionarios"? ¿Realmente cree que si jamás llegan a adquirir una mínima cuota de poder, éste no serviría sinó para imponer otro Estado totalitario y genocida, en definitiva, FASCISTA?

    Responda, por favor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo respondo ante Dios y te recomiendo el Apocalipsis según San Juan o en su defecto El Beato de Liébana, y luego el libro rojo de Mao, y cuando olvides todo lo leído y tengas un batiburrillo de narices en la cabeza, pues entonces empiezas a tener calidad humana y a comprenderme y a entender cosas que antes no habrías entendido.

      Eliminar
    2. Pero si, como según he oído, te declaras ateo ¿como es que dices que solo respondes ante Dios?
      A ver ¿eres ateo o no eres ateo?

      Eliminar
    3. Por cierto ¿la charla la da dirdam o la da Libertas Toledo, o es que son los mismos?

      Eliminar
    4. Las ideas de Félix están absolutamente desprovistas de totalitarismo y, de encuadrarlas en algún sitio, lo haría en torno al libertarismo. Que una persona vaya a exponer estas ideas a un lugar de ambiente “facha” como tú dices, yo no lo sé y no me interesa para el caso pero vamos a suponerlo, me parece necesario y, como poco, intrépido.
      Además, Juan Carlos, por el tono irónico con el que escribes no creo, honestamente, que busques una respuesta porque ya la tienes de antemano.
      Una de las partes de la estrategia de la que habla Félix debe ser, sin duda, el hablar y exponer las ideas en todos los ámbitos posibles y estar dispuesto a debatirlas, a no ser que no queramos convencer sino eliminar al que no piensa como nosotros.
      Entonces, Juan Carlos, o no crees que alguien cercano a las ideas del libertarismo deba hablar en sitios “fachas” u opinas que Félix es uno de ellos. Si es la primera opción se podría abrir un debate pero si es la segunda te recomiendo que profundices un poco más sobre los textos o vídeos de Félix.

      Eliminar
    5. Lo primero, las ideas de Félix están absolutamente desprovistas de Ideas, son el reflejo de su desorden mental.

      Eliminar
    6. Nota Aclaratoria de FRM:

      Con motivo de los sucesos del día 22 de mayo he recibido notas de amigos y amigas que ahora deseo contestar.

      Es mi intención ir a exponer mis ideas a cualquier lugar y ante cualquier público que me lo solicite. Esto lo tengo por un deber. Lo he hecho y lo seguiré haciendo.

      Existen colectivos que sin ser fascistas tienen en su interior a gente que lo es, o que lee textos nazis. Pero la mayoría de los componentes de estos grupos son personas muy confusas que la política de la izquierda, corrupta y reaccionaria, empuja hacia la derecha extrema. Atraer a estas personas al ideario revolucionario exige disputarselos a la extrema derecha, y eso se hace también yendo a sus espacios, a exponer, argumentar y debatir.
      Tengo experiencias muy positivas al respecto, con algún caso de abandono de los grupos nazis a partir de la lectura de mis textos, con petición de perdón, etc. Por tanto, seguiré en esta labor.

      (sigue)...

      Eliminar
    7. ...(sigue)
      Sin duda, es más cómodo (y menos peligroso) quedarse en el gueto "radical", sectario, epicúreo, elitista y marginal, intercambiando panfletos y email con los colegas. Pero esa no es la manera de hacer la revolución.
      Como expongo en "De la intervención política" ganar a las clases populares para la revolución exige librar un sinfín de batallas de las ideas con las diversas corrientes reaccionarias, desde la izquierda al fascismo y sin olvidar al anarquismo de Estado y el feminismo neo-patriarcal. En esto estoy y en eso voy a seguir, sin encerrarme en ningún gueto para sujetos"selectos", ajenos a la realidad y no menos ajenos a las clases populares.

      Mi exposición del día 22 se grabó en audio, quien desee lo puede escuchar. En ella desarrollo mis criticas de siempre al capitalismo, al Estado y al fascismo, concretado en la figura de Mussolini, que ha sido y es el guía teórico del fascismo español. La idea de revolución social integral es la central. Su título no deja lugar a dudas: "Alternativas al capitalismo". Yo lucho no sólo contra el fascismo sino también contra el capitalismo, otros se oponen simplemente al fascismo para defender el parlamentarismo y el capitalismo, por ejemplo IU, el anarcoestatismo y varios más.
      (sigue)...

      Eliminar
    8. ...(sigue)
      Algunos siguen la estrategia antifascista del izquierdismo, que consiste en denuncias en la prensa y denuncias legales, al mismo tiempo que se alimenta bajo cuerda a los grupos facistas, que le son necesarios a la izquierda para aparecer como menos reaccionaria,corrupta, agente del capital, inmoral y totalitaria.
      No es eso lo mío: yo aspiro a arrebatar al fascismo, por medio de la palabra y al razonamiento, todos los prosélitos que pueda, introduciendo una cuña entre la minoría fascista irreductible y la gente confusa y desorientada que se deja engatusar, o que meramente presta oídos a la demagogia fascista.
      Lo hago así porque he estudiado experiencias históricas, como la del Requeté aquí en la guerra civil, que movilizó a mucha gente a favor de Franco por los errores colosales del republicanismo burgués, el nacionalismo vasco, la izquierda estatalista, una buena parte del anarquismo y el anticlericalismo burgués. Algo parecido pasó en Alemania, donde los desaciertos y desmanes de socialdemócratas y comunistas permitieron a Hitler ganarse masas enormes de la población, incluido un sector grande del proletariado.

      Por supuesto, si nazis y fascistas se desmandan en la calle hay que hacerles frente pero mientras se pueda hay que llegar a los grupos e individuos que son objeto de proselitismo y atracción por parte de las minorías nazis.

      La estrategia izquierdista de lucha antifascista está equivocada. Hoy en Francia el Frente Nacional existe con la fuerza que tiene por los errores y maldades de la izquierda, que al negarse al combate de ideas, o al tener ideas sobre muchos asuntos extraordinariamente reaccionarias e incluso delirantes, deja a amplios sectores de la población a merced de la retórica de la extrema derecha.

      El izquierdismo produce fascismo. Encerrarse en el gueto también.
      La tarea principal del gueto "radical" es defender y popularizar las religiones políticas. Es decir, servir al Estado.

      Rechazo a quienes han aprovechado estos hechos para cargar contra mí, acusándome de cosas delirantes, ellas y ellos, que están de rodillas delante del fascio-feminismo, el islamofascismo y el racismo antiblanco (que ha mitificado a un cuasi-fascista negro como Obama), que hacen la apología del Estado de bienestar (impuesto por una ley fascista, la de 1963) y "olvidan" la idea de revolución, que aspiran a cobrar del Ministerio de Igualdad admitiendo a grupos feministas financiados por dicho Ministerio (hoy en manos de la derecha española, el PP, heredera sociológica del franquismo), que todo lo esperan del Estado y nada de las clases populares, que sueñan con hacerse neo-funcionarios y que manifiestan ser unos socialdemóctas que se disfrazan de "radicales", o de "comunistas", o de "anarquistas".
      Sus infundios y calumnias no me pueden manchar, también porque yo acumulo más agresiones fascistas que todas ellas y ellos juntos.
      (sigue)...

      Eliminar
    9. ...(sigue y termina)
      Tengo 16 libros publicados, cientos de audios y videos colgados, otros tantos articulos. Si desean hacerme una crítica (que yo, con mucho gusto, colgaré en mi página en cuanto me la envíen) ¿por que no parten de los contenidos de mis textos y no de chismorreos, o de interpretaciones arbitrarias y malévolas de hecho singulares? La falta de ética en sus comportamientos, en especial en la forma como me tratan, dice bastante sobre lo que son, burgueses amorales y sin escrúpulos, cuya meta última es vivir del Estado, explotando desde él al pueblo.Por ejemplo, no respetan la libertad de expresión, sólo buscan imponer sus ideas sin permitir que las opuestas se manifiesten y se valen de la calumnia, la coacción, la amenaza y la mentira porque carecen de argumentos.

      A quienes van de buena fe, les propongo los siguientes puntos para la reflexión, el análisis y el debate.

      1) La estrategia antifascista hoy a la luz de las experiencias históricas y desde la realidad actual.
      2) La cuestión del gueto. El problema de la lucha prolongada de ideas y la fusión con las clases populares para hacer la revolución.
      3) El asunto de la ética. Necesitamos un debate sobre moralidad. Para ello propongo el estudio de "La moral anarquista" de P. Kropotkin y "Breve tratado de ética" de Heleno Saña.
      4) Nuevos y viejos fascismos. Análisis de los nuevos fascismos, o religiones políticas: fascio-feminismo SCUM y estatolátrico, racismo antiblanco, islamofascismo y otros, en relación con los fascismo clásicos, creados en los años 20 y 30 del siglo pasado. Por una estrategia común contra los nuevos y viejos fascismos.

      Cordialmente

      Félix R. Mora

      Eliminar
  4. ¿Qué es el Estado?

    Apuntes sobre el Estado

    Una cosa debería quedar clara, si aceptamos el Estado para organizar la sociedad, las élites son algo intrínseco al mismo. Toda crítica entonces del Estado pasa a ser una contradicción y por la tanto un absurdo.

    Las élites que han sido y son las encargardas de introducir a la sociedad dentro del mismo Estado, el Estado es la sociedad en su última versión, el Estado capitalista o el capitalismo de Estado, el Estado es la sociedad junto con las élites que lo dirigen.

    El Estado como el capitalismo no se puede abolir en condiciones normales porque ya está dentro y forma parte de las sociedades que lo han aceptado, por lo tanto debería haber una transformación radical del individuo para poder abolir el capitalismo junto con el Estado.

    Entonces , el Estado no tiene razón de ser si no hay una élite que lo crea y una sociedad que lo secunda.

    Pol lo tanto, para que en sociedad se pueda auto-gobernar y auto-gestionar, no debería haber ninguna división en la sociedad, como lo ha habido durante casi toda la historia, tanto las élites como la burguesia y el proletariado serían y formarian una misma clase, esto sería el verdadero comunismo y la verdadera democracia...

    También debería quedar claro que el Estado es una invención del hombre, no es ningún un ente separado del mimso con autonomía propia que hace y deshace a su gusto, y que sirva para que después como chivo expiatorio para justificarnos echando la culpa a los desmanes de los polítcios y banqueros, etc que han provocado la crisis y por la tanto la pobreza generalizada.

    ResponderEliminar
  5. La supuesta calidad de las personas sólo es una artimaña para justificar a las élites dirigentes.
    Y este será el octavo comentario a esta entrada que no me publiquen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdadera calidad de las personas como seres humanos es una precondición ineludible para destruir a las élites dirigentes, el problema es que vosotros, bajo retóricas radicaloides como la de "que paguen los ricos" deseáis fehacientemente el mantenimiento de dichas élites para que os mantengan, sin cuestionar lo más mínimo el capitalismo y su modelo de sociedad, en base de lograr de ellas mas y mas prebendas.

      Claro, una sociedad libre con personas de verdadera calidad humana es sumamente dura de sacarla adelante, con todos los problemas que esta conlleva, y sin instituciones y conglomerados empresariales que nos los solucionen. Por eso deseáis cuanto antes perder vuestra más mínima condición humana para medrar como amebas, buscando hasta que el Estado respire por vosotros. Pero ya tenéis la evidencia ineludible de lo que es el Estado que os debe llevar de la manita, cada vez más: menos "bienestar" y más policía, aunque me imagino que esto tampoco será un escollo, porque si ahora nos agrede en los desfiles cívicos que se salen un poco de mano, igual el día de mañana, lo hacen con los malvados banqueros y empresarios. Aunque estos seguramente se disuelvan como por arte de magia cuando se proclame la III república, que ya se sabe que por forzocidades de la historia tiene que venir sí o sí como nos enseña Hollywood con sus finales felices obligatorios.

      Eliminar
    2. No amigo, es todo lo contrario: es una sociedad de calidad de las personas la única que puede conseguir una sociedad sin élites dirigentes.

      Eliminar
    3. Vaya, así que una "sociedad de calidad", ni más ni menos. Pero como conozco a dedillo el manual de izquierdista perfecto para una Historia que Progresa a Mejor Pese lo que nos Pese, ya presupongo que una sociedad de calidad es la regida por un Estado megapoderoso con una interminable retahíla de instituciones que solucionan al "ciudadano" medio toda clase de problemas y problemitas y con un capitalismo fuerte, en el que sin embargo, su clase empresarial se "vería obligada" a apedrear sus intereses corporativos realmente existentes para saciar a la "clase proletaria" todos sus excesos y codicias "anticapitalistas". Pero es que esa categoría cualitativa de organización social no existe ni en la "modélica" Suecia. ¿Tú crees que las élites sociales habrían de permitir semejante modelo, si encima se presupone que éste caminaría dialécticamente a su propia destrucción?

      Por otra parte, unas muchedumbres de masas asalariadas (quien tenga esa "suerte") totalmente desclasadas y sin la más mínima conciencia de sí mismas, que tienen incrustadas en su cerebelo valores tan revolucionarios como el egoísmo, la insolidaridad y la guerra con sus iguales, obediencia y colaboración debida a todo poderoso, la soledad obsesiva, la sumisión absoluta a todo lo que les vomitan desde arriba, el apego al dinero y a la riqueza, tan "antiburgueses" ellos por supuesto, el culto esquizofrénico a cualquier mentira útil a su autoengaño (a TODA mentira)...
      y que se da al alcohol a toda forma de drogadicción cada vez más masivamente, digo, semejante formación social tarada que ha sido fabricada así por esa maravillosa enseñanza "pública" (o la otra) y demás sistemas de "ocio y entretenimiento", todas ellas gestionadas, no lo olvidemos, por las citadas élites, ¿cómo se va a revelar contra sus propios cirujanos moldeadores en las mismas condiciones que ellos les han dispuesto? A esto hay que responder, y no con alquimias retóricas vagas.

      Eliminar
  6. Felix, si no te encuadras cómo propones hacer la estrategias.
    En el periodo preguerra civil se establecieron los Comités de Defensa. Si ahora no somos capaces ni si quiera de pensar en organizarlos ¿de qué vale el esfuerzo? ¿Estarías dispuesto ha hacer un análisis estratégico? ¿Qué fuerzas propondrías como alianzables?
    En el contexto actual es poco más que una curiosidad poco útil.
    Salud.

    ResponderEliminar
  7. Félix, este artículo apesta a marxismo maoísta, pero del rancio, esto es, del más leninista y modorro.


    Saludos desde Zaragoza y vuelve cuando quieras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pero no era de extrema derecha?¿En qué quedamos,mentes preclaras de Zaragoza?
      ¿Tan chabacanos y perdonavidas sois que tenéis que amenazar siempre?Estais hechos todo unos demócratas.

      Eliminar
  8. Buenas tardes señor Rodrigo, al dirigirme a usted por primera vez en mi vida, no sé, si debo de hablarle de usted o tutearle, si denominarlo por su nombre o por sus apellidos, entiendo que por cierta educación al relacionarse con una persona por primera vez, el tratamiento por respeto debe de ser de usted. Dicho esto, por medio de mi socio y amigo le he conocido a usted y algunas de sus publicaciones, que en breves momentos le significaré lo que para un hombre como yo han significado.
    Así que primero me voy a presentar, atiendo por el nombre y apellidos de Francisco Javier Mingorance Morcillo, estoy casado con una hija que es universitaria, tengo 54 años, y a lo largo de mi vida política e ideales que fui conociendo y con el tiempo abandonando, pasé de joven por la Falange, pero la de Hedilla, nos llamaban Hedillistas, en contraposición contra los Franco-Falangistas, que se supone que eran peores, posteriormente por el socialismo, (socialdemocracia, en denominación más moderna y en la actualidad soy militante del Partido Comunista de España; volviendo a lo que he leído de usted y visto por internet en sus entrevistas y conferencias, me ha dejado usted con una gran incertidumbre y hapesadumbramiento, con respecto al movimiento del 15-M, al Estado en su forma administrativa, al estado del bienestar social y a la dependencia de este estado, a la democracia en sí, y naturalmente a otros conceptos que ahora mismo no recuerdo, debo de señalar ante estos planteamientos que usted manifiesta con una cordura y sensatez de lo más lúcido que he oído en muchos años, que no sé que respuesta darle sobre todo ello, una cosa si es cierta y segura, hemos sido engañados, o por lo menos yo así me considero, con todas las tropelías ideológicas que nosotros las personas que nos creemos de izquierdas creíamos que estaba bien ejecutadas.
    No le he escrito antes hasta ver mas vídeos de usted en Internet y leer algunos libros que han caído en mis manos, como la democracia y el triunfo del estado, naturaleza, ruralidad y civilización entre otros que ahora no recuerdo. Sin llegar a darnos cuenta hemos contribuido a formar un mundo en el que no se puede vivir decentemente y con solidaridad al servicio y a la entrega del resto de personas. No he leído este artículo: Necesitamos una estrategia, le prometo que lo leeré, hoy para mi lo que tocaba principalmente era trasladarle mi opinión que es muy positiva hacia sus escritos, libros y conferencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te ha hecho volver a las raíces, pues muy bien hombre, adelante ¡ Por España hacía Dios!

      Pero que cosas se leen en los blogs de extrema derecha.

      Eliminar
    2. ¡Anda, ahora los anarquistas se pasan el tiempo leyendo blogs de extrema derecha, qué novedad!

      Y luego pretenden exterminar en el gulag a los que dan charlas en organizaciones de supuesta extrema derecha aunque sea para predicar ideas libertarias.

      Eliminar
    3. Bien hecho.Las ideas están para compartirlas y para pensarlas.No creo que estos de Zaragoza hayan nacido anarquistas y con un libro de Bakunin bajo el brazo.Bueno,en realidad no creo que hayan leido nada de nada,pues su especialidad es insultar,no quieren debatir con argumentos,sólo con insultos y calificativos.Sus etiquetas son siempre las mismas,sos repetitivos hasta la nausea.
      ¿Podeis decir cuál son vuestras filiaciones reales?¿A quién o qué organismo servís?
      Si esto fuera un blog de extrema derecha te iban a publicar un mensaje como ese.¿Acaso lo publicais vosotros en companotrabajes?

      Eliminar
  9. No sé, creo que será así, las tres respuestas anteriores a mi escrito van dedicadas hacia mí, yo siempre que he escribo algo, que es escaso, siempre ha sido identificándome, lo que pretendía era darme a conocer a Félix Rodrigo Mora, y de la misma forma que he leído a José Antonio Primo de Rivera, a Marx, a Indalecio Prieto, a Thomas Man y a otros autores, y ahora estoy leyendo a Félix Rodrigo, pensando que de lo que escribe se debe de aprender algo bueno, lo que sí es una realidad, es que todos no podemos pensar de la misma forma, sin embargo, a mi no se me ocurriría leer nunca, Mi Lucha de Hitler, las memorias de Fraga o las de Aznar, pues, bajo mi parecer, poco puedo aprender o me pueden enseñar semejantes sujetos. Será muy difícil que las personas lleguemos a comprender que no podemos depender del estado, pues solo nos ofrece migajas para mantenernos como en una especie de esclavos agradecidos, por el cual, no hay derecho a protestar.
    En cuanto a la primera crítica anónima le diré: lea usted la historia de la Falange, inculto, y en cuanto a su "dios" y su "religión" es la estafa más profunda que se haya dado en el mundo, pues venden una cosa que no tienen, ni conocen que es la vida después de la muerte y su consiguiente eternidad, así que la estafa de la religión está servida.
    En cuanto a la segunda crítica de Iñaki, otro inculto, los anarquistas nunca utilizaron los gulag, esas cárceles se utilizaban en la época de los zares y en la época del comunismo stalinista en la Unión Soviética, cuando existía. Documentensé antes de escribir, y traten de convencer con ideas serias por las cuales podamos aprender algo.
    En cuanto al segundo anónimo, agradezco de corazón la defensa que me dedica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Taxidermista. No sé si te has dado cuenta de que mi respuesta anterior va dirigida al comentarista que me precede. Ocurre que los amigos anarquistas/libertarios que acostumbran a transitar por aquí suelen coger por las hojas los rábanos de los argumentos concretos que más les interesa para catalogar a unos y a otros del pelaje correspondientes para así poder someterlos a todos a su justificado auto de fe y depuración. eso sí, sin tomarse la molestia de leer todo lo demás para asegurarse si aquí existe algo más que supuestos derechismos, clericalismos, machismos, carlismos, etc. Al final muestran su patita estalinista, de ahí mi alusión al gulag.

      Por lo demás, yo no es que me considere excesivamente culto, pero creo saber distinguir el anarquismo/libertarismo del universo del comunismo. De joven milité en el catolicismo por influencia familiar y escolar, virando en mi etapa laboral un poco hacia el marxismo. Ahora, desengañado de ideologías, tengo interés en sumarme a un proyecto de superación total de lo existente, agregando lo mejor de todas los sistemas de ideas y épocas. Y es creo, FRM el que mejor lo representa hasta ahora.

      Eliminar
  10. Creo que Iñaki lo dice irónicamente,pues aquí suelen escribir algunos individuos que se dicen anarquistas y se ponen un montón de etiquetas que luego no pueden sostener.Ese tipo de cosas(y no otras como el dinero o ventajas materiales)suelen ser las que más molestan y creo que son las que echan para atrás a mucha gente ilusionada en principio con algunas ideas.Pondré ejemplos,conozco a gente que se dice muy ecologista y luego es consumidora compulsiva de productos,conozco gente que quiere vivir una vida sana comiendo verdura plantada por él mismo y luego fuma como un carretero o toma todas las drogas que hay en el mercado.Conozco a hombres que son muy defensores de la mujer(en abstracto)y luego a la suya la tiene a maltraer o en el mejor de los casos,la utiliza como una especie de esclava doméstica.Decir las cosas es muy fácil,hacerlo es distinto.Leí el otro día una máxima latina,donde decía que es muy fácil para una persona sana dar consejos a una enferma.A otro filósofo le preguntaban ,¿que cosa más fácil había en la vida?,y éste respondio:dar consejos.Todos lo solemos hacer,damos muchos consejos de lo bueno que es hacer esto,qué bien viviríamos de esta otra manera,etc,pero lo más difícil de todo esto es una costumbre continuada en la práctica diaria sin necesidad de decir qué bueno eres defendiendo tal o cual cosa,pues el que lo hace de corazón no creo que sienta esa necesidad.Le basta con el acto de hacerlo.Pongo otro ejemplo sobre esto.Hay personas que viven su vida de forma democrática,debatiendo entre toda la familia todos los asuntos concernientes a la misma,estando con el amigo en la adversidad antes que en la prosperidad y ayudando a personas sin conocerlas,pero no se pone etiquetas,es decir,no sabe que lo que hace tiene un nombre,es su forma de vivir y cree que es la única.Es cierto que no hay mucha gente así,pero yo conozco a alguna.Sin embargo hay otras personas que se dicen muchas cosas,hablan mucho sobre lo que hacen,a quienes ayudan,y lo demócratas que son, pero es de cara a la galería,en las manifestaciones pueden ir los primeros,pero esos momentos son ínfimos,pues la vida es mucho más extensa que todo eso,que sólo representa un porcentaje muy pequeño.La vida o lo que eres en la vida no es lo que dices que eres,sino lo que haces.Es una cosa que me gustaría que se diese cuenta la gente,que lee mucho y luego no sabe esto,tan fundamental y tan sencillo aparentemente.

    sigue...

    ResponderEliminar
  11. sigue...

    Yo no he leído a Primo de Rivera,pero sí leí hace algún tiempo a Ortega y Gasset,que en definitiva es lo mismo.Fue el que intentó,aunque sin éxito,llevar esta ideología a las masas.La verdad es que estuve mucho tiempo engañado con este autor.Es cierto que tiene una pluma interesante,escribe bien y es bastante zalamero en su manera de expresarse,pero sus ideas,en definitiva,son bastante perversas.Yo me dejé engañar por sus formas,aunque también es cierto que en la época que yo leía a Ortega(hace 12 años)la sociedad era algo horrible y el "aristocratismo" de este autor me dejó seducir.Yo creía que la vida consistía en dedicarse a la cultura en un circulo cerrado porque la gente solo tenía interés en consumir televisiones,comprar varias casas,coches,etc,etc,etc.Eso no quiere decir que la sociedad ahora sea mejor,ni mucho menos.La gente,con la diferencia del tiempo,se ha mejorado en este aspecto y quiere consumir ahora por partida doble,con la diferencia que ahora no se puede.Por eso ahora lo ansían más,como el drogadicto que tiene el síndrome de abstinencia.Félix también me ayudó a darme cuenta en este aspecto que,quizá no es importante que la gente esté o no por la labor de la revolución,sino que se debe pensar en ella y en cambiar la existencia aunque estés en minoría y aunque sea imposible.Tendríamos que tener en cuenta el dicho de Bias de Priene: los malos están siempre en mayoría.Supongo que eso no fue razón para este sabio de Grecia para unirse a los malos,por muy en mayoría que estén.Por estas razones yo creo que Félix es un autor y una persona muy interesante,pero no es el bien,por supuesto.Tiene deficiencias como todos los seres humanos y ahí es donde creo que se debe parar.De la mesura al fanatismo suele haber un camino corto,por eso,creo que hay que cuestionarlo todo.De manera constructiva,por supuesto,pero con firmeza y sin temblores de pulso.Si hay algo que no está bien,no deberíamos permitirlo en el extraño ni en el propio,pues también me he dado cuenta que tenemos poca tolerancia con el que no conocemos y la manga muy ancha para el cercano.En este sentido Félix es bastante más honesto que otros,pues en alguna de sus charlas siente tener que hacerlo y convertirse en autoridad intelectual,pero es lo que tiene la dualidad del ser humano.Es mejor decirlo de antemano,los tiempos son difíciles y nadie sale en defensa del pueblo.Estos anarquistas de pega odian a autores que dicen mea culpa-por decirlo,por supuesto-pero alaban a otros como Freud que en ningún momento pidió perdón por nada.Con esto vuelvo a repetirme en lo anterior.Yo no creo en Dios ni en religiones,pero Cristo como personaje histórico,¿podría haber sido lo que fue si lo hubiera escrito en un ensayo o es así gracias a que su "ideología" son los mismos hechos de su vida?Creo que hacia eso deberíamos tender todos.
    Gracias por tus palabras,pero creo que el debate no se puede negar a nadie que quiera debatir,porque,¿acaso no es eso a lo que decían fascista?¿La censura es bueno según en qué caso?Es decir,Franco era malo(que es cierto que lo era)porque censuraba y amenazaba con la violencia a quien no pensara como él,pero,¿y los que censuran y amenazan ahora(retiran libros)a quién no piensen como ellos?¿Hay alguna diferencia entre estos dos supuestos?Yo no la veo.

    Dave.

    ResponderEliminar
  12. La cisa es sencilla. Necesitamos una estrategia, no?
    Conocemos la historia de como dejamos de ser personas:
    - la desruralizacion
    - la capital-industrializacion de la vida
    - el aumento del Estado y su inmersion en la vida.


    ¿Soluciones?

    - Re-ruralizacion: vuelta al rural, potenciacion de la economia rural de autarquica.
    - Descapitalización, desindustrializacion, decrecentismo, abandono de los sistemas financieros.
    - Reduccion del Estado: recuperacion de la Asamblea Abierta, Concejil, del Comunal.

    Con lo aprendido de lso errores del pasado y actuales, solo cabe un involucionimo drástico de las condiciones de vida. Volver al XIX o incluso al XVIII, pero con lo aprendido del XXI.

    Esto deberá hacerse de forma gradual, más rapido si la crisis del capitalismo lo favorece. No será nada facil y se prevén crissi sociales importantisimas. Pero no se me ocurre ninguna otra solucion.

    Volviendo a la economia del siglO XVIII volveremos a ser personas, y si todo va bien, en 300 años habremos recuperado al ser humano y Felix tendrá estatuas en todas las plazas y bibliotecas de los pueblos.

    ¿Imposible?
    Yo ya he empezado!

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.