Follow by Email

lunes, 11 de febrero de 2013

VENEZUELA ¿BOLIVARIANA O HOBBESIANA?


Venezuela vive en una guerra civil de facto, no entre opresores y oprimidos sino en el seno del pueblo. Quince años después del inicio de la “revolución bolivariana”, obra del “socialismo del siglo XXI”, cada año unas 19.000 personas (otros analistas elevan ese número a 21.000) mueren víctimas de la violencia interpersonal, de la delincuencia. Es una cifra aterradora, escalofriante.
        
Las comparaciones son odiosas pero en el caso de “España” el número de homicidios está en torno a los 400 anuales, con una población de 44 millones, mientras el país latinoamericano tiene unos 29.
        
La gente se mata entre sí por cualquier cosa pero sobre todo por dinero. El dinero es tan ansiado e idolatrado por un número muy elevado de las gentes de Venezuela que no dudan en agredir con voluntad homicida a sus iguales para conseguirlo.
        
¿Es esa una sociedad deseable, revolucionaria? Y, yendo más a lo analítico y reflexivo, ¿cómo y por qué se ha creado ese orden terrible en que los miembros de las clases populares se asesinan los unos a los otros, cuando deberían ayudarse y apoyarse, quererse y servirse?
        
Sin duda lo que realmente hay en Venezuela es una sociedad hobbesiana. Esto es, fundamentada en las formulaciones pavorosas de T. Hobbes, el filósofo y politólogo inglés del siglo XVII, para el cual el estado natural de los seres humanos es “la guerra de todos contra todos”, dado que el individuo es “lobo” para el individuo.
        
Hobbes vincula la violencia “natural” con el Estado, pues sostiene que éste es el único capaz de protegernos de los iguales, siempre ansiosos de expoliarnos, agredirnos, violarnos y matarnos. El Estado nos salva, es el bien, mientras que nuestros semejantes son el enemigo, el origen de todo terror, el mal absoluto. Lo mismo creía Nietzsche, discípulo de Hobbes, así como Stirner, el anarquista individualista[1], y, con ellos, todo el fascismo, cuya ideología se resuelve en una formación: el Estado es el todo y el pueblo ha de ser su vasallo.
        
La pregunta clave resulta ser: ¿es pensable un socialismo fundamentado en el odio mutuo, en la codicia más desenfrenada, en la agresión, en una grave ausencia de ética y valores, en una deshumanización casi universal? No, parece que no.
        
Lo que Hobbes dice, en realidad, es que debemos odiarnos, ofendernos y atacarnos los unos a los otros para que así el ente estatal tenga una razón de ser, porque si reinara la fraternidad en actos, ¿qué excusa tendría el Estado para existir? Es más, en tales condiciones todo ente estatal tendría los días contados.
        
Hobbes, el muy bellaco, no expone lo que es sino lo que debería ser conforme a su ideología de amante enardecido del Estado. Desea más Estado, mucho más Estado, y necesita pretextos para que éste se expanda.
        
En Venezuela lo que existe es una dictadura militar encubierta con el velo del parlamentarismo. Chavez es teniente coronel y, en tanto que tal, caudillo de la “revolución bolivariana”. El ejército gobierna paternalistamente al pueblo, y le da algunas ventajas materiales, a costa de la renta petrolera: consigue dólares y euros en el mercado mundial y, una parte de ellos, los derrama sobre el pueblo. Es, pues un “socialismo” sustentado en el mercado. Curioso.
        
Un socialismo con dos pilares de lo más sorprendentes, la gran empresa del capitalismo de Estado, la petrolera PDVSA[2] y el ejército.
        
En 1998, cuando Chavez llegó al gobierno, había 4.500 homicidios anuales. Cuatro años después la cifra se elevó a 11.300. Después… ya no hay cifras oficiales, pues el gobierno de hecho militar presidido por Chavez prohibió darlas.
        
Una sociedad semi-militarizada de facto, con un aparato policial muy poderoso (y muy corrupto), sólo puede tener esos índices de violencia social por una razón: porque el régimen mismo la alienta, cuando no la organiza él mismo. No cabe duda de que si hubiera voluntad de poner fin a la guerra civil de “todos contra todos” el Estado chavista podría hacerlo.
        
Pero en ese caso el pueblo tendería a unirse contra el chavismo, contra su paternalismo dadivoso, mentalidad limosnera, despotismo dieciochesco y caudillismo vociferante, contra su “todo para el pueblo pero sin el pueblo”. Podría unirse para pelear por tener el poder de decidir directamente por sí, sin aparato estatal ni clase empresarial (esa a la que Chavez denuesta sólo para protegerla mejor y hacerla aún más rica, muchísimo más rica), en un orden de asambleas populares y con autogestión integral de la economía.
        
El régimen militar chavista, al adoctrinar a la gente en la exclusividad de los bienes materiales, de la riqueza física y de los goces del estómago ha creado las condiciones ideológicas para el desencadenamiento de la guerra civil en curso. Si sólo importa el dinero, el bienestar, el consumo y la riqueza, y eso es lo que el chavismo repite a las masas un día sí y otro también, ¿por qué no tomarlos de donde sea y por los medios que sean?, ¿por qué no quitárselo al de al lado tras descerrajarles unos tiros?
        
El chavismo, pues, llama “socialismo” a lo que es la esencia misma del capitalismo, el ansia de riquezas. En eso sí es marxista, pero no lo es en su apología del aparato estatal, dado que Marx dijo que el Estado, en condiciones de propiedad privada contemporánea, es “ESTADO CAPITALISTA” (así lo denomina) con el ejército como columna vertebral, que debe ser derribado por la revolución proletaria.
        
Ahora tenemos que el “ESTADO CAPITALISTA” de Marx se han transmutado en “Estado socialista” con Chavez, ejército incluido. Es algo milagroso y portentoso…
        
Todo esto es una ridiculez que va a acabar muy mal. A quienes van de buena fe les animo a que rompan con el chavismo antes de que se vean arrastrados al descrédito más espeluznante. A la izquierda pro-capitalista le ruego que siga loando a Chavez pues así se desenmascarará, quizá del todo y para siempre, sólo en un par de añitos...
        
En Venezuela se está manifestando un hecho mil veces repetido en la historia: cuanto más poderoso es un Estado y más se inmiscuye en la vida de las clases populares, más se degradan y embrutecen éstas en lo intelectual, convivencial y moral. Quienes confunden socialismo con hiper-estatismo son, por tanto, los enemigos principales del pueblo, los adversarios más temibles de la revolución popular integral, hoy más necesaria que nunca en Venezuela, contra el chavismo, el capitalismo y el imperialismo, y sobre todo contra el Estado, matriz sempiterna de capitalismo.


[1] Una de las poquísimas críticas fundamentadas y responsables al chavismo es el libro “Venezuela: la Revolución como espectáculo. Una crítica anarquista al gobierno bolivariano”, de Rafael Uzcátegui, editorial LaMalatesta. Pero, como expone el mismo Rafael, casi todo el anarquismo latinoamericano respalda a Chaves. Eso manifiesta la delicada situación del movimiento libertario, en buena medida invadido por la ideología socialdemócrata y, por tanto, estatista y militarista. Claro que quienes leen a Stirner, ese proto-fascista, creyendo que es anarquista manifiestan lo que son, meros agentes de la reacción más extrema, o, en el mejor de los casos, majaderos sin remedio.
[2] Quienes identifican capitalismo de Estado con “socialismo” deben ser refutados mostrando lo obvio, que en las empresas de capitalismo de Estado, en Venezuela y en todo el mundo, los trabajadores hacen huelgas, igual que en las de capitalismo privado. Y las hacen porque están explotados. La izquierda preconiza el capitalismo de Estado porque quiere apoderarse para sí de todos los medios de producción, creando un nuevo capitalismo, hiper-poderoso, como se observa hoy en China.

7 comentarios:

  1. Buen y contundente artículo. Un texto interesante:

    "Las causas del desmoronamiento del proyecto socialista"
    http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/462586/index.php

    (fragmento del libro de Fotopoulos, "Crisis multidimensional y democracia inlclusiva", 2005)

    ResponderEliminar
  2. Uno de los ideólogos del fascismo bolivariano fue el fascista argentino Norberto Ceresole.

    Creo que con los títulos de sus libros basta...

    http://es.wikipedia.org/wiki/Norberto_Ceresole#Bibliograf.C3.ADa

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante,y clarificador para todos aquellos cegados por una Venezuela chavista
    que algunos creen socialista,saludos

    ResponderEliminar
  4. Puede que haya gente que no se crea esta realidad. Voy a atreverme con dos ejemplos para ilustrar lo aquí narrado por Félix.

    Una de mis compañeras es Venezolana. Al novio de su sobrina, recién cumplidos los veinte años, le dispararon en la cabeza por negarse a darles el móvil a unos desgraciados hijos de p... Murió en el acto.

    Un primo de mi madre, religioso. Pertenece a la orden de los paulinos. Desde muy joven se fue a Venezuela. Allí ha pasado más de cuarenta años. Su lema es "ligero de equipaje". No tiene pertenencias. Una mochila con una muda como mucho. Lo poco que ha ganado lo ha usado para ayudar a los más necesitados. Aparte de sus labores religiosas, escribía artículos para diferentes periódicos. En los últimos años, denunció la situación que había creado Chavez y el desprecio que éste sentía por los más necesitados. Fue amenazado de muerte. Tuvo que regresar a España.

    ¿Esa es la revolución que queremos?, ¿queremos copiar aquí su modelo? Espero que tengamos todavía un poquito de cordura para reflexionar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. La sociedad del odio.

    La sociedad del odio es una sociedad sin escrúpulos, mediatizada y dogmatizada, desestructurada y destruida, reducida a una simple función de producción y consumo.

    La sociedad del odio se circunscribe en el juego por la supervivencia del Yo, la imagen que proyecta el individuo al público es la máscara más formal, educada y civilizada que puede dar en cada momento de su existencia en las relaciones que va a tener con sus semejantes. La característica principal del hombre moderno para salvaguardar su imagen en el contexto en el que vive es la dialéctica en forma de verborrea más o menos sustancial o insustancial según las circunstancias en las que se encuentre en cada momento. La imagen que proyecta el hombre al público es la consecuencia de su visión del mundo más cercano cercenada por sus experiencias y su personalidad o carácter, es decir, una visión en la gran mayoría de las ocasiones reducida y fragmentada derivada de sus experiencias y su entorno más cercano. Las consecuencias que llevan al odio entre las personas pueden ser variadas y de diversa índole: el racismo, la envidia, la lucha de Egos, la lucha de clases, la fama, etc. El odio también puede generar violencia. La función del odio en la sociedad es crear a individuos principalmente sin Moral ni Ética, seres que se desprecian mutuamente sin afecto ni consideración, manipulados por las falsas apariencias que genera la sociedad del consumo y del espectáculo, es decir, lo que llamamos propaganda. La sociedad del odio es una sociedad sin escrúpulos, mediatizada y dogmatizada, desestructurada y destruida, reducida a una simple función de producción y consumo. En la sociedad del odio tienen poca cabida los hombres de Fe, los verdaderos religiosos, los revolucionarios del espíritu, los que piensan objetivamente, los que realmente creen en el hombre y la humanidad, los que van a contracorriente, los que no se dejan manipular. La sociedad del odio implicará, engaños. autoengaños, violencia, competitividad, guerras, conflictos, etc. Sólo queda la esperanza de que el hombre no acabe por perder las pocas facultades para crear que le quedan en la podríamos llamar la era de la destrucción.

    ResponderEliminar
  6. El Estado y sus contradicciones.

    Si la principal función del Estado es crear seres dependientes será imposible que el hombre pueda alcanzar la libertad en su totalidad.
    Dejando las ideolgías aparte, una sociedad en la que el hombre o la inmensa mayoría prima su interés particular al del colectivo, es una sociedad que no puede autogestionarse y autogobernase, es decir, necesita de un ente llamado Estado para funcionar de manera más o menos correcta. El problema radica entonces en que por muy bien que funcione una sociedad con Estado con todo lo que conlleva, lo que llamamos, evolución, desarrollo, progreso, modernización etc, etc, gestionadas por el mismo ente, será una sociedad en las que los hombres que la forman serán dependientes de unas normas, leyes, etc, que les son impuestas para la convivencia. Cuando el hombre se vuelve dependiente de alguna cosa por culquier causa ya se física o psícologicamente se auto-programa y pasa a ser vulnerable por una fuerza que dirigida hacia él y que producida por otro semejante o colectivo que tenga la capacidad de alterar los agentes externos, determinarán las condiciones y circunstancias para poder manipularlo en mayor o menor medida dependiendo del grado de depencia en la que se halle. El hombre queda a merced del Estado, sujeto a él sin posibilidad de escape, atadado a la autoridad del mismo, al capital. Las leyes que ha hecho el hombre no deberían ser dogma de fe, es decir, no pueden ser dictadas a otro hombre siempre como norma, dicho de otra forma, las excepciones NO deberían confimar la regla. Es entonces cuando el hombre deviene en ser humano, cuando está por encima de las leyes, de la cultura, de las tradiciones y las costumbres, dictadas e impuestas por otros. Se confirma entonces la sentencia de Thoreau en la que dice "Cualquier hombre que tenga más razón que sus prójimos ya constituye una mayoría de uno."

    ResponderEliminar
  7. La destrucción es bella para Bakunin y deseable para muchos, a ella sigue el acto de la creación sublime.

    Nada que ver con dios ni con duendes. Un himno a la materia

    Ni perdón,ni olvido. ¡Venganza!

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.