Follow by Email

lunes, 10 de septiembre de 2012

REFLEXIONES QUE HAGO LLEGAR A UN AMIGO QUE SE HA DEJADO GANAR POR LA DEFENSA DEL ESTADO DE BIENESTAR


Estimado amigo:

No existe la sanidad "pública", es sólo estatal.

Defender la sanidad estatal es defender el Estado, en concreto el Estado de bienestar, que es el Estado de siempre: ejército, policía, funcionarios, etc.

La meta es la autogestión de la salud, no defender la presencia del Estado en la sanidad, defender al ministerio de Sanidad, un engendro, y a la industria farmacéutica, que es quien vive de la sanidad "pública".

Para defender al Estado, al ejército y la policía, la izquierda parlamentarista y burguesa dice que se va a "privatizar" la sanidad, lo que es una mentira y una estupidez, pues el Estado dejaría de lucrarse con el dinero que arrebata a los asalariados so pretexto de mantener educación, sanidad y pensiones, 8.500 euros anuales de media. No se puede ser anarquista y defender la sanidad "pública", esto es defender al Estado.

Por lo demás, te recuerdo que Franco fue quien estableció, por la famosa ley de 1963 el Estado de bienestar y la sanidad "publica": defender uno y otra es situarse al lado del franquismo, y ponerse al lado del PSOE e IU, que son las fuerzas principales del capital desde hace 40 años.

Todo esto lo expongo en mi libro "El giro estatolátrico. Repudio experiencial del Estado de bienestar", editorial Maldecap.

Con afecto, Félix

3 comentarios:

  1. Ya se que no tiene que ver. Pero echele un ojico.
    http://projectcamelot.org/lang/es/james_wingmakers_sovereign_integral_es.html
    Y si pudiera hacer el favor de comentarlo a mi direccion le estaría muy agradecido.
    Rasulcarris@hotmail.com
    Usted dijo que era extremadamente pequeño el numero de personas dispuestas a realizar una revolución. ¿Pero que clase de revolución?
    Esta parece ser Integral, pero dada mi experiencia no muchas personas serian capaces de realizarla. Esto es radical con otras muchas cosas misticas y de la nueva era por que aquí tienes que estar dispuesto a luchar contra la injusticias sin importar si estas puedan destrozar tu actual sistema de vida (Familia trabajo, status social)Y casi nadie puede hacer esto. Es demasiado duro dejar la carcel/mansion de lo aparente y llegar a la esencia misma de tu existencia. Pero si lo consigues ya no hay marcha atras y tu vida ya no volverá a ser la misma.
    http://www.wingmakers.com/downloads/spanishinterview1.pdf

    Aquí tiene textos en español de esta filosofia.
    http://www.wingmakers.com/downloads.html

    ResponderEliminar
  2. Luchar por defender las limosnas concedidas por el Estado es el camino para volver a casa sin esperanza y derrotado. Defender una mejora de las condiciones de vida de la gente común empieza por imaginar una idea distinta de la sanidad y de la educación, en la que el centro sea el ser humano, y en la que la gente común sea la que protagoniza y asegura tales mejoras. He sufrido la instrucción estatal como alumno y como docente. Y puedo asegurar que, más allá de la buena intención de los que trabajamos en la "escuela pública", es necesario reconocer que nos movemos en unas estructuras que envilecen las aspiraciones de los niños (y de los profesores) a aprender, a descubrir el mundo, a reflexionar sobre la vida, sobre los sentimientos, sobre los principios que deben guiar una vida digna. Estúpidas reuniones burocráticas, papeleos absurdos, espíritu funcionarial, política, jerarquía, adoctrinamiento, etc. Me he sentido tantas veces en situaciones kafkianas...
    Está claro que no me gusta que nos despidan, y en la lucha estaré, pero esa lucha la concibo como una lucha por abrir una reflexión entre todos sobre una educación libre, en manos de la sociedad, de las comunidades que la forman. Es hora de crecer, de autosuperarnos, de tomar la totalidad de la vida en nuestras manos.

    ResponderEliminar
  3. "[...]¿Destruir las instituciones, los mecanismos, las organizaciones sociales existentes? Ciertamente, si se trata de instituciones represivas; pero éstas, en el fondo, son muy poca cosa en la complejidad de la vida social. Policía, ejército, cárceles, magistraturas, son cosas todas poderosas para el mal ciertamente, que sólo ejecutan una función parasitaria y que deben ser destruidas en el acto. Pero otras instituciones y organizaciones que, bien o mal, consigan asegurar la vida de la humanidad, no pueden ser destruidas con utilidad si no se las sustituye con una cosa mejor.

    En el intercambio de las materias primas y de los productos, la distribución de las sustancias alimenticias, los ferrocarriles, los correos y todos los servicios públicos ejercidos por el Estado o por particulares, han sido organizados de modo que sirven intereses reales de la población. No podemos desorganizarlos (y tampoco nos lo permitiría la población interesada), sino reorganizándolos de modo mejor. Y eso no se puede hacer en un día, ni en el estado actul de las cosas tenemos la capacidad necesaria de hacerlo. Muy felices seremos, pues, si, hasta tanto llega el momento en el que puedan hacerlo los anarquistas, lo hacen otros, aunque sea con criterios distintos a los nuestros.

    La vida social no admite interrupciones, y la gente quiere vivir el día de la revolución, al día siguiente y siempre. [...]"
    Pág. 57 del libro "Escritos", de Errico Malatesta.
    Según el autor de este blog, Malatesta no era anarquista. El emperador va desnudo.

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.