Follow by Email

viernes, 24 de abril de 2020

¡HAY QUE GANAR LA CALLE YA!

Amigas y amigos: ¡nos están exterminando, nos están enfermando y nos están haciendo unos neo-esclavos!

El gobierno PSOE-Podemos ha impuesto la peor estrategia ante el coronavirus. Con ella está provocando sobremortalidad, haciéndonos el país con más fallecidos por cien mil habitantes, aniquilando a nuestros abuelos y sobre-enfermando a los no contagiados. En otros países europeos está permitido pasear y hacer deporte, aquí no. Ya no podemos esperar más: tenemos que salir a las calles todos a una y todos a la vez, en un día y hora determinados por consenso, para acabar con esta farsa totalitaria y yatrogénica.

En defensa de nuestra salud y nuestra vida, ¡salgamos cuanto antes a la calle! Tenemos que sacudirnos el miedo irracional que nos inculca la propaganda gubernamental y liberar las calles, hoy ocupadas por la policía y el ejército, ganándolas para el individuo y para la comunidad popular.

El actual estado de sitio policial-militar muy poco tiene que ver con la pandemia. Su meta secreta es instaurar un sistema político y económico similar al de China, con control total de la población, represión sangrienta de las libertades y “desaparición” de disidentes. En dos o tres años espera el gobierno español de izquierda haber culminado la transición desde el parlamentarismo a un sistema fascista de nuevo tipo similar al de China. Bajo él tendrán cabida todos los excesos, todas las injusticias, todas las miserias materiales, todas las formas de criminalidad estatal y terrorismo de Estado, todas las expresiones de deshumanización. Porque el actual golpe de Estado es, simplemente, un paso más hacia un régimen neo-franquista de izquierdas.

En defensa de la libertad y de las libertades, para no convertirnos en siervos del Estado y esclavos de la gran empresa transnacional, ¡lancémonos ya a liberar las calles, a ganarlas para el pueblo!

La libertad no es el problema sino la solución. El totalitarismo liberticida no es la solución sino el problema. El gobierno, al negar esto en su obrar se manifiesta discípulo de Franco.

Para que tengamos que bajar aún más la cerviz ante el Estado, el gobierno está destrozando la economía, dispuesto a todo para sepultarnos en la pobreza generalizada, incluso está dispuesto a llegar a los 8 millones de parados, arruinando a medio millón de empresas familiares, trabajadores autónomos y pequeños negocios. Para sobornarnos y hacernos tragar con tanta maldad, su ala “social”-falangista se dispone a otorgarnos una nueva dádiva envenenada, la renta básica descafeinada. ¡No! Queremos trabajo, no limosnas estatales que nos privan de libertad y de dignidad haciéndonos además pedigüeños perpetuos y mendigo para siempre.

¿Quién dirige toda esto? El vicepresidente del gobierno y preboste de facto del CNI (Centro Nacional de Inteligencia, la CIA española), Pablo Iglesias. Él, marxista-fascista, regenta la transición desde el parlamentarismo a un régimen marxista-fascista como el chino. Él dirige la represión de las libertades de circulación, expresión y reunión, siendo el responsable de nuestra sobremortalidad por el covid-19, que nos pone en ridículo en el mundo. Él es responsable primero de que la multinacional yanki Amazon haya censurado mi libro “Sé el mejor médico de ti mismo. Yatrogenia, coronavirus y pandemias”[1]. Él ordena a sus siervas feminazis que increpen desde los balcones a quienes burlan el confinamiento, haciendo de ellas un grupo parapolicial, de chivatas y confidentes, que vigilan y agreden a sus vecinos, que telefonean a la policía. Así pues, Podemos es ya abiertamente un partido de parapolicías y chivatos fascistas, en particular sus afiliadas.

En varios países las calles comienzan a hervir de indignación y movilizaciones contra la farsa policial-sanitaria organizada con el coronavirus como pretexto. En EEUU, Alemania, etc., la gente está saliendo a las calles y ocupando plazas, ganando la libertad, haciendo retroceder a la bestia autocrática. Aquí no. Nos hemos convertido en un país de cobardes, bobitos y colaboracionistas con la represión, de gentecilla lamentable que aplaude todos los días a las 8 de la tarde al aparato médico-militar que está exterminando a nuestros mayores. Somos los que más óbitos estamos padeciendo y al mismo tiempo los más sumisos… ¡Qué vergüenza! Si no hacemos nada ¡nos merecemos lo que nos pasa y, más aún, lo que nos va a pasar, que será tremendo!

Lo dicho, ¡a la calle ya! Fijemos por consenso popular un día y una hora y ¡todos a la calle! ¡Por la libertad!, ¡Por nuestra salud y nuestras vidas!, ¡Por nuestros abuelos y abuelas!, ¡Por nuestro futuro económico!, ¡Abajo el fascismo de izquierdas y de derechas!

24-4-2020


[1] Estos canallas llevan 8 años persiguiéndome. El último episodio de ello, hasta ahora, ha sido unirse con el gran capitalismo transnacional de Amazon para impedir que mi libro llegue al público. Sé que están muy enfadados conmigo y que ya planean nuevas atrocidades contra mí, según el modelo chino: hacer “desaparecer” a quienes les molestan, o sea, raptar, torturar, asesinar e incinerar en secreto los cuerpos de los disidentes. Si algo “raro” me sucediese, ellos, los jefes y jefas de Unidas Podemos, son los responsables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.