Follow by Email

miércoles, 3 de septiembre de 2014

EDUCADOS (DESEDUCADOS) PARA VIVIR EN EL PARAISO Y DESTINADOS A VIVIR EN EL INFIERNO

La sociedad aberrante actual y el sujeto en putrefacción, o ser nada, que la habita dan una crianza a niños y adolescentes que se fundamenta en una idea fija, constituir criaturas destinadas a gozar y disfrutar, a acumular delicias de la cuna a la tumba. Las madres y padres, que suelen ser epicúreos patéticos y hedonistas frustrados, desean hacer de sus retoños una prolongación de sí mismos, con lo que buscan que sus vidas sean una sucesión de acontecimientos gozosos, donde toda dificultad o malestar queden excluidos.

Dejemos el trastornado universo de lo que debe ser o se desea que sea y pasemos al más riguroso de lo que es, en dos puntos: a) qué está resultando de la educación hedonista y placerista, b) cómo será la sociedad del futuro inmediato.

Ya son varias las generaciones que han sido deseducadas conforme a los fines mencionados. Lo logrado puede describirse como sujetos aquejados de inmadurez crónica, escasos de inteligencia y creatividad, débiles de espíritu y de cuerpo, ni justos ni responsables ni valientes, egocéntricos y caprichosos, insociables e incapaces de amar, obsesionados con los bienes materiales y el consumo, sumisos antes los ricos y los poderosos, ineptos para comprender qué significa el vocablo libertad pero muy expertos en percibir lo que quiere decir la palabra dinero. Además, se desmoronan ante la primera dificultad, con la depresión siempre acechante, están atenazados por diversos padecimientos psíquicos, no saben recrearse con las cosas positivas de la existencia, carecen de vida espiritual y poseen una mediocre salud física.

Lo que viene es de aúpa. Occidente se está desmoronando. Su economía se debilita día a dia aunque con altibajos, mientras las potencias emergentes van de logro en logro. En 15/20 años, cuando los niños mimados e hiper-protegidos que ahora son deseducados vivan en la madurez, estará ya muy baqueteada la sociedad de consumo y el Estado de bienestar, con una economía de salarios bajos, jornadas de trabajo interminables y escasez múltiple para las clases populares. Una sociedad en la que el amaestramiento hedonista que ahora reciben aquéllos será un enorme inconveniente incluso para simplemente sobrevivir.

Lo peor no será la penuria sino el habitar en una sociedad en que los rasgos decisivos de lo humano han sido extinguidos. En el pasado, las épocas de pobreza material extrema se sobrellevaron acudiendo a la riqueza anímica de la sociedad y el individuo. Había cooperación y solidaridad, normas éticas aplicadas, inteligencia natural, voluntad de salir adelante a partir del propio esfuerzo, alegría en los padecimientos, afecto integrador y hermandad operante. En el futuro lo peor no será la escasez de bienes físicos sino la indigencia espiritual y la desintegración de la calidad de la persona. Eso es lo que hará la vida durísima.

En tales condiciones, ¿podrán sobrevivir estos niños y niñas que ahora son adoctrinados y amaestrados para, en su edad adulta, llevar unas vidas imposibles?

Se tiene, por tanto, que educar con amorosa severidad, no con mimos, “permisividad” y paternalismo. Hay que plantear exigencias, inculcar valores y mostrar que los deberes son más importantes que los derechos. Es necesario fomentar la fortaleza psíquica y física, para que la persona sea capaz de hacer frente a no importa qué dificultades. Se tiene que enseñar a amar, a fin de que el niño y el adolescente trasciendan la cárcel del yo y se abran a lo universal. Hay que habituar a padecer, a sobrellevar, a sufrir. Es necesario inculcar una férrea voluntad de sobrevivir en cualquier circunstancia, no sólo ni principalmente para sí sino para el bien general y para el otro.

El ser humano es, por naturaleza, bipartido, buena/malo, y una educación digna de tal nombre ha de enseñar asimismo a lidiar con el propio mal interior, sin permitir que el victimismo le convierta en un narciso inconsistente y quebradizo.

Una responsabilidad grande en esto es de la madre “a la española”, en realidad una triste herencia del franquismo hecha suya por la progresía. Este tipo de mujer está persuadida de que todo consiste en amar a su prole, sin educar a ésta para que la ame. Así construye personas incapaces de querer e ineptas para convivir en pie de igualdad. La madre ha de ser madre, no sirvienta y mucho menos esclava de sus hijas e hijos. Se concibe como sujeto de deberes, e idea a sus hijos como adscritos a derechos. En vez de entender la función maternal como un intercambio de amor la piensa como un vivir de rodillas. Sirve pero no desea ser servida, ama pero no pretende ser amada.

Lo que dimana de ahí, en tanto que pedagogía, es un desastre. Las hijas e hijos así deseducados son despóticos, caprichosos, carentes de límites. Se obsesionan con su libertad e ignoran la libertad de los demás. No logran concebir al otro como alguien a quien considerar y querer, y tienden a pensar que la humanidad entera ha de ponerse a su servicio. Con una escasa o nula vida interior y fortaleza psíquica, en sus vidas de adultos propenden a reproducir las relaciones de dominación que mantuvieron con su madre, negándose a admitir responsabilidad, realizar servicios y asumir deberes. Todo ello les hace tristes, insociables, vulnerables, débiles, acomplejados e ininteligentes, esto es, poco apropiados para sobrevivir en los pésimos tiempos que ya están ahí.

27 comentarios:

  1. El problema es casi irresoluble, porque como puede enseñar alguien algo que desconoce. No puede enseñar valores alguien que los desconoce ni virtudes squellos que estan ajenos a ellas. La cuestion pinta mal porque aquellos que por edad vivieron en otra sociedad no hedonista como la actual van muriendo y no hay quienes consrrven el acervo cultural de entonces

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas en lo cierto, muy cierto

      Eliminar
  2. Tampoco hay que pasarse. De acuerdo en lo de las madres pero creo que la televisión y la publicidad tiene mas que ver con la deseducación de nuestros hijos. El ser humano tiene una capacidad de adaptación mayor de lo que a veces pensamos y puede que los jóvenes terminen dándonos lecciones sobre lo que hemos olvidado de nosotros mismos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto es bastante difícil,compañero,pues como se decía antiguamente,de donde no hay no se puede sacar,esto creo que es evidente y todo lo demás es autoengañarse.Yo no recuerdo que me hayan llevado en coche a todas horas del día cuando era niño,sin embargo,vete a los colegios y verás como casi ninguna madre lleva a sus hijos andando.Casi todos y todas llevan a sus hijos en coche,además he observado que los llevan como si de su chofer se tratara,el-ella adelante y los niños detras,ocupados cada uno en sus cosas.No creo que de esto pueda salir nada bueno.Así luego se extrañaran los padres de que sus hijos,cuando sean "mayores",no les hagan el más mínimo caso o se desentiendan de ellos directamente.Les están educando para eso,aunque "estos pobres padres" no acierten a entenderlo.
      Hago una aclaración:no he tenido en cuenta si los padres-madres se plantean que llevar a sus hijos al colegio es bueno o malo,pues considero que como un bebe que aún no sabe gatear,díficilmente sabrá correr,y del mismo modo aplicado a los propios padres.

      Dave.

      Eliminar
  3. Como suele ser usual, otro excelente artículo de Félix Rodrigo Mora. De la veracidad de su contenido hay innumerables ejemplos por toda España: valga este mismo que puede leerse en el periódico El Mundo, edición de Andalucía, hoy jueves 4-09-2014 con el siguiente titular «Un colegio religioso impide examinarse a una alumna porque vestía pantalón corto», hecho ocurrido en un colegio de Granada y que para los periodistas o “perros del poder” que es como mejor se les puede llamar hoy en día a estos profesionales, resulta un hecho impactante merecedor de convertirse en noticia ya que alguien está tratando de poner educación, vergüenza, límites a una muchachita sobreacostumbrada y sobreeducada en tener derechos y carenciada hasta el hastío en tener deberes. De ahí, que para el periodismo de mierda que en esta España deseducadora y pusilánime hace periódicos y titulares, que por ejemplo unas maestras traten de corregir a una niña que acude a una escuela en pantalones cortos, es algo indignante, un suceso avasallador digno de ser noticiable y generador de repulsa.

    Fej Delvahe

    ResponderEliminar
  4. La sociedad actual tiene unos valores: importancia de la imagen, el consumo, los viajes, la ciudad, el coche, la jerarquía, el dinero, la ropa, el gimnasio, la competitividad... Si no te adaptas te quedas fuera. Si no eres un "ser nada" estas muerto.

    Yo no comparto estos valores: vivo en el campo, no voy al gimnasio, vivo de la agricultura con poco dinero, no soy competitivo, no viajo, sólo he ido a nueve provincias de España, nunca salí del país, no hago botellón... y estoy sólo y deprimido. Tengo 33 años y me da miedo el futuro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser tú mismo no debe producirte miedo.
      La vida es LUCHA. La vida es un momento.

      Eliminar
    2. Todos estamos solos. La soledad no tiene porqué ser algo malo, aunque la mayoría se empeña en rodearse de gente constantemente. Si tú vives de esa forma al menos puedes estar seguro de que vives un mayor grado de libertad que todos los "seres nada". Tu forma de vida es también más auténtica, tiene mucho mérito. Ánimo.

      Eliminar
    3. Es cierto que lo que se ve venir es terrible,pero desde que leí que al sabio,ni siquiera le perturbaria que se le resquebrajara el mundo a sus pies,éste permanecería impertérrito.Por sabio hay que entender,alguien dedicado a vivir para el bien,para el pensamiento y para la accion hacia el bien.Esta puede ser nuestra guia.

      Eliminar
  5. No te pases Fej. Una cosa es que esa niñita pida a sus padres el nuevo Iphone como si fuese su derecho divino y los demonice por no dárselo, y otra muy diferente, tapar el cuerpo. Cada cual puede llevar la cantidad de ropa y de vergüenza que le parezca, pero la libertad de vestimenta es importantísima si no queremos acabar siendo talibanes afganos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, la libertad de vestimenta es fundamental para que todo el mundo se pueda sentir cómodo y liberado de normas decimonónicas represoras
      https://www.youtube.com/watch?v=vSoEwISL07Q

      Eliminar
    2. Creo que hay cosas más importantes que la libertad de vestimenta,pero sí,desde luego no se le puede criticar a nadie por ir como va,de hecho pueden ir desnud@s(como así es a veces)por la calle sin tapar absolutamente nada.Es cuestión de cada cual.En cualquier caso,esta forma de vestir(o de desvestir)es más propio de la mentalidad placerista y hedonista,y responde más a eso que a la propia libertad individual,más que nada porque no lo deciden ell@s,sino los jerifaltes de la moda.Otro caso muy distinto sería desvestirse para romper una convención social,para ir contracorriente,para enfrentarse al populacho sediento de estupidez,como hacían algunos cínicos.

      Eliminar
  6. Dato terrible: Félix acierta, da en el blanco.

    España es el país con mayor porcentaje de 'ninis' de la UE | España | EL MUNDO - http://www.elmundo.es/espana/2014/09/09/540e1531268e3e5d7b8b456f.html

    ResponderEliminar
  7. Félix, grande como siempre. Que difícil es intentar (al menos) ir por ese camino del que hablas cuando tienes a toda la sociedad enfrente y te convierte en un bicho raro por pensar de esta manera o por pretender aplicarlo a tus hijos.
    También como han dicho, es más complicado para las generaciones que ya hemos sido adoctrinados y que no estamos muy seguros de si seremos capaces de trasmitir lo que a nosotros se nos negó y sin llegar a convertir a nuestros descendientes en lo que creemos que nosotros no pudimos ser.

    Sobre lo mencionado del pantalón corto, es más complicado, porque si tenemos la libertad de vestir como queramos, hay que entender que esa libertad ya está condicionada por las modas y presión social, así que no pensemos que si una adolescente o más tarde una joven, viste ropa ceñida o provocativa, es solo por decisión propia; Ese es el Burka occidental, (los tacones altos no se ponen por comodidad precisamente).

    Salud!

    ResponderEliminar
  8. Me estaba riendo de lo que decías,Piedra,porque no son pocas las veces que he visto a chicas jovenes ir descalzas por la noche,porque no podían aguantar el dolor de pies que le ha producido ir con tacones,¡ni tan siquiera eso aguantan!Para mí esto representa una metáfora excelente de esta sociedad.Es decir,se aguantan incomodidades y dolor cuando las ordenes vienen de los mandamases de la sociedad y de la presion social(que no es más que las cabezas adoctrinadas por esos mandamases)pero no se aguanta ni tan siquiera un poco de molestia por algo que represente al pueblo,al ser humano en general,por ende a lo horizontal.Pero por otra parte,cuando este dolor ya empieza a ser mayor,se deja toda convención social por el poco aguante del sujeto.Yo diría,si quieres ser "libre" para vestir como quieras,se consecuente hasta el final.Ni para eso valen...

    Dave.

    ResponderEliminar
  9. Apreciado Rodrigo, leo con gran atención e interés todo lo que escribes, y también todos lo relacionado con el hedonismo, epicureísmo, etc. Este de hoy, me complace especialmente. En esta ocasión quisiera comentar algunas cosas en base a tus dos últimos post sobre ello (pero también al restod e las cosas q ue he leído en el blog.) Pienso que eso a lo que tu denominas EPICUREISMO actualizado, tal vez no lo sea. A mi, al menos, no me lo parece (aunque no puedo defender mi tesis con tanta contundencia como tú lo haces, quizás por mi penoso talante escéptico. . Comparto, por lo general, tu crítica al a lo que erronamente llamas, en mi opini hedonismo' `y el ‘individualismo' actuales. Es decir creo que hablas de unos hechos ya sacados a la luz por Ortega y Gasset y Cornelius Castoriadis, entre otros, que desde hace mucho tiempo se me imponen como evidentes, pero no los considero tales, es decir: individualismo y epicureísmo: el 'individuo‘ actual (espécimen humano socialmente fabricado y que no tiene ni es, en lo esencial, naturaleza, sino historia) sea un individuo (más bien me parece un borrego, un grano indiferenciado de una masa amorfa), Y menos aún me parece un epicureo (es decir. si compartimos la opinión de Fco de Quevedo, un estoico). Me parece pues oportuna la crítica política, ética y social que haces, pero eso a que llamas epicureísmo no considero que lo sea. ¿Por qué no describir los hechos, criticarlos y, si fuera el caso, establecer alguna hipótesis o ‘teoría explicativa de los mismos (de nuevo >Ortega, Castoriadis,,,,) en lugar de, no se cómo decirlo, usar el nombre de Epicuro en vano? En mi opinión, el 'estoicismo’ (que predicas), es parte, vuelo a Quevedo, del epicureísmo. Y en lo que no lo es, se me antoja que tiene cierto deje ‘masoquista’ o anarco-parroquial. No es incompatible ser epicúreo y afrontar el dolor, la vida dura, etc… cosa que el individuo actual no puede hacer, aceptar. soportar, no por ser epicúreo o hedonista en sentido estricto, sino por otras razones.

    Pego unos links a unos escritos de Quevedo, aunque estoy totalmente seguro de que los habrás leído, por si a alguien que no los hubiera leído le sirven de algo. Y termino: En mi opinión NO ES POSIBLE VIVIR CON PLENITUD SIGUIENDO NINGUNA DOCTRINA (en el sentido en que yo entiendo y uso el término). Y no sólo la epicúrea, entiéndala uno como la entienda.

    Un cordial saludo, y un sincero agradecimiento por pensar sin límites, y exponer tu pensamiento, esté uno de acuerdo o no con el mismo.

    Favila de Teverga (del Colectivo MAURICE BRINTON)

    ResponderEliminar
  10. SOBRE LA DESNUDEZ DE LOS CUERPOS y LAS ALMAS. Estimo que la 'desvergüenza' (o ausencia de vergüenza) no está en los cuerpos mostrados, sino en los ojos-cerebro-alma de algunos de los mirones que los miran.. Se ha dicho que la libertad de ir desnudo no es la importante. Discrepo. En mi opinión toda libertad, si lo es, es importante.

    Favila (del Colectivo MAURICE BRINTON)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La desnudez de las almas no es algo que se dé hoy en día,es más fácil ver a los capitalistas tirar todo su dinero al mar.Sobre la desnudez de los cuerpos:no es de recibo que la gente que tiene ojos deba perder su libertad de mirar a donde quiera,porque unos cuantos quieran ir desnudos o semidesnudos.Yo lo respeto,pero mi libertad de mirar es la misma que su libertad de ir desnudos.Por otra parte,la libertad es importante,pero considero más importantes las tres libertades-muchas veces tratadas en este blog-libertad de conciencia,civil y política,las demás libertades son importantes,pero menores,pues de otro modo,podríamos decir que estamos en la sociedad de la promisión y la libertad,o ,¿no va cada uno como quiere?Esto es irónico,por supuesto,aquí se viste por obray objeto de los que mandan en la manada,los jefes de la moda.
      En cualquier caso,nunca habrá una sociedad donde la convención social no sea tan fuerte como para que cada uno vaya y haga lo que quiera,esa es la anarquia de porros y cervezas y eso es un horror.La libertad siempre estara mediatizada por el respeto al otro,no por el disfrute propio,esto creo que es evidente.

      Eliminar
  11. Creo que este autor, por ceñirme a una sola cuestión, no sabe de lo que está hablando cuando habla de sacrificio o de esfuerzo, y mucho menos cuando lo hace de placer, hedonismo o epicureísmo y apañados estaríamos si tuviésemos que vivir bajo tales ideas o conceptos, que en el fondo no son otros que los del cristianismo rancio.

    ResponderEliminar
  12. Pues yo considero, en cambio, por lo leído/oído del autor, que éste no habla por hablar de esos valores que predica (esfuerzo y sacrificio) y sabe de ellos de la única manera que cabe saber: de primera mano --no teorizando acerca de los mismos, sino poniéndolos en práctica. Otro tanto diría del placer, lo que pasa que éste se dice/siente de muchas maneras. No rechaza FRM, si le he entendido bien, el placer, sino el placer, por decirlo en términos de Heráclito, de los cerdos –cuya excelencia y eudaimonía consistiría sin más en retozar revolcándose en el lodo. De ahí mi discrepancia. No pienso que el epicureísmo predique esto. Ni la evitación/escape sin más de todo, dolor, esfuerzo y sacrificio. Considero acertada la crítica del autor al ‘individuo social’ que esta sociedad en descomposición viene fabricando, pero discrepo en que el epicureísmo sea tal y como él lo describe. De ser así los epicúreos tendrían que ser felices anestesiados por la TV, la heroína, el alcohol, los barbitúricos, etc. Y me cuesta trabajo concebir a un griego, incluso es la época de Epicuro, admita esa heterónoma anestesia. Por otra parte no creo que estos valores sean, como yo los entiendo, cristianos, sino muy anteriores, pues sin ellos, no hay sociedad que se mantenga mucho tiempo siendo. . Y si lo fueran, ¿qué problema habría? La música de Wagner es hermosa aunque a los nazis les encantara. En cuanto a la libertad/libertades, insisto, si lo son lo son, y en tanto que lo son no me siento capaz de establecer jerarquías. Quien ama/odia la libertad las ama/odia todas; en caso contrario lo que ama/odia es otra cosa.

    Favila

    ResponderEliminar
  13. Yo amo la libertad,pero si no ves que hay libertades principales,entonces no podemos discutir sobre nada,pues,¿te parece la misma libertad la de movimientos que la de vestir?¿Prefieres ir desnudo pero estar entre rejas?Es una contradicción,por supuesto,pues sin las libertades principales,¿cómo puede haber libertad?
    Estoy de acuerdo contigo en lo de Epicuro,creo que Félix debe releerlo en la persona de Séneca,que no es tan malo como lo pinta,tiene reflexiones interesantes,aunque me temo que en lineas generales,su filosofía es el no dolor,por tanto,irreal.A mi me duele la cabeza,¿cómo hago con la filosofía de Epicuro?Me tomo un paracetamol y arreglado,¿verdad?
    Tambien te doy la razón en lo de los cristianos.Yo no lo soy,pero tienen que tener libertad para serlo igual que yo para ser no cristiano.


    Dave.

    ResponderEliminar
  14. El que dice que valores como sacrificio, esfuerzo y demás son valores cristianos"rancios" a parte de quedar como un ignorante, ya ha dejado clara su mentalidad progre-hedonista.Esos valores son muy propios del estoicismo.
    No te reprimas y vive "carpe diem", pero luego no lloriquees de que haya poderes o gente que tampoco tenga contemplaciones ni se reprima.
    El hedonismo-epicuerismo-materalismo sólo moldea individuos débiles . egocéntricos y dependientes.

    ResponderEliminar
  15. Claro que sí,Marcial,eliminemos la asociación de ideas cristianismo-esfuerzo y ya tendremos bastante camino andado.Es muy difícil hacer ver a la gente que el esfuerzo y sacrificio es anterior a el cristianismo,¡incluso a los propios cristianos!Èstos últimos también se dejan convencer por la sociedad de consumo y carnes blandas y creen que el cristianismo es sólo un lugar donde acudir los domingos a recibir lecciones,nada más.Conozco unos cuantos y te aseguro que es así.
    Por la creación de un movimiento que recoja lo mejor del mundo estoico adaptado al siglo XXI.

    Dave.

    ResponderEliminar
  16. Excelente artículo sr Rodrigo.Cabe añadir que solo faltaba la llegada de smartphones,con sus aplicaciones para crear zombis andantes y desconectados de toda realidad.Los jóvenes compiten por whatssap a ver quién de todo el grupo dice la gilipollez mas ingeniosa,siempre acompañada del emoticono de turno,aparte de los vídeos "super instructivos" que se pasan el rato compartiendo.A casi ninguno de estos adoctrinados en la estupidez les pasa por la cabeza coger un libro ,o buscar información en internet que pueda servirles para aprender algo de provecho.
    Hay que decir que todo lo anterior ya no es cosa exclusivamente de niños y jóvenes....
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. En el libro "El sentido de la vida" te deja claro que la vida hay que vivirla con angustia, con esfuerzo, con riesgo y con cansancio. Es decir: con dolor físico y psíquico.

    Una cosa es pensar en vivir así. Y otra totalmente distinta es vivir así.

    Aunque se que FMI lleva razón en lo que dice, a mi me está costando aplicar eso en mi propia vida.

    Creo y espero que será cuestión de tiempo que me acaba haciendo a la idea y acabe viviendo con indiferencia hacia el sufrimiento. Pero de momento la sola idea de sufrir hace que se me ponga muy mal cuerpo.

    Saludos Felix

    ResponderEliminar
  18. Hay algunos libros que educan en el esfuerzo y en la preparacion para la virtud.Casi todos son de estoicos y cínicos,pero lo mejor es que cada uno encuentre su propio método.
    Por otra parte,si sufrir te pone mal cuerpo es que aún ves sufrir como un mal,por tanto de modo temeroso.La gente ve el goce como bueno y el dolor como malo,por eso un simple dolor de cabeza les parece un horror.Los escepticos se plantean estas cosas,como por ejemplo,por qué es malo pasar frio y es bueno no pasarlo.
    En mi caso,es necesario abstenerse del disfrute y del goce,pues esto ya de por sí es un condicionante perfecto para no aguantar el dolor.

    ResponderEliminar
  19. Un perla nos deja esto y no voy a remitir a su blog, porque aún creo en la democracia y en las listas abiertas para sacar Políticos capaces de mejorar esto. Quien quiera que me lo pregunte, pero si estan educados los hijos segun les afecten y atrapen su afectos , emociones y sus costumbres o hábitos...pero siempre hay que sera hábile spara hacer de todo bien hecho. LOS NIÑOS CRIADOS CON AMOR y sencillez ( con pocas cosas) EN EL CAMPO son muy lindos: y auténticos si logran vencer envidias, avaricias, y saben hacer equipo.
    "Se tiene, por tanto, que educar con amorosa severidad, no con mimos, “permisividad” y paternalismo. Hay que plantear exigencias, inculcar valores y mostrar que los deberes son más importantes que los derechos. Es necesario fomentar la fortaleza psíquica y física, para que la persona sea capaz de hacer frente a no importa qué dificultades. Se tiene que enseñar a amar, a fin de que el niño y el adolescente trasciendan la cárcel del yo y se abran a lo universal. Hay que habituar a padecer, a sobrellevar, a sufrir. Es necesario inculcar una férrea voluntad de sobrevivir en cualquier circunstancia, no sólo ni principalmente para sí sino para el bien general y para el otro.

    El ser humano es, por naturaleza, bipartido, buena/malo, y una educación digna de tal nombre ha de enseñar asimismo a lidiar con el propio mal interior, sin permitir que el victimismo le convierta en un narciso inconsistente y quebradizo.

    Una responsabilidad grande en esto es de la madre “a la española”, en realidad una triste herencia del franquismo hecha suya por la progresía. Este tipo de mujer está persuadida de que todo consiste en amar a su prole, sin educar a ésta para que la ame. Así construye personas incapaces de querer e ineptas para convivir en pie de igualdad. La madre ha de ser madre, no sirvienta y mucho menos esclava de sus hijas e hijos. Se concibe como sujeto de deberes, e idea a sus hijos como adscritos a derechos. En vez de entender la función maternal como un intercambio de amor la piensa como un vivir de rodillas. Sirve pero no desea ser servida, ama pero no pretende ser amada.

    Lo que dimana de ahí, en tanto que pedagogía, es un desastre. Las hijas e hijos así deseducados son despóticos, caprichosos, carentes de límites. Se obsesionan con su libertad e ignoran la libertad de los demás. No logran concebir al otro como alguien a quien considerar y querer, y tienden a pensar que la humanidad entera ha de ponerse a su servicio. Con una escasa o nula vida interior y fortaleza psíquica, en sus vidas de adultos propenden a reproducir las relaciones de dominación que mantuvieron con su madre, negándose a admitir responsabilidad, realizar servicios y asumir deberes. Todo ello les hace tristes, insociables, vulnerables, débiles, acomplejados e ininteligentes, esto es, poco apropiados para sobrevivir en los pésimos tiempos que ya están ahí."

    Siempre hay que procurar acordar lo más práctico, elegir buenos representantes o hacerle críticas y sugerencias para que lo hagan mejor.

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.