Follow by Email

miércoles, 14 de mayo de 2014

“LA DESVENTURA DE LA LIBERTAD. JOSÉ MARÍA CALATRAVA Y LA CAÍDA DEL RÉGIMEN CONSTITUCIONAL ESPAÑOL EN 1823” Pedro J. Ramírez



         La publicación de este libro, así como la significación que le ha otorgado la “clase política”, recomiendan prestarle atención. No es la primera vez que su autor, cabeza de fila de la derecha en el decisivo poder mediático, cultiva el género historiográfico, pues ya lo hizo con “El primer naufragio. El golpe de Estado de Robespierre, Danton y Marat contra el primer parlamento elegido por sufragio universal masculino”, 2011.
        
A su presentación en el Ateneo de Madrid, el pasado 8 de mayo, acudió no sólo la derecha, con Esperanza Aguirre, Ana Botella, F. Jiménez Losantos y otras personalidades, sino también la izquierda, con José Bono y J.L. R. Zapatero, además de otros muchos notables.
        
El acto fue decepcionante. La pericia oratoria estuvo por los suelos, tanto como la calidad de los contenidos, un gris manoseo de lugares comunes sobre historia y política. Tal vez la más tediosa de las intervenciones fue la de Carmen Iglesias, historiadora estrella del statu quo, quien con su descuido verbal y falta de originalidad llevó al público a la somnolencia. Tampoco Ramírez destacó, ofreciendo una pieza oratoria más política y presentista (aunque lo negase) que histórica y bien fundada. La concurrencia estuvo formada por escoltas, periodistas y gentes de la tercera edad.
        
Una primera conclusión se impone. Si estos personajes son quienes han de aportar conocimientos, ejemplaridad y orientaciones a la sociedad podemos esperar lo peor. No saben hablar, y ni siquiera manifiestan voluntad de hacerlo decorosamente. Lo que exponen es un ramplón uso instrumental del pasado para operar políticamente en el presente. La autonomía de la historia respecto de la política, imprescindible para que aquélla sea, es conculcada.

El acto y el libro son una expresión de la decadencia de nuestra sociedad y la mediocridad general, del modo cómo los valores de objetividad, verdad, esfuerzo, servicio, visión a largo plazo, innovación, virtud cívica, entrega desinteresada y voluntad de excelencia han sido extinguidos.

Ramírez hace una historia centrada en lo ínfimo y en lo insignificativo, sin atender a las grandes cuestiones que son el fundamento de los hechos históricos, en este caso del Trienio Constitucional, o Liberal, 1820-1823. Toma partido por los gobiernos del Trienio, en especial por su último jefe, Calatrava, y hurga en los documentos de la época para averiguar por qué fue fallido el primer régimen liberal (pero no democrático) español. Cree hallar la clave en la felonía de Fernando VII, el personaje negativo por excelencia de su obra.

Para urdir una explicación tan simplificada deja en un segundo plano lo más decisivo, que las clases populares rechazaron con vehemencia el orden constitucional, por tanto la Constitución de 1812. Fue el pueblo quien se opuso a aquél y a ésta, con la palabra y con las armas desde 1821, efectuando insurrecciones en los diversos territorios, que ya a comienzos de 1823 tenían al régimen del Trienio, liberticida e incluso genocida, a la defensiva, cercado en las grandes ciudades y fortalezas militares, sin poder efectivo sobre la mayoría del espacio peninsular.

Lo hicieron porque la Constitución de 1812, y la totalidad del régimen liberal reforzaba y ampliaba la dictadura de las oligarquías estatales y funcionariales, en particular del ejército. Porque introducía el capitalismo. Porque expoliaba los bienes comunales, negaba las formas asamblearias de autogobierno, destruía la cultura de tradición oral, imponía el semi-esclavista régimen salarial, construía el patriarcado, cargaba de impuestos a la gente modesta, finiquitaba la autonomía de los municipios, reforzaba el poder del alto clero, introducía las quintas y agredía a las lenguas, leyes y culturas de los pueblos con personalidad propia.

Ramírez interpreta mal la invasión de Angulema y sus Cien Mil. No vino a sofocar al liberalismo sino a protegerle. Gracias a él la insurrección popular no resultó totalmente victoriosa.  La conclusión que extrajeron las mentes más lúcidas de las élites mandantes es que todavía no era el momento de imponer la dictadura constitucional y liberal, que había que esperar, porque aún no había fuerza suficiente para vencer estratégicamente a las clases modestas de la ciudad y, sobre todo, del campo.

Frente a todo esto las idas y venidas de los Calatrava, Angulema, Riego, Argüelles y demás, sin olvidar al “rey felón”, son poca cosa, ruido de fondo que acompañaba al hecho decisivo, la épica pelea popular por sus libertades contra el hiper-despotismo liberal y constitucional.

Ramírez, sobre todo en la intervención oral, se refiere al sentido político actual de su estudio histórico. Al citar la Constitución actual, la de 1978, no deja lugar a dudas. Propone reformarla, llamando a una confluencia entre derecha e izquierda para realizar un nuevo texto constitucional a través de un proceso constituyente auspiciado por la izquierda y la derecha, lo que fue apoyado por Esperanza Aguirre y José Bono, presentes. Eso incluye trocar al “rey felón” actual por su heredero.

En consecuencia, lo del Ateneo fue de facto un acto político, y sólo formalmente la presentación de un libro de historia. La presencia de Zapatero debe ser comentada. Éste, presidente del gobierno español en 2004-2011, es portavoz de la izquierda “radical”, así como de las y los devotos de las religiones políticas, que le ayudaron a ganar las generales en 2004 (en circunstancias sobremanera extrañas) y que fueron ampliamente recompensados después, con leyes femenicidas, cargos, empleos, subvenciones y otras sinecuras, de ahí que incluso hoy le sigan ofreciendo homenajes.

El libro de Ramírez prueba que en el análisis de nuestro pasado inmediato la derecha dice lo mismo, esencialmente lo mismo, que la izquierda. No hay diferencias entre ellas, salvo que la derecha todavía se esfuerza un poquito en cultivar el análisis histórico, aunque ya vemos con qué resultados, y la izquierda únicamente piensa en las reivindicaciones monetarias, en ampliar el consumo y el bienestar zoológico bajo el capitalismo. La renuncia de la izquierda a lo transcendente, a todo lo que signifique saber, cultura, elevación y actividad del espíritu, expresa su desintegración. No le interesa la historia, sólo consumir más, y no tiene ya apenas a nadie que se ocupe de ella. Eso indica que está en descomposición.


Frente a una derecha y una izquierda inciviles, reaccionarias, institucionales, pancistas e intelectualmente agotadas es necesario abrir caminos. Caminos para el saber cierto, el respeto por la verdad, la no instrumentalización de la historia, la transformación revolucionaria de la sociedad, la hegemonía de lo humano, el final de las religiones políticas, la pujanza de la vida espiritual y la autoconstrucción del sujeto. De ahí que la idea, proyecto y programa de una revolución que ha de ser integral, total, siga siendo nuestra esperanza, en oposición a la derecha y a la izquierda.

16 comentarios:

  1. "sino también la izquierda, con José Bono y J.L. R. Zapatero, además de otros muchos notables." bueno, de izquierda tiene eso poco.

    ResponderEliminar
  2. "Lo hicieron porque la Constitución de 1812, y la totalidad del régimen liberal reforzaba y ampliaba la dictadura de las oligarquías estatales y funcionariales, en particular del ejército. Porque introducía el capitalismo. Porque expoliaba los bienes comunales, negaba las formas asamblearias de autogobierno, destruía la cultura de tradición oral, imponía el semi-esclavista régimen salarial, construía el patriarcado, cargaba de impuestos a la gente modesta, finiquitaba la autonomía de los municipios, reforzaba el poder del alto clero, introducía las quintas y agredía a las lenguas, leyes y culturas de los pueblos con personalidad propia."

    bravo!

    ResponderEliminar
  3. "Éste, presidente del gobierno español en 2004-2011, es portavoz de la izquierda “radical”, así como de las y los devotos de las religiones políticas, que le ayudaron a ganar las generales en 2004" zapatero izquierda radical xd, perdona? ni siquiera anguita lo considera de izquierdas. El PSOE económicamente es hasta de derechas

    ResponderEliminar
  4. "No hay diferencias entre ellas, salvo que la derecha todavía se esfuerza un poquito en cultivar el análisis histórico, aunque ya vemos con qué resultados, y la izquierda únicamente piensa en las reivindicaciones monetarias, en ampliar el consumo y el bienestar zoológico bajo el capitalismo" eso no es izquierda REAL, será socialdemocracia o gente que quiera paguita del estado.

    ResponderEliminar
  5. "La renuncia de la izquierda a lo transcendente, a todo lo que signifique saber, cultura, elevación y actividad del espíritu, expresa su desintegración." la izquierda renunció a eso desde que es ateísta. Aunque especialmente desde que la URSS cayó y el mayo del ´68 hizo debilitar la izquierda centrándose en tonterías. Sobre la derecha es cierto que se preocupa más por lo conservador, la historia, la tradición y aún así lo hace desde la estética del ganador, del triunfador, del que domina el Estado sin preocuparse del explotado.

    ResponderEliminar
  6. "No le interesa la historia, sólo consumir más, y no tiene ya apenas a nadie que se ocupe de ella. Eso indica que está en descomposición." pero si no hay izquierda que nos queda? pff

    ResponderEliminar
  7. Aquí el audio al que se refiere el artículo:
    http://www.ivoox.com/desventura-de-la-libertad-pedro-j-audios-mp3_rf_3109755_1.html
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. " Reparo que algunos tienen singular complacencia en hablar delante de aquéllos a quienes creen ignorantes, como los oráculos hablaban al vulgo necio y engañado. Aunque mi humor fuese de hablar mucho, creo sería de mayor gusto para mí el aparentar necedad y oír el discurso del que se cree sabio, o proferir de cuando en cuando algún desatino, con lo que daría mayor pábulo a su vanidad y a mi diversión."

    ResponderEliminar
  9. "Éste, presidente del gobierno español en 2004-2011, es portavoz de la izquierda “radical”, así como de las y los devotos de las religiones políticas, que le ayudaron a ganar las generales en 2004" De acuerdo en tu comentario, con todo el aprecio a Félix, pero esto no me cuadra o no hay por donde cogerlo y hace plantearse a uno si en los temas de los que uno no sabe también nos da la bacalada. La derecha mas que apreciar analisis historico, lo ha usado en su campaña propagandística y también ha sabido relacionar que "historicamente" personas que vivieron el mundo rural y siguen vivas, también vivieron el franquismo, y su juego es recordar el franquismo como algo no tan malo o bueno, relacionandolo con el mundo rural.

    ResponderEliminar
  10. La izquierda y la derecha es una creación artificial para tener dividido al pueblo cuya propaganda cala en los fànaticos seguidores de dichas religiones, esa creación de mostruos se recrea a cada momento como prueba el acto analizado, qué nos queda? Pues mejorarnos a nosotros mismos dejando de seguir directa e indirectamente a dichas religiones


    ResponderEliminar
  11. Ahora podría entender que: "Éste, presidente del gobierno español en 2004-2011, es portavoz de la izquierda “radical”, así como de las y los devotos de las religiones políticas, que le ayudaron a ganar las generales en 2004". La única explicación es que haya creado subvenciones para ellos. No vevo portavoz la palabra mas adecuada.

    ResponderEliminar
  12. No sólo subvenciones dinerarias (infinitas), sino la afirmación compulsiva, excluyente, represiva y TOTALITARIA de que el feminismo de estado, el inmigracionismo planetario, el homosexualismo extendido y la islamofilia (por más que ésta última choque con al menos dos de los anteriores y con la propia ideología de izquierdas) son el destino de la humanidad, son el PROGRESO. Cuando lo cierto es que todo ello es un invento de la clase dominante con el objetivo perpetuarse en el poder, degradar, dividir y enfrentar al pueblo, y crear más capitalismo; no en vano el GRAN CAPITAL a medida que todos los ismos y filias mencionados han ido avanzando, más dinero y poder ha ido adquiriendo. Y la izquierda radical fue aplaudiendo una a una todas las medidas en esa línea que el gobierno de Zapatero aprobó. Por tanto, la afirmación de Félix no es errónea, sino totalmente acertada y ajustada a los hechos. Quizá sólo habría que matizar una cosa a Félix; y es que la auténtica realidad es justo la contraria: la izquierda radical es la portavoz de la clase dominante y del gran capital, del capitalismo; en ese caso concreto, con Zapatero como intermediario (y ahora con la derecha exactamente lo mismo, con los lógicos matices).

    ResponderEliminar
  13. En primer lugar, cabe preguntarse ¿desde cuando el Ramírez éste es historiador?, no tenemos bastante con impresentables de la historia, como Pío Moa o César Vidal, por no nombrar a más de un arribista entre el que destaca Ramírez, personas que se han abierto camino en su profesión sin mirar el daño que podían ocasionar al prójimo. Los que estamos acostumbrados a leer historia de la buena: Hugh Thomas, Paul Prestom, Aróstegui, Reig, Josep Fontana y tantos otros, aún no compartiendo algunos de sus puntos de vista, si sabemos que escriben con rigor e imparcialidad.

    La verdad, no pensaba leer ningún libro de este sujeto, ni jamás he leído libro alguno de él, leído tu artículo Félix, sabiendo la forma de tergiversar la historia del Rámirez éste, me confirmo más, en que no me he perdido nada nuevo sobre los malos revisionistas de la historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Está bien que usted prefiera a Thomas, Preston, Fontana, Reig etc a Moa o Vidal, pero que me diga usted que los primeros "escriben con rigor y sobre todo, imparcialidad" y los segundos no, me parece una ingenuidad. A todos los historiadores se les nota el ramalacillo de una parte o de otra. Los lectores debemos saber de qué pie cojea cada uno para poner en cuarentena sus opiniones sobre determinados temas. También cuando escribe Don Félix.

      Eliminar
  14. Don Félix, qué alegría me ha dado usted al leer en este artículo lo siguiente: "Zapatero ... ayudado a ganar las generales en 2004 (en circunstancias sobremanera extrañas)". ¿Quiere decir esto que al fin va a hablar usted sobre la gran mentira del 11M? Ya sé que eso supondría la puntilla para usted por parte de toda esa izquierda estatista promovedora de la sociedad de los seres nada, pero no queda otra que usted, HOMBRE QUE BUSCA VERDAD, desenmascare también a todo el tinglado judicial, policial, periodístico y político que sustenta esa trola inmensa que es el 11M.

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.