Follow by Email

lunes, 28 de mayo de 2012

INFORME BANCA ARMADA



Que los bancos inviertan en la industria de armas es lo normal, pero que lo hagan las Cajas suscita algunas reflexiones.
Las Cajas están gobernadas por Consejos de Administración en los que están presenten los partidos y sindicatos de la izquierda, desde el PSOE e IU pasando por ERC y sin olvidar a CCOO y UGT. Por tanto, los partidos-banqueros y los sindicatos-banqueros de la izquierda son co-responsables de la existencia y desarrollo de la industria armamentística.
Son militaristas, belicistas.
Esta izquierda, como toda la izquierda en todos los lugares del planeta, es a la vez militarista e hipócrita. Lo primero porque co-gobierna de la industria militar, a través de las Cajas. Lo segundo porque con la falta de pudor que la caracteriza, se llama luego "pacifista" y hasta pasea pancartas "contra el militarismo".
Claro que los peores memos y memas son los que creen aún en dicha izquierda. La derecha y la izquierda son lo mismo, por eso coinciden en los organismos de dirección de las Cajas. Lo único opuesto a la izquierda y a la derecha es la estrategia de revolución integral. Félix Rodrigo.

La Banca Armada. Inversiones explosivas de los bancos y cajas
Ránquing de la banca armada en España
Jordi Calvo Rufanges. Centre d’Estudis per la Pau J.M. Delàs · Justícia i Pau
Barcelona, marzo 2012

“La importancia de la financiación para el complejo militar-industrial es vital. Las empresas de armamento necesitan los servicios bancarios, tanto para efectuar sus operaciones comerciales corrientes, como para conseguir fondos extraordinarios que les permitan emprender el desarrollo de nuevas armas, exportar a nuevos mercados y, en definitiva, mantener su pujanza competitiva en un sector eminentemente privado.
Por ello, en el complejo militar-industrial incluimos a las entidades financieras que ayudan a las empresas de armas, porque se convierten en responsables directas, si tienen participaciones accionariales significativas sobre las empresas de armas, o indirectas, si les conceden servicios financieros para facilitar su expansión o permitir su supervivencia a través de préstamos y créditos, de la emisión de bonos, pagarés y acciones, de la financiación de exportaciones y de los fondos de inversión. Utilizamos el calificativo de banca armada para referirnos a los bancos y cajas que forman parte del negocio armamentístico.
La banca tradicional no es solo sospechosa de realizar prácticas no éticas para engrosar sus beneficios, sino que podemos demostrar que es corresponsable.
A pesar de la ocultación de sus actividades tras el secreto bancario encontramos, en el escaso acceso a datos que desde nuestras modestas organizaciones podemos tener, que al menos 60 entidades financieras de las que podemos ser clientes en España no son éticas desde el punto de vista de sus relaciones con el sector de la industria de armamento. Este informe revela que la inversión de la banca armada ha superado los 45.000 millones de euros en tan solo unos años.
El dinero destinado por los bancos eminentemente españoles al negocio de las armas ha alcanzado los 3.200 millones de euros”.

2 comentarios:

  1. No es la única bandera que pasean, siguiendo con su participación en las Cajas ahora mismo la izquierda está apoyando y participando en la ILP por la dación en pago (que dicho sea de paso es un parche bastante malo)cuando desde los consejos de administración llevan años lucrándose con los desahucios y con las hipotecas previas.

    ResponderEliminar
  2. Moralmente sería más injustificable la inversión en industria armamentística que hace la iglesia. (Aunque seguro que solo matan infieles y herejes).


    Sobre la "izquierda" una cosa es que se digan izquierdistas en sus siglas y otras que lo sean, por el contenido de sus programas políticos y por sus propias acciones.
    Para muestra, la condena de "unas guerras si y otras no" que hacen determinados partidos de "izquierda"

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.