Follow by Email

miércoles, 23 de noviembre de 2016

6 de diciembre de 2016 CONSTITUCIÓN, DICTADURA Y REVOLUCIÓN (Parte Primera)

       Un año más los jerarcas del actual régimen de dictadura se disponen a celebrar el Día de la Constitución española, impuesta por el miedo, la demagogia, el embuste, el soborno y la farsa politiquera en 1978. Han pasado 38 años en los que el pueblo ha sufrido un sistema de privación de las libertades políticas reales, a la vez que se le ha sometido a un violación psíquica continuada para obligarle a creer que tan ignominioso texto político-jurídico establece un sistema de “libertad y democracia”.

         Con ella el pueblo ha sido reducido a una masa no-libre manejada por los altos cuerpos de funcionarios de los Ministerios, los mandos militares y policiales, los poderes mediáticos, los aparatos escolares y universitarios, los políticos profesionales de derecha e izquierda y los capitostes de Bruselas a sueldo de imperialismo alemán.

         Se han celebrado numerosas elecciones, todas paródicas y fraudulentas, pues su esencia está en la conculcación de la más básica de las libertades, la de conciencia, que es la que hace al ser humano sujeto político. Sin libertad de expresión, dado que hoy todo es aleccionamiento, adoctrinamiento y amaestramiento, no pueden formarse en el interior de la persona opiniones políticas auténticas, propias, válidas, de manera que cada acto electoral bajo el régimen actual es el modo como los tiranos y dictadores se hacen legitimar por un pueblo rebajado a plebe.

         Así la libertad política está por conquistar.

         La actual Constitución, igual que todas las que la han precedido, comenzando por la infame primera, la de 1812, e igual que todas las que la seguirán (si ello llega a suceder), legitiman y organizan la dictadura del aparato estatal, en primer lugar del ejército, a la vez que mantienen en una situación cada vez más privilegiada al gran capitalismo, que día a día y en alianza con el Estado  va despojando de sus bienes, propiedades y ahorros a las clases medias y a las clases asalariadas.

         Los hechos prueban que el parlamentarismo, todo parlamentarismo, y todo régimen constitucional, cualquiera de ellos, monárquico o republicano, de derechas o de izquierdas, de ayer, hoy o mañana, es el dominio político de muy reducidas minorías mandantes todopoderosas, estatales y empresariales. El pueblo está privado de cualquier posibilidad de participación política real más allá de la acción combativa en la calle. Por tanto, la sociedad actual se ha de definir en primer lugar como una dictadura, una tiranía, un despotismo. Quienes la califican, por ejemplo, de sociedad de consumo se equivocan, pues el consumo es un hecho secundario al lado del más decisivo, la ausencia de libertad, la opresión, la dominación, el absolutismo estatal y plutocrático.

         El día 6 de diciembre, como todos los años, habrá “jornada de puertas abiertas” en el parlamento de Madrid, institución perversa y prostituida que cumple la función de hoja de parra ocultando la ausencia de libertades reales para la gente popular, el despotismo intolerable de los altos funcionarios, los jefes militares, las estrellas de la industria del espectáculo, los banqueros, los politicastros y los intelectuales a sueldo del poder constituido.

         Hay que denunciar el montaje del 6 de diciembre. Hay que situar el combate por la libertad política en el centro de nuestra actividad. Por la libertad de conciencia. Por la libertad de expresión, igual para todos, y no sólo para, pongamos por caso, los lacayos del statu quo que desde La Sexta se desgañitan defendiendo el actual régimen de dictadura mientras hacen frases demagógicas sobre “derechos sociales”. La libertad es el primer y principal bien, aunque no es un derecho sino una conquista, un logro revolucionario.

         Ahora, en vista del desgaste y repudio que está padeciendo la Constitución de 1978, debido a la resistencia y la denuncia popular, se proponen o sustituirla por otra o reformarla. Para efectuar la primera operación están dispuestos a iniciar incluso un “proceso constituyente”, esto es, una intervención política que redacte, imponga al pueblo y promulgue un nuevo texto constitucional. Éste sólo puede tener un significado, mejorar el actual régimen de dictadura política, hacerlo todavía más insidioso, maquiavélico y totalitario. Desde la Constitución de Cádiz, en 1812, hemos sufrido las promulgadas en 1837, 1845, 1869, 1876, 1931 (esta republicana) y 1978, en total siete, y todas han sido la misma en esencia, aunque cada vez más refinadamente efectivas en su capacidad para someter, deshumanizar, servir a los ricos y dominar.

         Hagamos, pues, de estos días un tiempo de denuncia y acción combativa, pero sobre todo de lucha por la libertad política. Cada cual según sus posibilidades ha de manifestar su particular rechazo de la vigente tiranía con reivindicación de la libertad para participar en el gobierno político de la sociedad, por sí mismo y no por el procedimiento totalitario de los partidos políticos, de la partitocracia, ilimitadamente codiciosa, venal y corrupta toda ella, la vieja y la nueva, la casta y la neo-casta, la españolista y la “independentista” periférica.
(Continuará)

12 comentarios:

  1. ¿Hay algo sólido detrás del movimiento en torno a Antonio García-Trevijano?

    ResponderEliminar
  2. Los neomachistas ya no hablan de mujeres feministas, sino de mujeres feminazis. Un intento más de criminalizar y desprestigiar la lucha por la igualdad ideado por Rush Limbaugh, un comunicador de extrema derecha de Estados Unidos que hizo popular el término en la década de los 90 y que actualmente apoya a Donald Trump. El palabro, por supuesto, no aparece en la RAE. Laura Nuño, directora del Observatorio de Igualdad de Género de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, considera que los posmachistas han ganado la batalla lingüística. "El patriarcado, que sigue causando muertes, ha logrado acuñar y popularizar un término que relaciona el nazismo con el feminismo, un movimiento humanista, pacifista y que no puede estar más alejado de la muerte".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decirte que muchas feminazis llamnan al exterminio del macho no creo que sea algo nuevo,¿verdad?Yo no llamo al exterminio de las hembras,pero hay muchas feministas que hablan directamente del exterminio del macho y todo lo ven como una dualidad donde una debe prevalecer sobre otra,no es inclusiva en nada,mas que en el poder,solo quieren incluirse en el poder.Por cierto,nunca ven como sus dominadores los que las pagan,sus jefes,ellos son buena gente,se comprende,pero los hombres de la calle,¡esos malnacidos!¡esos si que son malos!Sumision ante los poderosos y soberbia ante los desgraciados.¿Estais contentas?Solo deciros que me tendreis enfrente siempre y que además vuestras suciedades no calan en la sociedad,por fortuna.Pero si fuera así,aunque fuera el ultimo hombre,os daria la batalla hasta que no quedara un átomo de mí.Solo para que lo sepais.

      Eliminar
    2. Laura Nuño,directora...esto ya da miedo,pobres las personas que la tengan que soportar.¿observatorio de violencia de género?¿Nos podría decir Laura cuanto se levanta por enfrentar a hombres y mujeres?Seguro que se lleva un dineral,y muchas feministas estarán a verlas venir...o aguantandolas como jefas.

      Eliminar
  3. El éxito es el criterio de la superioridad: el que gana es el mejor.

    El sistema de comunal y de concejo abierto fracasó frente al sistema de parlamento y capitalismo.

    Si crees que lo correcto es hacer lo que está demostrado que es incorrecto, pues háztelo mirar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que ilusión, ¿así que siempre triunfa la verdad y la razón? ...por eso este es el mejor mundo posible, por supuesto.

      Eliminar
    2. El sistema comunal y de concejo (en sus mil variantes locales) no fracasó frente al "parlamento y capitalismo", con los que no compitió en ningún caso, de los que fue su antecedente histórico y precursor.

      Eliminar
  4. Pues hubo muchos siglos de gente que fue esclava y quizá tu linaje lo fue.Con el imperio romano lo hubo y puede que no dentro de mucho haya una tirania mundial.¿Tambien,por triunfador,es mejor sistema ese?
    ¿ Si el nazismo hubiera triunfado seria mejor?
    El franquismo triunfó también,o sea que supongo que todos los 20 N estarás alli alabando el régimen.Yo voy a decir una frase que ya dijo hace casi 2500 años uno de los considerados sabios en la antiguedad,Bias de Priene,el mal siempre está en mayoria.Y creo que en ejemplos como tú se ve que es así.

    ResponderEliminar
  5. No por ser mejor es ni siquiera a nivel productivo el mas práctico,como no dejais que haya debate abierto,,vuestras premisas vienen tongadas desde que las paristeis , " demócratas"

    De la recuperación de la dignidad ,,ni hablamos,todo lo que hace alguien siguiendo un sencillo proceso natural le dará ahora y siempre mil vueltas a las teorías parlamentaristas

    Alejandro Díez

    ResponderEliminar
  6. Hemos pasado otro 6 de diciembre sin que nos hayamos alzado en revolución.De hecho la "revolución integral" no nos explica cual es su estratégia para implantar un catecismo tan brutal como el suyo,que implica la desindustrialización,la desurbanización y el traslado de la población urbana al campo y la supresión de todos los servicios públicos y la recreación de unos concejos rurales idealizados por Félix.¿Quizás que el traslado al campo lo harán los Khmeres rojos?,o se piensa alimentar a la población con una dieta de bellota,insuperable en cuanto a simplicidad.Todo resultan incognitas que Félix ni Prado Esteban aclaran.Algunios tenemos dudas de que los antiindustrialistas puedan vivir sin una série de productos que sólo se pueden fabricar manteniendo un nucleo de producción industrial.

    ResponderEliminar

Nota: Los comentarios podrán ser eliminados según nuestros criterios de moderación, que resumidamente son: aquellos que contengan insultos, calumnias, datos personales, amenazas, publicidad, apología del fascismo, racismo, machismo o crueldad.